“SOÑAR LO POSIBLE” MI POESÍA SEGÚN JULIO ORTEGA (1981)

julio 24, 2017 en 4:32 pm | Publicado en Artículos sobre Literatura, Comunicación y Cultura, Documentos, MI POESÍA SEGÚN ..., MIS POEMAS | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , , ,

“A los veinte años dirigía la revista literaria Páramo y empezaba a publicar sus primeros poemas caracterizados desde entonces por una especial sensibilidad poética y una atenta conciencia social sobre la realidad peruana” poeta Cecilia Bustamante (1981) en la contraportada del libro.

SONIA LUZ Carrillo nos propone, en su poema “Balance a tiempo”, “la audacia de soñar lo posible”. Aprendizaje que demanda la solidaridad con el drama social de nuestro medio. La crítica de los sistemas de alienación, la defensa de un lenguaje del entendimiento común. Sostener así, un lugar humanizado por la palabra es el propósito de esta poesía, animada por su emotividad precisa. Su último libro, La realidad en cámara oscura, viene a demostrar esta calidad inmediata de su poesía. Nacida en Lima el 48, Sonia Luz Carrillo había publicado anteriormente Sin nombre propio (73), Poemas (76), …y el corazón ardiendo (79), libros en los que ha ido precisándose la dicción despojada, antimetafórica, la lucidez crítica y la sensibilidad de esta poesía de lo cotidiano y la comunicación.

Soñar lo posible (“constatar la dureza de lo sencillo”) es también la alternativa “para reconocernos” (“débiles/sensatos perfectibles/amados”). El reconocimiento de la experiencia da forma a la conciencia. Y la solidaridad nos suma a las grandes promesas de la transformación: “fuegos /  dulcemente traducibles en elementos necesarios/ para afrontar las contiendas”.

La palabra en el “furtivo instante” nos descubre en un mundo pleno (“Nada extraordinario/ todo tan sencillo”), el cual sin embargo, ha sido ocupado por el lenguaje enemigo: “sordos emisores/respuesta inaudible” . Por eso, “la realidad en cámara oscura” es aquí una “verdad en Kodalite”, esto es, una realidad disputada por el “lenguaje del medio”, ocupada por la tecnología del emisor que impone el silencio domesticado al receptor.

Marx utilizó la imagen de la cámara oscura para ilustrar el proceso de mistificación que produce la ideología. El sujeto alienado ha convertido su manera de percibir en natural porque la ideología distorsiona las imágenes que procesa.

En estos poemas, sin embargo, la cámara oscura ya no es una metáfora del ojo invirtiendo las imágenes sin saberlo; aquí la cámara oscura es la realidad misma, ocupada por la tecnología. De modo que la distorsión está en que la realidad es un sucesivo revelado, el producto de la tecnificación que modela nuestras relaciones y percepciones.

Pero la poesía de Sonia Luz Carrillo no se propone simplemente un discurso crítico traducible a cualquier otro. Es una poesía severa que se recorta con agudeza de la narración para fijarse como síntesis sensible.

Con Mercedes Eguren, Carmen Ollé, Dalmacia Ruiz Rosas, Gloria Mendoza, Enriqueta Belevan, entre otras, Sonia Luz Carrillo forma parte de esa nueva promoción de escritoras que como Coral Bracho en México o Gioconda Belli en Nicaragua, están demostrando que tienen algo nuevo y valioso que decir.

Empezar a dar a estas escritoras la atención crítica que merecen  requiere, por cierto, modificar algunas percepciones algo distorsionada en la cámara oscura ideológica de no pocos de nosotros.

ARTÍCULO  del escritor y académico JULIO ORTEGA, publicado en el Diario de Marka , en Lima, 1981 , a propósito de   la aparición de  mi libro La realidad en cámara oscura, Lima, Ediciones Capulí. Colección Urpy, Poesía Femenina Peruana. Dirigida por Cecilia Bustamante.

En la segunda parte del artículo el autor se refiere al libro de cuentos Sing song del escritor peruano Alfonso La Torre, publicado por la misma editorial y el mismo año.

Julio Ortega Perú, 1942

Después de estudiar Literatura en la Universidad Católica, en Lima,  y publicar su primer libro de crítica,  La contemplación y la fiesta (1968), dedicado al “boom” de la novela latinoamericana, emigró a Estados Unidos invitado como profesor visitante por las Universidades de Pittsburgh y Yale. Vivió en Barcelona (1971-73) como traductor y editor. Volvió de profesor a la Universidad de Texas, Austin, donde en 1978 fue nombrado catedrático de literatura latinoamericana. Lo fue también en la Universidad de Brandeis y desde 1989 lo es en la Universidad de Brown, donde ha sido director del Departamento de Estudios Hispánico y actualmente es director del Proyecto Transatlántico. Ha sido profesor visitante en Harvard, NYU,  Granada y Las Palmas, y ocupó la cátedra Simón Bolívar de la Universidad de Cambridge. Es miembro de las academias de la lengua de Perú, Venezuela, Puerto Rico y Nicaragua. Ha recibido la condecoración Andrés Bello del gobierno de Venezuela en 1998 y es doctor honorario por las universidades del Santa y Los Angeles, Perú, y la Universidad Americana de Nicaragua. Consejero de las cátedras Julio Cortázar (Guadajara, México), Alfonso Reyes (TEC, Monterrey), Roberto Bolaño (Universidad Diego Portales, Chile) y Jesús de Polanco (Universidad Autónoma de Madrid/Fundación Santillana). Dirige las series Aula Atlántica en el Fondo de Cultura Económica, EntreMares en la Editorial Veracruzana, y Nuevos Hispanismos en Iberoamericana-Vervuert.  Ha obtenido los premios Rulfo de cuento (París), Bizoc de novela breve (Mallorca), Casa de América de ensayo (Madrid) y el COPE de cuento (Lima). De su crítica ha dicho Octavio Paz: “Ortega practica el mejor rigor crítico: el rigor generoso.”

CON GRATITUD POR AQUELLA   ATENTA LECTURA, TOMO ESTA INFORMACIÓN DEL BLOG DEL AUTOR

http://www.elboomeran.com/blog/483/julio-ortega/

 

Anuncios

“LA CONCENTRACIÓN DEL VERSO ANTES QUE LA FRONDOSIDAD” MI POESÍA SEGÚN ARTURO CORCUERA

enero 10, 2017 en 2:38 am | Publicado en Artículos sobre Literatura, Comentarios diversos, Comunicación y Cultura, Documentos, MI POESÍA SEGÚN ..., MIS POEMAS, Noticias y demás... | Deja un comentario
Etiquetas: , ,
Sonia Luz Carrillo Mauriz y Arturo Corcuera Lima 2010

Sonia Luz Carrillo Mauriz y Arturo Corcuera
Lima 2011

Un problema de salud no le permitió asistir a  la presentación de  mi libro de poemas Callada fuente, en setiembre del 2011,  luego de  haberme brindado  su entusiasmo y apoyo para el uso de la sala de la Biblioteca  España,   de la que ha sido director, en la Casona de San Marcos.  No obstante, el querido poeta   y amigo Arturo Corcuera  me hizo llegar  un saludo y apreciaciones  que  quiero compartir:

“Sonia Luz, por razones de salud no puedo acompañarte esta noche en la presentación de Callada fuente, poesía que he disfrutado desde que me alcanzaste un ejemplar.  Admiré siempre tu economía verbal, más cerca del silencio que de la palabra. Tu arte poética constituye un ajuste de cuentas con la retórica, elijes el vocablo preciso, la concentración del verso antes que la frondosidad.  Renuncias a las estrofas de largo aliento.

Antes de decir las cosas con holganza, las sugieres.   Si algún antecedente habría que buscar en la poesía peruana  tendríamos que pensar en Manuel Moreno Jimeno, de poesía casi telegráfica.   Buscas como él, la intensidad más que la belleza de un recurso expresivo o de una imagen fulgurante, ajena a la música, a la estridencia, a efectos sonoros que tuvieran la intención de llamar la atención del lector…. Veamos:

Amo

el mar

que me mira

+++

Mandarina

la tarde

desgajada

+++

Caer

de pie

no deja de ser

una caída

+++

Poesía puntual, concisa, desnuda como quería Juan Ramón Jiménez, opción difícil y riesgosa.

Ya nos encontraremos para hablar más de esta nueva entrega tuya que reclamábamos  y se estaba haciendo esperar… Saludos y Salud,   querida Sonia Luz!”

ARTURO CORCUERA
Centro Cultural de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos ( La Casona del Parque Universitario)

Lima, setiembre 2011

“EL MENSAJE HUMANO DE SONIA LUZ CARRILLO”, MI POESÍA SEGÚN LUIS HERNÁN RAMÍREZ

agosto 3, 2016 en 11:24 pm | Publicado en Artículos sobre Literatura, Comentarios diversos, Comunicación y Cultura, Documentos, MI POESÍA SEGÚN ..., Noticias y demás... | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , , ,

Articulo LHR

En un extenso, minucioso y muy generoso artículo publicado en el Suplemento Crónica Cultural del diario La Crónica de Lima, el cuatro de octubre de 1981, el doctor Luis Hernán Ramírez, analiza mi obra poética publicada hasta aquel momento. Con gratitud perenne al gran maestro  aquí lo reproduzco:

Marcada por el sello y el influjo de la Revolución Cubana una nueva generación poética insurge en el Perú a partir de 1960 aportando una poesía noble y entusiasta de grande impulsos vitales, de variados recursos expresivos y de sugerentes discursos líricos.  Esta generación inscribe entre sus epígonos el nombre de una mujer: SONIA LUZ CARRILLO cuyos versos de vocación humana y declarada sensibilidad social son reclamados por lectores y críticos.

Sonia Luz Carrillo se inició tempranamente en la actividad literaria dirigiendo revistas estudiantiles de arte y literatura y ha continuado en ese trajín de las letras con el ejercicio del periodismo y la docencia. Estas dos actividades han impreso en su poesía, inconfundibles rasgos de estilo; por una parte su carácter didáctico y expositivo y por otra, su claridad y dinamismo. Es la suya una poesía que enseña, que explica, que da lecciones y nos lleva a hondas reflexiones sobre los más diversos tópicos, como este breve poema que plantea la problemática social de la mujer en el país: Ella no sabe nada/ de arte/ ni de política/ Ella cada año/ pare un nuevo hijo./ Ella no saca para nada/ las delicadas narices/ de su hogar / ella no tiene voz/ usa poco los ojos/ /los oídos los tiene atrofiados./ En mi país/ ella es la esposa ideal. (SNP p.22).

Sus poéticas lecciones abarcan los más variados tópicos, desde la filosofía reaccionaria de Schopenhauer, que alimentó ideológicamente al fascismo o en su tiempo fomentando el odio entre los hombres y los pueblos, hasta los concursos de belleza cuyo desarrollo describe en un poema de acre humor que entraña una crítica amarga y corrosiva a uno de los aspectos alienantes de la vida moderna: El ganado está en fila/ muy bien alienado/ han colgado un numerito/ de sus graciosas patas delanteras/ luego/ ceremoniosa/ dignamente/ serán medidas sus ubres / y sus ancas./ Ha salido ganador / el ejemplar / que se asemeja/ al prototipo que impone la metrópoli..(S.N.P p. 31).

Sonia Luz Carrillo debutó en 1973 con un breve volumen impregnando de intimismo y prístinas emociones juveniles, Sin nombre propio, y seis años después entregó otro, más penetrante y lúcido, …y el corazón ardiendo (1979); un tercer volumen suyo es La realidad en cámara oscura (1981) con poemas que apuntan a la madurez estética y estilística de la autora.

Los tres libros de Sonia Luz Carrillo traen poemas compuestos en una continuada e invariable línea de estilo y lenguaje lírico portando, además de su delicada y natural suavidad femenina, una depurada vocación humana y humanística de amor y comprensión para todos, comprometida con la vida y sus reveses que ella simplemente busca traducir.

Manejando una especie de versos muy ágiles y breves que dinamizan su canto, Sonia Luz Carrillo parece coger rápidamente, al contacto con el cotidiano quehacer, las motivaciones más simples de la vida: el amor, la casa, el trabajo, los hijos, el vecindario, los amigos, la calle, el barrio, etc., o los elementos pasajeros y transitorios de la naturaleza: la tarde, la lluvia, la niebla, el viento, las estaciones del año y también los estados afectivos más íntimos y personales como la soledad y la tristeza, la esperanza y los recuerdos.   Todo o que toca le infunde un nuevo contorno y trascendencia, le infunde dinamismo y fuerza expresiva con inteligencia poética altamente comunicativa, ansiosa e impaciente, engarzando, con mágico encanto, ideas y palabras.

En los poemas que bajo el rubro de “Paisajes” recoge en su segundo libro su escritura se despoja de galas y ornamentos pero gana intensidad y, no obstante su brevedad, nos invitan a hondas reflexiones: A través de la niebla/ velados/ lejanos/ evidentes/ el sol y una sonrisa. (y. E.C.A., p.50)

Cuando Sonia Luz Carrillo toma para sí un tema humano, por ejemplo los hijos o la condición de la mujer, clarifica su conciencia social  no para cantar su militancia revolucionaria con versos más o menos bizarros y contundentes sino la intensificar su vocación humanística, su espíritu de solidaridad, su sensibilidad frente al sufrimiento humano, frente a la sumisión de una clases por otra  y para testimoniar su protesta –cruel y despiadada- contra la burguesía que le arranca las más duras críticas.

Por lo general, Sonia Luz Carrillo asordina su voz, disimula su vehemencia, calma sus iras, apacigua sus odios en una especie de poesía críptica cuyo oculto mensaje halla su clave poética en la intención crítica, en el velado ataque, en el reparo y la advertencia oportunos que podemos captar más allá del sentido común de sus voces y metáforas; por eso gran parte de sus poesía amorosa y tierna, traduce su fe y su esperanza en un mundo mejor.

La poesía de Sonia Luz Carrillo, confesiva y sincera, lúcida y transparente, se empeña en desmitificar la esencia y responsabilidad del ser humano como en este “balance a tiempo”: Porque cuesta mucho tiempo/ mucho camino/ mucha vida/ distinguir la esencia de las formas/ constatar la dureza de lo sencillo/  aprender la audacia de soñar/ lo posible; / todo fue útil/ todo necesario/ para reconocernos débiles/ sensatos/ perfectibles…(y. E.C.A., p.31)

Su sensibilidad social y su ideología está, de modo general, expuestas con suma discreción en todos sus poemas. Su mundo poético se desplaza en un medio reconfortante y transcendente. La vida diaria, el mundo mismo y todo el universo parecen domésticos.

Sonia Luz Carrillo se interna tácticamente en este mundo y en sus propios sentimientos y con ello da un nuevo desarrollo a su dimensión social, su protesta se torna más rebelde y más expresiva y los acontecimientos cotidianos que sustentan la temática de sus mejores poemas aparecen como proyectados al fondo de un mundo socialista que ella traduce, canta, espera.

LUIS HERNAN RAMÍREZ
(Moyobamba  1926, Lima 1997)

Luis Hernán Ramírez

Al doctor Luis Hernán Ramírez, insigne maestro emérito sanmarquino, le debo mi ahora larga docencia en esa casa de estudios. Él fue el que me convocó (1980) como  su Jefe de Prácticas, lanzándome al ruedo de una labor que hasta hoy realizo.

Luis Hernán Ramírez Mendoza,  dos veces jefe del Departamento de Lingüística, anteriormente director del Programa Académico del Ciclo Básico, se había graduado de bachiller y doctor en Literatura por la Universidad de San Marcos. Luego realizó estudios de postgrado en Lingüística y Filología en el Instituto Caro y Cuervo de Bogotá, en la Universidad de la República de Montevideo, en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas de Madrid y en el Colegio de México. Fue catedrático en varias universidades del país pero fue a la UNMSM a la que dedicó gran parte de su vida. Durante los años 1977 y 1979 dictó cursos de Cultura Peruana y Español Americano en la Cátedra Hispánica y Filología Románica de la Universidad de Bucarest.

De vasta obra, entre sus libros se encuentra influyentes títulos como: Proyecto del Atlas Lingüístico y Etnográfico del Perú (1974); Estudios e investigaciones sobre el español peruano (1978) Cuestionario del Atlas Lingüístico y Etnográfico del Perú (1980) Introducción en la gramática del español contemporáneo (1984); Incorrecciones y anomalías en la formación de palabras (1985); Nivel sintáctico de la lengua española (1987); Sistema y registro de la onomástica en la provincia de Huari (1987); Estructura y funcionamiento del lenguaje (1989); Las generaciones en la poesía peruana del siglo veinte (1992); El acento escrito (1993). También los poemarios: Piel o sombra amada (1973) Elegía a tu nombre (Poemas) (1979), Rozando el ala de una golondrina (Poemas) (1986); y Gloriosa gota pura (1993), entre otros.

En 1980 fue incorporado como Miembro Número de la Academia Peruana de la Lengua. Aquí un fragmento del Discurso del Doctor Alberto Tauro del Pino en el acto de incorporación a la academia peruana de la lengua. Publicado en el Boletín de la Academia Peruana de la Lengua No.16 – Lima, 1981 Recuperado el 02-08-16 de “Literatura Amazónica. http://litamazon.blogspot.pe/2011/01/normal-0-21-false-false-false.html

“En acto de justo reconocimiento la Academia Peruana de la Lengua recibe hoy en su seno al doctor  Luis Hernán Ramírez, vitalmente consagrado al estudio de las estructuras y las excelencias  del idioma y profesor de Lingüística de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.  Ya había tenido trato familiar con la poesía, cuando inició sus estudios en nuestra vieja casa.  En tempranas estaciones de su especialización fue requerido para impartir sus enseñanzas en la Universidad “San Cristóbal”, de Huamanga: La Universidad Nacional de Educación; la Universidad “San Luis Gonzaga”, de Ica; y la Universidad Particular ”Ricardo Palma”.  Pero lejos de encandilarse con la relativa preeminencia del magisterio, buscó perfeccionamiento de su formación científica en el Instituto Caro y Cuervo, de Bogotá, o en los cursos que siguió en Montevideo y México. Y aun después de obtener el doctorado el 5 de enero de 1967, asistió a un curso de Lingüística Española en Málaga; y durante dos años tuvo oportunidad de compartir tareas con los especialistas del prestigioso Instituto de Lingüística de la Universidad de Bucarest.  Por tanto, no incurrimos en una formalidad, ni en acto de mera cortesía si expresamos nuestra confianza en la fecunda colaboración que a nuestra Academia ha de reportar la incorporación del doctor Luis Hernán Ramírez.”

GIOVANNA MINARDI, ACERCA DE ‘BALA PERDIDA’, minificción de Sonia Luz Carrillo

enero 16, 2016 en 12:49 am | Publicado en Artículos sobre Literatura, Comentarios diversos, Comunicación y Cultura, Creación, Documentos, MI POESÍA SEGÚN ..., Miscelánea | 2 comentarios
Etiquetas: , , , ,

Librominardi

Giovanna Minardi, reconocida investigadora de Literatura Hispanoamericana de la Universidad de Palermo, Italia, publicó el año 2006 en Lima Breves, brevísimos. Antología de minificción peruana. Obra en la que aparece “Bala perdida”, microrrelato de mi autoría. Al año siguiente, en 2007, Minardi participó en el  XVI Congreso de la Asociación Internacional de Hispanistas realizado en París con el tema “La Minificción en el Perú”. De las Actas correspondientes reproduzco unos párrafos dedicados a mi breve texto.

La destacada poeta Sonia Luz Carrillo, que se ha iniciado desde hace poco a la minificción, en su brevísimo texto “Bala perdida” mezcla el tema de la violencia con el del comercio del sexo:

“La misma sucia esquina, como todas las noches. De improviso un rápido zumbido, un ardiente escozor. Interminable caída”

(En: Minardi 2006: 85).

Calle 1

El ritmo de la muy concisa e intensa narración es muy poético, se podría casi transcribir en versos –“La misma sucia esquina/ como todas las noches. / De improviso un rápido zumbido, / un ardiente escozor. / Interminable caída” –, en los que nótese la repetición de ciertas vocales y consonantes: en el primero y en el último verso predominan las vocales i y a, una abierta y una cerrada, junto a la presencia, en el primer verso, de la otra vocal abierta u, que se repite dos veces, y, en el ultimo, casi paralelamente, de la cerrada e, siempre dos veces.

Los lexemas son todos llanos, excepto la conclusiva caída, cuyo hiato subraya el significado “descendiente” del término. La remisión fónica y rítmica relaciona las palabras entre ellas, construye una serie de vínculos misteriosos entre éstas, dando así mayor relieve a cada palabra, exaltando y multiplicando sus significados.

Tenemos una estructura binaria en la elección de los adjetivos y los sustantivos: la carga semántica del epíteto sucia, reforzado por el adverbio misma, viene confirmada y “exaltada” en el adjetivo interminable del último verso y el significado del término esquina, que indica algo marginal, se “multiplica” en la caída final.

En la parte central de la narración predomina la vocal o y el ritmo es un poco más irregular (hay palabras llanas, una esdrújula y una aguda); el símbolo o es muy recurrente en signos que se refieren a realidades antitéticas, cuales vida y muerte, y, en efecto, la autora emplea lexemas bisémicos: el zumbido y el escozor son señales de algo en movimiento, remiten al sentido del oído y del tacto, pero en este contexto vehiculan un discurso de muerte, es decir se invierte, o por lo menos se trastorna, su perfil semántico: es un movimiento que lleva a un estatus estático, de inmovilidad.

La vida, moralmente misérrima y reiterativa, de esa anónima y emblemática prostituta viene drásticamente y repentinamente interrumpida por algo incidental y fugaz, cuyo efecto, sin embargo, es devastante y duradero, provocando su muerte. Es interesante notar como el adjetivo perdida en el título del texto, que se refiere a una bala no identificada, se relaciona estrechamente a la vida perdida de la mujer, en su doble sentido figurado y material: la comercialización de su cuerpo y la insensata tragedia final. No sabemos si esta bala perdida es producida por un acto de terrorismo, de todas maneras ella es sintomática de una situación de violencia, desorden, así como la triste existencia de la prostituta es sintomática de una realidad social dura e injusta.

Giovanna Minardi

Universidad de Palermo

LA MINIFICCIÓN EN EL PERÚ (Fragmento)

Actas del XVI Congreso de la Asociación Internacional de Hispanistas (2007c) Editores: Pierre Civil y Françoise Crémoux. En Centro virtual Cervantes (Recuperado el 15 de enero 2016)

http://cvc.cervantes.es/literatura/aih/pdf/16/aih_16_2_252.pdf

Lima, setiembre de 2013. Presentación de Miradas sobre el microrrelato y las fábulas de Augusto Monterroso. Casa de la Literarura. Giovanna Minardi y Sonia Luz Carrillo

Lima, setiembre de 2013. Presentación de Miradas sobre el microrrelato y las fábulas de Augusto Monterroso. Casa de la Literarura. Giovanna Minardi y Sonia Luz Carrillo

GIOVANNA MINARDI  es investigadora de lengua y literatura hispanoamericana de la Universidad de Palermo, Italia. Ha publicado, entre otras importantes obras: Julio Ramón Ribeyro y el cuento hispanoamericano (Ila, Palermo, 2003); traducido al español; Escritura y pasión. Antología de narradoras mexicanas del XX Siglo (Palermo, 1998); Cuentos, Antología de narradoras peruanas (Flora Tristan, El Santo Oficio, 2005). En el 2006,  Breves, brevísimos. Antología de minificción peruana. En setiembre de 2013, presentó en Lima  Miradas sobre el microrrelato y las fábulas de Augusto Monterroso.

Ha publicado, además diversas publicaciones de literatura hispanoamericana en revistas especializadas, participa en congresos internacionales y dicta cursos en diferentes países.

LOS INTERLOCUTORES EN ‘CALLADA FUENTE’: LO COTIDIANO Y LO SACRO. Una lectura de mi poesía por JORGE NÁJAR

diciembre 10, 2015 en 2:41 am | Publicado en Artículos sobre Literatura, Comunicación y Cultura, MI POESÍA SEGÚN ..., MIS POEMAS, Miscelánea | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , , ,

Sonia Luz Carrillo con el autor del texto, Jorge Nájar, en Lima.

Sonia Luz Carrillo con el autor del texto, Jorge Nájar, en Lima.

En enero de 2012, en el Café Literario organizado en París por el Centro Cultural Peruano, CECUPE, el poeta y amigo Jorge Nájar presentó mi libro Callada fuente con estas palabras. Las reproduzco con la gratitud de siempre:

Callada fuente, de 2011, de Sonia Luz Carrillo, desde su título, plantea el dilema de la voz. El silencio, los susurros, las interpelaciones de una voz que se habla a sí misma sobre su entorno y la vida cotidiana; y el goteo de esa misma voz que le habla al otro (a), al desconocido, al inasible, en la fuente del mundo.

¿La poesía de Carrillo siempre ha estado marcada por esta característica? El poemario mantiene distancias y puntos de contacto con los libros de poesía que le anteceden. Tal vez esto sea más visible en su manera de abordar lo cotidiano. Es cierto que se han amenguado las posturas contestatarias para enriquecerse con pasajes hogareños, líricos e introspectivos traducidos con una ironía constante; este aspecto si bien estaba presente en sus entregas iniciales, se volvió más evidente en Las frutas sobre la mesa de 1998, marcado  a su vez por un ejercicio de autoconocimiento que se enraíza en la palabra.

Pero hasta donde yo percibo, trece años más tarde Callada fuente no sólo posee la facultad de expresar los sentimientos personales con relación al entorno social, ya que ahora también nos lleva hacia ciertas confrontaciones con las emanaciones de lo sacro en el fluir de la existencia.

¿Eso es lo que se pide a la poesía en nuestros días? Algunos dirán que a la poesía no se le pide nada porque ella existe sin que nadie le pida nada. Otros dirán que una de sus funciones es celebrar el mundo y, gracias a la palabra, confrontarse con la naturaleza, los hombres y los animales para trasladarnos a otro espacio. Esa postura es lo que aquí se entiende como función sacra. Para Saint John Perse la poesía era una forma de conocimiento, “una forma de vida integral”. Paul Eluard, a su vez, sostenía: “Las palabras dicen el mundo y las palabras expresan al hombre.” La poesía en uno y otro caso posee un valor ontológico cuando habla del hombre y un valor metafísico cuando habla del destino del hombre.

Distribuidos en cinco secuencias, el conjunto de  Callada fuente se compone de cincuenta y cinco poemas donde la dialéctica entre los cotidiano y lo sacro se ha inclinado hacia la confrontación con uno mismo.

“Cría cuervos”, por ejemplo, el poema con el que se abre este canto silencioso, es una introspección a la búsqueda de los efectos de la palabra en su propio creador.

Cría cuervos

Amamanta

Sus pliegues, sus dobleces

 

Nada de lo que hagas

Tiene garantía alguna

De ser útil o perfecto

 

Cría pacientemente

estos inútiles objetos

hasta que te saquen

Las pupilas llenas de asombro.

No hay argumento. No hay anécdota. Hay sí una inmersión en el oficio de labrar la palabra para darse con la sorpresa de un objeto que asombra.

En el poema siguiente, “Equilibrio”, si bien es posible configurar la situación en la que se encuentra el hablante, en la cuerda floja, lo que resalta no es el personaje entrevisto sino la voz del hablante que nunca olvida su propia órbita “Anidar / en palabras ajenas” sin subordinar el lenguaje al embeleso de la entrega del mundo.

Escudriñar  líneas

adentrándose en la

imagen

(seda, niebla escurridiza)

como quien avanza

de puntillas

por la cuerda

floja

Avanzar

La mirada

en soslayo

intentando

amablemente

desplazar  máscaras

sin perder el misterio

por exceso de luz

Caminar

o detenerse a contemplar

paisajes

(páginas, oscuros pozos)

Expandirse

aferrando

sílabas

Anidar

en páginas ajenas

Sorteando

a cada paso

el riesgo

de perder

el equilibrio.

En los que acabo de citar y en los siguientes ya están presentes los elementos que nos van a llevar a ese otro espacio. “Los ojos hacia lo alto / beben / luz / que engarza fragmentos” afirma en “Espacio propio”. De esa fuerza de ese estar en el mundo para participar en una “Liturgia del puro / Gusto” se generarán las afirmaciones básicas del mundo poético desarrollado en todo el conjunto.

En “Señorío” la voz se eleva y sin dejar de hablarse, nosotros, los lectores, oímos, vemos que el hablante ha cambiado el ritmo de su respiración, como si sus pulmones se hubieran llenado de oxígeno nuevo. Ahora la primacía la adquiere el polo sacro a través de la perspectiva íntima.

El lenguaje del hablante se profundiza hasta casi transmutarse en una conciencia visionaria; en este reino de la ambigüedad el lenguaje se hace capaz de nombrar estas nuevas realidades, utilizando un instrumental de una dulce imprecación: “Usted es la responsable / señora mía. / Usted alimentó / precoces relámpagos / y peligrosas luces…” Y esta actitud se plasma en imágenes visionarias, de extraña arquitectura interior. Esta poesía de génesis y de apocalipsis es el cedazo donde la experiencia se condensa y se empapa de una invocación en la que resulta difícil deslindar si está hablando con un ser de carne y hueso o con una aparición. En todo caso hemos asistido a la concentración de un lenguaje y a la síntesis de una experiencia.

Inmediatamente después ese tono de recogimiento se retracta para devolvernos al espacio de lo cotidiano. Estamos en “Entre líneas” y asistimos al planteamiento de una serie de interrogaciones: “¿Quién ve? / ¿Quién habla / en el poema? / ¿Quién juguetea … / entre estas líneas? / ¿Quién pone acertijos / entre los blancos? / ¿Quién -tal vez- / se está burlando / de ti / o / de mí?”

De ese tipo de preocupaciones está habitada esta Callada fuente, planteadas siempre desde diferentes ángulos de visión, desde el silencio y la fugacidad; desde la añoranza y la ansiedad que genera la memoria del tiempo; desde la separación y el acercamiento a lo amado, que después de un nuevo ciclo solamente volverá a reencontrarse con sí mismo.

En “Te estoy oyendo” uno se encuentra con un nuevo y decisivo basculamiento desde lo terrestre hacia la elevación: “¿Escuchas, acaso, cómo canto? / Todo mi ser es un canto y / soy capaz de avanzar sobre el agua / Hacia Tí, Inefable.” El hablante le pone mayúsculas a su interlocutor. Y en eso reside gran parte de la gracia de una voz, de una poesía, que sólo quiere cantar lo cotidiano iluminado, por momentos, por una luz casi sacra. 

Jorge Nájar

París, Cecupe, enero 2012

‘HABLA SONIA LUZ’, NUEVE AÑOS BLOGUEROS Y UNA ENORME GRATITUD!

septiembre 6, 2015 en 11:24 pm | Publicado en Artículos sobre Literatura, Blogroll, Comentarios diversos, Comunicación y Cultura, Creación, Documentos, JARDIN DE DELICIAS, MI POESÍA SEGÚN ..., MIS POEMAS, Miscelánea, Noticias y demás... | Deja un comentario
Etiquetas: , , ,

Habla Sonia Luz

 

Un día como hoy, hace nueve años, alojé en WordPress.com  este blog que tantas satisfacciones me brinda. Habla Sonia Luz lo llamé anunciando que en él aparecerían mis “asombros, perplejidades y uno que otro hallazgo”. Y debo decir sin ocultar mi complacencia que tuvo y tiene significativa acogida.

Desde el 6 de setiembre de 2006 hasta el momento que escribo estas líneas ha recibido 1.400.920 (un millón, cuatrocientos mil, novecientos treinta y tres!) visitas en sus distintas categorías; y ha merecido muchísimos comentarios y un sinnúmero de enlaces.

Como cada inicio  de año, en el pasado enero, WordPress me hizo llegar las estadísticas y la felicitación por las visitas.
Números emocionantes

Pero no es solo una cuestión de números, es la satisfacción de poder expresar con libertad y gozo aquello que me parece hermoso  y útil, compartir. También mis anhelos y desagrados. Y es  bueno percibir que existe un público que aprecia los materiales difundidos, ahora con el impulso de los enlaces a Facebook y la generosidad  de quienes comparten las entradas.

¿De qué habla esta bitácora?
De distintos temas, sin duda, pero en ella prevalece la literatura, el arte, la comunicación, las expresiones variadas de la cultura; las altas expresiones del espíritu creador humano. También está mi creación tanto poética como ensayística, así como algunas opiniones que ella ha merecido.
En Habla Sonia Luz   están mis héroes y heroínas, personas  notables y cotidianas; de alguna manera estoy yo contando lo que vivo y lo que veo vivir.

Estadísticas en lo que va del 2015
Estadísticas en lo que va del 2015

Nueve años blogueros me han puesto en contacto con nuevos y antiguos amigos, del Perú y de otros lugares del planeta;  me mantiene en contacto con ustedes y hoy quería manifestar mi enorme gratitud por ese privilegio.

UN MILLÓN CUATROCIENTOS MIL NOVECIENTOS  TREINTA Y TRES GRACIAS!!

Tags: Blog Habla Sonia Luz , Nueve años blog Habla Sonia Luz , Blogs peruanos , Comunicación y blogs

SOBRE MI ESCRITURA, MIS TRABAJOS Y MIS DÍAS: Video ALGUIEN ESCRIBE A SOLAS

junio 27, 2015 en 10:56 am | Publicado en Algunas fotos, Artículos sobre Literatura, Comentarios diversos, Comunicación y Cultura, Creación, Documentos, MI POESÍA SEGÚN ..., MIS POEMAS, Miscelánea, Noticias y demás... | Deja un comentario

Fue en junio de 1973  que apareció mi primer libro, Sin nombre propio, lo llamé. Curiosamente , también fue en un mes de juio, esta vez en 1980, que inicié mis labores como profesora en la Universidad de San Marcos. Recordando estas circunstancias y antes que termine el mes, reproduzco aquí un video en el que converso, cuento, reflexiono acerca de mi escritura, mis trabajos y otros asuntos. Testimonio de fragmentos de lo visto y lo vivido.
Sonia Luz Carrillo

Mi gratitud a INSIDE, el  equipo que lo produjo, en especial a Hidalgo Calatayud

Tags: Sonia Luz Carrilo , Poesia Sonia Luz Carrillo 

POESÍA ESENCIALISTA… MI POESÍA SEGÚN CARMEN OLLÉ

noviembre 25, 2013 en 12:16 am | Publicado en Artículos sobre Literatura, MI POESÍA SEGÚN ..., MIS POEMAS | 1 comentario
Etiquetas: ,
Carmen Ollé  y  Sonia Luz Carrillo Feria  del  Libro,   Lima, 3 de julio de 1998

Sonia  Luz  Carrillo y   Carmen Ollé. Presentación de mi libro  Las frutas  sobre la mesa.
Feria del Libro, Lima, 3 de julio de 1998

En  el  año 1998  publiqué  mi poemario  Las frutas sobre la  mesa y  fue  presentado  en  la  Feria Internacional del libro,  el  3  de julio,   por la notable poeta  peruana Carmen Ollé.   Tal  como vengo haciendo  con  otros autores que se han  acercado  a mi trabajo poético  y  formulado  los conceptos que  les ha suscitado, reproduzco hoy  con gratitud  su  penetrante texto.

POESÍA ESENCIALISTA

las frutas.sobre.la.mesa

Poesía esencialista que no hace concesiones a la retórica es la que encontramos en La frutas sobre la mesa de Sonia Luz Carrillo.

Una intuición que se vuelve asombro y transforma en palabras lo inasible con gran poder de síntesis. Ritmo y melodía interior  que va configurando un estado de ánimo melancólico / contemplativo.

No se trata de poesía coloquial ni exteriorista, Sonia Luz Carrillo no trabaja tampoco el efectismo. Su impacto en el lector es otro: como una gota de agua que va horadando la superficie de la piedra (esta realidad dura/ hostil) para darle forma a través de su mirada escalpelo.

“Instantánea”, por ejemplo, de Las Frutas  sobre la  mesa, segunda sección del libro, es para mí un excelente y bello poema por su impecable formato y motivaciones psicológicas, producto de  una visión que trasciende  el detalle cotidiano: este conjunto de frutas sobre la mesa, a manera de los buenos y sugerentes poetas orientales.

Al margen de las modas imperantes, de las reivindicaciones de uno y otro sector social, lo que Harold Bloom llama escuela del resentimiento (lacanianos, feministas, etnohistóricos, deconstructivistas), Sonia Luz Carrillo trabaja como una orfebre  para aprehender la esencia de las cosas. Ella nos abre un camino hacia el mundo interior, hacia el lado oscuro del saber, y muestra así el aprendizaje de la escritura en soledad.

El producto es de  una gran coherencia semántica que yo resumiría en una sola idea: Extrañamiento.

La idea del extrañamiento pone en cuestión el vértigo de estos tiempos de ligereza a fin de siglo, la fragilidad del presente, y reconstruye la idea metafísica de la realidad, algo que resulta paradójicamente saludable en medio del mosaico de irrealidades que vivimos. La poesía como portadora de una vida futura posible. Siento que esa es la esperanza que nos transmite la poesía de Sonia Luz Carrillo en Las frutas sobre la mesa.

Carmen Ollé. 3 de julio de 1998

Presentación del libro Las frutas sobre la mesa

Lima, Arte reda, 1998

Portada  y  viñetas;  cuidado de la edición,  Víctor  Escalante

 

CARMEN  OLLÉ

Poeta, narradora y ensayista, nació en Lima, 1947;   estudió Educación en la Especialidad de Lengua y Literatura en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM).  Entre sus  obras  se  cuentan   el poemario Noches de adrenalina (Cuadernos del Hipocampo, Lima, 1981; Lluvia Editores, Lima, 1993; Tierra Firme, Buenos Aires, 1994), el estudio Aproximación a la Generación del 50 (crítica) (Dirección Universitaria de Investigación de la Universidad Nacional de Educación Enrique Guzmán y Valle, Lima, 1983),   el libro Todo orgullo humea la noche (poesía y prosa) (Lluvia Editores, Lima, 1988), la novelas ¿Por qué hacen tanto ruido? (Flora Tristán, Lima, 1992; Editorial San Marcos, Lima, 1997), Las dos caras del deseo (Editorial Peisa, Lima, 1994), Pista falsa (El Santo Oficio, Lima, 1999),Una muchacha bajo su paraguas (El Santo Oficio, Lima, 2002) y Retrato de una mujer sin familia ante una copa (Peisa, Lima, 2007), la antología Poemas de sor Juana Inés de la Cruz (Fondo de Cultura Económica, México, 1996),  entre  otras.

VER: http://escritoresdelpais.blogspot.com/2012/04/carmen-olle.html

TAGS:  Poesía+Sonia+Luz+Carrillo  , Carmen+Ollé ,  Las+frutas+sobre+la+mesa ,  poemas+Sonia+Luz+Carrillo Poesía+peruana   , Sonia+Luz+Carrillo

‘La revelación del poema’ MI POESÍA SEGÚN OTILIA NAVARRETE

noviembre 5, 2013 en 5:38 pm | Publicado en Artículos sobre Literatura, Comentarios diversos, Comunicación y Cultura, Documentos, MI POESÍA SEGÚN ... | Deja un comentario
Etiquetas:
Otilia Navarrete

Otilia Navarrete

 

LA REVELACIÓN DEL POEMA

La poesía de Sonia Luz Carrillo 

Pasé varios días preguntándome cómo hacer para conseguir expresar en pocos minutos todo aquello que suscita la poesía de Sonia Luz Carrillo. Cómo llegar a aquel nivel de síntesis que ella maneja de manera tan diestra. Me convencí que no lo lograría, de manera que decidí afrontar este reto en un desorden obligado, como si tuviera entre mis manos, sin fechas ni circunstancias, los negativos de sus poemas, e ingresando con ellos en el cuarto oscuro de un estudio fotográfico-poético iniciara el revelado de ellos, intentando descubrir aquello velado que se oculta detrás de los espacios en blanco.

Y en la oscuridad de aquel cuarto, con la magia que Sonia Luz exige a su poesía, comenzaron a retumbar sus palabras de mujer, madre y poeta como “instantáneas” que ella hubiese tomado al vuelo, la vida con sus pequeñeces y sus grandezas, su historia personal que trasciende hasta hacerse historia de todos los seres humanos; por eso ella, ya desde su primer poemario  Sin nombre propio , niega adrede la voz del yo poético, ella es una mujer pero su voz es la de todas las mujeres, como cuando dice:

         “Ella no sabe nada / de arte /  ni política.

Ella cada año / pare un nuevo hijo.

Ella no saca para nada / las delicadas narices / de su hogar.

Ella no tiene voz / usa poco los ojos / los oídos los tiene atrofiados.

En mi país / ella es la esposa ideal”.

¿Reproche?, ¿resignación?, ¿acatamiento del orden establecido de las cosas?  Todo lo contrario, la fina ironía y el humor a contraluz de la autora, plasman un retrato de nosotras las mujeres, simple y cotidiano, un retrato doloroso tallado en carne viva y que ella nos lo muestra, sobreponiéndose a su propio dolor, como algo innegable: “así se dan las cosas”, ¿qué les parece?, nos pregunta en aquel silencio que asoma al pie de la página.

En el poema citado, y en casi toda la poética de Sonia Luz, encontramos en los primeros versos, una exposición clara, punzante, de la realidad que ella mira, pero es al final de cada poema que, como un dardo, clausura la mirada, detiene el oído, para lanzarnos, en contadas palabras aquello que lastima y sobrecoge, un dardo que a la vez es un haz de luz que nos permite, en sus palabras “aprender la audacia de soñar lo posible”.

Y es que Sonia Luz, no se contenta con señalar la herida. Ella desea restañarla, y en el poemario “… y el corazón ardiendo”, sin estridencias, sin falsas posturas, nos incita a cantar con ella, a elevar nuestras voces.

Decir a contraluz / centrar el objetivo / modular el volumen / PERO NO CALLAR / NO CALLAR” .

Este “no callar”, con mayúsculas es la voz que alerta contra todo aquello que nos negamos a ver, es la herida que permanece abierta, congelada en el silencio de los que no quieren oír, de los que rodean el abismo para no enterarse de lo que ocurre más allá de sus propias conveniencias.

Como un moderno Orfeo, Sonia Luz canta y es su canto un intento de salvar al mundo pero ella sabe que no puede, esa es su impotencia, su íntimo y desgarrado dolor. Pero insiste:

Permaneceré / solo a parecida / porque los días enseñaron / que amor / no es construíble / sobre íntimas / propias traiciones”.

Y la tenaz y lacerante búsqueda de sí misma, el desencanto y la rabia ante la indiferencia humana, el deslumbramiento ante la vida y el inminente transcurrir del tiempo, el amor, “su bella y triste Patria tan urgida” y la inevitable muerte que no logra destruir sus más hondos sentimientos y que le permite erguirse valientemente y pronunciar palabras como solo una madre y poeta podría expresar:

Vuelvo / con mis brazos vacíos / pero no el corazón / te amé / te amo / no en vano te di la irreversible vida / Y estás allí tierra o astro lejano / tú ya eres / recuerdo o aroma / o materia transformable / tú existes de un modo irreversible”. (“Homenaje a Rodrigo, el fugaz)

 Todo lo expresa la poeta en  estrictas y controladas palabras, tensándolas hasta parecer que se quiebran, pero no, ellas permanecen fieles, intactas a su creadora, ellas son sólo signos que rompen la incomunicación, que salen de su encierro para ponerse frente a nuestros ojos, desnudas de retórica, ocultando su complejidad, despojándose de suntuosos ropajes, para decir sólo aquello que es trascendentalmente simple y cotidiano.

Y a propósito de su poemario  La realidad en cámara oscura  no podemos sustraernos al hechizo de ingresar nuevamente en ella, esa cámara en la que Sonia Luz revela sus poemas pero que al decir de Julio Ortega: “esta cámara oscura ya no es una metáfora del ojo invirtiendo las imágenes sin saberlo, aquí la cámara oscura es la realidad misma…”

El trastoque de la inocencia y la pureza, entendidas éstas en su más legítima acepción, la calidad de ser hombres y mujeres sobre la tierra, la realidad metamorfoseada al infinito por las máquinas y la tecnología, la voracidad del tiempo que se multiplica insaciable en el mundo actual y que recorta a su más mínima expresión la posibilidad del amor, de las cosas menudas que han perdido, casi, su razón de existir. Y a pesar de la contradicción entre el hecho innegable de “aquello real” y el sentir del yo poético, la autora sale indemne pues ella es parte del engranaje social en el que está inmersa pero a la vez defiende con vigor su ser individual, aquel que ella sabe es inviolable.

Contrariamente al poemario  Sin nombre propio  (1973) en el que Sonia Luz niega la voz en primera persona al yo poético transformando el discurso en voces universales, en 1989 aparece el poemario  Tierra de todos  y aquí el hablante poético asume una posición personal, declara, anuncia y denuncia con voz firme su propio sentir, se ausculta intentando encontrar respuestas en el misterio de la existencia, en su ser de mujer, en su extravío de poeta que trata de encontrar la palabra que configure las “señales” que ella ve;

“…Entonces / para qué / signo oscuro / forma inútil / para qué.” O cuando dice: “Te acercas / a dejarte atrapar por mis sueños / sin esfuerzos / vienes a posarte entre mis párpados / una voz quieta / eres / y me agito”

Los versos se enajenan, buscan una salida hacia aquel horizonte donde la poesía recobre su tersura, hacia aquel espacio mínimo, casi silencioso donde la poeta encuentre respuestas, pero ella sabe que la poesía no ha de dárselas, quedarán sólo las preguntas y el desconcertado sentimiento de pertenecer a un universo, donde el ruido de máquinas y bombas tratan de aniquilar el silencio, el sosegado espacio de donde brota la poesía y la vida misma. Ella, atrapada por el misterio de lo indefinible nos dice:

“…la madera que cruje / la ventana cerrada por el viento / los pasos desconocidos / llegada la medianoche / para el alma cargada de presagios / todos los ruidos son terribles “. O también: “… Las bajas / son ahora / un número en el teletipo / repetido en diversos idiomas / constatado y puesto en titulares”.

Existe un brevísimo poema: “Gozoso misterio” que es, a mi juicio, el eje y el develamiento de lo que dice y no dice Sonia Luz,

“Este es el misterio que me acoge / gozo / de dibujar lo inasible / abrir puertas / abrir ventanas /Y salir.

Este gozo y este misterio configuran su paso y su mirada, la poeta se sobresalta pero a la vez goza. ¿Desconcierto?, quizá, pero un desconcierto lúcido y terco que remonta la necedad y la indiferencia para dar paso a la mujer dueña de visiones y emociones que, adrede constriñe su hablar para decir sólo aquello que es sustancial. Claramente nos lo dice en otro escueto poema:

“Mi cuerpo de mujer / mi pensativo cuerpo / suave y firme / sostiene / el peso de mi cabeza”.

Y en el poema “Tierra de todos”, que da título al libro, aunque está construido en primera persona, nos involucra a todos los seres humanos, se remonta al asombro primigenio de aquellos hombres y mujeres que entre sombras y luces, ecos y más ecos descubrieron la inmensa maravilla de ser poseedores de la tierra.

Sonia Luz se extasía ante esta magia y nos lleva de la mano por senderos que muchos hemos casi olvidado, pero ella nos lo recuerda removiendo la tierra ya reseca por el tiempo, entre pieles de animales y crujido de anchas hojas, regresamos hasta el tiempo aquel sin espacio ni tiempo. Ella nos dice:

“… Vengo de los primeros monosílabos / roncos estallidos del horror / o la ternura / de las pieles primeras / que se abrieron / se estrecharon / y se maravillaron / por el fuego”.

Las frutasSegún propias palabras de Sonia Luz, en una entrevista realizada por Enrique Planas en el desaparecido diario El Sol, Las frutas sobre la mesa, su poemario aparecido en 1998,  “crea una imagen, una canasta de frutas, una especie de bodegón, en medio de una bulliciosa avenida”, y es que la poeta distingue muy bien lo que es el ruido informe, el tumulto desaforado de risas y palabras y gestos sin sentido, de aquellos otros que elevan nuestros niveles de entendimiento y fraternidad.

“Distancia – nos dice- / para no sucumbir al ojo / de las tormentas / para no perderse en el minuto / ni caer en las hendiduras de la superficie”.

El ruido parece ser una nota constante en esta sucesión de poemas, el ruido y la prisa que atolondra, que roba certeza a lo vivido y aún más, a lo soñado. ¡Qué mejor entonces que una fuente con frutas descansando plácidamente sobre una mesa, para darnos esa sensación tan buscada?”. Pero ésta es sólo una fina alegoría encontrada por la poeta, ella desea expandir esa placidez en las calles y avenidas, en las palabras y los gestos de la gente, búsqueda que se torna por momentos infructuosa hasta hacerla decir
“… nada puede poesía / por eso nada proclama / ni reclama…”

He aquí la síntesis del trabajo de Sonia Luz, he aquí su empecinamiento, su voz individual que se torna colectiva, he aquí su ternura y su fiereza. La voz de una mujer que logra traducir la tumultuosa vida que nos ha tocado vivir y que cae como una cascada que refresca y fascina pero que a la vez nos señala el abismal fondo que en su voracidad parece arrastrarnos.

Otilia Navarrete

Exposición de Otilia Navarrete  en el Conversatorio “La ausencia y la multitud”. Lima, Centro Cultural  de España,  llevada a cabo el 03 de noviembre del  2003.

Otilia Navarrete es poeta, narradora y promotora cultural. Fundadora  de los Talleres de creación literaria (narrativa y poesía) en el Museo de Arte de Lima, desde 1986-1992. También de la Asociación del libro abierto. Durante largo tiempo  dirigió la Revista Imaginario del Arte, dedicada a la difusión de los valores nacionales en los diversos campos de de la actividad artística. Es autora de los poemarios  Oscuro cause del agua (1992) y  El ojo de la lluvia (1998). En el 2005 publicó su novela Retrato de mujer en blanco y negro.

TAGS: Sonia+Luz+Carrillo , poesía+Sonia+Luz+Carrillo , Otilia+Navarrete ,  Sin+nombre+propio +  Sonia+Luz+Carrillo+poeta , La+realidad+en+cámara+oscura , Las+frutas+sobre+la+mesa  , Poemas+Sonia+Luz+Carrillo

MI POESÍA SEGÚN LUIS ALBERTO RATTO: “acerada voz,… palabra cortante, corta y cortada, nunca entrecortada”

junio 1, 2013 en 10:58 pm | Publicado en Artículos sobre Literatura, Documentos, MI POESÍA SEGÚN ..., Miscelánea | Deja un comentario
Sonia Luz Carrillo y Luis Alberto Ratto. Lima, Asociación Nacional de Escritores y Artistas, ANEA, 31 de julio de 1979

Sonia Luz Carrillo y Luis Alberto Ratto. Lima, Asociación Nacional de Escritores y Artistas, ANEA, 31 de julio de 1979

1979

Hace seis años, en cuarenta menudas páginas, se nos presentó bullente Sonia Luz Carrillo, con versos que rompían todos los cristales de su entorno. Sin nombre propio tituló su primer libro de poemas, agitado y ferviente, en el que la luchadora social  que es Sonia Luz, agredía, incisiva, mordaz,  a los “burgueses diminutos” en muchas de las facetas que les son comunes: la esposa ideal (pág. 22), los concursos de belleza (pág. 31), los poetas de la aldea (24,32), convencida de que “A despecho de las buenas intenciones/ es inútil/ refaccionar paredes/ y techos/ sin remover los viejos/ e inservibles/ cimientos de mi casa” (pág. 25).

Poesía combativa la suya; crítica y desmitificadora se la llamó, no sin razón. De hecho, como ella misma se definiría en uno de sus poemas: “No/ de tenues rosas/ alelíes/ o cándidas violetas, /es mi aroma,/ni es mi voz/ ni mi música” (pág. 10). En una ruptura de lo  sicológicamente esperado para quienes quisieran asignarle a la mujer, también en poesía, el paciente papel de la silenciosa espera, insurgió su acerada voz, su palabra cortante, corta y cortada, nunca entrecortada.

Desde entonces ha continuado escribiendo poesía, paralelamente con sus actividades de periodista y de profesional de los medios de comunicación social, hecha al trabajo de traducir “la vida que pasa por mis manos”, en el preciso y necesario deslinde sobre los oficios con el que abría su primer libro de poemas.

Conciencia clara, pues, clara y temprana, de un quehacer que es razón de vida y en el que el poeta o poetisa (¿también tendrá  que sentirse la discriminación  hasta en estos términos?) o  poeta y poetisa se abocan a una sola realidad, la Poesía, presente siempre  en sus Poemas – plaqueta de 1976- o  en este  … y el corazón ardiendo , cuya aparición nos congrega esta noche.

Luis Alberto Ratto. Presentación del libro ...y el corazón ardiendo. ANEA, Julio 1979

Luis Alberto Ratto. Presentación del libro …y el corazón ardiendo. ANEA, Julio 1979

Es este un libro, en el buen sentido de la palabra, maduro; en él la reflexión  está presente, pero no para apagar el fuego sino para alentarlo a afrontar las contiendas en los día “furiosamente tristes” (Pág. 15). Así puede denominar ella a esta etapa negadora de un proceso revolucionario que concitó, hace algunos años, expectativas a nivel mundial y al que Sonia Luz  no fue ajena.

Un lustro ha transcurrido desde estas fechas hasta este desconcierto que hace más necesario “No callar” para lo cual hará falta “centrar el objetivo” y “modular el volumen” como sugiere el poema que abre el libro.

 Los puntos suspensivos con que inusitadamente inicia su título señalan la continuidad que para Sonia  significa la poesía, y también su posición con  ella y en ella ante la vida. No ha habido solución de continuidad, pues, en esta tarea que no se reduce a afición de domingo sino que constituye su razón de ser, su instancia última y primera.

El libro, como en toda progresión, retoma temas anteriores, para presentarlos con renovada perspectiva, e inserta otros nuevos que ha venido oteando al correr del camino. Una primera preocupación que salta a la vista es la búsqueda de la propia identidad, perceptible al modo de atenazante introspección y verificable en varios de los poemas: “permaneceré/ solo a mí/ parecida” (pág. 23), aun a riesgo de la propia soledad (pág. 13) dicho también angustiosamente en este Hai kai  realmente hermoso:

Hoy dentro de mí

Solo unos ojos

Asolándome (pág. 22)

 

Pero este mirar hacia adentro es lo que le permite, a costa de “mucho tiempo, mucho camino, mucha vida”, “distinguir la esencia de las formas” y sobre todo APRENDER LA AUDACIA DE SOÑAR LO POSIBLE, escrito así todo ello con mayúsculas en el poema “Balance a tiempo” (pág. 27) y lograr el “sólido soñar” de (el poema) “Firmemente en la tierra” (pág. 59).  Sí, soñar lo posible   es un razonado pie a tierra que preludia una serena asunción de las nuevas tareas y una  certera  visión del camino que agrupa a los  que:

…quemamos nuestras manos,

Los que tenemos el necesario optimismo

Los que no caemos en excesivo optimismo

Los que

Simplemente,  no desesperamos

Los que confía os en el curso de los ríos

Los que sabemos del tarde o temprano

En suma

Los que conocemos los clarísimos  designios

Por los cuales las plantas y los pueblos

Florecen (pág. 62  y última)

Esta clara conciencia de la madurez lograda a través del tiempo esplende en “El paso de los días” (17) y se hace huella perceptible y duradera en el “Poema cifrado”, aceptación sagaz y honda del sentido del tiempo “propicio al canto que reflexiona” (pág. 31-34).

Entre los temas recurrentes uno es el del hijo. En su primer libro se había dado entre otros, en ese inolvidable poema a su hijo Ricardo Lenin mientras llegaba, lograda síntesis de todo un acontecer vital, como solo puede lograse  mediante la decantadora propiedad de la síntesis que posee la mejor poesía (pág. 15); ahora en el recuerdo-homenaje a Rodrigo, el fugaz, prematuramente muerto; o en ese otro durante el “Tiempo de espera”  “En el que soy habitación/ y un corazón/n que crece”  y por quien siente – madre otra vez – “una nueva razón para la lucha” (pág. 56).

Sí, la lucha que Sonia Luz no ha abandonado y que la hace cantar al 19 de julio del 77 o mirar con sarcasmo el lenguaje de los medios. Es esta su posición  firmemente enmarcada  en una realidad que “nos astilla los ojos”, pero patria aquí, al fin, próxima y nuestra, que le da pie para escribir uno de los poemas mejor logrados del libro. Quisiera  leerlo entero en esta fecha de julio, tan propicia, por desgracia, a la hueca y chabacana palabrería patriotera con que se nos atosiga, más aún en este año infausto del 79; para que se vea cómo con tanta dignidad y hondura esa patria entrañable, lugar de las raíces más profundas, puede sentirse en verso sin cursilería:

 

CANTO AL ORIGEN, AL LUGAR DE LAS RAÍCES

Si algún día

Se me despoja de tus calles

Se me prohíbe recorrer

Tu perfil de guitarra

Si se me niega el derecho

A encanecerme

 A desgastarme

Entre tus piedras duras…

 

De qué color se tornará mi piel

Que no es de ningún otro

Que el que le da tu tierra.

Qué será de mi voz

Si es algo tuyo

Con el sonido y los acentos

Sólo por ti marcados

Cómo iba a vivir

Si no es en ti y contigo

Amada mía

Bella mía

Triste mía

Sonora y silenciosa

Patria

Tan urgida

Y tan cerca

y tan lejos

de lo claro. (pág. 41)

 

Son veinticinco  versos apenas, algunos de ellos bisílabos, y sin embargo, llegan a transmitir la sincera emoción  de lo sentido. Es que la verdadera poesía – y he aquí en este  libro una prueba palpable-  huye de los desarrollos ampulosos y circunscribe en la precisión sintetizadora, esencial, de los términos, el amplísimo contenido  de los conceptos y de su paralela acción evocadora.   Ha comenzado con un condicional: “Si algún día”  y tres reiteraciones referidas a castigo: “se me despoja…se me prohíbe…se me niega”;  la situación es hipotética  pero no improbable, al modo de “Si  España cae…”  vallejiano, que no fue solo un decir, como sabemos.  Qué contorno dramático adquiere entonces ése “si se me niega el derecho/ a encanecerme/ a desgastarme/ entre tus piedras duras”; al que han de seguir las preguntas para el supuesto de que tal cosa suceda:  “de qué color se tornará mi piel”.. “qué será de mi voz”…”cómo voy a vivir…” cuando piel, voz y vida son identificación plena con esa Patria Amada, Bella y Triste, pero suya, entrañablemente suya y tan urgida – a todas luces- de lo claro.

Creo sinceramente que es el ardido corazón, su rojo fuego el que surge en estas páginas y habla de una escritora cabal que marcha como diría Ricardo, su compañero, Contra viento y marea, con la antorcha encendida,  con voz propia ya, iluminando la vanguardia de nuestra mejor poesía, comprometida con su realidad y con su tiempo.

 

Lima, 31 de julio de 1979

Dr. Luis Alberto  Ratto Chueca

Dr. Luis Alberto Ratto

Profesor  en la Universidad Nacional  Mayor de San Marcos y Pontificia Universidad Católica del Perú. En la PUCP se  graduó como bachiller en 1951. En la Universidad de Salamanca, España, se doctoró  en Filosofía y Letras en 1954, con la tesis Las poesías del Príncipe de Esquilache, XII Virrey del Perú, ante un jurado integrado por  José María Ramos, Fernando Lázaro Carreter y Alonso Zamora Vicente. Es miembro de número de la Academia Peruana de la Lengua.

Entre los años 1960 y 1968,  codirigió  con el poeta Javier Sologuren la Colección del Hontanar que editó diecisiete libros de poesía  de las Ediciones de La Rama Florida. En 1961, dirigió la colección Las Sumas Voces de tres poetas del Siglo de Oro español.

Sus estudios literarios han sido publicados en diversas revistas académicas y culturales tanto en el Perú como en el extranjero.  Ha ejercido el periodismo cultural en numerosas publicaciones.

TAMBIÉN VER: MI POESÍA SEGÚN JORGE NÁJAR (Dos entradas)

https://hablasonialuz.wordpress.com/2012/09/01/mi-poesia-segun-jorge-najar-en-callada-fuente-hace-un-ano/

 

https://hablasonialuz.wordpress.com/2015/12/10/los-interlocutores-en-callada-fuente-lo-cotidiano-y-lo-sacro-una-lectura-de-mi-poesia-por-jorge-najar/

 

…y el corazón ardiendo. MI POESÍA SEGÚN ALEJANDRO ROMUALDO

https://hablasonialuz.wordpress.com/2013/04/28/y-el-corazon-ardiendo-mi-poesia-segun-alejandro-romualdo/

Tags:  Luis+Alberto+Ratto  , Poesía+Sonia+Luz+Carrillo , Poemas+Sonia+Luz+Carrillo , Carrillo+Crítica+literaria , Literatura+peruana  ,  Poesía+años+70 

Página siguiente »

Blog de WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.