UNIVERSIDAD NACIONAL MAYOR DE SAN MARCOS.TRADICIÓN Y DOCTRINA DE LA AUTONOMÍA. 466 ANIVERSARIO, DISCURSO DE ORDEN POR EL Mg. RICARDO FALLA BARREDA

mayo 19, 2017 en 1:45 am | Publicado en Comentarios diversos, Comunicación y Cultura, Documentos, Miscelánea, Noticias y demás... | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , , ,

Discurso de Orden, Mg. Ricardo Falla Barreda. Salón General, local histórico de la UNMSM, Lima

El 12 de mayo del presente año la Universidad Decana de América, San Marcos de Lima, celebró el 466 aniversario de su creación, entre otras numerosas actividades, con una Sesión Solemne realizada en el histórico e imponente Salón General de La Casona  del Parque Universitario, actual Centro Cultural de la universidad.   El discurso de Orden  estuvo a cargo del Magíster Ricardo Falla Barreda, profesor principal e investigador de la Facultad de Letras y Ciencias Humanas de la casa de estudio que a lo largo de los siglos ha aportado al país los nombres de hombres y mujeres que enorgullecen la cultura, las ciencias y las artes del Perú.

El texto, rigurosa presentación de hechos y circunstancias históricas, constituye una sólida argumentación del carácter fundacional de la actividad universitaria peruana y especialmente en lo que se refiere al concepto de autonomía universitaria, nacida de la especificidad de la Universidad Decana de América.

Por su interés y calidad argumentativa  es fundamental difundirlo en su totalidad.

SEÑOR DOCTOR, ORESTES CACHAY BOZA

RECTOR MAGNÍFICO DE LA REAL Y PONTIFICIA UNIVERSIDAD NACIONAL MAYOR DE SAN MARCOS.

Señor Presbítero de la Orden de Predicadores fundadora de la Universidad de San Marcos Richard Manrique Díaz, Prior del Convento de Santo Domingo de Lima.

Señora Doctora,  Elizabeth Canales Aybar,  Ilustre Vicerrectora Académica de Pregrado.

Señor Doctor, Felipe San Martín Howard, Ilustre Vicerrector de Investigación y Posgrado.

Respetables Señores Rectores de las Universidades Tricentenarias y Republicanas del Perú y del extranjero que nos honran con su presencia.

Eminente Señor Embajador del Reino de España.

Ilustres representantes del Cuerpo Diplomático acreditado en el Perú.

Insignes Señores Decanos.

Distinguida Señora Doctora Teonila García Zapata, Presidenta de la Comisión de Celebraciones Conmemorativas del 466 aniversario de nuestra Universidad.

Distinguidos Profesores Principales, Asociados y Auxiliares.

Representantes del cuerpo administrativo de la Universidad.

Señoritas Alumnas y Caballeros Alumnos.

Distinguida concurrencia.

Señor Rector Magnífico:

La tradición es fuente de derecho: Hace 466 años de un día como hoy, el Emperador Carlos de Gante, o Carlos I de España y V de Alemania, decretaba de puño y letra, mediante Real Provisión emitida en la ciudad de Valladolid, lo siguiente: “Fray Tomás de San Martín de los Predicadores pide fundarse Estudio General para la Ciudad de los Reyes del Perú; crease el dicho Estudio General para la Ciudad de los Reyes con los mismos privilegios, libertades y exenciones que goza el Estudio General de Salamanca. Yo, el Rey”. Luego, y de acuerdo al orden jurídico de la época, los notarios elaboraron la Real Cédula que sería firmada por la Reyna Juana de España, madre del Emperador.

La creación de San Marcos fue, pues, por Real Provisión, acto político y jurídico de mayor jerarquía que la real cédula, donde se puede apreciar el papel jugado por el dominico Fray Tomás de San Martín OP, doctor en Teología y Maestro en Artes, hombre que gozaba de gran prestigio intelectual y ético, y por estas virtudes su nombre fue anotado por el Emperador. El 25 de julio de 1 571, el Papa San Pío V confirmaba la fundación de San Marcos mediante la Bula Exponi Nobis, inmediatamente después de obtener el Pase Regio del Consejo de Indias de Sevilla; así, luego de confirmar a perpetuidad la fundación de la Universidad, estableció que “el estudio general tiene valor perpetuo y puede pechar para todo el orbe”, lo que se quería decir, en la semántica de hoy, es que los grados expedidos por San Marcos, tienen valor académico en todo el mundo. Así, se cumplía en toda su extensión el procedimiento jurídico instaurado por el Emperador Carlos en aplicación de las Nuevas Ordenanzas de 1 525 derivadas de la política regalista impuesta por él: la autoridad del rey está por encima a la autoridad del Papa, quedando así: primero, la emisión de la Real Cédula; segundo, Pase Regio del Consejo de Indias; y tercero, la confirmación pontificia. San Marcos, pues, quedó ubicada por derecho propio en la cumbre de las gestas históricas relevantes del Perú y del mundo, y por ello siempre será la Universidad del Perú, Decana de América. Este acto jurídico estructurado en los Reinos y Provincias del Perú, conserva en la República del Perú toda su vigencia y consecuencia.

Distinguida concurrencia: los primeros años de la joven universidad limeña no fueron satisfactorios. La actividad académica iniciada en enero del 1 553 mediante las Facultades de Teología y Artes (Letras), siendo su primer rector el dominico Dr. Fray Juan Bautista de la Roca, se desarrollaba en el Convento de Santo Domingo de Lima; en este lugar se tenía con frecuencia la interminable y acalorada disputa, propia de la escolástica, entre dominicos y jesuitas, franciscanos y mercedarios, agustinos contra laicos, y todos contra todos. Y es que el funcionamiento se hacía con arreglo a la Constitución dominica, por ello, sea quien fuere el prior del convento éste se convertía de hecho en rector. En 1 571, el Virrey Francisco de Toledo, en el contexto de la confirmación de la fundación de San Marcos mediante la Bula Exponi Nobis, emitió la Real Cédula que aprobaba la primera Constitución (estatuto) de la Universidad con el siguiente título “Constituciones de la Universidad de Los Reyes. Hecha por el ilustre Señor Rector y Doctores y Maestros de la dicha Universidad”. Y en el capítulo Uno, se inscribió “Como se elige Rector cada año que sea lego”, y a continuación anotaron: “Primeramente el Rector ha de ser lego, dottor, elegido por votos de todo el claustro, y por cédulas secretas, y ha de ser anual, que se elige a cada año (…)”. Antes, de proseguir, veamos que sucedía en las Universidades de Salamanca y México. La Universidad de Salamanca, la más antigua de España, modelo de San Marcos, ordenaba su funcionamiento de acuerdo al libro Las Partidas de Alfonso X de Castilla tildado por su pueblo como “El sabio”, quien al referirse al complejo asunto de la Universidad dispuso que el “rector debe ser elegido por consejo de Consiliarios en número de ocho”. Pues bien, la Universidad de México que a la sazón reproducía en su seno el funcionamiento de Salamanca, dispuso que “el rector debe ser elegido por consejo de Consiliarios en número de cuatro”. Ambas universidades, carecían de Estatuto propio, y al ver que San Marcos se investía del derecho de poseerlo, acontecimiento que le permitía la elección del rector por todo el claustro, profesores y estudiantes, por voto secreto, pidieron al Rey Felipe II que les concedieran los mismos privilegios otorgados a la Universidad de Lima. Recién en 1 600 Felipe III aprobó la reforma de Farfán en alusión a Pedro de Farfán autor de la Constitución de la Real y Pontificia Universidad de México; y en 1 603 aprobó la llamada reforma de Caldas en reconocimiento al Dr. Juan Álvarez de Caldas, autor de la primera constitución de la Universidad de Salamanca. Así, y partir de este momento histórico, todas las universidades de naturaleza real y pontificia del mundo, recibieron la autorización de tener Constituciones propias, con la intención que eligieran al rector al igual que lo hacía San Marcos de Lima.

Ahora, retornemos a la Constitución de San Marcos. En el artículo antes citado, se pueden apreciar varios conceptos: primero, el “rector debe ser lego”, es decir, laico, y con ello estaba surgiendo una nueva situación de la vida universitaria de la época con extraordinaria proyección al futuro, la universidad era definida como institución secular, laica, abierta a todas las líneas de pensamiento e independiente del Estado monárquico propietario de ella; segundo, el rector, al ser elegido por todo el claustro, profesores y estudiantes mediante votación secreta, es decir, fuera del alcance de las connivencias del poder político o religioso, mostraba el surgimiento de una situación novedosa que luego caracterizaría a las Universidades del mundo: la autonomía universitaria, lo que implicaba reconocer que la Universidad se gobierna por sí misma y se modifica por sí misma; además, al establecer que los electores, profesores y estudiantes, “todo el claustro”, confirmaba el concepto clásico que define a la institución universitaria, “universitas magistrorum et scholarium et discipulorum” corporación de profesores, estudiantes y egresados. Con legítimo orgullo podemos afirmar que la Autonomía Universitaria, hecho que significaba no solo distanciarse de las arquitecturas del poder político de turno, sino la preservación del fuero académico de perfil democrático como rasgo central que define a las Universidades, fue creación heroica de los profesores de San Marcos, tal como dejó constancia el propio Virrey Toledo, quien supo escuchar a la Universidad y renunció a imponerle su criterio, al decir “hecha por el ilustre señor rector y doctores y maestros de la dicha universidad”. Es probable -en vista de la pérdida de valiosa información relacionada a los actos académicos y administrativos de la universidad a consecuencia de la guerra del Pacífico-, que los autores de la innovadora Constitución de San Marcos fueran los doctores Pedro Fernández de Valenzuela, Gaspar de Meneses, Antonio Sánchez Renedo, Juan de Herrera, Jerónimo López Guarnido, Marcos de Lucio, en vista que entre 1 571 y 1 576 ocuparon sucesivamente por elección el cargo de Rector. No obstante, lo que pueda interpretarse, Fernández de Valenzuela fue el primer rector electo por votación secreta de todo el claustro, profesores y estudiantes; y el 22 de diciembre de 1 574, siendo rector el Dr. Marco de Lucio, adoptó el nombre del evangelista San Marcos y el blasón y bandera que la distingue hasta hoy. En 1 602, Antonio Ricardo imprimió por primera vez la Constitución de San Marcos en calidad de documento que consolidaba las modificaciones y agregados al texto original efectuados en 1 578, 1 581 y 1 584. En el actual Estatuto, se afirma que la primera Constitución impresa de la Universidad la realizó Antonio Ricardo en 1 575. Sucede que recién en 1 584 entró en funcionamiento la imprenta del célebre artesano turinés, siendo el primer texto que estampó para el Perú y Sudamérica La pragmática de los diez días. Por tanto, resulta imposible sostener que en 1 575 se prensó la Constitución, simplemente porque Antonio Ricardo aún no estaba en el Perú ni había instalado su imprenta; pensamos que se trata de una simple errata que deber ser inmediatamente corregida.

En 1 584, en momento que los Reinos y Provincias del Perú era gobernado por el virrey Martín Enriques, éste molesto por los aires de independencia que mostraba la universidad limeña, situación que la consideró peligrosa para los intereses de la corona, modificó la Constitución de San Marcos de 1 571 y estableció que “La elección de Rector y consiliarios la han se hacer cada año el Rector y consiliarios presentes como se hace en la Universidad de Salamanca y los consiliarios sean ocho (…)” Esta modificación que puso en evidencia la situación de la Universidad de Salamanca como era la ausencia de autonomía para autogobernarse, generó malestar entre los profesores y estudiantes de San Marcos, y acudieron en actitud de queja ante el rey Felipe II, quien desautorizo a su Virrey, le prohibió terminantemente intervenir en los asuntos de la Universidad, aceptó el reparo y restituyó el derecho del claustro de actuar con plena autonomía. Dicen los Proverbios, “no hay nada nuevo bajo el sol”; pues bien, la elección del rector y demás autoridades por votación secreta de toda la comunidad universitaria la poseyó San Marcos desde 1 571 hasta 1 850 año que fue instaurada la modalidad representativa, la asamblea. Hoy, la ley 30220 al disponer que las autoridades sean elegidas por toda la comunidad académica, no ha hecho otra cosa que retrotraernos al modelo virreinal. Y para que se tenga idea de la expectación limeña relacionada a la elección del rector de San Marcos, en 1 849 el poeta Manuel Asencio Segura, escribió en el Espejo de mi tierra: “aunque gruñan severos Aristarcos / yo prefiero a estos tiempos que dan grima / aquellos tiempos en barullos parcos / en que tan solo se agitaba Lima / cuando elegía su rector San Marcos o votaba una cátedra de prima”.

Invitados. Representantes de los más importantes organismos públicos y privados. En esta ocasión, la sesión contó además con la asistencia de numerosos rectores de otras universidades- públicas y privadas – del país.

El actuar con autonomía, asimismo, implicaba que la Universidad reconocía un cuadro de deberes y responsabilidades, por ello, la Constitución de 1 571 modificada en 1 578 por el mismo claustro (Rector, Jerónimo López Guarnido), 1 581 ( Rector, Pedro Gutiérrez Flores) y 1 584 (Rector, Antonio de Molina), se instituyó el llamado Claustro de los Diputados conformado por dos catedráticos, un teólogo, un jurista, quienes representaban a las cátedras de teología, cánones y leyes, además participaban dos consiliarios bachilleres en representación de teología, cánones y leyes; dos Maestros, uno en teología y otro en cánones o leyes; dos estudiantes en representación de las Facultades. Este Claustro de los Diputados tenía la función exclusiva de opinar y fiscalizar respecto a los actos administrativos y financieros de la universidad, velar por la conservación del local, fijar criterios para la obtención de rentas, y aplicar penas y multas a quienes infringían la Constitución de la Universidad. El claustro de los diputados, pues, instituido en la Universidad de Salamanca, fue adoptado por San Marcos, pero enriquecido al integrar en su seno al Rector, al maestre de escuela, bedel y secretario de la universidad. Así, nacía la conducción corporativa de la Universidad a la que hoy denominamos Consejo Universitario; asimismo se fijaban conceptos básicos en materia universitaria, a saber, autonomía académica, económica, normativa y administrativa.

LA VIDA ACADÉMICA DE SAN MARCOS RESULTABA, Y RESULTA,  IMPOSIBLE REAL IZARLA SIN AUTONOMÍA

La vida académica de San Marcos resultaba, y resulta, imposible desarrollarla sin autonomía. Por ello, los rectores cuidaban con escrupuloso celo cualquier atisbo de intervención del poder político de turno en los asuntos universitarios. Tanto era así, que el eminentísimo Doctor Pedro de Peralta y Barnuevo, tres veces electo rector de San Marcos en los primeros lustros del siglo XVIII, logró que la Real Audiencia de Lima creara el cargo universitario de Alcalde del crimen con la finalidad de sancionar dentro del fuero sanmarquino a quienes transgredían la ley al interior del claustro. Así, nacía el derecho de la Universidad de cuidarse por sí misma ante las inconductas de diverso tipo cometidas por algún miembro de la comunidad universitaria.

Bajo los alcances de la Constitución de 1 571 con sus respectivas modificaciones y actualizaciones a tenor de los cambios históricos del Perú y el mundo, San Marcos se gobernó hasta 1 850, año en que el gobierno de Ramón Castilla aprobó el Reglamento de Educación Pública mediante el cual, al referirse a la Universidad, derogaba la Constitución de San Marcos de 1 571 en momentos que el Dr. José Martín Garro se desempeñaba como Rector, dejando constancia que el Estado respeta el privilegio de la Universidad de sancionar sus estatutos, de elegir a sus autoridades, aprobar o desaprobar su planes de estudio, fijar sus rentas y gastos, administrarse y modificarse por sí misma. En 1 856 en momentos que el Dr. José Dávila y Condemarín ejercía el cargo de Rector, se adoptó la modalidad representativa, asamblea de profesores para la elección del rector, anulándose el derecho de los estudiantes de participar con voz y voto en los órganos de gobierno universitario. Hay que advertir que, durante el periodo monárquico de la historia peruana, no obstante, el desagrado que mostraban los virreyes por la amplia autonomía que poseía la Universidad, incluso al aprobarse las llamadas reformas borbónicas en el siglo XVIII que trajo consigo la expulsión de la Compañía de Jesús del suelo latinoamericano, la Universidad de San Marcos fue respetada en su dignidad autonómica. Es más, a pesar del profundo enfado manifestado por el virrey Agustín de Jáuregui al escuchar el discurso colmado de reivindicaciones sociales y políticas que pronunciara el muy ilustre Dr. José Baquíjano y Carrillo, precursor de la Independencia, la autoridad virreinal respetó escrupulosamente la autonomía universitaria.

El 30 de julio de 1 821, la Universidad de San Marcos en la voz del Doctor José Ignacio Mier, Rector, juró en nombre de toda la comunidad sanmarquina la independencia del Perú, y dijo “Juramos a Dios y a la Patria defender con nuestra opinión, persona y propiedades la Independencia del Perú de cualquier otra dominación extrajera”. Este juramento se mantiene incólume hasta nuestros días, y por ello San Marcos siempre se ha reafirmado en la defensa de nuestros recursos naturales, de la integridad territorial de la patria, del conjunto de la sociedad y sus culturas, de la libertad e independencia a la que tienen derecho los peruanos de ayer, hoy y de siempre.

En 1 825, luego de fundarse la República del Perú, el Dr. Toribio Rodríguez de Mendoza, gran Prócer de la Independencia, fue elegido rector de San Marcos. Este prohombre de la república era conocido y respetado por sus ideas jacobinas -izquierdista, le dirían hoy en día- a pesar de ello los profesores vinculados a su línea ideológica criticaron su actitud de respeto a quienes profesaban pensamiento distinto al de él. Rodríguez de Mendoza, hombre culto y justo, les respondió a sus ocasionales censores: “Como diría Voltaire en respuesta a la viuda de Helvetius, no concuerdo con sus opiniones, pero lucharé hasta el final para que puedan expresarlas”. Y aquí se formula y dibuja el espíritu de la autonomía universitaria y que traza la línea axiológica de San Marcos hasta nuestros días: la libertad de expresión, de opinión, de todos los miembros del claustro es consustancial al principio de autonomía universitaria; y los garantes de ello son el rector, en primer lugar, y el cuerpo de catedráticos. En San Marcos, pues, desde aquellos lejanos tiempos no hay, ni debe haber, delito de opinión, de crítica. Y es que el disfrute de la libertad, el libre albedrío, es el más precioso don que la humanidad ha recibido de quien la hizo. Además, expresa en el caso de San Marcos su extraordinaria fortaleza ética institucional. El goce de la libertad a la que juró San Marcos como conquista de la conciencia, la conduce con la autoridad moral que posee, a rechazar la opresión de cualquier tipo, la intolerancia, la prepotencia, y reprobar con energía el uso del terror como método de acción política-social cometida por cualquiera de los miembros de su comunidad y fuera de ella.

En 1 876, el presidente Manuel Pardo promulgó la ley de Instrucción Pública donde se creó el estatus de universidad mayor y universidad menor. San Marcos fue catalogada como Universidad Mayor, que significa en el decir de la ley, el imperio de sus privilegios, a saber: actuar con plena autonomía académica, económica, normativa y administrativa, elegir a sus autoridades, aprobar sus planes de estudio, modificarse por sí misma. En cambio, para las universidades menores, era el Ministerio de Instrucción Pública la entidad que las tutelaba en el más amplio sentido del término. San Marcos, pues, es la única universidad mayor que el Perú posee, y por ello en su nomenclatura dice Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Se trata del rango que la República del Perú le reconocía, y reconoce, a tenor de su tradición, fuente de derecho.

En el siglo veinte, el concepto de autonomía universitaria y la forma de ejercerla, legítimo patrimonio intelectual de San Marcos, ha sido tomada sin autorización alguna y aplicada en todas las universidades públicas, particulares y privadas. Y aquí, permítame la digresión, un país como el Perú, que vive desde la fundación de la república la endémica crisis del Estado-nación, hecho que ha significado en diversos momentos de sus historia la violación a los espacios democráticos que lo sustentan, con su secuela de violencia política y social, donde la lucha por la justicia social fue penalizada, las ideas de cambio reprimidas, llegándose al caso que a mediados los años sesenta del siglo pasado, en momentos que el Perú era gobernado por un civil, se dispuso la incineración de libros considerados por el poder de turno como peligrosos. Así, el viejo y glorioso campus de San Marcos fue, y es, el único espacio que la sociedad disponía para expresarse con entera libertad. Y por ello, nuestra Universidad fue intervenida muchas veces por el gobierno republicano de turno, recesada, llegándose al extremo de deportar a las autoridades, caso de los rectores José Antonio Encinas y Luis Alberto Sánchez, o que muchos profesores y estudiantes sufrieran cárcel o destierro. ¿Cuál era el delito de la Universidad? Simplemente el ser consecuente con la línea axiológica que trazara el prohombre Toribio Rodríguez de Mendoza mediante el binomio: autonomía universitaria-libertad, más la jura a la independencia del Perú.

Coro de San Marcos

Las leyes en materia educativa de 1 901 y 1 923 reconocían la más amplia autonomía en los dispositivos académicos, administrativos, normativos, económicos y el derecho de modificarse por sí misma a San Marcos, pero desconocían la potestad de los estudiantes de participar con voz y voto en los actos de gobierno universitario. En la década del diez del siglo pasado, se fundó la Federación Universitaria de San Marcos y a finales se instauró la Federación de Estudiantes del Perú, cuya demanda central era la recuperación del derecho de los estudiantes de participar con voz y voto en los actos de gobierno. En este contexto tendría lugar la célebre proclama “El grito de Córdoba” de 1918 en la universidad de Córdoba, primada de la Argentina, que propiciaba la también célebre “reformar universitaria”, cuyo vocero más representativo fue el notable Gabriel del Mazo. La propuesta reformista de Córdoba y la tradición autonomista de San Marcos confluyeron finalmente en 1930. Había finalizado la dictadura del oncenio, los jóvenes profesores Raúl Porras Barrenechea, Jorge Basadre, Luis Guillermo Leguía, Luis Alberto Sánchez, Manuel Abastos, entre otros, propusieron al Dr. José Antonio Encinas para el cargo de Rector. La histórica Asamblea Universitaria reunida en el paraninfo de la Facultad de Medicina eligió como rector al Dr. Encinas, restituyó el derecho de los estudiantes a participar en los actos de gobierno con voz y voto en la proporción de un tercio, y el candidato perdedor Dr. Víctor Andrés Belaúnde junto al Dr. José de la Riva Agüero y Osma, renunciaron a la universidad aduciendo que “la universidad se ha sovietizado” tal como lo registró el Dr. Jorge Basadre en su monumental Historia de la república. La reforma universitaria que impulsó el Dr. Encinas trajo consigo, además de la restitución de la participación estudiantil en los actos de gobierno universitario, la puesta en marcha de la extensión universitaria, la proyección social, el concurso público para cubrir las plazas docentes y la promoción docente por orden de méritos, la creación de los Institutos de Investigación, los estudios generales. La universidad, pues, se modificaba por sí misma, se gobernaba por sí misma, se administraba por sí misma bajo el imperio de la libertad de opinión y crítica; podemos reiterar que se cumplía en toda su magnitud el precepto que define a la universidad, universitas magistrorum et scholarium et discipulorum, comunidad de profesores, estudiantes y egresados. Esta reforma universitaria, costó la preciosa vida del estudiante de medicina Guido Calle, baleado por la represión policial de la época. El Dr. José Antonio Encinas estuvo dos años en el cargo de rector. En 1932 la Universidad fue intervenida por el gobierno de turno, recesada, y deportado el rector y un grupo de profesores y estudiantes, y otros fueron recluidos en la cárcel.

En 1935, en el contexto de una tímida abertura democrática, San Marcos eligió como rector al Dr. Alfredo Solf y Muro (quien en 1942 firmaría el Protocolo de Río de Janeiro a nombre del Estado peruano) y con ello la Universidad recuperaba su histórica autonomía que la Constitución de la República de 1931 consagraba como parte del ordenamiento jurídico del país. Entre 1935 a 1945 en el Perú se penalizaba la protesta social y las ansias de justicia social, en la universidad, por esta razón, se vivía el clima de censura y autocensura, y es que la línea trazada por el prócer Toribio Rodríguez de Mendoza, el imperio de la libertad de opinión y crítica, más la jura de San Marcos a la independencia del Perú, se consideraban en la vía de los hechos como subversivas. De modo que, formalmente, se respetaban los principios autonómicos dejados por José Antonio Encinas, pero menoscabados por la censura a las ideas democráticas, progresistas y de cambio social. Este periodo fue caracterizado por el eminentísimo Dr. Estuardo Núñez como “tiempo de opacidad, de ejercicio burocrático, rutinario, mediocre”. En 1945, con la elección del Dr. José Luis Bustamante y Rivero como presidente de la república, se inició la re-abertura del espacio democrático. Nuevos vientos soplaban en San Marcos, y en 1946 el Dr. Luis Alberto Sánchez era elegido rector de San Marcos, y con ello retornaba el espíritu autonómico y reformista. La ley de Instrucción Pública impulsada por el Dr. Jorge Basadre en calidad de Ministro de Educación, dejaba constancia que la universidad se gobierna por sí misma y se modifica por sí misma bajo los principios de libertad de opinión y crítica tal como rezaba el texto constitucional.

En octubre de 1948, nuevamente el Perú comenzó a vivir las vicisitudes de la ruptura del orden constitucional. San Marcos nuevamente fue intervenida, recesada, y el rector y muchos profesores y estudiantes fueron deportados, extrañados de la patria, encarcelados, sufriendo el infame rigor de las cárceles del país. Ha quedado en el registro cotidiano, la fotografía, el momento que un tanque de guerra, armamento pesado, rompió la puerta de San Marcos, y su cañón ponía puntería a los patios de derecho y de letras; apuntaban, pues, al espacio de la ley y del pensamiento.

En 1950, en vísperas de celebrarse los 400 años de la fundación de la primera universidad del continente en calidad de conmemoración nacional, el gobierno militar en respuesta al oficio rectoral donde se pedida apoyo del Estado para la realización de todo un conjunto de actividades académicas de perfil internacional destinadas al festejo continental por la creación de la primera universidad del nuevo mundo, señalaba “el gobierno de reconstrucción nacional, amparado por el texto constitucional, respeta la autonomía universitaria y le prestará su apoyo para el festejo nacional que significan los cuatrocientos años de la fundación de la Universidad Mayor de San Marcos”. El Dr. Raúl Porras Barrenechea, en brillante y memorable discurso pronunciado con ocasión de celebrarse el Primer Congreso Internacional de Peruanistas que organizara la Universidad, luego de hacer un recorrido por la historia de San Marcos como parte de la historia del Perú, ponderó con argumentación inobjetable, enjundiosa, el por qué la autonomía y libertad se sustancian en un solo cuerpo, y por qué la universidad pública es la columna vertebral del Estado democrático, esencia de inclusión social, numen de todas las etnias y clases sociales, lenguas, modos de vida.

Sanmarquinas ilustres. Tomada del diario Perú 21. Edición del Domingo 15 de mayo del 2016

En los años sesenta del siglo pasado se aprobaron las leyes universitarias 13417 y 17437, donde explícitamente se reconocía el derecho constitucional de la Universidad de gobernarse por sí misma, modificarse por sí misma, no obstante los cambios que introducían al modelo universitario.  En 1979, la nueva Constitución repetía los alcances de la Constitución de 1931, asimismo en 1993 al darse un nuevo texto constitucional, quedaba consagrada la autonomía universitaria en términos de autonomía académica, económica, normativa y administrativa. El Estado republicano, pues, mediante leyes constitucionales y ordinarias ha confirmado ampliamente la reforma universitaria iniciada 1571 la misma que generó doctrina en cuestión universitaria denominada la doctrina de San Marcos en materia de autonomía y gestión universitaria de alcance nacional e internacional.

En 1 967, Gabriel del Mazo, histórico dirigente de la Reforma Universitaria de 1 918, aquel leyera en alta voz la célebre proclama “el grito de Córdoba”, en carta dirigida al rector Luis Alberto Sánchez, expresaba “hay una Universidad continental, nuestra, típica, surgida de su propia reforma y de la reforma, con carácter diferenciado de las demás y en la historia, es San Marcos de Lima”. Del Mazo murió en 1969.

En los últimas décadas San Marcos se ha modificado por sí misma; instituyó desde hace mucho tiempo la extensión universitaria y la proyección social; ha creado nuevas facultades, escuelas académicas profesionales, institutos de investigación, ha fomentado el más completo programa de posgrado del Perú;  a fines de los años noventa creó el Consejo Superior de Investigaciones, y a inicios del siglo XXI estableció el Vicerrectorado de Investigación; precisamente en el 2 011 el Vicerrectorado Académico publicó, con auspicio de Concytec y presentado en el Congreso de la República, el estudio La producción científica en San Marcos, hechos, cifras y estándares internaciones, 2002 – 2010 del Dr. Víctor Peña, donde se prueba en forma irrefutable que San Marcos es la institución peruana que más produce en materia de investigación diversificada, de puesta en valor de nuevos conocimientos ¿se requirió alguna orden externa para hacerlo? simplemente, no ¿es algo como para vanagloriarse? tampoco; sencillamente “hicimos lo que debíamos hacer” tal como dice el Evangelio de San Lucas. Desde el 2 014 se tiene una nueva ley universitaria, la 30220, que, en el artículo primero, dice “la presente ley tiene por objeto normar la creación, funcionamiento, supervisión y cierre de universidades (…) establece los principios, fines y funciones que rigen el modelo institucional de la universidad (…) El Ministerio de Educación es el ente rector de la política de aseguramiento de la calidad de la educación superior universitaria”. De esta manera, y por primera vez en nuestra historia, a escaso tiempo de cumplir quinientos años de funcionamiento ininterrumpido, el Ministerio de Educación, el ente político del gobierno de turno, interviene en forma directa en el fuero sanmarquino. La autonomía universitaria en calidad de tradición y doctrina, fuente de derecho, ha quedado, pues, seriamente menoscabada. El sabio don Miguel de Unamuno, quien nos deslumbrara con La agonía del Cristianismo, deleitara con El Cristo de Velásquez, conmoviera con El sentimiento trágico de la vida, entre otras obras,  quien fuera rector vitalicio de la celebérrima Universidad de Salamanca, expresó a modo de sentencia “nada es más terrible que el intelecto desprovisto de base intelectual”, y en efecto, se evitan comentarios -por respeto al día jubilar de San Marcos y de las universidades peruanas- en relación a quienes tratan, desde el ámbito burocrático oficial, aspectos epistemólogos altamente complejos en materia universitaria, y más aún si se trata de San Marcos.

la hermenéutica del sujeto nos dice que San Marcos no es una universidad más de las casi 150 respetables universidades existentes en el país. San Marcos, más que universidad es un sentimiento nacional; es parte del sentido del ser peruano

Escritores sanmarquinos César Vallejo, José María Arguedas y Mario Vargas Llosa, en la Sala de Profesores de la Facultad de Letras y Ciencias Humanas.

Señor Rector Magnífico, distinguida concurrencia, la hermenéutica del sujeto nos dice que San Marcos no es una universidad más de las casi 150 respetables universidades existentes en el país. San Marcos, más que universidad es un sentimiento nacional; es parte del sentido del ser peruano. El Dr. P. Rubén Vargas Ugarte, jesuita, eminente historiador, quien fuera rector de la Pontificia Universidad Católica del Perú, dejó escrito en su monumental Historia del Perú: “los más oscuros poderes virreinales y republicanos se estrellaron contra sus infranqueables muros; San Marcos es el bastión de la peruanidad”. Esta es nuestra misión, ésta es nuestra visión, esta es nuestra dignidad, aquí estamos, somos, existimos. Finalmente, hemos descrito un conjunto de hechos en los que se fundamenta la tradición y doctrina autonómica de San Marcos, que, en calidad de fuente de derecho, constituye obligación cumplirla y hacerla cumplir en toda su extensión y fuerza argumentativa.

¡Honor al Dr. Fray Tomás de San Martín de la Orden de Predicadores por el valeroso esfuerzo desplegado para dar vida a la primera universidad del Perú y del continente americano, San Marcos de Lima!

¡Honor a los egregios profesores que tuvieron la visión histórica de diseñar la autonomía universitaria!

¡Honor al Dr. Pedro Fernández de Valenzuela, primer rector electo por voluntad de la comunidad universitaria sanmarquina!

¡Honor al Dr. Diego de León Pinelo, quien como rector supo defender con energía los fueros de San Marcos ante las voces eurocéntricas cargadas de prejuicios y maledicencias!

¡Honor a quienes sintieron el imperativo moral y patriótico de escribir la historia de San Marcos: ¡Antonio de la Calancha! ¡Diego de León Pinelo, José Baquíjano y Carrillo, José Dávila y Condemarín, ¡Luis Antonio Eguiguren, Carlos Daniel Valcárcel, Alberto Tauro del Pino, ¡Ella Dumbart Temple, Miguel Maticorena Estrada!

¡Honor al Dr. Pedro de Peralta y Barnuevo, tres veces electo rector de San Marcos, quien nos enseñó el valor de la ciencia, la justicia, del pensar con libertad!

¡Honor al Dr. Toribio Rodríguez de Mendoza, gran prócer de la Independencia del Perú, que, en calidad de rector de San Marcos, nos legó como línea axiológica de la autonomía universitaria el imperio de la libertad!

¡Honor al Dr. José Antonio Ribeyro, quien, como rector en los años de la cruenta guerra del Pacífico, impulsó la reconstrucción institucional de los estragos impuestos por la soldadesca que ocupó nuestra histórica Casona!

¡Honor al Dr. José Antonio Encinas, maestro, Rector de San Marcos, que tuvo la visión histórica de diseñar el modelo universitario del Perú republicano!

¡Honor al Dr. Luis Alberto Sánchez, tres veces electo rector, por ser el primer y único rector emérito de San Marcos por voluntad de la comunidad!

¡Honor a la Facultad de Letras y Ciencias Humanas, fundadora de San Marcos, por sus 466 años de funcionamiento ininterrumpido, formadora de las más ilustres personalidades de la cultura peruana con proyección nacional, continental y mundial!

¡Honor y más honor a los profesores y estudiantes que dieron y dan lo mejor de sí por la causa de San Marcos!

¡Honor a Guido Calle, estudiante de medicina, quien ofrendara su preciosa vida en defensa de los ideales de la reforma universitaria!

Doctor Jorge Basadre

Decía el notable entre los notables maestro sanmarquino Dr. Jorge Basadre en calidad de legado: “una colectividad sin memoria histórica, está condenada a la decadencia”. Estas palabras del Maestro resuenan con fuerza en la razón, en el corazón, en la consciencia; por ello, afirmamos que ha llegado el momento de crear un Centro de Investigaciones de la Historia de San Marcos, de forma similar al existente en la Universidad Nacional Autónoma de México, o Salamanca o París; ha llegado el momento de honrar como se merece al Dr. Luis Antonio Eguiguren, maestro, jurista e historiador que donó con amor, gratuidad, su vida a la causa de San Marcos, erigiéndole un memorial para su permanente recordación.

La Real y Pontificia Universidad Nacional Mayor de San Marcos, cubierta de gloria, nos emplaza en calidad de Alma Mater, que significa madre nutricia, la que amamanta, o simplemente como madre de cada uno de nosotros, sus hijos, a respetarla y hacerla respetar en sus fueros, a mantener incólume su nombre, y con un cuarteto del poeta sanmarquino Alejandro Romualdo, decimos: “Como un árbol ardiendo en tierra firme, / alzo la voz al pie de la palabra. / Y en el nombre de todos, para todos, / quiero que se abra el sol dentro del alma”.

Es todo cuanto tengo que decir, Señor Rector Magnífico, gracias por concederme el privilegio de hacer uso de la palabra en el día jubilar de San Marcos y de todas las universidades peruanas; y gracias a todos Ustedes, distinguida concurrencia, por haberme prestado su atención.

¡Salud, día de las Universidades peruanas!

Es todo.

Inclusiva, diversa.

Hacia el V Centenario

“CARMINA BURANA” DE CARL OFFF, CELEBRANDO EL 466 ANIVERSARIO DE LA UNIVERSIDAD NACIONAL MAYOR DE SAN MARCOS, a cargo del Coro Universitario de San Marcos y la Compañía de Ballet de San Marcos

abril 29, 2017 en 2:15 am | Publicado en Algunas fotos, Comentarios diversos, Comunicación y Cultura, Documentos, Miscelánea, Noticias y demás... | Deja un comentario
Etiquetas: , , , ,

Como parte de las actividades por el 466 Aniversario de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, los días   2, 18 y 25 de mayo se presenta Carmina Burana en la  Casona de San Marcos (Av. Nicolás de Piérola 1222, Parque Universitario)
FUNCIÓN DE GALA  el  martes 11 de mayo en el Teatro Ella Dunbar Temple (Ciudad Universitaria UNMSM)

Casi 80 años después, luego de innumerables puestas en escena, y a 35 años del fallecimiento de Carl Orff (29 de marzo de 1982 en Munich), el Coro Universitario de San Marcos y la Compañía de Ballet San Marcos presentan, con motivo del 466 Aniversario de la universidad Decana de América, su versión a piano y percusión sinfónica. Más de ciento cuarenta artistas en escena, entre coreutas, músicos y bailarines serán parte del montaje.

En 1936, el compositor alemán Carl Orff saltó a la fama con un trabajo basado en la homónima Carmina Burana, una colección de poemas medievales de los siglos XII y XIII. Hasta ese momento, Orff sólo había sido conocido como pedagogo musical y especialista en música antigua. Sus veinticinco versos, cantados en latín, alemán y francés, nos hablan de la vida y el amor desde una perspectiva hedonista. Exalta el placer terrenal y el goce desde lo sensorial, a la vez que critica la estructura social y el clero de la Europa de hace más de 700 años. De todas las secciones que incluye, destaca el fragmento O fortuna, acaso la más popular de las canciones de Carmina Burana por su asociación con lo enigmático y hasta terrorífico en la cultura popular de nuestros días.

El Coro Universitario de San Marcos, dirigido por el maestro Armando Vértiz Cayo, prepara el trabajo de la obra con sus noventa intérpretes adultos y veinte voces infantiles, además del refuerzo de una delegación de diez miembros del Coro de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires (UBA), Argentina, para una de las cuatro funciones programadas. En palabras del director de esta agrupación coral invitada, Andrés Aciar, el grupo de artistas sanmarquinos cuenta con “gente muy dúctil y hermosas voces que se adaptan rápidamente a lo que se les pide”, a propósito de su participación y asesoramiento en los ensayos. El acompañamiento musical en esta versión de Carmina Burana contará con dos pianos y percusión sinfónica completa. Igualmente, bajo la dirección de la maestra Vera Stastny y el trabajo coreográfico de Maureen Llewellyn-Jones Garrido-Lecca, los dieciséis danzantes de la Compañía de Ballet San Marcos llevarán a la acción y el movimiento cada una de las piezas musicales a interpretarse.

Por su parte, Armando Vertiz Cayo, Director de la Dirección de Música de San Marcos indica
“La potencia de Carmina Burana, una obra que crítica a los convencionalismos y a las circunstancias impuestas, es la banda sonora perfecta para celebrar los 466 años de la Universidad. Qué mejor elección para una institución que más allá de sus circunstancias, lidera y marca la historia de la nación”.

Carmina Burana se presentará en cuatro únicas funciones de ingreso libre durante el mes de mayo: los días 2, 18 y 25 a las 7:00 p.m. en el Centro Cultural de San Marcos (Av. Nicolás de Piérola 1222, Parque Universitario, Centro Histórico de Lima), así como una función de gala por el aniversario de la UNMSM el día 11 de mayo a las 7:00 p.m. en el auditorio Ella Dunbar Temple (Ciudad Universitaria, rectorado de la UNMSM – Calle Germán Amézaga 375, Lima).

FOTOGRAFÍAS: Javier Gamboa

Agradecemos su difusión.

EGUREN, ‘POETA EJEMPLAR Y ÚNICO’, MARIÁTEGUI en AMAUTA

abril 1, 2017 en 1:06 am | Publicado en Artículos sobre Literatura, Comentarios diversos, Comunicación y Cultura, Documentos, Miscelánea | Deja un comentario
Etiquetas: , ,

En la puerta de abril, MES DE LAS LETRAS en el Perú, comparto este valioso documento, La Introducción del  N° 21 (Lima, 1929) de AMAUTA, la célebre revista dirigida por José Calos Mariátegui, dedicado a homenajear al “mágico decorador de la noche”, José María Eguren.

POESIA Y VERDAD

 PRELUDIO DEL RENACIMIENTO DE JOSE MARIA EGUREN*

El proceso literario del Perú nos ofrece un derecho que podemos ejercitar sin peligro de competencia: el del homenaje a José María Eguren. Queremos ejercitarlo precisamente porque hasta ahora ningún grupo, ninguna revista literaria lo ha reivindicado para sí. Ni Eguren buscó nunca con su arte el homenaje público, ni Amauta ha sido empresaria de ninguno. Estos dos antecedentes garantizan la libertad y la justicia con que juntamos en las páginas siguientes los elogios que la nueva generación dedica, con inobjetable sinceridad, al grande y querido poeta.

Muerto González Prada, Eguren es el único entre nuestros mayores a quien podemos testimoniar una admiración sin reservas. En ningún otro encontramos los mismos puros dotes de creador. Y como ninguna consagración acaparadora o interesada compromete la independencia de su arte, podemos rodearlo con orgullo, y con énfasis.

Al don genial de la creación, Eguren unió siempre la pureza de una vida poética. No traficó nunca con sus versos, ni reclamó para ellos laureles oficiales ni académicos. Es difícil en el Perú ser tan fiel a una vocación y a un destino. Porque lo sabemos. Eguren nos parece más ejemplar y único.

Sin programa, sin ceremonia, sin rito, sin motivo, fuera de toda razón conmemorativa y cronológica, Amauta ha convidado a algunos de sus colaboradores literarios a participar en este insólito homenaje, para el que no hemos querido esperar, por no restarle modestia y repentinismo, los mensajes de adhesión de César Vallejo. César Falcón, Alberto Hidalgo, Enrique Bustamante y Ballivián, Armando Bazán, Blanca Luz Brum, Magda Portal y otros amigos ausentes, que habrían sido de los primeros en acudir a nuestra cita.

Esto, en fin, no es un homenaje sino un reconocimiento, una salutación. Si a Eguren le gustara el estruendo criollo, lo llamaríamos albazo. Porque, si de aquí está proscrita la pirotecnia, en su sentido municipal y jaranero, es con la alegría matinal del alba como la juventud prefiere acercarse a este decorador mágico de la noche.

Después de la larga y señera vigilia, Eguren vela alerta todavía, Tiene la sombra de una fatiga azul en los párpados; pero guarda intacta la lumbre de sus pupilas de cazador de imágenes. Nos ha dado quizá, todos sus versos; pero nos reserva aun la sorpresa de su prosa, qué será siempre poesía. Poesía y Verdad, como decía Goethe.

La evasión de la realidad lo ha conservado puro. Tiene entera la inocencia de poeta muy semejante en su caso a la del niño, pero que no debe ser entendida restrictivamente, sino como elemento estético y creativo. (Porque es riesgoso exagerar la idea de Eguren infante. A lo largo de su conversación gentil, se hace siempre el descubrimiento de su malicia). Jorge Basadre termina su magnífica versión de Eguren con la advertencia de que su elogio es también una elegía. Pero Eguren, física y estéticamente, está en la madurez. Su poesía empieza sólo ahora a influir en las cosas. El Country Club decora sus campos de tenis con la retama, la pálida flor del campo limeño que Eguren amó el primero. Es todavía poco; pero en todo lo que podemos exigir al gusto anglo-sajón de la civilización del asfalto. Al borde de las pistas de automóviles, la niña-flor de Eguren, la ginestra amarilla, es la primera victoria de su poesía.

No: no nos sentimos delante de un ocaso. Si a Eguren se le hubiese acabado la juventud, podría haberla recobrado en nosotros. Queremos a toda costa incluirlo en nuestra esperanza, afirmando que no sólo es pasado sino también futuro. Y que aquí Amauta preludia algo que podríamos llamar así: Renacimiento de José María Eguren.

 NOTA:

* Publicado en Amauta, como introducción al número de homenaje a José María Eguren (Nº 21, febrero-marzo de 1929, págs. 11 y 12).

Reproducido de  Boletín Casa Museo José Carlos Mariátegui, N° 93 Enero-Febrero, Lima,  2017 p.  8

DEVALUACIÓN DE LA FUNCIÓN DOCENTE UNIVERSITARIA

febrero 21, 2017 en 2:34 am | Publicado en Comentarios diversos, Comunicación y Cultura, Documentos, Miscelánea, Noticias y demás... | 2 comentarios
Etiquetas: , , , , ,

Está ocurriendo en el ámbito universitario de muchos países. Está ocurriendo en nuestro país. Los criterios de calificación de la excelencia académica tal como se vienen aplicando,  perturban la generación y difusión de nuevos conocimientos, perjudican a los investigadores y contribuyen a la devaluación de la tarea docente universitaria. Criterios cuyas causas y  consecuencias  son  analizadas por el doctor en Pedagogía, profesor de la Facultad de Educación de la Universidad de León,  España,  Enrique Javier Díez Gutiérrez, en un artículo publicado el  05 de Octubre de 2016 en la página web Nueva Tribuna, bajo el título “Más allá del negocio de los sexenios universitarios”.  Es pertinente reflexionar lo señalado para el caso de España a la luz de la aplicación de estos criterios en el Perú. Por su importancia,  difundo el artículo en extenso.

Dr. Enrique Javier Díez Gutiérrez. Profesor de la Facultad de Educación de la Universidad de León, España

Dr. Enrique Javier Díez Gutiérrez. Facultad de Educación de la Universidad de León, España

Más allá del negocio de los sexenios universitarios

Dos multinacionales extranjeras sacan del erario público más de 25 millones de euros anuales controlando el acceso y promoción del profesorado universitario e investigador de este país.

 LA CALIDAD DEL PROFESORADO MEDIDA POR LA CANTIDAD

Para acceder a un puesto en el ámbito universitario, acreditarse para cualquier puesto docente, promocionar en la carrera académica, cobrar el complemento de investigación o simplemente no verse “cargado” con más horas de docencia, prácticamente todo profesor o profesora universitaria tiene que conseguir que dos multinacionales le admitan publicar cierto número de artículos en las revistas que ellas determinan y controlan.

El actual sistema de evaluación de la carrera profesional universitaria, especialmente a partir del Real Decreto-ley 14/2012 del PP, premia la acumulación de esas publicaciones cuantificables y comercializables que son las que generan “distinción y reconocimiento” (número de sexenios), al tiempo que “penaliza” si no se consiguen, con la imposibilidad del acceso, la no promoción, la reducción del salario y un aumento significativo de trabajo docente.

DEVALUACIÓN DE LA FUNCIÓN DOCENTE

Tiende así a convertir la función docente esencial de la universidad en un obstáculo para la promoción académica, un “castigo”, que termina por devaluar la finalidad fundamental de la universidad, provocando que el mismo profesorado la minusvalore y postergue. Sabiendo, además, que no está probado -más bien al contrario- que haya una correlación importante entre productividad de la investigación-publicación y eficacia de la docencia.

Frente a la docencia, la práctica investigadora es transformada en una inversión en el propio currículum mediante este tipo de publicaciones que sí reportan beneficios subjetivos (valoración) y materiales (compensaciones retributivas).

Este sistema valora aquellas publicaciones que tengan valor para el mercado y que se puedan cuantificar y medir. Olvida que la ciencia debe estar al servicio de la humanidad y de la mejora del mundo en el que convivimos, ligada a problemas y necesidades sociales que no siempre son valorados por el mercado, para convertirse en una moneda de cambio determinada por las exigencias del mercado.

CULTURA DEL IMPACTO Y LA CITACIÓN

Se está presionando así a la comunidad científica para transformar la investigación rigurosa en una loca carrera de la “cultura del impacto y de la citación” para ser valorado y poder promocionar. Porque este sistema ha asumido la tesis de que el factor de impacto (media de citas que en un año tiene un artículo), que mide visibilidad más que calidad, defina el valor científico de artículos y revistas.

Factor que es controlado por los datos ofrecidos por el informe Journal of Citation Report (JCR) de la multinacional Thomson Reuters a través de su producto Web of Knowledge (WOK), y por la multinacional Elsevier a través de su producto Scopus. La Fundación Española para la Ciencias y la Tecnología, dependiente del Ministerio de Economía y Competitividad, las universidades y el Centro Superior de Investigaciones Científicas pagan por las licencias a estas multinacionales más de 25 millones de euros anualmente.

Mientras, en 2013, se paralizaba por recortes presupuestarios proyectos públicos nacionales, como el sistema DICE (Difusión y Calidad Editorial de las Revistas Españolas de Humanidades y Ciencias Sociales y Jurídicas) desarrollado desde 2006 por el CSIC. Integrado en una institución pública, DICE no recibía dinero de las revistas que estudiaba y catalogaba, ni tampoco directamente de quienes lo consultaban. Suerte parecida sufrieron otros proyectos públicos de prestigio como el de INRECS, INRECJ e INRECH de la Universidad de Granada en el año 2014.

POLÍTICA DE ESTADO

De esta forma, nuestras administraciones públicas son cooperadores necesarios (en financiación y difusión) de las multinacionales privadas extranjeras para el desarrollo de su sistema comercial de evaluación. Los ministerios de Ciencia y Tecnología le atribuyen la autoridad y el liderazgo que estas multinacionales se autoatribuyen en sus páginas web, desde su “monopolio de hecho” de la evaluación científica.

El conjunto del engranaje es accionado por las agencias nacionales de evaluación. Las agencias como la ANECA, que acredita la capacidad del profesorado, y la CNEAI, que reconoce a través de los sexenios la actividad investigadora realizada, priorizan como criterios de valor la publicación de artículos en revistas científicas incluidas en esas bases de datos elaboradas por Thomson Reuters y Elsevier, en detrimento de otros formatos y modos de canalizar la actividad investigadora.

LÓGICA COLONIAL

Este sistema ha recibido innumerables críticas. Desde el sesgo lingüístico y geográfico que favorece a publicaciones y autores y autoras anglosajones hasta que enfatiza estándares determinados de ciencia.

Estos criterios de valor, además, reproducen una lógica colonial pues refuerzan una lógica geopolítica de poder que margina y desprecia las revistas científicas no anglosajonas, imponiendo sin discusión el inglés como lengua “neutra”. También se ha criticado la recurrencia y la permanencia de los círculos científicos dominantes que se nutren y se citan entre sí (de las más de 8.000 revistas de todo el mundo que son incluidas en el JCR, tan solo 300 representaron más del 50% de lo que se citó y más del 30% de lo que se publicó; y un núcleo de 3.000 revistas cuenta con más del 90% de artículos citados y más del 80% de los publicados).

Asimismo, se ha enfatizado el escándalo que supone el hecho de que resultados de investigaciones pagadas con dinero público se publiquen en revistas de acceso privado.

Lo cierto es que con este modelo la producción de conocimiento se encierra en un circuito privatizado, ajeno en buena parte a su servicio a toda la sociedad y al compromiso con el bien común. A pesar de las críticas de todo tipo que este modelo ha generado, conserva intacta su capacidad de definir quién vale y quién no. Se asume así que aquello que ocurre fuera de lo validado por el modelo no existe o no sirve a la ciencia: “si tu trabajo no está aquí, no vale”.

COMPETICIÓN EN VEZ DE COLABORACIÓN

Esta bibliometría, más que aportar resultados de investigación excelentes, ha conseguido presionar a la comunidad investigadora para adaptar su trabajo hacia lo que se valora en el mercado de los sexenios.

Se abandonan las monografías o libros con conocimiento reflexivo de fondo capaces de alcanzar al gran público, pues son consideradas “méritos menores” porque puntúan menos frente a los artículos con índices medibles de impacto.

Se está generando una inflación de papers inabarcable, que pocos leen y que no siempre se escriben con el poso necesario. Se recurre al autoplagio, a las autocitas, a las redes de citas, a las guerras de citas, a no citar a posibles competidores/as, a exigencias de citar artículos publicados en los últimos años en la revista donde se quiere publicar. Se genera así un volumen innecesario de aparato de citación, un hipertrofiado marco teórico, postizo y muchas veces ni siquiera consultado, que solo sirve para aumentar este mercado de la citación, cuestionado en innumerables investigaciones y estudios.

Todo ello obliga a un proceso continuo de competición interna que fragmenta y enfrenta al profesorado, naturalizando la competencia en vez de producir formas colaborativas de pensamiento e investigación. Lo que vale, lo que cuenta, lo que tiene valor (de mercado) es la acumulación, lo inmediatamente vendible y comercializable en el mercado de la patente y la industria del rápido beneficio, no la investigación base ni la dimensión crítica de la investigación.

OTRO SISTEMA DE EVALUACIÓN DE LA PRODUCCIÓN CIENTÍFICA ES POSIBLE

Necesitamos una universidad realmente pública y democrática. Una universidad que cuestione esta concepción neoliberal de la ciencia, la investigación y la universidad. Que ponga en jaque el significado otorgado a la “excelencia”, entendida como incentivo para que se aumente de manera constante, competitiva e ilimitada la productividad.

Es necesario apostar por una universidad que sea capaz de incorporar otros elementos de valor al trabajo investigador y docente: trabajo compartido, investigación de base y a largo plazo, docencia como valor, honestidad científica, compromiso con toda la sociedad y también con las necesidades y sectores más desfavorecidos.

Los países que tienen un enfoque de modelo social y productivo de alto valor son aquellos que cuentan con más apoyos a la investigación básica y en todas las disciplinas, también las humanísticas, sociales y artísticas. No en vano dicha investigación es la que genera los cimientos para construir un modelo social más justo en lo económico, más sabio en lo social y más ecológico en lo natural. Son aquellos que valoran también el impacto social y político de la investigación no sólo por el número de citas de las publicaciones realizadas sino por la implicación en la resolución de problemas locales o en el avance del bienestar social, por la participación de la comunidad en el desarrollo de las investigaciones o porque incluyen orientaciones prácticas para la solución de problemas reales en contextos reales, sean locales o globales.

En definitiva, los repositorios públicos de “acceso abierto”, mandato expreso del programa de la Unión Europea Horizonte 2020, en la línea que plantea la Declaración de San Francisco sobre Evaluación de la Investigación (DORA) y la Declaración de Berlín, administrados por universidades u organizaciones de investigación públicas, son una valiosa infraestructura que podrían apoyar la transición a un sistema de evaluación y comunicación académica más colaborativa y eficiente.

Izquierda Unida ha presentado una Proposición No de Ley (PNL) en el Parlamento Nacional para superar las métricas basadas en el factor de impacto de las citas en JCR y similares, que miden el continente más que el contenido, ahorrar al Estado una ingente cantidad de dinero que pagamos a estas multinacionales extranjeras y sentar las bases para que la academia dé a luz un nuevo sistema de evaluación público y abierto de la investigación.

Aunque esta proposición no es ese nuevo sistema, sino una medida de urgencia, es un primer paso de otro sistema posible de evaluación de la producción científica más justo, que responda a un modelo de ciencia para el bien común.

FUENTE:

http://www.nuevatribuna.es/articulo/sociedad/mas-alla-negocio-sexenios-universitarios/20161005102328132368.html

( Consulta 19.02.17)
Temas relacionados:
“El Consejo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación Tecnológica (Concytec), organismo gubernamental, dejará de ofrecer gratuitamente a fin de año el acceso las bases de datos ScienceDirect y Scorpus. La falta de financiamiento del gobierno central ha sido la causa del cierre de estas plataformas para los peruanos.”
http://rpp.pe/ciencia/mas-ciencia/cientificos-ya-no-pueden-acceder-a-crucial-banco-de-datos-por-falta-de-dinero-noticia-1016735

COMUNICADO de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos
“Acceso a literatura científica en la UNMSM”
http://www.unmsm.edu.pe/archivos/Comunicado_Vice_11.pdf

 

¡LIMA, LIMA PASTELITO DE MEMBRILLO! Poema de Jorge Nájar

enero 14, 2017 en 2:01 am | Publicado en Artículos sobre Literatura, Comentarios diversos, Documentos, Miscelánea, Noticias y demás... | Deja un comentario
Etiquetas: ,
Jorge Nájar. Lima 2016. Foto: Sonia Luz Carrillo

Jorge Nájar. Lima 2016. Foto: Sonia Luz Carrillo

El poeta y amigo Jorge Nájar me hace llegar  su canto a Lima, con ocasión de  celebrarse,  el 18 del presente mes, el  482 aniversario de la ciudad capital

Más allá de mis fronteras comienza el infierno,

dice, grita o ruge esa boca en medio del desierto.

Y yo la he adorado desde la primera vez

que llegué enceguecido a hundirme en su pecho.

Lucía un azulejo en el lado izquierdo

y una salamandra amarilla en el otro.

Y aún así, todo candor, yo corría tras de ella,

la más deliciosa fruta camino de los cerros,

camino del nervio central.

Lima, despatarrada y seductora,

nadie se queda en ti,

nadie se va de ti,

nadie vuelve a ti

sano y salvo.

Los niñatos del rock and rooll

al verla pasar con sus azulejos y salamandras

gritaban en las playas:

Love me, please, love me.

Je suis fou de vous.

Apiadémonos de los que cantan

tan desafinados como nosotros:

la flor de papa, la flor de papa,

esa chiquilla no se me escapa.

Así es el mundo. Así también es Lima,

un grito o un rugido sin fronteras.

Proclama lo que le venga en gana

entre el mar, el cerro o el desierto.

Así te canto, Lima, pastelito de membrillo,

desde lo alto de los barrancos.

Más allá del mar ruge otro mundo.

Más allá no hay cielo que valga.

Más allá la garra de los cerros.

Nuestra única tabla de salvación,

tal vez sea cantar o graznar

como los cormoranes y los piqueros

sobre un islote repleto de guano

ante el impávido océano.

París, enero 2017

Jorge Nájar  (Pucallpa, 1946) poeta y narrador peruano de extensa obra, reside en París desde 1977

“LA CONCENTRACIÓN DEL VERSO ANTES QUE LA FRONDOSIDAD” MI POESÍA SEGÚN ARTURO CORCUERA

enero 10, 2017 en 2:38 am | Publicado en Artículos sobre Literatura, Comentarios diversos, Comunicación y Cultura, Documentos, MI POESÍA SEGÚN ..., MIS POEMAS, Noticias y demás... | Deja un comentario
Etiquetas: , ,
Sonia Luz Carrillo Mauriz y Arturo Corcuera Lima 2010

Sonia Luz Carrillo Mauriz y Arturo Corcuera
Lima 2011

Un problema de salud no le permitió asistir a  la presentación de  mi libro de poemas Callada fuente, en setiembre del 2011,  luego de  haberme brindado  su entusiasmo y apoyo para el uso de la sala de la Biblioteca  España,   de la que ha sido director, en la Casona de San Marcos.  No obstante, el querido poeta   y amigo Arturo Corcuera  me hizo llegar  un saludo y apreciaciones  que  quiero compartir:

“Sonia Luz, por razones de salud no puedo acompañarte esta noche en la presentación de Callada fuente, poesía que he disfrutado desde que me alcanzaste un ejemplar.  Admiré siempre tu economía verbal, más cerca del silencio que de la palabra. Tu arte poética constituye un ajuste de cuentas con la retórica, elijes el vocablo preciso, la concentración del verso antes que la frondosidad.  Renuncias a las estrofas de largo aliento.

Antes de decir las cosas con holganza, las sugieres.   Si algún antecedente habría que buscar en la poesía peruana  tendríamos que pensar en Manuel Moreno Jimeno, de poesía casi telegráfica.   Buscas como él, la intensidad más que la belleza de un recurso expresivo o de una imagen fulgurante, ajena a la música, a la estridencia, a efectos sonoros que tuvieran la intención de llamar la atención del lector…. Veamos:

Amo

el mar

que me mira

+++

Mandarina

la tarde

desgajada

+++

Caer

de pie

no deja de ser

una caída

+++

Poesía puntual, concisa, desnuda como quería Juan Ramón Jiménez, opción difícil y riesgosa.

Ya nos encontraremos para hablar más de esta nueva entrega tuya que reclamábamos  y se estaba haciendo esperar… Saludos y Salud,   querida Sonia Luz!”

ARTURO CORCUERA
Centro Cultural de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos ( La Casona del Parque Universitario)

Lima, setiembre 2011

“EL MENSAJE HUMANO DE SONIA LUZ CARRILLO”, MI POESÍA SEGÚN LUIS HERNÁN RAMÍREZ

agosto 3, 2016 en 11:24 pm | Publicado en Artículos sobre Literatura, Comentarios diversos, Comunicación y Cultura, Documentos, MI POESÍA SEGÚN ..., Noticias y demás... | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , , ,

Articulo LHR

En un extenso, minucioso y muy generoso artículo publicado en el Suplemento Crónica Cultural del diario La Crónica de Lima, el cuatro de octubre de 1981, el doctor Luis Hernán Ramírez, analiza mi obra poética publicada hasta aquel momento. Con gratitud perenne al gran maestro  aquí lo reproduzco:

Marcada por el sello y el influjo de la Revolución Cubana una nueva generación poética insurge en el Perú a partir de 1960 aportando una poesía noble y entusiasta de grande impulsos vitales, de variados recursos expresivos y de sugerentes discursos líricos.  Esta generación inscribe entre sus epígonos el nombre de una mujer: SONIA LUZ CARRILLO cuyos versos de vocación humana y declarada sensibilidad social son reclamados por lectores y críticos.

Sonia Luz Carrillo se inició tempranamente en la actividad literaria dirigiendo revistas estudiantiles de arte y literatura y ha continuado en ese trajín de las letras con el ejercicio del periodismo y la docencia. Estas dos actividades han impreso en su poesía, inconfundibles rasgos de estilo; por una parte su carácter didáctico y expositivo y por otra, su claridad y dinamismo. Es la suya una poesía que enseña, que explica, que da lecciones y nos lleva a hondas reflexiones sobre los más diversos tópicos, como este breve poema que plantea la problemática social de la mujer en el país: Ella no sabe nada/ de arte/ ni de política/ Ella cada año/ pare un nuevo hijo./ Ella no saca para nada/ las delicadas narices/ de su hogar / ella no tiene voz/ usa poco los ojos/ /los oídos los tiene atrofiados./ En mi país/ ella es la esposa ideal. (SNP p.22).

Sus poéticas lecciones abarcan los más variados tópicos, desde la filosofía reaccionaria de Schopenhauer, que alimentó ideológicamente al fascismo o en su tiempo fomentando el odio entre los hombres y los pueblos, hasta los concursos de belleza cuyo desarrollo describe en un poema de acre humor que entraña una crítica amarga y corrosiva a uno de los aspectos alienantes de la vida moderna: El ganado está en fila/ muy bien alienado/ han colgado un numerito/ de sus graciosas patas delanteras/ luego/ ceremoniosa/ dignamente/ serán medidas sus ubres / y sus ancas./ Ha salido ganador / el ejemplar / que se asemeja/ al prototipo que impone la metrópoli..(S.N.P p. 31).

Sonia Luz Carrillo debutó en 1973 con un breve volumen impregnando de intimismo y prístinas emociones juveniles, Sin nombre propio, y seis años después entregó otro, más penetrante y lúcido, …y el corazón ardiendo (1979); un tercer volumen suyo es La realidad en cámara oscura (1981) con poemas que apuntan a la madurez estética y estilística de la autora.

Los tres libros de Sonia Luz Carrillo traen poemas compuestos en una continuada e invariable línea de estilo y lenguaje lírico portando, además de su delicada y natural suavidad femenina, una depurada vocación humana y humanística de amor y comprensión para todos, comprometida con la vida y sus reveses que ella simplemente busca traducir.

Manejando una especie de versos muy ágiles y breves que dinamizan su canto, Sonia Luz Carrillo parece coger rápidamente, al contacto con el cotidiano quehacer, las motivaciones más simples de la vida: el amor, la casa, el trabajo, los hijos, el vecindario, los amigos, la calle, el barrio, etc., o los elementos pasajeros y transitorios de la naturaleza: la tarde, la lluvia, la niebla, el viento, las estaciones del año y también los estados afectivos más íntimos y personales como la soledad y la tristeza, la esperanza y los recuerdos.   Todo o que toca le infunde un nuevo contorno y trascendencia, le infunde dinamismo y fuerza expresiva con inteligencia poética altamente comunicativa, ansiosa e impaciente, engarzando, con mágico encanto, ideas y palabras.

En los poemas que bajo el rubro de “Paisajes” recoge en su segundo libro su escritura se despoja de galas y ornamentos pero gana intensidad y, no obstante su brevedad, nos invitan a hondas reflexiones: A través de la niebla/ velados/ lejanos/ evidentes/ el sol y una sonrisa. (y. E.C.A., p.50)

Cuando Sonia Luz Carrillo toma para sí un tema humano, por ejemplo los hijos o la condición de la mujer, clarifica su conciencia social  no para cantar su militancia revolucionaria con versos más o menos bizarros y contundentes sino la intensificar su vocación humanística, su espíritu de solidaridad, su sensibilidad frente al sufrimiento humano, frente a la sumisión de una clases por otra  y para testimoniar su protesta –cruel y despiadada- contra la burguesía que le arranca las más duras críticas.

Por lo general, Sonia Luz Carrillo asordina su voz, disimula su vehemencia, calma sus iras, apacigua sus odios en una especie de poesía críptica cuyo oculto mensaje halla su clave poética en la intención crítica, en el velado ataque, en el reparo y la advertencia oportunos que podemos captar más allá del sentido común de sus voces y metáforas; por eso gran parte de sus poesía amorosa y tierna, traduce su fe y su esperanza en un mundo mejor.

La poesía de Sonia Luz Carrillo, confesiva y sincera, lúcida y transparente, se empeña en desmitificar la esencia y responsabilidad del ser humano como en este “balance a tiempo”: Porque cuesta mucho tiempo/ mucho camino/ mucha vida/ distinguir la esencia de las formas/ constatar la dureza de lo sencillo/  aprender la audacia de soñar/ lo posible; / todo fue útil/ todo necesario/ para reconocernos débiles/ sensatos/ perfectibles…(y. E.C.A., p.31)

Su sensibilidad social y su ideología está, de modo general, expuestas con suma discreción en todos sus poemas. Su mundo poético se desplaza en un medio reconfortante y transcendente. La vida diaria, el mundo mismo y todo el universo parecen domésticos.

Sonia Luz Carrillo se interna tácticamente en este mundo y en sus propios sentimientos y con ello da un nuevo desarrollo a su dimensión social, su protesta se torna más rebelde y más expresiva y los acontecimientos cotidianos que sustentan la temática de sus mejores poemas aparecen como proyectados al fondo de un mundo socialista que ella traduce, canta, espera.

LUIS HERNAN RAMÍREZ
(Moyobamba  1926, Lima 1997)

Luis Hernán Ramírez

Al doctor Luis Hernán Ramírez, insigne maestro emérito sanmarquino, le debo mi ahora larga docencia en esa casa de estudios. Él fue el que me convocó (1980) como  su Jefe de Prácticas, lanzándome al ruedo de una labor que hasta hoy realizo.

Luis Hernán Ramírez Mendoza,  dos veces jefe del Departamento de Lingüística, anteriormente director del Programa Académico del Ciclo Básico, se había graduado de bachiller y doctor en Literatura por la Universidad de San Marcos. Luego realizó estudios de postgrado en Lingüística y Filología en el Instituto Caro y Cuervo de Bogotá, en la Universidad de la República de Montevideo, en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas de Madrid y en el Colegio de México. Fue catedrático en varias universidades del país pero fue a la UNMSM a la que dedicó gran parte de su vida. Durante los años 1977 y 1979 dictó cursos de Cultura Peruana y Español Americano en la Cátedra Hispánica y Filología Románica de la Universidad de Bucarest.

De vasta obra, entre sus libros se encuentra influyentes títulos como: Proyecto del Atlas Lingüístico y Etnográfico del Perú (1974); Estudios e investigaciones sobre el español peruano (1978) Cuestionario del Atlas Lingüístico y Etnográfico del Perú (1980) Introducción en la gramática del español contemporáneo (1984); Incorrecciones y anomalías en la formación de palabras (1985); Nivel sintáctico de la lengua española (1987); Sistema y registro de la onomástica en la provincia de Huari (1987); Estructura y funcionamiento del lenguaje (1989); Las generaciones en la poesía peruana del siglo veinte (1992); El acento escrito (1993). También los poemarios: Piel o sombra amada (1973) Elegía a tu nombre (Poemas) (1979), Rozando el ala de una golondrina (Poemas) (1986); y Gloriosa gota pura (1993), entre otros.

En 1980 fue incorporado como Miembro Número de la Academia Peruana de la Lengua. Aquí un fragmento del Discurso del Doctor Alberto Tauro del Pino en el acto de incorporación a la academia peruana de la lengua. Publicado en el Boletín de la Academia Peruana de la Lengua No.16 – Lima, 1981 Recuperado el 02-08-16 de “Literatura Amazónica. http://litamazon.blogspot.pe/2011/01/normal-0-21-false-false-false.html

“En acto de justo reconocimiento la Academia Peruana de la Lengua recibe hoy en su seno al doctor  Luis Hernán Ramírez, vitalmente consagrado al estudio de las estructuras y las excelencias  del idioma y profesor de Lingüística de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.  Ya había tenido trato familiar con la poesía, cuando inició sus estudios en nuestra vieja casa.  En tempranas estaciones de su especialización fue requerido para impartir sus enseñanzas en la Universidad “San Cristóbal”, de Huamanga: La Universidad Nacional de Educación; la Universidad “San Luis Gonzaga”, de Ica; y la Universidad Particular ”Ricardo Palma”.  Pero lejos de encandilarse con la relativa preeminencia del magisterio, buscó perfeccionamiento de su formación científica en el Instituto Caro y Cuervo, de Bogotá, o en los cursos que siguió en Montevideo y México. Y aun después de obtener el doctorado el 5 de enero de 1967, asistió a un curso de Lingüística Española en Málaga; y durante dos años tuvo oportunidad de compartir tareas con los especialistas del prestigioso Instituto de Lingüística de la Universidad de Bucarest.  Por tanto, no incurrimos en una formalidad, ni en acto de mera cortesía si expresamos nuestra confianza en la fecunda colaboración que a nuestra Academia ha de reportar la incorporación del doctor Luis Hernán Ramírez.”

AL PIE DEL ORBE. VALLEJO Y EL COSMOPOLITISMO

julio 4, 2016 en 12:11 am | Publicado en Artículos sobre Literatura, Comentarios diversos, Comunicación y Cultura, Creación, Documentos, Miscelánea, Noticias y demás... | Deja un comentario
Etiquetas: , , ,

Captura de un filme donde Vallejo aparece junto a Antonio Machado en 1937. Revista Velaverde http://www.revistavelaverde.pe/buscando-a-cesar-vallejo/ Captura de un filme donde Vallejo aparece junto a Antonio Machado en 1937. Revista Velaverde

ESCRITURA Y PENSAMIENTO, revista de la Unidad de Investigaciones de la Facultad de Letras y Ciencias Humanas de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, publicó en su N° 36, año XVIII, enero -junio 2015, este trabajo de mi autoría que ahora comparto en su totalidad.

ESCRITURA Y PENSAMIENTO

 

AL PIE DEL ORBE.   VALLEJO Y EL COSMOPOLITISMO

Mg. Sonia Luz Carrillo  Mauriz

Universidad Nacional Mayor de San Marcos

Resumen

El arco magnífico de la poesía de César Vallejo, ciudadano del orbe, desde sus inicios hasta sus últimos textos,  se va ensanchando desde la base de una moral de la fraternidad y la ciudadanía múltiple. El propósito de estas líneas es indagar la forma en la que su poética  va abriéndose  a   visiones, referencias y temas cada vez más complejos, asumiendo  diversos aportes,  hasta construir  un mundo creativo de excepcional  compromiso cósmico. En momentos en los que reaparecen sentimientos y actitudes exclusivistas o de identidades excluyentes, es necesario esrtudiar la presencia de los rasgos cosmopolitas en la obra de nuestro autor.

César Vallejo / Cosmopolitismo / Poesía de César Vallejo / Vallejo y el arte universal

Para esta búsqueda  partimos de la noción de cosmopolitismo en tanto  la capacidad  de apropiación de lo universal y diverso por parte de los creadores que no solo conservan lo propio  sino que, potenciándolo, logran hacer ingresar lo  particular  y propio al  acervo mundial.

Una definición útil en este abordaje literario es la expresada por Guy Scarppetta en Eloge du cosmopolitisme (1981) citado por Carlos Guillén Entre lo uno y lo diverso. Introducción a la literatura comparada. (Guillén 1985: 425) al referir que se trata de  “La insubordinación de la literatura ante los orígenes, los mitos, los arquetipos, las ataduras radicales.”

En este punto, es necesario recordar que  el afán cosmopolita hunde sus raíces en el pensamiento humanista y está presente en la noción de  los derechos humanos, la convivencia en paz entre individuos de diversa procedencia, base de una moral de la fraternidad.

Ser cosmopolita

Del griego cosmos (mundo, universo, orden) y politis  (ciudadano), como señala Francisco Andrés Santos (2007) “en los últimos años ha venido ganando nuevo peso entre muchos pensadores políticos el viejo ideal en torno al «cosmopolitismo», como un ideal  por el  cual todos los seres humanos, con independencia de sus diferencias de estatus y pertenencias políticas, deben ser considerados como miembros  de una sola comunidad ético-política, la «comunidad de todos los seres humanos»

Si nos atenemos a la definición de individuo cosmopolita tenemos “Dicho de una persona que considera todos los lugares del mundo como patria suya.” Ampliando el sentido se puede asumir que un escritor cosmopolita es aquel capaz de plasmar en su obra las vicisitudes de un ciudadano de todas partes, un creador pleno de sentimiento  de universalidad.

Julia Kristeva, respondiendo en una entrevista dada al diario  La Nación de Argentina en noviembre de 2011, ilustra la condición cosmopolita de un escritor al precisar: “Soy una ciudadana europea, de origen búlgaro, de nacionalidad francesa, que se considera una intelectual cosmopolita”,. Luego, enfatiza la importancia de los desplazamientos, el exilio voluntario o impuesto por las circunstancias, en el arribo a una postura cosmopolita, al señalar que el exilio “es el motor de una incesante indagación”.

Sin embargo, no siempre el término cosmopolita gozó de consenso. Si nos atenemos a lo referido por Roland Barthes (1953) en El grado cero de la escritura cuando hablando de la “Escritura política”, encontramos la connotación que el stalinismo le atribuyó:

“Ligada a una acción, la escritura marxista se hizo rápidamente, de hecho, un lenguaje de valor. Este carácter,… invadió completamente la escritura stalinista triunfante. Ciertas nociones, formalmente idénticas y que el vocabulario neutro no designaría dos veces, están escindidas por el valor, y cada lado se une a una palabra distinta: por ejemplo, “cosmopolitismo” es la palabra negativa de “internacionalismo”  (Barthes 1997)

En torno a este punto, es interesante constatar, una vez más, la postura  independiente de algunos creadores como es el caso de José Carlos Mariátegui, como lo refiere, por ejemplo, Federico Álvarez: “En el campo teórico  literario el eclectismo de Mariátegui se evidencia en su concepto positivo de lo cosmopolita” (Álvarez 2002: 176). El citado autor explica:

“En el siglo XX  lo cosmopolita adquirió un matiz peyorativo al ser contrapuesto con los movimientos políticos populares  con la identidad nacional. El marxismo ruso lo convirtió en epíteto insultante, no pocas veces relacionado con el eclectismo y  de allí pasó con igual sentido al marxismo europeo occidental…  Sin embargo, de vuelta a  América, retomó su intención progresista. Mariátegui dividió  la  literatura del Perú y en definitiva la de toda América Latina en tres etapas: colonial, cosmopolita y nacional  y definió como cosmopolita  “aquella que asimila simultáneamente elemento de  diversas literaturas extranjeras”. Y según Mariátegui, es González Prada quien inicia la transición de la literatura colonial a la cosmopolita. Y así llegan de la mano de Eguren y Valdelomar  las influencias parnasianas, simbolistas, d’anunzianas y wildeanas” (Álvarez 2002:178)

Como se recuerda, Mariátegui (1928) ubica a Vallejo en el periodo Nacional, sin embargo, es conocida la adhesión del poeta a González Prada a quien dedica “Los dados eternos”: Y por otro lado, para Mariátegui, “El primer libro de César Vallejo, Los Heraldos Negros, es el orto de una nueva poesía en el Perú. (Mariátegui 1965: 268)

Más adelante, el propio Mariátegui, al ponderar el surgimiento del indigenismo y la superación del colonialismo, señala:

“Nos vienen, de fuera, al mismo tiempo, variadas influencias internacionales. Nuestra literatura ha entrado en su período de cosmopolitismo. …Por los caminos universales, ecuménicos, que tanto se nos reprocha, nos vamos acercando cada vez más a nosotros mismos.” (Mariátegui 1967: 304-305)

Tempranamente, al pie del orbe

Desde los primeros  poemas de Los heraldos.. (1918)  la influencia del Modernismo en la poesía de Vallejo  es  notable  y ha sido  ampliamente documentada. Las referencias, los recursos de estilo y  los vocablos denotan los rasgos del cosmopolitismo, preciosismo y notas de exotismo caros al movimiento rubendariano. Son muchos los ejemplos que se pueden citar. Aquí, en “La voz del espejo” la voz poética aludirá a “La luz azul que alumbra y da el ser al cardo” y más adelante “Van al pie de brahacmánicos elefantes reales, / y al sórdido abejeo de un hervor mercurial/ parejas que alzan brindis esculpidos en roca”.

Las referencias se hacen cada vez más distantes, como en “Santoral” cuando se alude a “Viejo Osiris! Llegué  hasta la pared enfrente de la vida”  y luego al nombre de un rey asirio “Sardanápalo. Tal, botón eléctrico/ de máquinas de sueño fue mi boca”.

Para Washington Delgado (2009)

Los heraldos negros de César Vallejo,  se inscribe todavía dentro del modernismo, aunque…no totalmente: hay ya indicios de separación o divorcio, a veces leves, a veces marcados. Las influencias de Darío, de Lugones, o de Herrera son claramente perceptibles: abundan los versos con sílabas contadas, las estrofas rimadas, las referencias cosmopolitas, los refinamientos verbales. También son perceptibles las irregularidades métricas, los prosaísmos, la aspereza melódica” (Delgado 2009:45)

La ruptura del modernismo se hace patente  en Trilce (1922). Los poemas muestran las formas de la vanguardia y sus recursos de experimentación verbal; así la expresión se fragmenta, se modifican las palabras  y los versos adquieren autonomía respecto al conjunto: “Nombre   Nombre/ ¿Qué se llama cuanto heriza  nos/ Se llama Lomismo que padece/ nombre    nombre  nombre  nombre”. (II)

El vanguardismo, vasto  en búsqueda de nuevas formas  para las nuevas realidades, involucra a artistas de diferentes  especialidades y define su carácter cosmopolita al erigir una estética que,  rompiendo  con el racionalismo, aspira a crear   un lenguaje  de  dimensiones universales.

El poema “XV” de Trilce, cita al escritor francés Daudet,  y pone de manifiesto la transposición de tiempos en una visión cinética:

“Has venido temprano a otros asuntos/ y ya no estás. Es el rincón/ donde a tu lado/ leí una noche/ entre tus tiernos puntos/ un cuento de Daudet. Es el rincón/ amado. No lo equivoques”

Respecto a este poema, el poeta Xavier Abril (1980), en su Exégesis trílcica advierte “la indiscutible influencia mallermeana”. En el prólogo puntualiza: “En mi primer ensayo acerca de Vallejo (1958) estudié algunos de los puntos fundamentales de Trilce: el espacio, el tiempo, el número, el habla, así como el influjo idiomático quevediano y el estético propio de Mallarmé.” Luego explica:

“…la llegada a Lima del número de la revista Cervantes, de Madrid, del mes de noviembre de 1919, que contenía el poema de Mallarmé  (“Una jugada de dados jamás abolirá el ocaso”) debe haberse producido en diciembre del mismo año o, a lo sumo, en enero de 1920. La asimilación, por parte de Vallejo, de sus principios estéticos y programáticos, no fue, desde luego, instantánea sino lenta, penetrante, segura… En efecto, la aplicación de los fundamentos teóricos mallarmeanos a Trilce, descubre a su autor la sagaz actitud de mesura, de cálculo, que le orienta hacia el feliz remate de una estética diferenciada y superadora de la precedente.” (Abril 1980:17-18)

Los motivos de la cultura occidental apropiados  y  recreados pueblan los versos de esta obra admirable publicada en 1922, el mismo año en que se publica Ulises de Joyce, La tierra baldía de Elliot, las Elegías de DuinoAnabase de Saint John Perse  y  los Sonetos a Orfeo de Rilke.

“¿Por aquí estás, Venus de Milo?/ Tú manqueas apenas pululando/ entrañada en los brazos plenarios/ de la existencia/ de esta existencia que todaviiza/ perenne imperfección”  (XXXVI)

Trilce, es exponente de la presencia de la vanguardia en la poesía peruana. Y. precisamente, una de las características de la vanguardia es su carácter cosmopolita, el registro en la creación literaria de las circunstancias surgida en las urbes.  En Trilce encontramos  las angustias y las faltas de sentido  de las urbes y la falta de sentido de la  propia existencia.

La estancia europea

El 17 de junio de 1923,  Vallejo parte a Europa y el contacto con la realidad de grandes urbes será fuente de exaltación,  de desilusión  y también oportunidades de expansión vital y creativa. Como anota Carlos Batalla (2012) va “con un sueño rondándole la cabeza: ser un ciudadano del mundo. Su llegada a París, Francia, el 14 de julio de ese año, marcó un punto de quiebre no solo en su poesía sino también en su visión de la vida y del mundo que le rodeaba.”

“Se convirtió, sin advertirlo, en un voyerista de sus contemporáneos. Disfrutó de su libertad y de un compañerismo internacional que nunca hubiese podido vivir en el Perú. Apreció teatro moderno, se vinculó con académicos, conversó con los vanguardistas y visitó la naciente URSS, a donde viajó con el entusiasmo del idealista que nunca dejó de ser”.

Acerca de esa etapa, Américo Ferrari (1968) recuerda: “Durante los primero años de su estancia en Europa, Vallejo escribe poca poesía, pero va madurando en sí la substancia de lo que más tarde serán los Poemas Humanos”. Y tenemos que añadir que también Poemas en Prosa. Para Georgette de Vallejo la producción de estos textos tendría que haberse realizado entre 1923-24 y 1929 (de Vallejo 1968: 490).

No olvidamos que el primer texto de Poemas en prosa se inicia “Hay, madre, un sitio en el mundo, que se llama París. Un sitio muy grande y lejano y otra vez grande”. Este conjunto también registra el deslumbramiento ante la compleja realidad urbana. En “Hallazgo de la vida”, leemos:

“Señores! Hoy es la primera vez que me doy cuenta de la presencia de la vida…

Nunca, sino ahora, ha habido vida. Nunca, sino ahora, han pasado gentes. Nunca, sino ahora, ha habido casas y avenidas, aire y horizonte.

…Nunca, sino ahora, supe que existía una puerta, otra puerta y el canto cordial de las distancias.”

En 1925, luego de mil vicisitudes, Vallejo empieza a trabajar en una agencia de noticias y posteriormente obtiene una beca para estudiar Derecho en la Universidad de Madrid, sin embargo, al no tener obligación de permanecer en esa ciudad, siguió viviendo en París desde donde enviaba sus colaboraciones periodísticas. Con esa subvención, más los ingresos por concepto de artículos, Vallejo se establece en el antiguo Hotel Richelieu en la calle Molière, muy cerca del Teatro de la Comedia Francesa y de la plaza del Palais Royal. Etapa de intenso aprendizaje con frecuentes visitas a exposiciones, conciertos, y cafés. Vida parisina que le permite conocer, entre otros artistas a  Antonin Artaud, Pablo Picasso y Jean Cocteau.

El poeta peruano Jorge Nájar – quien reside desde hace más de treinta años en París, donde ha ejercido la docencia y escrito varias obras, entre ellas Vallejo y la célula non plus ultra – en el documental de la serie Ruta Cervantes, “Ruta Vallejo”, afirma “Tengo la convicción de  que el mejor poeta de todos los vallejos, porque existen varios, es el Vallejo parisino, el poeta francés para decirlo de manera más amplia”. Luego explica el porqué de su aseveración:

“Toda la poesía, aparte de España aparta de mí este cáliz, quedó de una manera que él no había terminado de organizar pero los poemas son tan fuertes que cualquier organización hace resaltar la poderosa voz, la inmensa compenetración con el drama humano y todo eso ocurrió por su vida parisina. No sé qué hubiera ocurrido de quedarse en Lima, en Trujillo o en Santiago de Chuco. A lo mejor, hubiera sido un poeta notable pero no tan revolucionario como el que terminó siendo” (Nájar 2011)

El año 1926, Vallejo  publica en Favorables París Poema, (París, 1926, Nº 1), la revista que fundara con Juan Larrea, un artículo titulado “Poesía nueva”. Se trata de la exposición de una poética que tiene las huellas de la reflexión acerca de la expresividad  de lo que llama una “sensibilidad realmente nueva”:

“Los materiales artísticos que ofrece la vida moderna, han de ser asimilados por el espíritu y convertidos en sensibilidad. El telégrafo sin hilos, por ejemplo, está destinado, más que a hacernos decir “telégrafo sin hilos”, a despertar nuevos temples nerviosos, profundas perspicacias sentimentales, amplificando videncias y comprensiones y dosificando el amor: la inquietud entonces crece y se exaspera y el soplo de la vida, se aviva. Ésta es la cultura verdadera que da el progreso; éste es su único sentido estético, y no el de llenarnos la boca con palabras flamantes. Muchas veces las voces nuevas pueden faltar. Muchas veces un poema no dice “cinema”, poseyendo, no obstante, la emoción cinemática, de manera obscura y tácita, pero efectiva y humana. Tal es la verdadera poesía nueva.”

En esta nueva poética, Juan Paredes Carbonell encuentra, por ejemplo, la transposición a la poesía de la estética de Pablo Picasso:

“Como se sabe, el cubismo picasiano desarticula el ser, el objeto y lo recompone buscando una nueva sintaxis, un reordenamiento de las partes, hasta lograr un efecto distinto al que produce la figura convencional. Es lo que Vallejo hace en Poemas humanos, en base a metonimias y sinécdoques…en la praxis de la creación poética, Vallejo diría lo siguiente: ‘Un hombre pasa con un pan al hombro/ ¿Voy a escribir después sobre mi doble? Y versos más adelante mostraría este transtexto de trazo indudablemente picasiano: ‘Un paria duerme con un pie a la espalda ¿Hablar después a nadie de Picasso?” (Paredes 2009: 170-171)

El contacto con el arte occidental es fundamental para el poeta en su visión del arte y su relación con los públicos. De otro lado, la admiración al pintor del Guernica queda confirmada, cuando en una crónica, reunida junto a otros notables textos periodísticos, recogida en una selección del maestro Jorge Puccinelli (1987) y también citada por el poeta Winston Orrillo (2009) dice:

“Las obras de Picasso y sus amigos, al igual que las maravillas del Renacimiento, pasarán a la categoría de celebridades, no por haber descendido al grueso público sino por haberlo educado hasta hacerle ascender  hacia ellas y por encerrar, en sí, un ritmo cósmico” (Vallejo, desde Europa. Crónicas y artículos 1923-1038) Lima, editorial fuente de cultura peruana, 1987. Edición de Jorge Puccinelli, p. 298)

Este “ritmo cósmico” y la esperanza en el futuro es puesto en relieve por Américo Ferrari en el Prólogo  de la Obra poética completa (1968), al referirse al “Himno a los voluntarios de la República”, señala:

“En esta invocación de la sociedad del futuro se precipitan todos los motivos profundos, los sueños, las intuiciones originales de la poesía de César Vallejo… Este mundo soñado en que hablarán los mudos y los tullidos andarán, en el que no habrá muerte (“solo la muerte morirá”) representa la victoria del Bien absoluto sobre el mal; el ideal social de Vallejo arraiga hondamente en su sentimiento ético y metafísico de la vida”

Acerca del desarrollo temático a lo largo de la creación vallejiana, Ferrari advierte algunas líneas:

“… van surgiendo, una tras otra, todas las grandes obsesiones: la eternidad , y por consiguientes, en filigrana, el tiempo (“la unidad sencilla, justa, colectiva, eterna”); el amor, que el poeta seguirá asociando con el alimento (“se amarán todos los hombres/ y comerán…y beberán”) ; … y finalmente, tres motivos centrales: la abolición de la muerte, la realización  del hombre en el trabajo, y la comprensión  universal: “Comprenderán todos los hombres”.  Vallejo vuelve a plantear, al fin de su obra, la cuestión mayor de su poesía, la que aparecía en el umbral de Los heraldos negros: Comprender.   Aquí el tono afirmativo deja traslucir la gran ansiedad ante el problema del conocimiento  y del saber que no habrá abandonado nunca a Vallejo durante los veinte años transcurridos entre Los heraldo negros y España aparta de mí este cáliz” (Ferrari  1968: 45-46)

Julio Vélez (1993:90) por su parte, al considerar que “unas breves pinceladas en las modernidades cosmopolita e insular pueden ayudarnos a valorar en su justa medida la aportación teórica vallejiana de la “Estética del trabajo”, precisa: “Al hablar  de trabajo como sujeto poético, lo estoy entendiendo al modo vallejiano y no económico”. Luego cita como “unidad de los hombres con la naturaleza”  a los poemas: “Un hombre pasa con un pie al hombro”, “Gleba”, “Parado en una piedra”, “Telúrica y magnética”, “Considerando en frío”, entre otros.

Otra manifestación del diálogo  de la  poética de Vallejo con la obra de otros grandes creadores, es por ejemplo, el que se produce con Charles Chaplin, como señala Natalia Gómez (2008):

“A partir de 1925, año en el que Vallejo empieza sus colaboraciones en Mundial, el escritor peruano escribe con asiduidad reseñas sobre el cine y el teatro. Entre estos artículos, Vallejo denota un especial interés en el trabajo de Charles Chaplin. Esta admiración por el cineasta británico ya ha sido mencionada en ensayos de Xavier Abril, Armando Bazán, Jean Franco, Juan Larrea, Guido Podestá, Roberto Armiso y más recientemente en Víctor Fuentes. Todos los críticos coinciden en señalar que la influencia del director cinematográfico queda patente en la obra póstuma vallejiana y sobre todo en Poemas humanos.” (Gómez 2008)

Efectivamente, en “Me viene, hay días una gana ubérrima” es posible hallar el amor humanísimo hecho tierna ironía, en imágenes que recuerdan el humor de Charlot:

“…y, viniendo de lejos, da ganas de besarle / la bufanda al cantor,/ y al que sufre, besarle en su sartén, / al sordo, en su rumor craneano, impávido; / al que me da lo que olvidé en mi seno, / en su Dante, en su Chaplin, en sus hombros. // Quiero, para terminar, / cuando estoy al borde célebre de la violencia / o lleno de pecho el corazón, querría / ayudar a reír al que sonríe, / ponerle un pajarillo al malvado en plena nuca, / cuidar a los enfermos enfadándolos”

Respecto a la mención de Dante Alighieri, no puedo dejar de mencionar la interpretación del maestro Leopoldo Chiappo de este poema:

“Dante es la grandeza que está en cada hombre… la capacidad de vivir desde sí mismos, desalienados…//Dante en el poema de Vallejo adquiere una doble significación: la personal, el poeta; la universal, todos los hombres. Dante y Vallejo, Vallejo y Dante, dos cumbres de la verdadera humanidad” (Chiappo  1993: 151-152)

Vallejo celebra

¿Cuánto ha cambiado a Vallejo la vivencia europea?  El 27 de octubre de 1929, escribe, desde Niza,  a su hermano Néstor Vallejo:

“Después de hacer un giro por las principales capitales europeas, te escribo estas cuatro líneas desde Niza en vísperas de volver a París… Es muy probable que el año entrante vuelva a Perú. Antes voy a publicar cuatro libros sobre temas y con orientaciones emanadas de mi experiencia y de mi vida transcurrida en siete años de ausencia de América.  He cambiado mucho: en moral, en conducta, en ideas y hasta físicamente. Gentes que vienen del Perú me dicen que no soy  ni sombra de lo que era ahí” (Vallejo Correspondencia 2011: 280)

Acaso Vallejo pierde en sus múltiples contactos rasgos de identidad?  No lo creemos si  como afirma Tzvetan Todorov:

“todo individuo participa de identidades múltiples y toda identidad está sujeta al cambio… No hay nada más desolador que ver a los individuos encerrarse a sí mismos… // La identidad tiene como paradoja que designa a la vez nuestra unicidad (como en los documentos de identidad) y nuestra universalidad (como en la identidad humana). (Todorov 2011)

Concluyendo, podemos decir que el arco magnífico de la poesía de César Vallejo, ciudadano del orbe,  se ha ido ensanchando en base a una moral de la fraternidad; su ciudadanía múltiple, únicamente  reconoce los límites del amor  fraterno y universal y el abrazo masivo, de todos los hombres y mujeres de la tierra.

Fuentes

Abril, Xavier

1980    Exégesis trílcica.  Lima, Editorial gráfica Labor

Álvarez, Federico

2002    La respuesta imposible: Eclecticismo, marxismo y transmodernidad. México, Siglo XXI editores

Barthes, Roland

1997    El grado cero de la escritura. México: Siglo XXI editores.        http://www.cholonautas.edu.pe/modulo/upload/Roland%20Barthes.pdf  (Consulta 20.09.12)

Batalla, Carlos

2012   “Vallejo en El Comercio. A 120 años de su nacimiento” En El Comercio de Lima, Versión en línea.http://blogs.elcomercio.pe/huellasdigitales/2012/03/vallejo-en-el-comercio-a-120-a.html  (Consulta 07.10.12)

Chiappo, Leopoldo

1993    “Vallejo, lector poético de Dante” En: Intensidad y altura de César Vallejo. Lima,  Fondo editorial de la PUCP

De Vallejo, Georgette

1968    “Apuntes biográficos sobre Poemas en prosa y Poemas humanos” En: César Vallejo. Obra poética completa. Lima, Francisco Moncloa editores. Edición con facsímiles

Delgado, Washington

2009    “Las novedades poéticas de César Vallejo”. En: Dolor, cuerpo y esperanza en Vallejo. Lima, Fondo editorial del Congreso del Perú

Ferrari, Américo

1968    “Prólogo” En César Vallejo. Obra poética completa. Lima, Francisco Moncloa editores. Edición con facsímiles.

Gómez, Natalia

2008    “La sombra de Chaplin en César Vallejo” En: Espéculo. Revista de estudios literarios. Universidad Complutense de Madrid. Versión en línea

http://www.ucm.es/info/especulo/numero39/chaplinv.html  ( Consulta 05.10.12)

Guillén,  Carlos

1985    Entre lo uno y lo diverso. Introducción a la literatura comparada. Barcelona, Grijalbo

Kristeva, Julia

2011    “El joven moderno necesita ideales que nadie le propone”. Entrevista. En diario La Nación, 6 de noviembre, Buenos Aires.

Mariátegui, José Carlos

1965    “El proceso de la literatura”. En: Siete ensayos de interpretación de la realidad peruana. Lima, Empresa editora Amauta. (11ma. Ed.)

Nájar, Jorge

2011    “Ruta César Vallejo” En: Rutas Cervantes. En línea: http://paris.rutascervantes.es/ruta/cesarvallejo    (Consulta 15.09.12)

Puccinelli, Jorge (editor)

1987    Vallejo, desde Europa. Crónicas y artículos 1923-1938 Lima, editorial fuente de cultura peruana. Citado por Winston Orrillo (2009) en: “Goce estético, verdad y magisterio en César Vallejo” En: Dolor, cuerpo y esperanza en Vallejo. Lima, Fondo editorial del Congreso del Perú

Santos, Francisco Andrés

2007    “Ciudadanía europea y ciudadanía cosmopolita: Convergencias y divergencias” En: Cuadernos electrónicos de Filosofía del Derecho. http://www.uv.es/CEFD/15/andres.pdf  ( Consulta 15.09.12)

Todorov, Tzvetan

2001    “Destinos de la identidad”. En Letras libres: El Islám y la modernidad. Nº2  Noviembre 2011http://www.letraslibres.com/hemeroteca/edicion-espana/el-islam-y-la-modernidad (Consulta 12.09.12)

Vallejo, César

1968    Obra poética completa. Edición facsimilar. Lima, Francisco Moncloa editores.

2011    Correspondencia completa. Edición de Jesús Cabel. Valencia, España, Editorial Pre-textos.

1926    “Poesía nueva” En Favorables, Paris, Poema Nº1 .Citado en: http://sisbib.unmsm.edu.pe/bibvirtual/libros/literatura/la_polem_vang/Poes_Nue.htm (Consulta 10.09.12)

Vélez, Julio

1993    “Estética del trabajo. Una alternativa a la vanguardia”.  En Intensidad y altura de César Vallejo. Lima, Fondo editorial de la PUCP

Villena Vega, Nataly

2007    “El Cosmopolitismo y su irradiación en El paraíso en la otra esquina y Travesuras de la niña mala  de Vargas Llosa”  En Espéculo, revista literaria de la Universidad Complutense de Madrid, 2007 http://www.biblioteca.org.ar/libros/150961.pdf

(Consulta 15.09.12)

Foto tomada de la Revista Velaverde
http://www.revistavelaverde.pe/buscando-a-cesar-vallejo/

UNIVERSIDAD NACIONAL MAYOR DE SAN MARCOS EN EL 2° CONGRESO INTERNACIONAL DE HISTORIA DE LA ORDEN DE PREDICADORES EN AMÉRICA. Exposición del Mg. Ricardo Falla Barreda.

abril 28, 2016 en 12:30 am | Publicado en Comentarios diversos, Comunicación y Cultura, Documentos, Noticias y demás... | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , , ,

La Universidad Santo Tomás, Primer claustro universitario de Colombia, fue escenario, en la ciudad de Bogotá, del 20 al 22 de abril, del Congreso Internacional de Historia de la Orden de Predicadores en América. Actividad académica que contó con la participación de representantes de universidades de Colombia, México, Perú, España, Argentina, Uruguay, Chile, Canadá, Estados Unidos, Brasil, Puerto Rico, Portugal, Italia y Guatemala. La UNMSM de Lima, universidad decana de América,  estuvo presente con la participación del profesor  Mg. Ricardo Falla Barreda.

Mg. Ricardo Falla Barreda expone acerca de 'La fundación de universidades por la Orden de Predicadores'.

Mg. Ricardo Falla Barreda expone acerca de ‘La fundación de universidades por la Orden de Predicadores’. Bogotá, 20 de abril de 2016

Propósito de este importante encuentro, realizado con ocasión de celebrarse los 800 años de la aprobación pontificia de la Orden, fue indagar acerca de su  historia con especial énfasis en  “el origen, difusión y organización respecto a sus actores, instituciones y manifestaciones artísticas; la configuración de la espiritualidad dominicana a través de las fundaciones, , misiones, colegios y universidades; los itinerarios de vida y las imágenes de santidad desde la predicación, la participación política asumida en distintos escenarios y periodos históricos; el pensamiento teológico y filosófico; las actividades económicas y el patrimonio cultural”.

“Dieciséis años después de la fundación de la Ciudad de los Reyes o Lima por obra de Francisco Pizarro, en momentos que la imprenta era inexistente y la posguerra civil entre los conquistadores agitaba las pasiones de diverso tipo, la Orden de Predicadores a través de la mano de Fray Tomás de San Martín OP ponía en práctica la más profunda transformación estructural de las Indias Occidentales al lograr la creación de la primera Universidad del Nuevo Mundo de acuerdo a las pautas jurídicas de la época: la creación de la Real Universidad de San Marcos un 12 de mayo de 1551 y confirmada en la calidad de Pontificia el 25 de julio de 1571 luego de haber recibido el pase regio del Consejo de Indias.”

REPRODUZCO AQUÍ EL TEXTO DE LA EXPOSICIÓN DE GRAN VALOR DOCUMENTAL:

El rastro educativo de los Predicadores en las Indias Occidentales (o América)

Mg. Ricardo Falla Barreda

Profesor Principal

Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Lima.

 

Es lugar común advertir que los frailes de la Orden de Predicadores se caracterizan por la contemplación, la oración, el estudio y la predicación de la palabra de Dios. Se puede decir a partir de ello, más allá del ejercicio retórico, que se trata de una forma de concebir la relación entre Dios y su creatura hecha a su imagen y semejanza, y en este camino se construye una forma de pensar teológicamente con implicancias en la filosofía y en la historia. Y en efecto, la creatura en tanto imagen y semejanza de Dios, tiene una dignidad a ser entendida y atendida. ¿Quién la debe entender? ¿Quién la debe atender?

El proceso histórico de la humanidad revela que en forma temprana se dislocó la relación básica entre los sujetos que la conforman, surgiendo los privilegios de diverso tipo para unos pocos y la marginación y exclusión de la inmensa mayoría en términos de explotación, humillación y expoliación. Así, la dignidad humana, producto de su origen divino, dejó de ser entendida, y en este camino dejó de ser atendida. Los santos Evangelios ponen énfasis en la amorosa compasión de Cristo con los sufrientes y los pobres. Por ello, los padres de la joven Iglesia Católica instruyeron sobre la necesidad de atender preferentemente a los pobres y marginados. En el siglo XIII d. C., los hijos de Domingo de Guzmán, los renombrados filósofos y teólogos Alberto Magno y Tomás de Aquino, pusieron acento entre otros aspectos en el carácter de la educación formal como trazo inequívoco que permite delinear el perfil de la categoría humana en base a los saberes que toda persona debe poseer para elevarse por encina de sus limitaciones, y así, acrecentar el desarrollo de la sociedad y la cultura.

Interés suscitado por la presentación que se tradujo en solicitud de ampliación de informaciones históricas.

Interés suscitado por la presentación que se tradujo en solicitud de ampliación de informaciones históricas.

Desde estos presupuestos, al vincularse Europa con las Indias Occidentales (o América) a fines del siglo XV, se desarrollaron dos procesos culturales, simultáneos en el tiempo, pero distintos en los fines: el sometimiento político, social y militar del nuevo mundo al proyecto del sacro imperio cristiano liderado por la corona española, y el proceso de evangelización. Ambos procesos fueron divergentes y contradictorios desde un primer momento. La Orden de Predicadores, para la gloria de Dios, estuvo entre las primeras en basar la Cruz y los Evangelios en suelo indiano o americano. Por ello, fueron los dominicos como Antonio Montesinos, O.P[i] fundador con otros frailes de la primera comunidad de predicadores en el nuevo mundo, quien denunció los abusos de los conquistadores hispanos contra la población vernácula de la Isla La Española o Santo Domingo, situación que originó la toma de conciencia de Bartolomé de las Casas, su ingreso a la Orden de Predicadores, convirtiéndose en el más firme defensor de la causa de las poblaciones originarias. En 1552, la editorial Casa Torres de Sallent, publicaba la celebérrima obra Brevísima relación de la destrucción de las Indias, colegida por el Obispo don Fray Bartolomé de las Casas, de la Orden de Santo Domingo.

En el siglo XVI la corona española, afirmada política y militarmente en las Indias de la Mar del Norte y del Sur, anexó como parte de la política imperial los reinos Azteca e Incas, dando origen a los Reinos y Provincias de Nueva España, capital México, y los Reinos y Provincias del Perú, capital Ciudad de los Reyes o Lima, gobernados ambos reinos por un Virrey y asistidos legislativamente por Reales Audiencias. De esta manera, en forma simultánea, se crearon las diócesis con sus respectivos obispos y se instalaron las casas provinciales de las más afamadas Órdenes Religiosas de la época tales como la Orden de Predicadores, los Franciscanos Menores, Mercedarios, Agustinos, Jesuitas. En este tiempo el célebre Francisco de Vitoria, dominico, fundador de la Escuela de Salamanca, preocupado por la situación de la población vernácula de las Indias Occidentales, ante las noticias que le llegaban sobre la conducta de los conquistadores en términos de asesinatos, robos, ultrajes,  escribía De indis (1532)[ii] donde protestaba y fijaba su posición doctrinal con relación a lo que luego se reconocería en el Derecho Natural y de Gentes: el Dios eterno, total, omnipresente crea al ser humano a su imagen y semejanza, por tanto los indios son creatura de Él y poseen los mismos derechos que los españoles.

En 1525 Carlos I de España y V de Alemania, en el contexto de las cruentas hostilidades desatadas entre católicos y protestantes, luego de haber tomado Roma en defensa del Papado, estableció la llamada política regalista, que significaba que la autoridad del rey está por encima a la del Papa en los asuntos de las Indias Occidentales, razón por las que fijaba el procedimiento jurídico a tener en cuenta para la fundación de ciudades, instituciones y otras. Así, quedó establecido en las llamadas Nuevas Ordenanzas que las autoridades deberían tener en cuenta: a) la emisión de la Real Cédula; b) Pase regio del Consejo de Indias (Sevilla); c) Confirmación pontificia.

Desde los presupuestos contextuales referidos, y prosiguiendo los términos del discurso expositivo respecto a la obra educativa de la Orden de Predicadores en los primeros tiempos de la evangelización del nuevo mundo, hay que tener en cuenta que el carácter de la educación formal en siglos pasados era sumamente disímil con relación a lo que hoy acontece. En los siglos XV y XVI la única institución que impartía conocimientos fuera de monasterios y conventos era la universidad, y los costos operativos eran sumamente elevados y agravados por la ausencia de imprentas. Según censo en España[iii] cruzada por los privilegios de castas, sólo podían tener acceso a la educación los hidalgos, además de fortuna, y en línea ascendente los que pertenecían al cuadro social aristocrático, por ello el 90% de la población total era analfabeta (esta situación social se repetía en todos los países de Europa). Un hecho que ilustra la realidad opresiva de aquel tiempo la expresaron socialmente Hernando Cortés y Francisco Pizarro, extremeños ambos, capitanes generales de los ejércitos imperiales de España en los suelos azteca e incas. Cortez, por ser hidalgo, disponía de educación, era Licenciado en leyes. Pizarro, en cambio, en su condición de hijo bastardo (término terrible) de Hernando Pizarro, estaba prohibido de acceder a la educación, por ello era analfabeto. Llama vivamente la atención que el emperador Carlos V concediera el título de Marqués a un bastardo y analfabeto como Pizarro. Este rango nobiliario también lo recibió Hernando Cortés, quien, a diferencia de Pizarro, era hidalgo de nacimiento. Estas condiciones también ilustran y explican la conducta de muchos de los pobres de España para acceder a la educación: ingresar a los conventos porque en ellos encontraban el atajo que los conducía a ejercitarse en la lectura y escritura, además de obtener otros saberes básicos para desenvolverse en la vida. Algo más que enseña la situación española en términos de iniquidad social, constituye lo revelado en el censo de 1940 correspondiente al periodo posguerra civil, en efecto, el 60% de población total aún era analfabeta.

Libro en urna

En esta situación con referencia al contexto ¿qué dice el pre-texto?

  1. Primera huella educativa de los Predicadores en el Nuevo Mundo.

Al sucumbir asesinado Francisco Pizarro, se desató una cruenta guerra entre los conquistadores, conocida como la rebelión de los encomenderos liderada por Gonzalo Pizarro, quien desanexó el reino de los Incas en poder de la corona española. Carlos V envió a Pedro la Gasca, sacerdote, político, diplomático y militar con poderes especiales en calidad de pacificador. La guerra terminó en 1546 con la decapitación de Gonzalo Pizarro y sus principales lugartenientes. En esta situación surgió para la historia el Doctor en Teología y Maestro en Artes Fray Tomás de San Martín de la O.P en calidad de vocero de los residentes hispanos en el Perú ante Pedro la Gasca. Con esta distinción, San Martín, hombre que gozaba de la reputación de docto, dialogante, pacifista, le presentó el petitorio de los residentes, entre los puntos propuestos destacaba la creación de un Estudio General o universidad. La Gasca autorizó y Tomás de San Martín partió rumbo a España con la finalidad de entrevistarse con el rey.

El 12 de mayo de 1551 en la ciudad de Valladolid Carlos I de España y V de Alemania, de puño y letra, firmó la Real Provisión donde ordenaba “Por cuanto Fray Tomás de San Martín de los Predicadores pide la creación de Estudio General, créase el Estudio General de la Ciudad de los Reyes con los mismo privilegios y exenciones que goza el Estudio General de Salamanca. Yo, el Rey”. Luego, el Consejo de Indias le concedió el pase regio, y el 25 de julio de 1571 el Papa San Pío V emitió la Bula Exponi Nobis que confirmaba la fundación de la primera universidad del nuevo mundo. Carlos V se retiró y su hijo Felipe II asumió el mando en calidad de príncipe regente, en esta condición el 21 de setiembre de 1551 en la ciudad de Toro firmó la Real Cédula de creación de la Universidad de México, luego de obtener el pase regio, fue confirmada su creación mediante Breve del Papa Clemente VII en 1595.

En los últimos años ha surgido la idea que la primera universidad fue la de Santo Domingo. En efecto, en 1536 los Predicadores pidieron al Papa Pablo III la creación de una Estudio General para la ciudad de Santo Domingo, solicitud que fue atendida y aprobada por la bula In apostolata culmine el 28 de octubre de 1538. Pero como estaba en vigencia la política regalista desde 1525, no fue aprobada por la corona española y tiempo después la prohibió terminantemente por cuanto ofende a México y a la Ciudad de los Reyes o Lima quienes cuentan con Real Cédula de creación y el pase regio del Consejo de Indias[iv].

El 2 de enero de 1553 en el salón capitular del Convento de Santo Domingo o de Nuestra Señora del Rosario de Lima, teniendo en su estructura académica a la Facultades de Teología y Artes, se dictó la primera clase universitaria del continente conocido como las Indias Occidentales (o América). Aquí aparece la paradoja, el fundador de la Universidad, Fray Tomás de San Martín, a quien le correspondía el cargo de rector fue enviado al Cusco, por ello el primer rector fue el prior del convento Fray Juan Bautista de la Roca OP. En 1571 Francisco de Toledo, Virrey de los Reinos y Provincias del Perú, aprobó por real cédula las Constituciones y el 22 de diciembre de 1574, bajo el rectorado del Dr. Marco de Lucio, adoptó el nombre de Real y Pontificia Universidad de San Marcos de Lima. Este año cumple 465 años de funcionamiento ininterrumpido, y la plaza central de la ciudad universitaria ubicada en Lima lleva el nombre de Plaza Tomás de San Martín, lugar donde se ha colocado una imagen escultórica del fundador de San Marcos en calidad de monumento y recordatorio a quien dio mucho y no pidió nada. Algo más que permita valorar la obra de los Predicadores en el Nuevo Mundo representa la creación de la primera universidad en los Estados Unidos; en efecto, en 1626 se fundó el King Collage de Harvard, y mucho tiempo después adoptó el denominativo de Universidad.

La obra educativa no solo era fundar, sino qué enseñar. Dentro de la estructura del trívium (Facultad de Artes) y el quadrivium (Facultad de Teología), destacaba la cátedra de lengua de naturales[v]. En 1583 se instaló en Lima la primera imprenta de propiedad del turinés Antonio Ricardo, gracias a ello en 1586 se editó Arte y vocabulario de la lengua quechua, cuyo autor Fray Domingo de Santo Tomás OP, es considerado el fundador de los estudios de lingüística del continente.

  1. El caminar predicando y haciendo.

Fundada y puesta en movimiento la Universidad de San Marcos, la Orden de Predicadores continuó expandiendo su obra educativa. Aquí un breve sumario:

– Fray Tomás de San Martín OP., en calidad de Obispo de Charcas, luego de fundar San Marcos en Lima, obtuvo la autorización de la corona española para fundar una nueva universidad en 1552. Lamentablemente la muerte lo sorprendió en 1554 sin haber tomado posesión de su diócesis. Un siglo después surgiría la Universidad San Francisco Javier de Chuquisaca, promovida por los jesuitas en base la Real Cédula gestionada por Tomás de San Martín.

  • En 1573 por Real Cédula y por gestión del procurador de la Orden de Predicadores de la Provincia de San Antonio de la Real Audiencia de Santa Fe de Bogotá, se fundó el Estudio General o Universidad Tomista de Santafé, luego de obtener el pase regio del Consejo de Indias, recibió la confirmación mediante la bula Romanus pontifex del Papa Gregorio XIII del 13 de junio de 1580.
  • En 1589 los procuradores de la Orden de Predicadores solicitaron al rey Felipe II la creación del Estudio General en la Capitanía General de Chile. Ese mismo año aprobada la solicitud, se emitió la Real Cédula de fundación de la Universidad Nuestra Señora del Rosario, luego de obtener el pase regio del Consejo de Indias, fue confirmada su fundación mediante Breve Exponi nobis del Papa Inocencio XI un 28 de julio 1665.
  • En la Real Audiencia de Guatemala la Orden de Predicadores fundó el Colegio de Estudios Superiores el 9 de marzo de 1562. Este colegio con el transcurso del tiempo se convirtió en el origen de los estudios universitarios. En el siglo XVII el conflicto entre dominicos y jesuitas aportó la fundación de dos universidades. El 21 de julio de 1621 se emitió la Real Cédula de creación de la Universidad San Carlos, luego del pase regio del Consejo de Indias, el Papa Inocencio XI confirmó su fundación mediante Breve titulado Ex suprema militantes Ecclesiae de 1687. El 21 de junio de 1625 se fundó la de los jesuitas, pero es otra historia.
  • La fundación de la Universidad Santo Tomás de Aquino de la Real Audiencia de Quito fue accidentada por el conflicto existente entre dominicos y jesuitas quienes se disputaban el privilegio de graduar. El Colegio Mayor San Fernando fundado el 10 de marzo de 1623 fue la base de la futura universidad. El 7 de noviembre de 1690 el Papa Alejandro VIII mediante Breve confirmó la Real Cédula firmada por Melchor de Navarra y Rocafull, Duque de la Palata, Virrey de los Reinos y Provincias del Perú.
  • La Universidad San Jerónimo fue fundada en el Convento de San Juan de Letrán de la Orden de Predicadores de La Habana en la segunda mitad del siglo XVII. Recién el 12 de setiembre de 1721, luego de emitirse la Real Cédula y obtener el pase regio del Consejo de Indias, el Papa Inocencio XIII la confirmó mediante Breve Aeternae Sapientieae como universidad.
  • En el seminario Santa Rosa de Lima de Caracas de la Orden de Predicadores, se fundó un programa académico donde se impartían cursos de gramática, teología, filosofía etc. Este programa alcanzó notable fama razón que permitió que en diciembre de 1721 se emitiera la Real Cédula de fundación de la Universidad, luego del pase regio del Consejo de Indias, el Papa Inocencio XIII confirmó la fundación por Breve Incrutabili Divinae Sapientiae del 18 de diciembre 1722.
  • El 18 de setiembre de 1791 el rey Carlos IV emitió la real cédula de creación de la Universidad de Guadalajara, Reino de Nueva España, promovida por la Orden de Predicadores, en particular por el Obispo Antonio Alcalde OP. En aquel tiempo, de acuerdo la reforma borbónica, se había suprimido la confirmación pontificia como parte del procedimiento jurídico para la fundación de instituciones.

Mesa

  1. La obra de los Predicadores.

El artículo 50 de la Constitución peruana dice “Dentro de un régimen de independencia y autonomía, el Estado reconoce a la Iglesia Católica como elemento importante en la formación histórica, cultural y moral del Perú y le presta su colaboración. El Estado respeta otras confesiones y puede establecer formas de colaboración con ellas”[vi]. Esta resolución jurídica del Perú no hace otra cosa que valorar históricamente a la Iglesia Católica en el papel jugado, y que juega, en el trazo del perfil cultural de los peruanos.  Y qué duda cabe que en esta generalidad con respecto a la Iglesia se encuentra en primerísimo lugar la Orden de Predicadores. Ello, de ninguna manera puede hacer suponer que se desconozca lo hecho por la Orden Franciscana Menor, la Compañía de Jesús o la participación de tal o cual Obispo en la fundación de universidades en las Indias Occidentales de la Mar del Norte o del Sur, en otras palabras, América. Sucede que en orden de prelación se ubican los Predicadores.

La hermenéutica ayuda a poner en contexto los hechos históricos relevantes, y en efecto, al describir la obra misionera  educativa de los Predicadores, así como la de otras Órdenes Religiosas que no se mención en esta ponencia, en los siglo XV al XVIII en momentos que los medios de transporte transatlántico constituían verdaderos peligros a sortear por la fragilidad de las naves a vela o el ataque artero de piratas o corsarios, o el transporte terrestre que se realizaba a pie o el apelar a la locomoción animal por desiertos inmensos, cordilleras escarpadas y selvas oscuras y espesas. Además, el encontrase con seres humanos con estructuras lingüísticas radicalmente distintas a las formas greco-latinas, con formas de vida y sistema de creencias esencialmente desconocidas para los europeos y viceversa respecto a los indianos con relación con europeos. El tener que explicar que Dios es uno y trino, que María fue concebida por el Espíritu Santo, que Cristo resucitaba a los muertos, curaba a enfermos terminales, que luego de morir crucificado volvió a la vida a efecto de la resurrección, y que luego fueran aceptadas sus enseñanzas, solo cabe decir que se está ante una empresa heroica y maravilla pedagógica. Y a todo ello hay que subrayar el escollo que significaba para la misión predicadora la conducta pueril, torpe, cargada de ambición y sevicia por muchos de los conquistadores ya sean hispanos o ingleses, franceses, holandeses, aspecto que tempranamente fuera denunciado por dominicos de la talla de Antonio de Montesinos y Bartolomé de las Casas, pone de manifiesto el carácter de fe de quienes actuaban en la misión.

La fundación de ciudades e instituciones dentro de ellas, lugares donde se carecía de apoyos técnicos propios de la época, donde la ausencia de tradición educacional formal era manifiesta, sin contar con las estructuras suficientes para la transmisión de nuevos conocimientos en los distintos asuntos del saber, simplemente porque no existían; se puede decir, que la penuria dominaba el medio, las posibilidades de éxito eran pocas, pero estos obstáculos no amilanaron a los predicadores, la fe en el Dios de la Vida los impulsaba trabajar por la promoción humana de los nuevos sujetos sociales de Nueva España o del Perú: indios, mestizos y criollos[vii], tan menospreciados por las castas dominantes de la metrópoli hispana[viii].

Dieciséis años después de la fundación de la Ciudad de los Reyes o Lima por obra de Francisco Pizarro, en momentos que la imprenta era inexistente y la posguerra civil entre los conquistadores agitaba las pasiones de diverso tipo, la Orden de Predicadores a través de la mano de Fray Tomás de San Martín OP ponía en práctica la más profunda transformación estructural de las Indias Occidentales al lograr la creación de la primera Universidad del Nuevo Mundo de acuerdo a las pautas jurídicas de la época: la creación de la Real Universidad de San Marcos un 12 de mayo de 1551 y confirmada en la calidad de Pontificia el 25 de julio de 1571 luego de haber recibido el pase regio del Consejo de Indias. Esta Universidad, es la más prestigiosa del Perú, y funciona ininterrumpidamente hasta nuestros días.

Y ¿qué pensaban los predicadores en aquel momento además de razonamientos con respecto a las Sagradas Escrituras y los textos de doctrina dominica?

Francisco de Vitoria, dominico español, escritor y catedrático de Salamanca. Destacan sus contribuciones al derecho internacional y la economía moral.

Francisco de Vitoria, dominico español, escritor y catedrático de Salamanca. Destacan sus contribuciones al derecho internacional y la economía moral.

Es altamente probable que en el pensamiento de los predicadores en momentos que gestionaban la fundación de la universidad, resonaba con fuerza la doctrina de Francisco de Vitoria OP –reconocido hoy por las Naciones Unidas como padre del derecho internacional – expuesta en  la relación  De indis, quien apoyándose en la idea que la comunidad humana  es universal, internacional, afirmaba que los indios por haber llegado antes que los españoles tenían una organización social y política propia, por tanto tenían derecho a sus tierras y que estaban en condición de gobernarse por sí mismos. En esta línea de pensamiento, rechazaba la idea de la conversión forzada de los indios y de la autoridad de los españoles sobre ellos. Esta situación explica la constante fricción con las autoridades virreinales, la presión política para que se crease el cargo de Defensor de Naturales (recogido en la Política indiana de Juan de Solórzano y Pereyra, Lima, 1611 y luego en la Ley de Indias, Madrid, 1680), la fundación de la cátedra de lengua de naturales, la elaboración de gramáticas y diccionarios como fue el caso del Arte y vocabulario de la lengua quechua de Fray Domingo de Santo Tomás OP impreso en Lima en 1586.

A ochenta años de fundación, el carmelita Antonio Vásquez de Espinoza (de Compendio y descripción de las Indias Occidentales, 1622) comentaba la calidad académica alcanzada por la universidad en el cap. 31 de su monumental monografía bajo el título “de la famosa Universidad”. Diego de León Pinelo, autor del primer alegato de respuesta a los prejuicios eurocéntricos elaborado por un indiano (en Hypomnenma apologeticum pro regali academia limensi, 1648), calificaba a San Marcos como la “Atenea indiana”. En la reforma de algunos artículos de la Constitución de 1571, se advertía que sólo se aceptarían bachilleres provenientes de las Universidades de Salamanca, la Complutense o Alcalá y Sevilla, y se negaría el acceso a quienes provenían del resto de las universidades españolas.

Finalmente, solo cabe afirmar que la obra educativa de la Orden de Predicadores -gloriosa, heroica, extraordinaria-, por diversas razones, es desconocida por la gran población de América Latina sacudida en los tiempos presentes por el impacto de estructuras mediáticas de contenidos alienantes y reveladores de manipulación.

En el contexto de la revolución tecno científica que vivimos, en tiempos que la transnacionalización de la economía ha impuesto la transnacionalización de la cultura con la secuela de dominación, explotación, expoliación, destrucción del medio ambiente, que impone cambios en la ecología natural y humana, urge una respuesta educativa marcada por los valores evangélicos más el rico cuerpo de doctrina dominico, y su historia educativa en América, donde destaca la enseñanza del Dr. Santo Tomás de Aquino, quien nos enseña:

“He aquí nuestra refutación del error. No está basada en documentos de fe sino de razón, y en los asertos de los filósofos. Si hay, pues, alguien que, orgullosamente engreído en su supuesta ciencia, quiera desafiar lo escrito, que no lo haga en un rincón o ante niños, sino que responda públicamente si se atreve. El me encontrará frente a sí, y no sólo al mísero de mí, sino a muchos otros que estudian la verdad. Daremos batalla a sus errores o curaremos su ignorancia”. Santo Tomás de Aquino. Obras completas. Discusiones en la Facultad de Teología. Editorial BAC, Madrid, 1947, p. 84.

BIBLIOGRAFÍA DE REFERENCIA 

[i] Cf. P. Gustavo Gutiérrez O.P. Antonio de Montesinos, Dios o el oro de las Indias. Centro de Estudios y Publicaciones, CEP, Lima, 1989. Cf. En busca de los pobres de Jesucristo. El pensamiento de Bartolomé de las Casas. Centro de Estudios y Publicaciones, CEP, Lima, 1992.

[ii] Cf. Francisco de Vitoria O.P De indis. Edición de la Fundación Carnegie, Washington, 1917.

[iii] Cf. Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España, sección Base de Datos: historia de censos en España. http://www.csic.es/bases-de-datos.

[iv] Cf. Águeda Rodríguez Cruz O.P. La universidad en América Hispánica. Editorial Mapfre, Madrid, 1992. Cf.  Salmantica docet, la proyección de la universidad de Salamanca en Hispanoamérica. Universidad de Salamanca, Fondo Editorial, 1977. Cf. Miguel Maticorena Estrada. San Marcos de Lima Universidad Decana de América. Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Fondo Editorial, Lima, 2000. Cf. Luis Antonio Eguiguren. Diccionario Histórico – Cronológico de la Real y Pontificia Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Editorial Jurídica, 3 tomos, Lima, 1951. Cf.  Las constituciones de la Universidad de San Marcos. Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Fondo Editorial, 2 tomos, Lima, 1951. Cf. Carlos Daniel Valcárcel. San Marcos, universidad decana de América. Editorial UNMSM, Fondo Editorial, Lima, 1967.

[v] Cf. Fray Antonio de la Calancha OSA. Historia de la real universidad de San Marcos desde su fundación hasta el 15 de julio de 1647. Manuscrito, Archivo General de Indias, Sevilla. Impreso en 1921 por el Fondo Editorial de la UNMSM. Prólogo de Luis Antonio Eguiguren. Cf. Fray Buenaventura de Salinas OFM. Relación del nuevo reino Pirú. Imprenta de Jerónimo Contreras, Lima, 1630. Cf. Diego de León Pinelo. Hypomnema apologeticun pro regali academia limensi. Imprenta de Julián de Los Santos y Saldaña, Lima, 1648. Cf. Ricardo Falla Barreda. El goce de la razón. Editorial San Marcos, S.A., Lima, 2000. Cf. Frondas peruanas: Salinas, León Pinelo, Meléndez; inicios del discurso ensayístico. UNMSM, Fondo Editorial, Lima, 2011.

[vi] Congreso de la República del Perú. Constitución Política del Perú. Edición Oficial, Imprenta del diario Oficial El Peruano, Lima, 1993.

[vii] Inca Garcilaso de la Vega. Historia general del Perú. Impreso por la viuda de Andrés Barrera, Córdoba, Alto Perú, 1618.

[viii] Cf. Bernard Lavallé. Las promesas ambiguas, criollismo colonial en los Andes. Instituto Riva Agüero, Pontificia Universidad Católica del Perú, Fondo Editorial, Lima, 1993.

GOEBBELS, PROPAGANDA POLÍTICA Y LA REGLA DE LA ORQUESTACIÓN

marzo 22, 2016 en 12:55 am | Publicado en Comentarios diversos, Comunicación y Cultura, Documentos | Deja un comentario
Etiquetas: , , ,

La repetición orquestada, principio propagandístico nazi,  tiene contumaces herederos en los grandes conglomerados de empresas de comunicación. Hoy, sin embargo,  determinados segmentos de público desconfían y responden indignados a los propósitos manipuladores.

 Joseph Goebbels. Setiembre de 1934

Joseph Goebbels. Setiembre de 1934

” La primera condición de una buena propaganda es la repetición incesante de los temas principales. Goebbels decía en chiste: “La Iglesia católica se mantiene porque repite lo mismo desde hace dos mil años. El Estado nacionalsocialista debe actuar de la misma manera.” Sin embargo, la repetición pura y simple fatigaría pronto. Se trata, entonces, de insistir con obstinación en el tema central presentándolo bajo diversos aspectos. “La propaganda debe limitarse a una pequeña cantidad de ideas repetidas siempre. La masa solo recordará las ideas más simples cuando le sean repetidas centenares de veces. Los cambios que se introduzcan nunca deberán afectar el fondo de la enseñanza que uno se proponga divulgar, sino solamente la forma”

La persistencia del tema, junto con la variedad de su presentación, es la cualidad rectora de toda campaña de propaganda (…)  La orquestación de un tema dado consiste en su repetición por todos los órganos de propaganda en formas adaptadas a los diversos públicos, que deben ser tan variadas como sea posible. “Para un público diferente, siempre un matiz diferente”, prescribía una de las directivas de Goebbels”. (…)Cuando los nazis tuvieron en sus manos los medios para influir en toda la opinión europea, su técnica de orquestación alcanzó su máxima amplitud”

Jean-Marie Domenach (1962) LA PROPAGANDA POLÍTICA. Buenos Aires, Edt. Universitaria, p 59

Título de la obra original: La propagande politique. Paris, Presses Universitaires  de France, 1950

Página siguiente »

Blog de WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.