OTRA NOCHE BAJA POR TU SILENCIO… Poemas de EMILIO ADOLFO WESTPHALEN en el centenario de su nacimiento

julio 5, 2011 en 2:08 am | Publicado en Artículos sobre Literatura, Comentarios diversos, Comunicación y Cultura, Noticias y demás... | 2 comentarios

Te he seguido como nos persiguen los días

Con la seguridad de irlos dejando en el camino

De algún día repartir sus ramas

Por una mañana soleada de poros abiertos

Columpiándose de cuerpo a cuerpo

Te he seguido como a veces perdemos los pies

Para que una nueva aurora encienda nuestros labios

Y ya nada pueda negarse

Y ya todo sea un mundo pequeño rodando las escalinatas

Y ya todo sea una flor doblándose sobre la sangre

Y los remos hundiéndose más en las auras

Para detener el día y no dejarle pasar

Te he seguido como se olvidan los años

Cuando la orilla cambia de parecer a cada golpe de viento

Y el mar sube más alto que el horizonte

Para no dejarme pasar

Te he seguido escondiéndome tras los bosques y las ciudades

Llevando el corazón secreto y el talismán seguro

Marchando sobre cada noche con renacidas ramas

Ofreciéndome a cada ráfaga como la flor se tiende en la onda

O las cabelleras ablandan sus mareas

Perdiendo mis pestañas en el sigilo de las alboradas

Al levantarse los vientos y doblegar los árboles y las torres

Cayéndome de rumor en rumor

Como el día soporta nuestros pasos

Para después levantarme con el báculo del pastor

Y seguir las riadas que separan siempre

La vid que ya va a caer sobre nuestros hombros

Y la llevan cual un junco arrastrado por la corriente

Te he seguido por una sucesión de ocasos

Puestos en el muestrario de las tiendas

Te he seguido ablandándome de muerte

Para que no oyeras mis pasos

Te he seguido borrándome la mirada

Y callándome como el río al acercarse al abrazo

O la luna poniendo sus pies donde no hay respuesta

Y me he callado como si las palabras no me fueran a llenar

la vida

Y ya no me quedara más que ofrecerte

Me he callado porque el silencio pone más cerca los labios

Porque sólo el silencio sabe detener a la muerte en los umbrales

Porque sólo el silencio sabe darse a la muerte sin reservas

Y así te sigo porque sé que más allá no has de pasar

Y en la esfera enrarecida caen los cuerpos por igual

Porque en mí la misma fe has de encontrar

Que hace a la noche seguir sin descanso al día

Ya que alguna vez le ha de coger y no le dejará de los dientes

Ya que alguna vez le ha de estrechar

Como la muerte estrecha a la vida

Te sigo como los fantasmas dejan de serlo

Con el descanso de verte torre de arena

Sensible al menor soplo u oscilación de los planetas

Pero siempre de pie y nunca más lejos

Que al otro lado de la mano

De Abolición de la muerte  (Lima, 1935)

 

Una cabeza humana viene lenta desde el olvido

Tenso se detiene el aire

Vienen lentas sus miradas

Un lirio trae la noche a cuestas

Cómo pesa el olvido

La noche es extensa

El lirio una cabeza humana que sabe el amor

Más débil no es sino la sombra

Los ojos no niegan

El lirio es alto de antigua angustia

Sonrisa de antigua angustia

Con dispar siniestro con impar

Tus labios saben dibujar una estrella sin equívoco

He vuelto de esa atareada estancia y de una temerosa

Tú no tienes temor

Eres alta de varias angustias

Casi llega al amor tu brazo extendido

Yo tengo una guitarra con sueño de varios siglos

Dolor de manos

Notas truncas que se callaban podían dar al mundo lo que faltaba

Mi mano se alza más bajo

Coge la última estrella de tu paso y tu silencio

Nada igualaba tu presencia como un silencio olvidado en tu cabellera

Si hablabas nacía otro silencio

Si callabas el cielo contestaba

Me he hecho recuerdo de hombre para oírte

Recuerdo de muchos hombres

Presencia de fuego para oírte

Detenida la carrera

Atravesados los cuerpos y disminuidos

Pero estás en la gloria de la eterna noche

La lluvia crecía hasta tus labios

No me dices en cuál cielo tiene tu morada

En cuál olvido tu cabeza humana

En cuál amor mi amor de varios siglos

Cuento la noche

Esta vez tus labios se iban con la música

Otra vez la música olvidó los labios

Oye si me esperaras detrás de ese tiempo

Cuando no huyen los lirios

Ni pesa el cuerpo de una muchacha sobre el relente de las horas

Ya me duele tu fatiga de no querer volver

Tú sabías que te iba a ocultar el silencio el temor el tiempo tu cuerpo

Ya no encuentro tu recuerdo

Otra noche sube por tu silencio

Nada para los ojos

Nada para las manos

Nada para el dolor

Nada  para el amor

Por qué te había de ocultar el silencio

Por qué te habían de perder mis manos y mis ojos

Por qué te habían de perder mi amor y mi amor

Otra noche baja por  tu silencio

De Las Ínsulas extrañas (Lima, 1933)

EMILIO ADOLFO WESTPHALEN  (Lima 1911- 2001)

La actividad poética de E.A. Westphalen se inicia con  Las ínsulas extrañas (Lima, 1933) y Abolición de la muerte (Lima, 1935) y luego de décadas de  silencio continúa con Otra imagen deleznable (1980); Arriba bajo el cielo (Lisboa, 1982), Máximas y mínimas de sapiencia pedestre (1982) , Belleza de una espada clavada en la lengua (Lima, 1986), Cuál es la risa (Barcelona, 1989), Bajo las zarpas de la Quimera (1991), Falsos rituales y otras patrañas (1999), Poesía completa y ensayos escogidos (2004). Póstumamente se edita Simulacro de sortilegios (antología poética) (2009).

En el año 1977, obtiene el  Premio Nacional de Literatura del Perú ; en 1991 recibió un Homenaje de la Universidad de Salamanca y el 30 de octubre de 1998,  en Orihuela (Alicante), el Premio Internacional de Poesía Miguel Hernández

Westphalen es también autor de Prosas poéticas:  Ha vuelto la diosa ambarina (México, 1988) y de Ensayos:  Poetas en la Lima de los años treinta (en Dos soledades, 1974), La Poesía los poemas los poetas (México, 1995) y Escritos varios sobre arte y poesía (Lima, 1996). Dirigió las importantes revistas Las moradas y Amaru, además dirigió la Revista Peruana de Cultura, del INC entre los años 1964 y 1966.

El 15 de julio se cumple cien años de su nacimiento y con ese motivo  la Academia Peruana de la Lengua  y el Instituto Porras Barrenechea le rinden homenaje (Colina N.º 398 – Miraflores) durante los días 4 y 5 del presente mes  con la participación de Paolo de Lima, Silvia Miranda y Camilo Fernández Cozman.

  

Tags: Emilio+Adolfo+Westphalen  , Poesía+surrealista +Perú , Westphalen+poeta+peruano , Instituto+Porras+Barrenechea

Anuncios

2 comentarios »

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

  1. Nunca es tarde… acabo de descubrir a éste gandísimo poeta… cómo llena el Alma con sus palabras, cómo hace vibrar la vida desde el silencio, cómo … de qué manera… me estremezco!

  2. QUÉ GRANDIOSO POETA.. SUPE DE ÉL POR EL POETA COLOMBIANO JULIO CESAR ARCINIEGAS. QUÉ JUEGO DE PALABRAS TAN HERMOSAS!!!.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: