LA BIBLIOTECA NACIONAL DEL PERÚ

agosto 29, 2011 a las 2:29 pm | Publicado en Comentarios diversos, Comunicación y Cultura, Documentos | 5 comentarios

 

Para quien esto escribe, la Biblioteca Nacional del Perú, en su histórico local de la  Av. Abancay en Lima, significó durante la pubertad y la adolescencia algo  similar al paraíso.

Emocionada ingresaba a sus espaciosas salas, emocionada subía su enorme escalera de mármol para ir al encuentro con los amados ejemplares  que apenas entendía pero me encandilaban con su lomo, a veces,  rugoso  y sus páginas  que el tiempo había orlado en sus extremos. Estudiaba la secundaria y los sábados por la tarde hacía una larga caminata desde la Alameda de los Descalzos para esa cita dichosa. Ahí encontré la poesía  más allá de las composiciones edificantes que las monjitas de la escuela primaria me habían hecho conocer.

Luego, durante la etapa universitaria las visitas se fueron espaciando al ir adquiriendo libros o frecuentando otras bibliotecas pero con la Nacional tengo una deuda impagable.  No puedo imaginar qué hubiera sido de mi voracidad lectora  si no hubiera tenido la oportunidad que ella me brindó.

Por eso me alarma la noticia reiterada del robo sin misericordia a la que la han sometido.  Libros incunables, manuscritos valiosos han desaparecido  en total impunidad hasta el momento al punto que ahora se lanza una campaña  para su ubicación.

En el blog Marea Cultural leo unas declaraciones del actual Director Manuel Mujica: “Hay una red criminal aquí dentro que está depredando los fondos antiguos… Cuando me llamaron para dirigir la biblioteca creí que era un cargo académico, pensé en leer libros maravillosos, dar conferencias, nutrirme de cultura. No imaginé lo que iba a encontrar…”

Estas declaraciones han sido tomadas de El Comercio (“Robo en la BNP: los manuscritos perdidos de Cáceres“) brindadas a propósito del más reciente escándalo: el hallazgo  en la azotea del edificio de cajas conteniendo cartas de Andrés Avelino Cáceres, el “brujo de los Andes”, héroe de la Guerra del Pacífico y luego presidente del Perú.  Se trata, como señala la nota de El Comercio, de  ” 8 mil las cartas y manuscritos hallados, enviados por amigos y correligionarios de Cáceres, desde Arequipa, Cusco, Apurímac, etc. Su valor histórico es incalculable, pero en el mercado negro pueden llegar a ser traficados por no menos de US$5 mil por folio.”

LA CAMPAÑA SE BUSCAN LIBROS “PERDIDOS”

Leo en la página de la BNP acerca de la campaña emprendida  que ” tiene como objetivo la sensibilización de la ciudadanía frente al patrimonio cultural y bibliográfico de la institución, así como la recuperación de documentos pertenecientes al Fondo Antiguo y las bóvedas de la BNP, material que es distinguible por presentar un sello de la institución en la página 43, haciendo referencia al voraz incendio que destruyó el antiguo local de la BNP en el año 1943.”

Hoy que se celebra 190 años de la Biblioteca Nacional del Perú , se hace necesario sumar voluntades, empezando por las autoridades de Educación, Cultura  y, por supuesto, del Poder Judicial, para devolver a esta entrañable e indispensable institución los bienes sustraídos y la moral  afrentada. Recuperar el patrimonio es un deber en momentos que se intenta recuperar ciudadanía.

Testimonio de las horas transcurridas en sus salas  guardo esta Tarjeta de Lector del Departamento de niños junto a mi inmensa gratitud recordando la frase que se lee en una placa del local histórico: “Las puertas abiertas de esta casa dan acceso a la cultura de todos los tiempos”.

Enlace

Biblioteca nacional: 190 años, más latrocinios

Tags: Biblioteca+Nacional+del+Perú , 190+años+BNP , Campaña+Biblioteca+Nacional , Lectura+Perú

5 comentarios »

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

  1. Buen día, en este 30 de agosto.

    Impacta esta noticia. En nuestro país, se lee poco dicen las estadísticas. Los libros para gran parte de la población, son inalcanzables por caros. Los libros se piratean. Y también se los roban de las bibliotecas.

    Me apenó enterarme que se desparecieron títulos de los devueltos por Chile. Seguro esta vez, la pérdida es para siempre.

    Yo he ido poco a la Biblioteca Nacional, acudía mas frecuentemente a la Del Congreso. A la BNP, la frecuentaba por sus conferencias y presentaciones de teatro. Gustaba de ver las exposiciones. Cuando comenzó el gobierno del Dr. García, la BNP cambió. Ya no hay frecuencia de exposiciones, no charlas ni conferencias. Aparecieron unos señores de negro en la puerta, como personal de seguridad… ya no era tan sencillo el ingreso para personas como yo, que no se desempeñan en ninguna actividad académica.

    La BNP, ha tenido directores que cual mendigos (y evoco una tradición de Ricardo Palma) buscaban colectar libros. Hoy la noticia nos dice que el actual director, por la circunstancias, debe dedicarse a afrontar una mafia depredadora del patrimonio nacional.

    Saludos Doña Sonia Luz

  2. Buen día, Carlos. Su comentario me motiva dos reflexiones. La primera es que los libros, más que alto precio, gozan en muchos sectores de poco aprecio.
    Me explico: Muchas personas no dudan en endeudarse -lo vemos en las cajas de las tiendas por departamentos y en supermercados – adquiriendo productos que no son indispensables y cuyos precios exceden el de un libro. Y ni qué decir de los altísimos niveles de ventas de artefactos electrónicos o tecnología de comunicaciones. Demasiados semi-alfabetos usando lo último en teléfonos celulares con tv y conexión constante a Internet. A muchos de ellos los libros les parecen objetos prescindibles.

    Lo segundo es que las bibliotecas públicas están precisamente para todos aquellos – la inmensa mayoría de mortales – que no se relaciona directamente con la vida académica, ahí radica su razón más alta.

    Como siempre, gracias por la lectura y el comentario

  3. Buen día

    Sonia Luz, lo de labor académica, lo decía debido a que en ocasiones quería yo acceder a los textos que no son de consulta frecuente. Me decían que debía yo presentar una solicitud, avalada por mi centro de trabajo o facultad o instituto de investigación. Fue lo que me motivó a escribir lo de limitación por actividad académica.

    Concuerdo con Usted con el mayoritario No-aprecio por el libro. De paso le digo gracias por la referencia a Isadora Duncan de su post anterior. Ese libro, lo vendo postergando en su lectura, ahora le haré un espacio.

    Yo vendo baterías es mi profesión, pero trabajo también con los títeres. No hay muchos lugares donde presentarse: Casa de España, Telefónica, Peruano Japonés, AAA… paro de contar. Es dificil lograr que el público considere invertir en arte. Es el desafio que afronta la comunidad de titiriteros. Muchos consieran que es un espectáculo solo para niños… los adultos, no saben de lo que se pierden.

    En una oportunidad, decidimos acompañar a los Kusi Kusi, en lo que parece ser su último montaje: Paco el Cocodrilo. Nos pusimos de acuerdo y llenamos su teatrín. Había gente hasta de pie. En medio de la función, Paco llora, ya que el ruido de la ciudad lo aterroriza. El buscaba a su madre. Paco se espanta y se pone a llorar. Una niña de el público alzó la voz y dijo: “Paco, no llores. Tienes que ser vaiiente”…. lo dicho, muchos adultos, no saben de lo que se pierden.

    Saludos

  4. Para la verdad :
    RESUMEN DEL “CASO EMBLEMÁTICO”: DOCUMENTACIÓN ENCONTRADA EN LA AZOTEA DEL LOCAL DE LA BIBLIOTECA NACIONAL DEL PERÚ DE LA AVENIDA ABANCAY, EL 15 DE SETIEMBRE DE 2010 – CERCADO DE LIMA
    La documentación encontrada en la azotea del local de la Biblioteca Nacional del Perú (BNP) de la avenida Abancay, el 15 de setiembre de 2010, podría ser a consecuencia de la remodelación de ese local que presentaba debilidades en su infraestructura a causa del terremoto ocurrido el 15 de agosto de 2007. Esta remodelación fue una recomendación de INDECI y se hizo en varias etapas. Es más, el Director Nacional de la Biblioteca Nacional del Perú, Ramón Mujica Pinilla sabía de la remodelación y del movimiento de las colecciones al desocupar los ambientes en que se resguardaban porque iban a ser refaccionados, así indica a sus directores “Sírvanse informar en el más breve plazo a este Despacho las acciones que vienen tomando sus respectivas Direcciones, para cautelar los fondos bibliográficos ubicados en la Gran Biblioteca Pública de Lima y que han sido removidos a raíz de los trabajos de infraestructura que se vienen realizando en dicha sede”
    Este es un resumen con las referencias documentales que dan veracidad al mismo.
    1 . El señor Marco Antonio Yataco, carpintero, trabajador de la Biblioteca, que encontró la documentación el día miércoles 15 de setiembre de 2010, avisa a un trabajador del Archivo Central de la documentación hallada en la azotea, este trabajador le manifiesta que pertenecía a su área , es decir al Archivo Central, y baja la documentación sin contabilizarla. Al respecto, el Jefe de Seguridad, Ricardo Barrios, informa: “el señor Marco Yataco entre la revisión de muebles [en desuso], encuentra en dos cajones de un mueble que no puede precisar el código patrimonial cartas envueltas en un plástico azul” . Sin embargo, el señor Mujica, director de la Biblioteca Nacional del Perú, siempre repite que se encontró en un “basurero” para mal informar a la opinión pública.
    2. El primer listado y conteo de la documentación, se hizo al día siguiente del hallazgo, es decir el 16 de setiembre, sumando en total 3,544 folios . La documentación se quedó en custodia del Archivo Central dispuesto así por la Jefa del Archivo Central , Martha Uriarte Azabache, posteriormente el 09 de noviembre de 2010, por indicación del Director Nacional se traslada en cuatro (4) cajas archiveras selladas al local de San Borja por lo que se hace un segundo conteo antes de trasladarlas, contabilizándose un total de 3,837 folios así consta en el “Acta de Traslado”. Al día siguiente (10.nov.2010), se guardan en la Bóveda de la sede de San Borja las cuatro cajas archiveras sin abrirlas y con un segundo lacrado . El 26 de mayo de 2011, en presencia de funcionarios que habían realizado el segundo lacrado y reconociendo sus firmas en él, el Notario Público, Marco Antonio BECERRA SOSAYA abre las cajas lacradas y da inicio al conteo de todos los documentos cuya suma final fue de 4,079 folios , es decir, se incrementaron en 535 folios (¡más de medio millar de hojas!) si se considera desde el primer conteo. Aquí es válida la interrogante: ¿Cómo se incrementaron los folios de la documentación encontrada en la azotea de la BNP en la sede de la avenida Abancay si permanecieron en un solo lugar en un primer momento?
    3. El hallazgo de la documentación en la azotea no fue un hecho aislado. La Dirección Técnica de la BNP, en noviembre de 2010 , ordena a funcionarios “la revisión de todos los muebles, en coordinación con personal de seguridad” en la azotea de la sede de Abancay que estaba llena de muebles en desuso (no era un basurero como espeta Mujica Pinilla en medios de prensa, radio y televisión). Para ello se dio la autorización para realizar la verificación que se hizo el 05 de enero de 2011, encontrándose en otro lugar de la azotea, una ruma de cajas cubiertas con plástico azul: conteniendo revistas extranjeras, catálogos de libros y otros documentos administrativos, sumando un total de 86 cajas medianas, elaborando el “Acta de Verificación de Publicaciones ubicadas en la azotea de la Biblioteca Pública de Lima” , adjuntando fotos de ese hallazgo, la que se hizo de conocimiento de la Dirección Nacional, a cargo de Mujica Pinilla pero extrañamente, no se actuó de la misma manera como con la documentación ubicada el 15 de setiembre de 2010, aquí resulta válida una segunda interrogante ¿por qué no se realizó la investigación de esa documentación hallada con el mismo ímpetu de la documentación encontrada el 15 de setiembre de 2010?, quizás porque echa abajo su tan repetitivo argumento que la quisieron robar.
    4. La documentación encontrada el 15 de setiembre de 2010 estaba envuelta con plástico azul, así lo manifiesta el carpintero señor Yataco, a su jefe inmediato, sr. Barrios (12.11.2010) al igual que las publicaciones periódicas (revistas) extranjeras y otros encontrados cubiertos con un plástico azul, así protegían el material bibliográfico y otros bienes en la sede de Abancay debido a la remodelación.
    5. Asimismo, la donación de los documentos del Archivo Cáceres fue realizada por entregas por su hija Zoila Aurora Cáceres, quien lo menciona en su carta del 30 de junio de 1950: “El resto del archivo lo tengo en Paris y lo entregaré a la Biblioteca Nacional tan pronto llegue a mis manos”. El director de la Biblioteca Nacional, Ingeniero Cristóbal Losada y Puga, responde con carta del 6 de julio de 1950 “tomo debida nota de que el resto del archivo, que aún tiene usted en Paris, será oportunamente entregado a esta Biblioteca”.
    6. Otro hecho importante es que el personal, en investigación, se encontraba laborando en la sede de San Borja desde el año 2006 . Así también, se ha demostrado que la documentación encontrada el 15 de setiembre de 2010 nunca estuvo en la Bóveda de la avenida Abancay porque la que estaba en la bóveda no presentaba ninguna alteración en su medida cuando se realizó la verificación en el 2011. Asimismo, un segundo grupo de Cáceres que se encontraba fuera de bóveda fue trasladado a San Borja en octubre de 2009 ubicándose en la bóveda del cuarto piso de esa sede.
    7. Por tanto, los documentos hallados el 15 de setiembre de 2010 podrían ser de un tercer grupo, que por los indicios y hechos expuestos habrían estado en el Archivo Central, además que personal del archivo, sr. Dampier Paredes, lo reconoció como suyo. Por ende se encontraba en custodia del Archivo Central y ello se corrobora en el Acta de Audiencia en setiembre de 2011, este trabajador del archivo relata ante la Comisión Especial de Procesos Administrativos los hechos sucedidos el 15 de setiembre de 2010, y se anota en acta lo siguiente: “Como ya en anteriores ocasiones habían encontrado documentación y se había procedido a resguardarlos, procedió de la misma forma”.
    8. Todos los informes presentados y mencionados en este resumen son de completo conocimiento del Director Nacional y de las autoridades de la BNP, por eso resulta extraño que se oculte la verdad a la opinión pública sin saber qué oscuros propósitos se persiguen.
    Por lo expuesto hemos denunciado públicamente al Director Nacional de la Biblioteca Nacional del Perú –BNP, señor Ramón Mujica Pinilla, por su política sistemática de difamación, calumnia, maltrato y abuso de autoridad contra los trabajadores nombrados (Régimen laboral 276) causándonos daño patrimonial, daño personal, daño psicológico, daño moral y daño profesional, a quienes sin pruebas ni fundamentos menciona en la prensa con el siguiente titular: “Mujica Pinilla responsabiliza del hurto a miembros del sindicato minoritario de trabajadores nombrados de la BNP” (RPP Noticias, 14.09.2016) no cabe duda que este accionar de Mujica Pinilla procura desprestigiar a la Primera Institución Cultural del País, próxima a cumplir 200 años de su creación.

    • Reproduzco este largo comentario en aras de la pluralidad de la información.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: