DUQUE

junio 21, 2014 en 1:54 am | Publicado en Algunas fotos, Comentarios diversos, Miscelánea | Deja un comentario

Copia de Con  Duke

Me  lo regalaron a los pocos meses de nacida  y  desde  entonces se convirtió no solo en mi compañero de juegos  sino  también en  mi   mejor guardián,  siempre  alerta,  siempre cercano  y  protector.  Mi inquieto, fiel  y  alegre Duque.

Hasta  hoy  recuerdo la suavidad de su pelo en mis manos,  las  carreras  locas  y  los revolcones  en  el  parquecito   al  lado de nuestra casa  al  final de la Alameda  de los Descalzos  en  el Rímac. Y  su expresiva  algarabía  cuando  me  sentía  llegar  de  la escuela  primaria   tanto al mediodía  como al atardecer.

Hasta  hoy  recuerdo el mediodía amargo cuando al volver  del colegio  me alarmó encontrar en el pequeño pasadizo   que daba entrada a mi casa,  a  los vecinos   tratando de reanimarlo.  Mi Duque  agonizaba,  se había  escapado  brevemente de los cuidados de mi madre  y  había  sido víctima de  envenenamiento,  una  práctica  cruel con la que las autoridades  municipales trataban de acabar con  los  perros  de la calle  y  prevenir  el  ataque  de la rabia.  Demás  está  decir  que Duque  no era un perro callejero, Duque era  un amigo de mi misma edad y muy  mimado  por  la  familia  al que su  travesura llevó  a  la  triste  sentencia.

Aquella vez, al verme  llegar  trató en vano de incorporarse,  me miró con una tristeza imborrable  y al poco rato murió. Ambos teníamos ocho años  y  fue  la primera vez  que lloré  una ausencia.  Desde ese día,  en el que mi padre  prometió  que no volveríamos a  tener  un perro en casa,  aunque después  incumpliera  su  promesa,   entiendo a  los niños  y adultos  que  han hecho de sus  compañeros  peludos  el  objeto de sus afectos.

Sí, luego vendrían sucesivamente  Tony  y Fido, a  alegrarnos los días. Pero  Duque  fue el   inolvidable  centinela  que no permitía que ningún extraño  se me acercara, ni siquiera  la tristeza, hasta  el día  que lo vi  partir.  Duque era  tan  especial  que décadas después lo sigo  recordando con gratitud  y  cariño.  Como  hoy,  cuando miro  esta  foto  que  nos tomaron  cuando  teníamos cuatro años  de  edad.

Tags:  Mascotas   e  infancia, Perros y niñez , Duque 

Anuncios

Dejar un comentario »

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: