LIBERTAD ¿CUÁL? ¿DÓNDE? ¿CÓMO? ¿QUIÉNES? Y ¿CON QUÉ EFECTOS?

junio 25, 2010 a las 3:08 am | Publicado en Comunicación y Cultura | Deja un comentario

Un proyecto de ley orientado a normar ciertos  aspectos de la difusión de los contenidos que elaboran las empresas de comunicación reactualiza, en  el Perú, un gran tema: El tema de la libertad. 

Periodistas y autoridades vienen opinando con entusiasmo acerca de la libertad y eso hace oportuno ocuparse una vez más de esta valiosa noción de la modernidad.Históricamente, es la edad moderna la que enarbola entre sus más preclaros valores el libre albedrío, entendido como  la ausencia de tutelas. El individuo en uso de la razón se libera de todo autoritarismo asumiéndose responsablemente como actor de su vida personal y agente de la vida social. Precisamente, el humanismo moderno descansa en la dignidad y el valor de cada persona capaz de hallar de manera autónoma la verdad y practicar el bien. 

Es por eso que el sujeto moderno, se identifica  con “el reconocimiento de la libertad entendida como el derecho individual de desarrollar las propias convicciones y de perseguir los propios intereses autónomamente definidos.” (Bovero 1993:100) 

Esta autonomía del sujeto tiene como condición el ejercicio de la voluntad en base a la responsabilidad,  el control individual sobre sus actos. Control que en palabras de Touraine (1995:64), permite al sujeto concebirse como actor y ser reconocido como tal.    

Sin embargo, esta promesa moderna de un sujeto autónomo, en ejercicio de su libre albedrío  y convertido en actor de cada circunstancia, enfrenta desafíos. Touraine los explica: De un lado, la lógica del sistema  está impulsada por intereses y por lo tanto es calculable y predecible y de otro lado, existe un extendido individualismo narcisista. Así: 

 “La realización del actor por obra del sujeto puede frustrarse. El individuo, el sujeto y el autor pueden alejarse uno del otro. Con frecuencia estamos afectados por esta enfermedad de la civilización. Por una parte,  vivimos un individualismo narcisista; por otra,  nos sobrecoge la nostalgia del ser, en el sentido antiguo que se atribuía a este término, y le damos expresiones estéticas o religiosas; y  por otra parte hacemos nuestro trabajo, desempeñamos nuestros papeles y consumimos, votamos o viajamos como se espera que lo hagamos.” (Touraine 1998: 28)

La libertad, bien precioso, presenta desafíos. En este punto, se hace preciso considerar que la libertad del sujeto requiere estar en concordancia con la libertad en otras esferas. Desligarla de las condiciones sociales, culturales, políticas o económicas acarrea serias contradicciones y deformaciones en la convivencia social. 

   

¿Estamos construyendo una sociedad moderna en la que vaya de la mano libertad con responsabilidad? ¿Los productos de las empresas de comunicación coadyuvan en la actualidad a este propósito? ¿Son libres los trabajadores de estas empresas? ¿Podrían serlo? ¿Los públicos consumidores ejercen la libertad?  

En momentos en que todos defendemos la libertad de expresión, condición de la vida democrática, es también oportuno para revisar algunas ideas:

El concepto  libertad

“Con carácter general, el concepto de libertad – especialmente a nivel personal – presupone la disposición de una posibilidad de elegir. Esa posibilidad de elegir presupone a su vez la de disponer de elementos de juicio que conduzcan a la elección; lo que requiere la posesión del conocimiento de los componentes de esos elementos de juicio, y de la inteligencia adecuada para valorarlos debidamente y discernir acerca de la conveniencia de la elección.

Al mismo tiempo, la libertad no es absoluta. El hombre no dispone de una posibilidad absoluta de elegir: no es posible elegir en contra de lo que disponen las leyes de la Naturaleza; ni es admisible ejercer una supuesta libertad en perjuicio de otros.”http://www.liceodigital.com/filosofia/libertad.htm

Sartre, “El hombre nace libre, responsable y sin excusas”

“El prójimo posee un secreto; el secreto de lo que soy en cuanto hago y por ello mismo me posee. Mi libertad se convierte en la libertad del prójimo. El otro me mira y como tal reúne el secreto de mi ser, sabe lo que soy. Así el sentido profundo de mi ser está fuera de mí, prisionero en una ausencia; el otro me encadena. La norma jurídica me protege y me ayuda a recuperar esa libertad que es el fundamento de mi ser-en-sí. Si mi acto ha producido la trasgresión de las reglas del Derecho, seré absorbido por el otro. 

Pero este conflicto con el otro no es inalterable, se trata como hemos dicho, de relaciones recíprocas y móviles. Mientras yo trato de librarme de mi ser-para-otro el otro también trata de reabsorberme. Y es que el otro me mira como yo jamás podré mirarme y de ahí su secreto. Si he cometido algún delito o no, ahí estará el otro para denunciarme, para testificar en mi favor o en contra, para juzgarme, para condenarme o absolverme. http://www.monografias.com/trabajos35/jean-paul-sartre/jean-paul-sartre.shtml

 

La libertad según Hannah Arendt. Por Maitre Larrauri

“Arendt desautoriza a la verdad en todos los territorios en los que se habla de las relaciones humanas, justamente porque la verdad rehúsa la discusión, y ésta es la esencia misma de la política. Si dispusiéramos de la verdad, nos advierte Arendt, no podríamos ser libres, libres de imaginar cambios en el mundo, libres de introducirlos.” 

 http://nomadant.wordpress.com/biblioteca/textos/libertad_arendt/

Kant, la voluntad autónoma y la razón práctica

“… para Kant, el hecho de que los hombres sean capaces de determinarse a partir de la ley moral se explica por el concepto de libertad. La independencia de la voluntad respecto de los fenómenos de la naturaleza y las leyes que los rigen hace que ella sea libre en un sentido radical, es decir, que se puede servir de autodeterminaciones que tienen origen en principios objetivos.

 Existe una subordinación de los intereses empíricos (sacados de nuestra relación con la naturaleza) a la ley moral basada en un particular nexo entre la voluntad y la razón práctica: la ley moral supone una obligación que hay que entender como la imposición de la razón práctica pura sobre el arbitrio, esto es, cuando la razón práctica legisla quiere decir que el sujeto se somete a sí mismo porque es libre.

Es eso a lo que se refiere el término “subordinación”: el sujeto es al mismo tiempo súbdito y legislador. La Moral, dice Kant, “en cuanto está fundada sobre el concepto de un hombre como un ser libre que por el hecho mismo de ser libre se liga él mismo por su Razón a leyes incondicionadas, no necesita ni de la idea de otro ser por encima del hombre para conocer el deber propio, ni de otro motivo impulsor que la ley misma”. Para Kant, los hombres tienen la facultad de ir más allá de las imposiciones de las pasiones puesto que pueden forzar su voluntad a la ejecución activa de la razón. Es por eso que los hombres no están necesariamente condicionados –a nivel de las acciones – por las leyes que gobiernan los fenómenos naturales. Aquí es donde hacemos énfasis: Kant reconoce, en la formulación del concepto de libertad, que en la determinación de la ley moral se necesita una resistencia de la razón práctica intrínseca a una voluntad autónoma. La imposición moral sobre la voluntad supone el contenido de las máximas subjetivas o “aquello que se desea”; de lo contrario sería una voluntad santa.”

GONZALEZ, Sebastián. De la pornografía a la seducción: entre el placer, el deseo y la voluntad. Arete. [online]. 2008, vol.20, no.1 [citado 24 Junio 2010], p.39-74. Disponible en la World Wide Web: http://revistas.concytec.gob.pe/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1016-913X2008000100002&lng=es&nrm=iso   . ISSN 1016-913X.

Referencias 

Bovero, Michelangelo. “Modernidad”. En: Individuo, Modernidad, Historia. Barcelona: Tecnos, 1993

Touraine, Alain Crítica de la modernidad. 3era. Reimpresión en español. Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica, 1995

————— ¿Podremos vivir juntos? Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica, 1998

ALGUNOS ENLACES

Se cocina ley contra la libertad de prensa

Defensoría: Dictamen que penaliza información obscena vulnera libertad de expresión

El Gobierno observará proyecto que castiga difusión de contenidos obscenos. El Comercio

El último mamarracho de Ricardo Belmont

Califican de “tontería” la ‘ley Belmont’

RELACIONADOS:

LA LIBERTAD DE PENSAR

EN LA DICHA O EL LLANTO, TE AMO LIBERTAD

SENSACIONALISMO Y LA LIBERTAD COMO ACTO ILÍCITO

POR UNA SOCIEDAD DEMOCRÁTICA. DÍA INTERNACIONAL DE LA LIBERTAD DE PRENSA

LA INTIMIDAD AL AIRE: ACERCA DE ‘LO PÚBLICO’ Y ‘LO PRIVADO’

‘DÍGANLE A YOANI QUE SE CALLE’

VENEZUELA, CHÁVEZ Y LA LIBERTAD DE DISENTIR

DETRÁS DE LAS CORTINAS. Crímenes noticiosos y Verdad

EL PERIODISMO Y LOS ASUNTOS DE INTERÉS GENERAL

Tags: Ley+Belmont+comunicaciones , Libertad+de+expresión+2010 , Libertad+Responsabilidad , Perú+libertad+expresión

Dejar un comentario »

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: