LA DESPEDIDA, poema canción de CÉSAR CALVO con la guitarra del gran maestro CARLOS HAYRE

febrero 11, 2017 en 9:58 pm | Publicado en Artículos sobre Literatura, Comentarios diversos, Comunicación y Cultura, JARDIN DE DELICIAS | Deja un comentario
Etiquetas: , ,
cesar_su-cuarto_torre_

Foto tomada del blog CÉSAR CALVO SORIANO http://cesarcalvosoriano.blogspot.pe/2012/08/la-ausencia-como-pedestal-en-la-poesia.html Edición : Dr Guillermo Calvo Soriano

Es un muro delgado la despedida

Así como la muerte, paloma

Se adelgaza cada día

Mi canto va en la noche, luna encendida

Con la luz de tu cuerpo desvanecida Quién sabrá de tus pechos

Que yo subía

Debajo de qué noche, paloma

Serás memoria que olvida

Es un camino ciego

La despedida Caminando tu mueres, paloma

Y yo no encuentro la vida

Mi canto va en la noche,

luna encendida

Con la luz de tu cuerpo desvanecida.

GRACIAS al doctor Guillermo Calvo Soriano por mantener viva la memoria de poeta y regalarnos de tiempo en tiempo sus magníficos textos.

VER OTROS POEMAS DE CÉSAR CAL SORIANO AQUÍ:
https://hablasonialuz.wordpress.com/2013/08/06/poemas-de-cesar-calvo-en-antologia-en-su-voz-y-en-el-festival-de-cine-de-lima-pucp-el-martes-13-de-agosto-en-la-sala-azul/

Anuncios

BORGES en su voz, ARTE POÉTICA: convertir el ultraje de los años en una música, un rumor y un símbolo…

noviembre 17, 2016 en 2:30 am | Publicado en Artículos sobre Literatura, Comentarios diversos, Comunicación y Cultura, JARDIN DE DELICIAS, Miscelánea | Deja un comentario
Etiquetas: , ,

 

Un hombre se propone la tarea de dibujar el mundo. A lo largo de los años puebla un espacio con imágenes de provincias, de reinos, de montañas, de bahías, de naves, de islas, de peces, de habitaciones, de instrumentos, de astros, de caballos y de personas. Poco antes de morir, descubre que ese paciente laberinto de líneas traza la imagen de su cara. Borges,  ‘El Hacedor’. Buenos Aires, 31 de octubre de 1960

ARTE POÉTICA

Mirar el río hecho de tiempo y agua

y recordar que el tiempo es otro río,

saber que nos perdemos como el río

y que los rostros pasan como el agua.

 

Sentir que la vigilia es otro sueño

que sueña no soñar y que la muerte

que teme nuestra carne es esa muerte

de cada noche, que se llama sueño.

 

Ver en el día o en el año un símbolo

de los días del hombre y de sus años,

convertir el ultraje de los años

en una música, un rumor y un símbolo,

 

ver en la muerte el sueño, en el ocaso

un triste oro, tal es la poesía

que es inmortal y pobre. La poesía

vuelve como la aurora y el ocaso.

 

A veces en las tardes una cara

nos mira desde el fondo de un espejo;

el arte debe ser como ese espejo

que nos revela nuestra propia cara.

 

Cuentan que Ulises, harto de prodigios,

lloró de amor al divisar su Itaca

verde y humilde. El arte es esa Itaca

de verde eternidad, no de prodigios.

 

También es como el río interminable

que pasa y queda y es cristal de un mismo

Heráclito inconstante, que es el mismo

y es otro, como el río interminable.

EN SU VOZ

 

ANTE LOS OJOS DE JOSEPH K, poema de RICARDO FALLA BARREDA, poeta peruano.

octubre 1, 2016 en 2:55 am | Publicado en Artículos sobre Literatura, Comentarios diversos, Comunicación y Cultura, JARDIN DE DELICIAS, Miscelánea, Noticias y demás... | Deja un comentario
Etiquetas: , , , ,

libro-ricardo

Durante la realización de la IV edición del Festival Internacional de Poesía, Primavera Poética, realizado esta vez en las ciudades de Huánuco y Lima, entre los homenajeados se encontró el importante poeta peruano Ricardo Falla Barreda.

 

ricardo-lee

Ricardo Falla Barreda, lee su poema “Ante los ojos de Josehp K.” en en el local del Municipio de la ciudad de Huánuco, ante la atenta mirada de los poetas tanto peruanos como los invitados de  Argentina, Chile, Ecuador y Colombia.

Lectura de poemas en el Colegio de Abogados de Lima, en la segunda parte del Festival. en Lima.

Lectura de poemas en el Colegio de Abogados de Lima, en la segunda parte del Festival. en Lima.

Nacido en Lima en 1944, Ricardo Falla Barreda, además de ser profesor principal e investigador de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, es autor – entre otras muchas obras de ensayo y estudios-  de los poemarios Pequeña historia de conciencia (1971), Contra viento y marea (1973), Mi capital (1979), Poesía abierta (1982) , Interludios (2006) y Escrito en tierra (2016). Este último, publicado por Editorial Summa precisamente como parte del reconocimiento del Festival Internacional.

Del citado libro comparto el poema que reúne los atributos reiteradamente señalados por los que se han dedicado a estudiar su exigente poesía: rigor en la observación de la existencia , cuidado formal y amplio desarrollo de la idea poética; textos en los que emerge un hablante lírico hondamente comprometido con los acontecimientos y la ética de la vida.

ANTE LOS OJOS DE JOSEPH K

  

El día te levantó en vilo una mañana

encadenada al viento y a las horas en danza

Te pusiste de pie preso de libertad

mientras pensabas en el timbre de una mandolina

inventando un tono de suave quietud

 

Tomaste el desayuno en el salón de las flores

Tu corazón entre espacio y silencio

te hacía sentir serenidad

de arquitectura musical

y de alivio a lo inesperado del tiempo

 

Así  te mirabas fijamente en el espejo

Todo estaba en calma

tanto la risa como el diccionario en sollozo

el alfabeto y el analfabeto

incluso los que derraman el alma en cada escondrijo del viento

 

Sin tener noción de vivir en un planeta como la tierra

miraste tu anillo de oro ollado sutilmente por un rubí

Pensabas en que la vida es corta

y que son necesarias las reuniones con amigos

Y sin más augurio que asistir a tu oficina

te pusiste frente a la puerta

y como si el día se ordenara en forma de desgajados sentimientos

súbitamente  llamaron diciéndote palabras terribles

y en su plural oscuridad  rompieron en añicos tus sueños

y en ese instante tu vida

conoció el significado de la lluvia ácida en el cuerpo

 

Todo estaba consumado Joseph K amigo mío

Por eso estás en los conjuntos de mi existir

Y te veo con tu silencio solitario

con tu semilla ahogada hasta los huesos

y en la manera que te llevaron preso

dejaron ver el color de un tiempo innominado

a toda voz que responde y comprende

las interrogaciones que nos ahogan hace más de dos mil años

y nos hacen ver el arte en invisible forma

 

Sí Joseph K  ahora te interrogan envolviéndote

en la soledad de quien ha perdido todo lo que tenía

Y las preguntas de inhumana carga

azotan tu cuerpo inocente

Y abres los ojos

 miras a tu alrededor

das vueltas sobre ti mismo

y te conducen vestido de confusión

hasta llegar al lugar donde se dispersan las ansias de vivir

y fuerzan tu razón

te piden que dejes los sentimientos

y toses

la fiebre derrite tu círculo frontal

lloras sobre tu alma viva

y el miedo te envuelve como el gris de  un paisaje muerto

Y vuelves a estrujar la memoria

Te piden que confieses lo que no sabes

Y en ese instante el futuro se contiene

renuncia a estar presente

a buscar propósitos

al pasado inmediato que estas viviendo

tal como lo hago yo a cada instante

que contemplo lo que mi vida vive

 

Joseph K

te leo punto por punto

penetro el aire que respiras

me adentro a conocer el círculo de tus verdades

y veo el hondo de tu corazón

y de todo aquello que esta en ti

Y la emoción contenida

ante el aspecto de tus ajos

me hacen ver el sol

y todo lo que esta vacío

Sin embargo estas preso sin saber cuanto tiempo

y lloras por lo que tienes que confesar

sabiendo que ignoras las razones del tiempo que vivimos

y caes sin abrir los ojos sobre el vacío

 

        Y Así

encadenado a las especulaciones de la sombra

quedas quieto

pensando y muriendo

sin saber por qué esta ahí

ni por qué la belleza se aferra a las palabras

de quienes escriben música

 

Joseph K

te miro si conocerte y sin conocer

a los que leerán tu vida después de mi

siento en mi sentir

a los que sentirán después de mi

Dejo de leerte

sabiendo que has muerto

sin saber por qué

y desde el desierto en que vivo y moro

agitado por el aire de los caminos en línea

habla conmigo

pero no entre pedazos de lágrimas

sino desde una invención

que consienta lo que es el espíritu

de las letras en su espacio vivo

 

/Oh palabra que sacias los significados del pensar !

Dime

¿Dónde esta Joseph K ?

te pregunto una y otra vez

mientras veo la sombra de esta página

Dime

¿Dónde esta Joseph K ?

te pregunto mientras tiendo palabras

sobre el puente de letras

Dime

¿Dónde esta Joseph K ?

te pregunto mientras se ordenan las horas densas

de la imprecación del silencio

¿Lo sabes ?

Dime

¿Lo sabes ?

 

Joseph K

Joseph K

Joseph K de causa sin hombre Joseph K palabra Joseph K acento

Joseph K puntuación ¿Dónde estas ?

Por favor

¿Dónde estas ?

¿en qué desvelo te guardan?

 

Silencio  Silencio  Silencio

 

Es tarde

la noche avanza para volver

sólo queda la pregunta

Joseph K

espero

espero

tu cuerpo inexistente

hasta que llegue el día.

En Escrito en tierra, (Selección antológica) Editorial Summa, Colección Primavera poética. Lima 2016, 66-70

Antes en Interludios (2006)

EL CULTO Y EL ERUDITO. PROSA APÁTRIDA DE JULIO RAMÓN RIBEYRO

septiembre 13, 2016 en 11:45 pm | Publicado en Artículos sobre Literatura, Comentarios diversos, Comunicación y Cultura, JARDIN DE DELICIAS, Miscelánea, Noticias y demás... | 1 comentario
Etiquetas: , ,

 

ribeyro

PROSA 21

“Lo fácil que es confundir cultura con erudición. La cultura en realidad no depende de la acumulación de conocimientos,  incluso en varias materias, sino del orden que estos conocimientos guardan en nuestra memoria y de la presencia de estos conocimientos en nuestro comportamiento. Los conocimientos de un hombre culto pueden no ser muy numerosos, pero son armónicos, coherentes y, sobre todo, están relacionados entre sí. En el erudito, los conocimientos parecen almacenarse en tabiques separados. En el culto se distribuyen de acuerdo a un orden interior que permite su canje y su fructificación. Sus lecturas, sus experiencias se encuentran en fermentación y engendran contínuamente nueva riqueza: es como el hombre que abre una cuenta con interés. El erudito,  como el avaro, guarda su patrimonio en una media, en donde solo cabe el enmohecimiento y la repetición. En el primer caso el conocimiento engendra el conocimiento. En el segundo el conocimiento se añade al conocimiento. Un hombre que conoce al dedillo todo el teatro de Beaumarchais es un erudito, pero culto es aquel que habiendo solo leído Las Bodas de Fígaro se da cuenta de la relación que existe entre esta obra y la Revolución Francesa o entre su autor y los intelectuales de nuestra época. Por eso mismo, el componente de una tribu primitiva que posee el mundo en diez nociones básicas es más culto que el especialista en arte sacro bizantino que no sabe freír un par de huevos. “

Julio Ramón Ribeyro

Prosas apátridas aumentadas. Lima, Carlos Milla Batres, 1978 pp. 24-25

WISLAWA SZYMBORSKA: Fotografía del 11 de setiembre

septiembre 13, 2016 en 12:26 am | Publicado en Artículos sobre Literatura, Comentarios diversos, Comunicación y Cultura, JARDIN DE DELICIAS, Miscelánea, Noticias y demás... | Deja un comentario
Etiquetas: , ,
Torres gemela. Ángel Uranga. Oleo. 2002

Torres gemelas. Ángel Uranga. Oleo. 2002

Fotografía del 11 de setiembre

Saltaron hacia abajo desde los pisos en llamas:

uno, dos, todavía unos cuantos

más arriba, más abajo.

La fotografía los mantuvo con vida,

y ahora los conserva

sobre la tierra, hacia la tierra.

Todos siguen siendo un todo

con un rostro individual

y con la sangre escondida.

Hay suficiente tiempo

para que revolotee el cabello

y de los bolsillos caigan

llaves, algunas monedas.

Siguen ahí, al alcance del aire,

en el marco de espacios

que justo se acaban de abrir.

Sólo dos cosas puedo hacer por ellos:

describir ese vuelo

y no decir la última palabra.

(Traducción de Gerardo Beltrán y Abel Murica Soriano)

WISLAWA SZYMBORSKA

wislawa-szymborska

(Kórnik, Poznan, 1923 – Cracovia, 2012) Poeta Premio Nobel de Literatura en 1996, algunas de sus múltiples obras son La sal (1962),Cien alegrías (1967), Todo caso (1972), Gran número (1976) y Gente en el puente(1986), hasta llegar a Fin y principio (1993). De su poesía se destacado que “Pese a abordar de forma continua lo que considera los más hondos recovecos del ser humano, Wislawa Szymborska tiende a despojar su poesía de gravedad retórica, para lo cual recurre al distanciamiento intelectual y emocional por medio del aludido humorismo presente en casi todos sus libros, junto con el frecuente recurso del lenguaje coloquial, la sencillez, los versos breves y la estructura de estrofas clásica. Otro de los rasgos de su obra es su facultad para desvelar lo insólito a través de los hechos y los fenómenos aparentemente más insignificantes y cotidianos”. (http://www.biografiasyvidas.com/biografia/s/szymborska.htm )

Fragmento del Discurso al ser honrada con el Premio Nobel

El mundo, a pesar de cualquier cosa que podamos pensar sobre él, espantados por su inmensidad y nuestra impotencia ante él, amargados por su indiferencia frente a los sufrimientos particulares de la gente, de los animales y tal vez de las plantas -ya que ¿de dónde proviene la certeza de que las plantas están libres de sufrimientos?-; a pesar de cualquier cosa que pensemos sobre sus espacios atravesados por la radiación de las estrellas, alrededor de las cuales se empieza a descubrir algunos planetas -¿ya muertos?, ¿todavía muertos?, no se sabe-; a pesar de cualquier cosa que pensáramos sobre este teatro inmenso, para el cual tenemos un billete de entrada pero su vigencia es ridículamente corta, limitada por dos fechas decisivas; a pesar de no sé qué cosa más que pudiéramos pensar sobre este mundo: es asombroso.

© The Nobel Foundation

http://szymborskapoesia.blogspot.pe/

‘PUDE HABER SIDO YO MISMA, PERO SIN QUE ME SORPRENDIERA’. Poemas de WISLAWA SZYMBORSKA y un discurso memorable.

julio 10, 2016 en 1:31 am | Publicado en Artículos sobre Literatura, Comentarios diversos, Comunicación y Cultura, JARDIN DE DELICIAS | Deja un comentario
Etiquetas: , ,

szymborska wislawa portret en czarno biale

 

 

DEL MONTÓN

 

Soy la que soy.

Casualidad inconcebible

como todas las casualidades.

 

Otros antepasados

podrían haber sido los míos

y yo habría abandonado

otro nido,

o me habría arrastrado cubierta de escamas

de debajo de algún árbol.

 

En el vestuario de la naturaleza

hay muchos trajes.

Traje de araña, de gaviota, de ratón de monte.

Cada uno, como hecho a la medida,

se lleva dócilmente

hasta que se hace tiras.

 

Yo tampoco he elegido,

pero no me quejo.

Pude haber sido alguien

mucho menos personal.

Parte de un banco de peces, de un hormiguero, de un enjambre,

partícula del paisaje sacudida por el viento.

 

Alguien mucho menos feliz,

criado para un abrigo de pieles

o para una mesa navideña,

algo que se mueve bajo el cristal de un microscopio.

 

Árbol clavado en la tierra,

al que se aproxima un incendio.

 

Hierba arrollada

por el correr de incomprensibles sucesos.

 

Un tipo de mala estrella

que para otros brilla.

 

¿Y si despertara miedo en la gente,

o sólo asco,

o sólo compasión?

 

¿Y si hubiera nacido

no en la tribu debida

y se cerraran ante mí los caminos?

 

El destino, hasta ahora,

ha sido benévolo conmigo.

 

Pudo no haberme sido dado

recordar buenos momentos.

 

Se me pudo haber privado

de la tendencia a comparar.

 

Pude haber sido yo misma, pero sin que me sorprendiera,

lo que habría significado

ser alguien completamente diferente

 

(Traducción de Gerardo Beltrán)

 

CIERTA GENTE

Cierta gente huyendo de otra gente.
En cierto país bajo el sol
y bajo ciertas nubes.

Dejando atrás todos sus respectivos
campos labrados, ciertas gallinas, perros,
espejos en los que ahora sólo el fuego se contempla.

Llevan a la espalda hatillos y cántaros
día tras día más pesados, cuanto más vacíos.

El agotamiento de alguien tiene lugar en silencio,
el arrancamiento a alguien de su pan en el tumulto
y el acunamiento del niño muerto de alguien.

Ante ellos un incesante “por aquí no”,
no es ese el puente que necesitan
sobre un río extrañamente rosado.
Alrededor unos disparos, a veces más cerca, a veces más lejos,
en lo alto un avión que parece dar vueltas.

Vendría bien alguna invisibilidad,
alguna oscura pedregosidad,
y aún mejor un no-haber-sido
por un tiempo breve o incluso largo.

Algo todavía ocurrirá, pero dónde y qué.
Alguien saldrá a su encuentro, pero cuándo, quién,
Desempeñando qué papel y con qué intenciones.
Si tiene elección,
quizás no quisiera ser un enemigo
y los deje con cierta vida por delante.

(Traducción de David Carrión Sánchez)

 

 

ELOGIO DE LA MALA CONCIENCIA DE UNO MISMO

El buitre no tiene nada que reprocharse.
Los escrúpulos le son ajenos a la pantera negra.
No dudan de lo apropiado de sus actos las pirañas.
El crótalo se acepta sin complejos a sí mismo.

No existe un chacal autocrítico.
El tábano, la langosta, la tenia y el caimán
viven como viven y así están satisfechos.

De cien kilos es el corazón de la orca,
pero no le pesa.

Nada más animal
que una conciencia limpia
en el tercer planeta del Sol.

(Traducción de Abel A. Murcia Soriano)

 

EL POETA Y EL MUNDO
Discurso de recepción del Premio Nobel 1996 Estocolmo, 1996

Parece ser que en un discurso lo más difícil es la primera frase. Así que ya la he dejado atrás… Pero presiento que también las que siguen serán difíciles, la tercera, la sexta, la décima, así hasta la última, porque tengo que hablar de poesía. Pocas veces hablo sobre este tema, casi nunca. Y siempre me acompaña el convencimiento de que no lo hago muy bien. Por eso no me extenderé mucho. Toda imperfección es más llevadera si se recibe en pequeñas dosis.

El poeta de hoy es escéptico e incluso desconfiado –y puede ser que lo sea sobre todo– ante sí mismo. Con disgusto manifiesta públicamente que es poeta, como si se avergonzara un poco. Pero en nuestra ruidosa época resulta más fácil reconocer los propios defectos (basta con que causen impresión) que no las virtudes, porque están escondidas a mayor profundidad y no acabamos de creer en ellas…En diferentes encuestas o en conversaciones casuales, cuando el poeta tiene necesariamente que precisar su ocupación, se define de forma general como “literato”, o da el nombre de la profesión a la que se dedica por añadidura. La información de que tienen que vérselas con un poeta es recibida por funcionarios o por otros pasajeros del mismo autobús con cierta incredulidad e inquietud. Supongo que también el filósofo despierta parecida turbación. Este último está sin embargo en mejor situación porque, normalmente, tiene la posibilidad de adornar su profesión con algún título. Doctor en filosofía, eso sí que suena mucho más serio.

Además, no existen doctores en poesía. Eso significaría que es una ocupación que exige estudios especializados, exámenes aprobados con regularidad, disertaciones teóricas enriquecidas con bibliografía y notas y, por fin, la obtención solemne de diplomas. Esto, por su parte, significaría que para ser poeta no bastarían hojas de papel escritas, aunque fuera con los mejores versos; que sería imprescindible, y eso ante todo, un papelito sellado. Recordemos que en relación a esto deportaron al orgullo de la poesía rusa, más tarde Premio Nobel,  Joseph Brodsky. Lo declararon “parásito” porque no tenía la certificación oficial de que le era permitido ser poeta…

Hace unos años tuve el honor y la alegría de conocerle personalmente. Advertí que sólo a él, entre los que conozco, le gustaba llamarse a sí mismo “poeta”, que articulaba esta palabra sin frenos internos, incluso con cierta provocativa soltura. Pienso que era resultado del recuerdo de las brutales humillaciones que había sufrido en su juventud. En países más felices, en los que la dignidad humana no se puede pisotear tan fácilmente, los poetas anhelan ser publicados, leídos y comprendidos, pero no hacen nada o casi nada para destacar de entre los demás en la vida cotidiana. No hace tanto, en las primeras décadas de nuestro siglo, a los poetas les gustaba llamar la atención con ropas rebuscadas y con un comportamiento excéntrico. Esto, sin embargo, era siempre un espectáculo de cara al público. Llegaba el momento en que el poeta cerraba tras de sí la puerta, se quitaba de encima todas las capas, bisutería y otros accesorios poéticos, y se quedaba en silencio, en espera de sí mismo, ante una hoja de papel en blanco. Porque es esto lo que en verdad cuenta.

Es significativo. Constantemente se produce un gran número de películas biográficas sobre grandes científicos o sobre grandes artistas. La tarea de los ambiciosos directores de cine es presentar de una manera creíble el proceso creativo, proceso que conduce finalmente a grandes descubrimientos científicos o a la realización de famosísimas obras de arte. Con más o menos éxito muestran el trabajo de ciertos sabios: laboratorios, todo tipo de aparatos, mecanismos puestos en marcha que son capaces de mantener durante cierto tiempo la atención del público.  Además, los momentos de expectación en espera de si un experimento, repetido por enésima vez con sólo una pequeñísima variación, sale o no sale, resultan muy dramáticos. Las películas sobre pintores, en las que se puede reproducir cada fase del movimiento de la pintura, desde el primer trazo hasta la última pincelada, sí que pueden ser espectaculares. Las películas sobre compositores están llenas de música, desde los primeros compases que el artista oye en su interior hasta la forma madura de la obra en la que cada instrumento tiene ya adjudicada su parte. Todo esto sigue siendo ingenuo y no nos dice nada sobre ese estado de ánimo llamado comúnmente inspiración, pero al menos hay algo que mirar y oír.

Lo malo son los poetas. Su labor es de una lamentable falta de fotogeneidad. Uno está sentado a la mesa o tendido en un sofá, con la vista clavada en la pared o en el techo, de vez en cuando escribe siete versos, uno de los cuales tacha al cabo de un cuarto de hora, y pasa una hora más en la que no ocurre nada… ¿Qué espectador aguantaría semejante cosa?

He mencionado la inspiración. A la pregunta de qué es, en caso de que sxista, los poetas de hoy dan una respuesta evasiva. Y no porque o hayan sentido lo beneficioso de ese impulso interior. El motivo es otro. No es fácil explicar algo que uno mismo no entiende.

Yo también, al ser a veces interrogada sobre la inspiración, mantengo una prudente distancia respecto a lo esencial. Pero digo lo siguiente: la inspiración no es un privilegio exclusivo de los poetas o de los artistas en general. Hay, ha habido y seguirá habiendo un cierto grupo de personas a las que toca la inspiración. Son todos aquellos que conscientemente eligen su trabajo y lo realizan con amor e imaginación. Se encuentra médicos así, y pedagogos, y jardineros, y otros en cien profesiones más. Su trabajo puede ser una aventura sin fin siempre y cuando sean capaces de percibir nuevos desafíos. A pesar de dificultades y fracasos su curiosidad no se enfría. De cada duda resuelta sale volando un enjambre de nuevas preguntas. La inspiración, sea lo que sea, nace de un constante “no sé”.

Personas como ésas no hay muchas. La mayoría de los habitantes de esta tierra trabaja para ganarse la vida, trabaja porque tiene que trabajar. No son ellos mismos quienes con pasión eligen su trabajo, son las circunstancias de la vida las que eligen por ellos. El trabajo que no gusta, el que aburre, valorado sólo porque, incluso siendo desagradable y aburrido, no es accesible para todos, es uno de los peores infortunios humanos. Y no parece que los siglos que vienen vayan a traer algún cambio feliz.

Así me permito decir que, si bien les quito a los poetas el monopolio de la inspiración, los incluyo, de todos modos, en el pequeño grupo de los favorecidos por el destino.

En este punto, sin embargo, pueden despertarse dudas en el oyente. A los más diversos verdugos, dictadores, fanáticos, demagogos, que luchan por el poder con ayuda de unas pocas consignas, pero repetida a gritos, también les gusta su trabajo y también lo realizan con ingenio. Claro que sí, pero ellos “saben”.  Saben, y lo que saben les basta de una vez para siempre. No se interesan en nada más, porque eso podría debilitar la fuerza de sus argumentos. Y cualquier saber que no provoca nuevas preguntas se convierte muy pronto en algo muerto, pierde la temperatura que propicia la vida. Los casos más extremos, los que se conocen bien tanto por la historia antigua como por la moderna, son capaces de ser letales para las sociedades.

Por eso tengo en tan alta estima dos pequeñas palabras: “no sé”. Pequeñas pero con potentes alas. Que nos ensanchan los horizontes hacia territorios que se sitúan dentro de nosotros mismos y hacia extensiones en las que cuelga nuestra menguada tierra. Si Isaac Newton no se hubiera dicho “no sé”, las manzanas del jardín hubieran podido caer ante sus ojos como granizo y él, en el mejor de los casos, se habría inclinado a recogerlas para comérselas con apetito.

Si mi compatriota Maria Sklodowska-Curie no se hubiese dicho “no sé”, probablemente se hubiera convertido en profesora de química en un pensionado de señoritas de buena familia y en este trabajo, por otra parte respetable, habría transcurrido su vida. Pero ella se dijo “no sé”, y fueron exactamente estas dos palabras las que la condujeron, y no una sino dos veces, a Estocolmo, donde se galardona con el Premio Nobel a las personas de espíritu inquieto en constante búsqueda.

Asimismo, el poeta, si es un poeta de verdad, tiene que repetir sin descanso “no sé”. En cada poema intenta dar una respuesta pero, no bien ha puesto el último punto, ya le invade la duda, ya empieza a darse cuenta de que se trata de una respuesta temporal y absolutamente insuficiente. Así pues lo intenta otra vez, y otra, y más tarde estas pruebas consecutivas de su descontento con respecto a sí mismo los historiadores de literatura las sujetarán con un clip muy grande y las denominarán sus “logros”.

Sueño algunas veces con situaciones imposibles. Me imagino, por ejemplo, en mi impertinencia, que tengo la posibilidad de hablar con el Eclesiastés, el autor de tan conmovedor lamento frente a la vanidad de toda actividad humana. Le haría una profunda reverencia porque no cabe la menor duda de que es uno de los más importantes poetas, por lo menos para mí. Pero después lo cogería de la mano.  “Nada nuevo bajo el sol”, dijiste, Eclesiastés. Pero si tú mismo naciste nuevo bajo el sol. Y el poema del cual eres autor también es nuevo bajo el sol porque nadie lo escribió antes que tú. Y nuevos bajo el sol son todos tus lectores, porque quienes vivieron antes que tú está claro que no pudieron leerlo. Tampoco el ciprés bajo cuya sombra te sentaste crece aquí desde el principio de los tiempos.

Le dio su origen algún otro ciprés, parecido al tuyo pero no el mismo, y además querría preguntarte, Eclesiastés, qué cosa nueva bajo el sol piensas escribir ahora. ¿Se tratará de algo que complete tus pensamientos o más bien, después de todo, tienes la tentación de rectificar alguno de ellos? En tu anterior poema percibiste también la alegría, ¿qué importa que sea pasajera? Así pues, ¿será ella el tema de tu poema nuevo bajo el sol? ¿Tienes ya algunas notas, los primeros esbozos? ¡No irás a decir: “Lo he escrito todo, no tengo nada que añadir” Eso no lo puede decir ningún poeta en el mundo, y qué decir uno tan grande como tú.

El mundo, pensemos de él lo que pensemos, espantados por su inmensidad y por nuestra propia impotencia frente a él, amargados por su indiferencia a los sufrimientos, los de la gente, los de los animales, y tal vez también los de las plantas, pues ¿de dónde la seguridad de que las plantas están libres de sufrimientos?; pensemos lo que pensemos de sus espacios atravesados por la radiación, de las estrellas, alrededor de las cuales se han empezado a descubrir nuevos planetas, ¿ya muertos?, ¿todavía muertos?, no se sabe; digamos lo que digamos de este inconmensurable teatro para el que tenemos una entrada, aunque su validez sea ridículamente corta, limitada por dos fechas categóricas; pensemos lo que pensemos sobre él, este mundo es sorprendente.

Pero en el término “sorprendente” se esconde cierta trampa lógica.  Nos sorprende lo que se sale de una norma conocida y ampliamente aceptada, de alguna incuestionabilidad a la que estamos acostumbrados. Pero he aquí que este mundo incuestionable no existe en absoluto. Nuestra sorpresa tiene vida propia y no resulta de la comparación con nada.

De acuerdo, en el habla coloquial, que no sopesa cada palabra, todos usamos las expresiones: “un mundo corriente”, “una vida corriente”, “un hecho corriente”,… sin embargo, en el lenguaje de la poesía, donde cada palabra se mide, nada es ya normal y nada es corriente. Ninguna piedra y ninguna nube sobre ella. Ningún día y ninguna noche tras él. Y por encima de todo, ni siquiera la existencia de nadie en este mundo.

Parece que los poetas van a seguir teniendo siempre mucho trabajo.

(Traducción de María Paula Malinowski Rubio y María Filipowicz-Rudek)

 

Szymborska joven

Wislawa Szymborska, poeta polaca, Premio Nobel de Literatura en 1996, nació en Kornik, en la región de Poznan, el 2 de julio de 1923. Falleció en  en Cracovia en el 2012.  Licenciada en Filosofía Polaca y en Sociología por la Universidad Jagelloniana de Cracovia, se dedicó tanto a la poesía como a la crítica literaria. Autora de innumerables obras caracterizadas por la hondura de sus reflexiones  y su aguda ironía, recibió importantes premios.

EN: Wislawa Szymborska. El gran número . Fin y principio y otos poemas.  Edición al cuidado de María Filipowicz-Rudek y Juan Carlos Vidal. Estudio introductorio de Malgorzata Baranowska. Madris, Hiperión, 2014

EL MAL INVOLUNTARIO en “CAVILACIÓN DEL CAMINANTE”. de CARLOS GERMÁN BELLI

septiembre 15, 2015 en 1:11 am | Publicado en Artículos sobre Literatura, Comentarios diversos, Comunicación y Cultura, Creación, JARDIN DE DELICIAS, Miscelánea, Noticias y demás... | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , , ,
Carlos Germán Belli y Sonia Luz Carrillo

Carlos Germán Belli y Sonia Luz Carrillo

Texto de mi exposición en el Congreso Internacional «Tradición, ruptura y modernidad en la poesía de Carlos Germán Belli» organizado por la Academia Peruana de la Lengua y realizado en la ciudad de Lima los días 27, 28 y 29 de abril de 2015

Siguiendo la constante línea del poetizar  los hechos aparentemente nimios y cotidianos, en  “Cavilación del caminante” Carlos Germán Belli  expone  una madura reflexión acerca de la fragilidad de todo ser vivo signado por  la inevitabilidad de la muerte y el mal involuntario  en un mundo sometido al  acabamiento. La noción del mal moral,  está vinculada desde siempre al de la libertad que se ejerce  no para hacer el bien, sino para buscar un fin egoísta que implica dañar a otros. Pero ocurre que acciones inocentes, cotidianas pueden entrañar el mal y esto es lo que enuncia poéticamente el texto de Carlos Germán Belli que paso a leer. 

Cavilación del caminante

Diariamente camino siempre

Por la faz del sublunar mundo

Para preservar la salud,

Y de preferencia en un parque

Donde plantas y animalillos

Viven codo con codo en paz;

Y por allí feliz discurro

Sin reparar que a unos seres,

Justo como yo en plena vida,

Involuntariamente piso.

Y a la verdad qué bien estoy,

Aunque rápido asesinándolos

A quienes acá abajo yacen

A rastras entre suelo y cielo

Sin poder esquivar la muerte

Que les llega así de improviso

Cuando alguien viene en dos zancadas

Y con la suela del zapato

Sin más ni más así deshace

Cada mínimo hijo de Dios.

He aquí la multitud de hormigas

Que dan el suspiro postrero

A causa de las mil pisadas

Del caminante cotidiano

En homicida convertido,

No queriéndolo, no, sin duda;

Mas tales son las circunstancias

En que un gigante humano mata

Al animalillo invisible

E inerme ante el andar ajeno.

Es el más inexplicable hecho,

Y por añadidura absurdo,

Que alguien por preservarse a fondo

—¡Tal como yo cada mañana!—

De un tajo la vida le siegue

A aquel que nunca daña a nadie

Ni a los imperceptibles seres;

Que el firmamento entonces caiga,

Igual que un castillo de naipes,

Sobre mí un mal día. Así sea.

En El alternado paso de los hados (2006)

El título 

Desde el título el poema “Cavilación del caminante” de Carlos Germán Belli, publicado en El alternado paso de los hados (2006), nos introduce con el uso de cavilaciones (Pensar con intención y profundidad. RAE) en el tono que regirá el poema: El  pensar intencionado  mientras se realiza una acción natural y cotidiana: una caminata.

Así, en cuatro estrofas de diez versos eneasílabos, irá exponiendo el discurrir de una conciencia ante hechos y ante existencias minúsculas, apenas perceptibles.

En torno a sus opciones discursivas, Belli declaró en una ocasión “Primero traté de hacerme de un lenguaje y, luego, de adueñarme de ciertas formas poéticas y metros: el endecasílabo en un primer momento; más adelante, el dodecasílabo y el alejandrino y, por último, el eneasílabo” (Belli  2011)

El hablante lírico

En “Cavilación del caminante”, la  voz que habla en el texto enuncia a través de un sumario relato, un hecho concreto: El paseo  rutinario de un personaje que tiene como motivación solo preservar  la salud  y que al paso  reconoce los efectos que esa inocente actividad puede acarrear.

Los temas

En la primera estrofa, segundo verso, nos sorprende con una referencia aristotélica.  La  caminata se realiza por “la faz del  sublunar  mundo”. Rápidamente recordaremos que en la cosmología de Aristóteles se trata de  nuestro mundo móvil y heterogéneo, caracterizado por la existencia de seres cuyos movimientos son finitos, es decir, tienen un principio y un fin, y rectilíneos, ya sea ascendentes o descendentes.

Este es el vasto mundo en  que el hablante lírico sitúa el fenómeno que se apresta a registrar. Un sujeto urbano transita por un parque donde plantas y animales viven en calma, el texto señala que “viven codo a codo en paz”,  hasta la irrupción del caminante, lo que les significa peligro y muerte.

El hablante poético repara de improviso que él “en plena vida” involuntariamente pisa y ocasiona la desaparición de minúsculos seres.

Aquí el tema principal está planteado: La presencia del mal involuntario.

La segunda estrofa, reitera la paradoja del bienestar del hablante “qué bien estoy”, mientras ocasiona  muerte: “Aunque rápido asesinándolos”. Es  fuerte el uso del verbo asesinar. Incluso podría sonar desmesurado.   Se trata de la conciencia de un lado, de la indefensión de los seres minúsculos “a rastras entresuelo y cielo” y  de otro, el poder de quien “sin más ni más así deshace / cada mínimo hijo de Dios”. La fragilidad de la vida, el carácter inevitable de la muerte  y,  otra vez, el mal involuntario.  La  acción humana conectada  con el  todo de la vida.  El bienestar de uno significando la destrucción de otros seres.

La tercera estrofa insiste en los anteriores temas pero surge  con mayor nitidez la noción de  dignidad de todo ser vivo que ya se había mencionado al llamar ‘hijos de  Dios’  a los pequeños animales.  “He aquí la multitud de hormigas que dan el suspiro postrero”. No es solo el condolerse ante  toda  disminución  o supresión  de vida, es la presencia de un atributo humano,  esa exhalación profunda, audible, que muchas veces comunica una emoción como la tristeza, o el darse por vencido, que es el suspiro.  La hormiga aparece humanizada y no hay ironía en el recurso, más bien una delicada piedad ante el pequeño ser que muere por la pisada de “un gigante humano convertido en “homicida”. El uso de esta palabra remarca la humanización del insecto.

La cuarta y última estrofa reitera los temas presentados desde los primeros versos: un hablante que insiste en explicar que es por preservar su salud que sale cada mañana a realizar un paseo  y  que toma consciencia de que  a  cada paso va sembrando la muerte. Califica el hecho como absurdo  porque la víctima es aquel que “nunca daña a nadie” y ahí añade otro tema que es el de la inevitable  punición que llegará para reparar en algo la injusticia: “Que el firmamento entonces caiga,/  Igual que un castillo de naipes,/  Sobre mí un mal día. Así sea.”

La lectura de este poema de penetrante contenido y enunciación transparente, cumple lo señalado por Mario Vargas Llosa que encuentra la poesía de Belli como una “expresión (tan) trabajada y singular, tan exquisitamente manierista, impregnada de vivencias, de pasión y sufrimiento, es un dramático testimonio de la vida cotidiana y las frustraciones, miserias, decepciones, quimeras y menudas ocurrencias, que el poeta exhibe con tanta impudicia como angustia,…” (Vargas Llosa 2011: 4)

El mismo autor, hablando del encuentro del lector con los textos de Belli, afima:

“cuando el lector aprende a descifrar sus claves y penetra en sus laberintos, nos revela los tesoros que se ocultan debajo de esas máscaras…una inmensa ternura, una piedad acendrada por la miseria moral y material de quienes sufren y son incapaces de resistir los embates de una vida que no entienden, que los sacude y derriba como un viento ciclónico o una marejada súbita. Piedad, humanidad, solidaridad con los que sufren, desde el mismo sufrimiento, bajo el oropel y los lamentos, un corazón que se desangra, gota a gota, y hace suyo el dolor que impregna al mundo: eso es lo que la poesía de Belli representa.” (Vargas Llosa 2011: 5)

En torno a las opciones de la poesía de Belli, Marco Martos observa su ubicación dentro de las grandes tendencias del arte en relación con la poesía moderna y afirmará que “Belli no es un poeta interiorista como contraste. Es un poeta de recogidos espacios que responde a una tendencia mundial a través de los siglos.” Recordará luego a los poetas de la antigüedad y hasta el siglo XIX con la presencia de Homero, Virgilio, Dante y Víctor Hugo, que registrarán en su poesía los grandes espacios hasta la llegada de Baudelaire, padre de la modernidad. Y dirá: “Belli pertenece a esta raza de poetas, la que nace de Baudelaire y mira los pequeños espacios y no los grandes horizontes.  ¿Y qué hay en el pequeño espacio de la poesía belliana? Hay mucho, el universo entero a través de las pequeñas formas…  (Martos 2012: 66-67)

Por  mi parte observo que las cavilaciones del caminante  acerca de los seres diminutos, tienen un antecedente directo en el poema “Oh padres, sabedlo bien…”  de Oh Hada cibernética (1962)

“Oh padres, sabedlo bien:

el insecto es intransmutable en hombre

más el hombre es transmutable en insecto

¿acaso no pensabais , padres míos

cuando aquí en el orbe sin querer matabais

un insecto cualquiera/ …

pues que pasado el tiempo

alguno de vuestros hijos

volveríanse en inermes insectos

un a pesar de vuestros mi esfuerzos

para que todo el tiempo

pesen y midan como los humanos?

Este poema, al igual que “Cavilación…”, coloca un tema  que se hará típico en la expresión artística de la modernidad: el desasosiego del sujeto moderno y urbano ante el quiebre de la relación hombre naturaleza. Como advierte Allan Silva, analizando la poética en Oh hada cibernética:

“… Garcilaso, Petrarca y Góngora escriben la modernidad desde sus remotos orígenes, ellos son anteriores, en cierto modo, al concepto de modernidad, donde la naturaleza y el ser humano no han experimentado la ruptura definitiva,…. La escritura de Belli, en cambio, pertenece a un momento en que la modernidad se asume como la crisis continua de la historia y la cultura, donde la Naturaleza ya se ha profanado y el desencantamiento del mundo es un largo proceso que bien puede desembocar en la enajenación”   (Silva 2006: 145)

Humanidad y transparencia  valores de la poesía de Belli resaltadas acertadamente por Miguel Ángel Zapata, quien dirá: “La hermosura en la poesía de Belli radica en su humanidad y experimentación con el lenguaje. Esta combinatoria hace de la poesía de Belli un artefacto complejo, profundo, y perdurable.”

El hablante poético de “Cavilación del caminante” enarbola un sentido de amorosa responsabilidad frente al mal que se ocasiona aun cuando este no se proyecte como voluntario. Con la aparente simplicidad de quien narra un hecho  rutinario, la caminata diaria, la mirada que escruta lo diminuto, lleva tal carga de significación que se constituye en potente alegato al valor de la vida, de toda vida. Gran poesía  que enseña a ver al trasluz de lo pequeño los grandes temas de todos los tiempos.

Bibliografía

Belli, Carlos Germán (2008) Poemas escogidos 1958-2006. Edición bilingüe. Traducción Rose Shapiro. Lima, Universidad Ricardo Palma

Pajares, Gonzalo (2011)   “He tratado de vivir en olor de poesía”, Entrevista a Carlos Germán Belli. Lima, Diario Perú 21, edición de 18 de octubre.

Martos, Marco (2012) “Carlos Germán Belli. Tradición y Modernidad”. En  En las fronteras de la poesía. Lima, Lápix editores

Silva Paredes, Allan (2006) “¿Otra arcadia perdida?: la poesía de Carlos     Germán Belli, entre la utopía y el hastío. Notas sobre ¡Oh Hada Cibernética!” En Escritura y Pensamiento, Año IX, N° 18, pp  137- 148 Lima: FLCH Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

Vargas Llosa (2011) “Carlos Germán Belli. El poeta del Hada Cibernética” en Chasqui, El correo del Perú, Nº Año 12, número 22 Boletín Cultural del Ministerio de Relaciones Exteriores, Lima,  Mayo de 2014

Zapata, Miguel Ángel (2008) “Carlos Germán Belli y la rotura del lenguaje habitual”, Revista digital   Ómnibus Nº 21  Año IV  julio
En línea: http://www.omni-bus.com/n21/belli.html

SONIA LUZ CARRILLO (UNMSM)

Tags: Carlos Germán Belli ,  El alternado paso de los hados, Poesía Peruana , Poesía Peruana de los años 50′ , Poetas peruanos, Cavilación del caminante , Sonia Luz Carrillo

‘HABLA SONIA LUZ’, NUEVE AÑOS BLOGUEROS Y UNA ENORME GRATITUD!

septiembre 6, 2015 en 11:24 pm | Publicado en Artículos sobre Literatura, Blogroll, Comentarios diversos, Comunicación y Cultura, Creación, Documentos, JARDIN DE DELICIAS, MI POESÍA SEGÚN ..., MIS POEMAS, Miscelánea, Noticias y demás... | Deja un comentario
Etiquetas: , , ,

Habla Sonia Luz

 

Un día como hoy, hace nueve años, alojé en WordPress.com  este blog que tantas satisfacciones me brinda. Habla Sonia Luz lo llamé anunciando que en él aparecerían mis “asombros, perplejidades y uno que otro hallazgo”. Y debo decir sin ocultar mi complacencia que tuvo y tiene significativa acogida.

Desde el 6 de setiembre de 2006 hasta el momento que escribo estas líneas ha recibido 1.400.920 (un millón, cuatrocientos mil, novecientos treinta y tres!) visitas en sus distintas categorías; y ha merecido muchísimos comentarios y un sinnúmero de enlaces.

Como cada inicio  de año, en el pasado enero, WordPress me hizo llegar las estadísticas y la felicitación por las visitas.
Números emocionantes

Pero no es solo una cuestión de números, es la satisfacción de poder expresar con libertad y gozo aquello que me parece hermoso  y útil, compartir. También mis anhelos y desagrados. Y es  bueno percibir que existe un público que aprecia los materiales difundidos, ahora con el impulso de los enlaces a Facebook y la generosidad  de quienes comparten las entradas.

¿De qué habla esta bitácora?
De distintos temas, sin duda, pero en ella prevalece la literatura, el arte, la comunicación, las expresiones variadas de la cultura; las altas expresiones del espíritu creador humano. También está mi creación tanto poética como ensayística, así como algunas opiniones que ella ha merecido.
En Habla Sonia Luz   están mis héroes y heroínas, personas  notables y cotidianas; de alguna manera estoy yo contando lo que vivo y lo que veo vivir.

Estadísticas en lo que va del 2015
Estadísticas en lo que va del 2015

Nueve años blogueros me han puesto en contacto con nuevos y antiguos amigos, del Perú y de otros lugares del planeta;  me mantiene en contacto con ustedes y hoy quería manifestar mi enorme gratitud por ese privilegio.

UN MILLÓN CUATROCIENTOS MIL NOVECIENTOS  TREINTA Y TRES GRACIAS!!

Tags: Blog Habla Sonia Luz , Nueve años blog Habla Sonia Luz , Blogs peruanos , Comunicación y blogs

ADRIÄN FLORES ALBÁN: ALMA, CORAZÓN Y (SU) VIDA, EN UNA ENTREVISTA RECUPERADA

septiembre 2, 2014 en 2:28 am | Publicado en Comentarios diversos, Comunicación y Cultura, JARDIN DE DELICIAS, Miscelánea | 1 comentario
Maestro Adrián Flores Albán, autor de Alma, corazón y vida y decenas de otras composiciones del cancionero criollo peruano.

Maestro Adrián Flores Albán, autor de Alma, corazón y vida y decenas de otras composiciones del cancionero criollo peruano.

El once de mayo de 1981, se publicó en El Diario de Marka – periódico que marcó  época y estilo en el diarismo peruano – la extensa entrevista que le hice al  autor de unas de las canciones emblemáticas de  la música popular  peruana: el vals Alma , corazón y vida, el compositor peruano Adrián  Flores Albán.  Recuperado  entre antiguos  recortes  de  mi archivo ahora  reproduzco  la  mayor parte del  texto  como  homenaje a  este  valioso artista.

Adrián Flores Albán

Es modesto albañil, pero famoso en todo el mundo

El autor de Alma, corazón y vida saborea la fama de su vals; esa es toda su fortuna

Entre le polvo y la viruta del taller de mantenimiento del Hospital San Bartolomé, donde se desempeña como albañil, conversamos con A. Flores Albán. Pequeño, de ese color inconfundible de piurano neto, con ancha sonrisa e inteligente mirada nos habla con pasión de sus trabajos “si dejo de ser albañil, dejo de ser compositor, nos dice este artista cuya obra más conocida “ha sido grabada por casi todos los conjuntos más importantes del mundo”. Últimamente, “Alma , corazón y vida” ha sido grabada también por Django y Rafael.

Autodidacto, a los díez años queda huérfano “y si no hubiera encontrado algunas personas buenas, sabe Dios qué hubiera sido” – recuerda- “me enfrenté solo a la vida”.  Su infancia transcurre en su tierra , Sullana, en el barrio de Huanzalá.  De entre sus recuerdos primeros entresaca el siguiente: Su casa estaba al costado de una  fábrica, su madre daba pensión a los obreros  y entre ellos había un personaje el “Cocheco”, que a golpes de cajón interpretaba canciones que dejaban al churre extasiado.

Desde muy joven trabaja en albañilería y afirma que todas sus composiciones han surgido mientras trabaja, exponiéndonos, además, su teoría “Cuando un hombre trabaja, el ruido que hace con sus herramientas nos da  la señal de su estado de ánimo,  así, si un hombre martillea podemos notar si está  triste, alegre, nostálgico o enamorado. El compositor es un receptor de todo lo que ocurre a su alrededor”.

UNA CANCIÓN ESCRITA CON ALMA, CORAZÓN Y VIDA

Transcurría el año 49 y Adrián, joven de 23 años, se hallaba en amores con una sencilla muchacha; esta por presiones económicas, se ve obligada a aceptar en matrimonio a otro joven que se había convertido en protector de su pobre familia. El día que le comunica por carta  su decisión, Adrián coge la guitarra y toda su amargura y queja por las condiciones que motivan el rompimiento, quedan convertidas en una de las más bellas, sentidas, y por eso mismo permanentes, piezas de nuestro cancionero Porque no tengo fortuna/ estas tres cosas te ofrezco… eran los meses de abril o mayo del 49.
La canción empezó a escucharse en las chicherías lugareñas y fue gustando tanto que todo erl barrio la cantaba. Por aquel entonces, flores tenía ya tres o cuatro valses compuestos.

En noviembre del mismo año, viaja a Lima buscando trabajo  y lo encontró, como siempre, de albañil. Un día – nos cuenta- al salir de la obra en la que trabajaba,  por La Victoria,  pasa por un restaurante  y escucha unos acordes familiares. Se da cuenta que su canción está siendo propalada por Radio Callao en la voz de “Los Bardos”, los que cambiaban algunas palabras tergiversando el mensaje. Allí, Flores Albán se da cuenta del valor de su composición y de la necesidad de reclamar la autoría y una difusión conveniente.

Recuerda que en el año 52 se encontraban en pleno apogeo “Los Morochucos” y “Los Embajadores Criollos”. Él se dirigió donde Avilés, pero no recibe más que evasivas, “Es que yo era un muchacho muy sencillo, provinciano y albañil”, “No me hicieron caso, regresé varias veces a buscarlos, hasta que me cansé”.

Se puso entonces en contacto con “Los Embajadores Criollos”, “Rómulo Varillas me citó adonde vivía y mientras se afeitaba – sin hacerme tampoco mucho caso- me dio una guitarra y empecé a interpretar la canción.  Recuerdo que volteó asombrado y me dijo: ‘Ese  vals  sí  que pega,  es  un campeón’.  A  los pocos días, Alma, corazón y vida integraba ya el repertorio de Los embajadores Criollos iniciando una popularidad que no cesa   y  esto creemos que se debe a que allí donde algien sin fortuna ofrezca la sinceridad de un afecto, renacerá la canción de Flores Albán.

“PERDURA SOLO LO QUE VIENE DEL PUEBLO”

“Por más que la radio o la TV impongan un tema musical, este solo tendrá vigencia mientras dure la propaganda  si es que el pueblo no lo siente. Solo perdura lo que viene del pueblo o siente el pueblo”, opina parafraseando a Vallejo.

Flores se define como un compositor sentimental y dice que por ello se fue encaminando de  los temas de amor a los que mostraban injusticias o problemas sociales  e insiste: “El compositor tiene que ser un receptor de todo lo que sufre o desea la gente”. Fue así como empezó a hacerse más consciente.

“Hace algunos años  me  di cuenta que mis canciones solo describían situaciones. No daba planteamientos. Empezó entonces a trabajar  en ese sentido, “no solo a experimentar con el ritmo – estoy tratando de realizar un ritmo que sea mestizaje entre lo costeño y lo andino- sino a entregar un mensaje definido. Así escribí: Pobre Ramó, ¡Que viva la vida, carajo! , Hacia otro mundo, Para que recuerden  y  otras.

CERCA DE 70 COMPOSICIONES

Cuatro o cinco de sus obras son las que han alcanzado gran popularidad, sin embargo, el compositor tiene cerca de 70 composiciones inéditas. Esta situación se debe tanto a los criterios de intérpretes y disqueras acerca de “lo comercial” como a su dedicación a experimentar contenidos y formas nuevas para el cantsr nacional. En la actualidad (1981), el conjunto “Los Haravicus”, en el que se hallan cuatro de sus ocho hijos, ensayan sus nuevas composiciones.  Creemos que son muchos los intérpretes que desearán ponerse en contacto con esta clara y saludable cantera de sensibilidad popular.

Por otro lado, advierte del peligro de que no aparezcan nuevos compistores: “A partir del 70mno ha salido un nuevo compositor. Si no se toman medidas, no se promociona a temas y compositores peruanos, la canción corre un grave riesgo”, opina, al tiempo que aconseja a los nuevos compositores que no traicionen sus sentimientos al tratar de comercializarse. Acerca de la situación del compositor en el Perú, y comentadno la irrisoria suma que este obtiene por disco vendido,  señala que “los temas no se pagan de acuerdo al talento de los productores musicales sino a los intereses de los que los comercializan”. La solución a esta situación tal vez estaría – opina- con la creación de empresas asociativas  de compositores para la producción disquera.

Modesto, buen conversador  y de esa tranquila lucidez popular, así es Adrián Flores Albán. Artista en plena actividad creadora y a la espera, también él, de un tiempo en el que “se haga lo que se dice”  y en el que no existan canciones vetadas por la intransigencia de cualquier signo.

Sonia Luz Carrillo

A. 1

A. 2

AQUÍ, PODEMOS APRECIAR   EL   FAMOSO VALS  INTERPRETADO POR EL PROPIO AUTOR:

QUÉ  LUJO!   CON  GRAN  SATISFACCIÓN COMPARTO  ESTE  MATERIAL  EN  HONOR  AL MAESTRO ADRIÁN  FLORES ALBÁN  MENCIONANDO ADEMÁS  QUE AHORA,  33 AÑOS   DESPUÉS DE PUBLICADA  LA  NOTA, PODEMOS ENCONTRAR EN   YOUTUBE    OTRAS  DE  SUS  EXCELENTES   CREACIONES MUSICALES.

TAGS:  Adrián Flores Albán , Alma, corazón y vida ,  Vals peruano , Música criolla peruana , Compositor de Alma, corazón y vida

POR TU VENTANA DORMIDA ENTRA UNA RAMA DE CIELO. JUAN GONZALO ROSE

febrero 5, 2014 en 1:13 am | Publicado en Artículos sobre Literatura, Comentarios diversos, Comunicación y Cultura, JARDIN DE DELICIAS | 4 comentarios
Juan  Gonzalo  Rose

Juan Gonzalo Rose

 

No he inventado ninguna melodía

los que amaron dirán: “conozco esta canción

y me había olvidado de lo hermosa que era”,
y habrá de parecerles la primera canción con que soñaron.

Por tu ventana dormida entra una rama de cielo,
en esa rama hay un trino y en ese trino un secreto,
si te lo digo despiertas y si despiertas no puedo,
por tu ventana dormida entra una rama de cielo.

A tu ventana dormida viene a asomar mi lucero,
él ya conoce el camino que lo conduce a su anhelo,
te mira sin que lo mires, te quiere sin que lo quieras,
sombra pegada a tu sombra que te ilumina de veras.

JUAN  GONZALO  ROSE

“Primera canción”  En: Simple canción (1960)

Bella   composición  musical  del  maestro   Víctor  Merino basada en el poema de Juan Gonzalo Rose.  En  el siguiente  video   el mismo  maestro Merino  interpreta   el   piano  acompañando  a   la  cantante  Claudia  Aguirre.

Tags: Juan+Gonzalo+Rose ,  Simple+canción*Rose ,  Por+tu+ventana+dormida , Víctor+Merino , Poesía+canción . Claudia+Aguirre 

Página siguiente »

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.