DOCTOR WILSON REÁTEGUI, PROFESOR EMÉRITO. Justo reconocimiento de la Universidad de San Marcos

abril 16, 2010 a las 11:21 pm | Publicado en Comentarios diversos, Comunicación y Cultura, Noticias y demás... | 8 comentarios

Dr. Wilson Reátegui

La Universidad Nacional Mayor de San Marcos hoy saldó una deuda de honor con el doctor Wilson Reátegui Chávez al reconocerlo  como Profesor Emérito. Fue una ocasión de privilegio el escuchar al  historiador y ex rector  en su discurso ante una la gran concurrencia que colmaba el bello Salón de Grados del local histórico de la Decana de América. 

El dos veces elegido rector de San Marcos – defenestrado el 25 de mayo de 1995 por la dictadura que asoló el país  –  al recibir la medalla y la resolución respectiva, recordó su llegada a Lima desde el departamento de San Martín y su  ingreso a la universidad.  Más adelante,  mencionó con gratitud a los grandes maestros que, a lo largo de los años, contribuyeron a su formación en las Facultades de Ciencias Sociales y Letras y Ciencias Humanas, y que suscitaron en él, como en miles de sanmarquinos,  la actitud  de donación a la institución. 

Fiel a su vocación de historiador hizo un repaso de su vida académica a la luz del acontecer del país y de los avatares del pensamiento. Con  apego a la verdad, mencionó el caos en el que se debatió la casa de estudios en la década de los años 80′.  Luego nos hizo recordar  el inicio del ejercicio de su rectorado, a partir de 1990, en momentos especialmente difíciles – en sus palabras – “infestados de violencia”.  Momentos en los que ” los sanmarquinos que queríamos la paz trabajábamos por la recuperación de la universidad poniendo el pecho,  sin chaleco antibalas”. 

El doctor Reátegui fue explícito al señalar la dureza de un tiempo en el que “debía soportar las presiones desde el exterior de la universidad  a la vez que  enfrentaba con toda fuerza un proceso interno especialmente peligroso”,  por la cerrada oposición de grupos extremistas a los que, sin embargo, y como nos consta, mantuvo a raya logrando la recuperación de importantes espacios democráticos y empezando la pacificación y el reordenamiento de la Decana de América, con acciones que -según se verá luego en el discurso de orden que ahora publico- merecieron reconocimiento nacional e internacional.  

A través de sus palabras, los presentes en el acto,  que tuvo tanto de reivindicación histórica, recordamos vivamente  lo ocurrido cuando se produjo  la intervención de la dictadura, que contó con la colaboración  de oscuros personajes y sus personales intereses.   Intervención que no solo frenó el proceso  institucional ya iniciado por derrotar el caos y el terror sino que, para el rector legítimamente elegido,  significó  una larga etapa de juicios y calumnias, en la que fue vilipendiado y maltratado en extremo.  Al término de su exposición largamente aplaudida, el Profesor Emérito anunció la publicación de un trabajo en el que rememora las experiencias vividas. 

 

La ética de la memoria nos aconseja no olvidar la forma en la que los extremos se juntan; sus métodos y fines confluyen.  16 años después, San Marcos homenajeó a su rector. La iniciativa partió de profesores de la Facultade de Ciencias Sociales, el Consejo de Facultad hizo suyo el pedido y el Consejo Universitario aprobó por unanimidad otorgarle la categoría de Profesor Emérito.  Hoy para la universidad más antigua de América  fue un día de compartida alegría. Brilló la belleza de la justicia.  

 

Encargado del discurso dde orden fue el Magíster Ricardo Falla Barreda, profesor de la Facultad de Letras y Ciencias Humanas. Aquí el texto de su exposición: 

“Una de las más antiguas tradiciones sanmarquinas se encuentra referida al reconocimiento de la Institución a quienes, por su entrega y dedicación, contribuían a resaltar el papel de nuestra Universidad en el concierto nacional e internacional del saber y el conocer. Así, surgió el rango de Catedrático de Prima Jubilado Perpetuo, que desde la instancia republicana denominamos Profesor Emérito. Y lo que celebramos hoy, y para ello hemos sido convocados, es la imposición del rango de Profesor Emérito al Dr. Wilson Reátegui Chávez, Rector de San Marcos (1990 – 1995). Decía el notable humanista cubano José Martí: “honrar, honra”. Y, en efecto, el Dr. Reátegui ingresó a San Marcos para respetarla, primero como alumno, luego como profesor y finalmente como máxima autoridad.  

Sus estudios como alumno concluyeron en 1966 con el grado de Bachiller en Educación, en seguida como Bachiller en Letras e Historia, obtuvo la Licenciatura en Historia, y en definitiva como Doctor en Letras e Historia en 1974. El joven Reátegui, sin embargo, había iniciado su actividad docente dos años antes de concluir sus estudios, al ser nombrado Asistente de Cátedra del Dr. Pablo Macera en 1964. De esta manera, lo vimos en San Marcos como profesor auxiliar, profesor asociado y finalmente hasta 1983 cuando fue promovido a Profesor Principal a dedicación exclusiva. 

La trayectoria del historiador Reátegui, desde el punto de vista de la producción de nuevos conocimientos, se ubicó en los estudios de la organización económica del Perú. Sus exploraciones por el Archivo General de la Nación, Archivo del Fuero Agrario, Archivo de Comunidades Indígenas del Ministerio de Trabajo, dieron como resultado la obra Explotación Agropecuaria y las movilizaciones campesinas en Lauramarca – Cusco (Lima, 1977). Pronto, vendrían Lanas y capital mercantil en el sur del Perú: la casa Ricketts, 1895 – 1935, trabajo éste realizado junto al Dr. Manuel Burga en 1981. Inmediatamente, hacia 1987, entregaría El campesinado peruano: 1919 – 1930, investigación realizada con el Dr. Wilfredo Kapsoli. Todos estos trabajos se han convertido en clásicos de las exploraciones sobre la realidad económica del Perú. 

En su desempeño docente, el Profesor Reátegui, tanto en pre grado como en post grado, dictó las asignaturas de: Seminario sobre la problemática universitaria, Planificación y Administración Universitaria, Bases sociológicas de la educación, Metodología de la investigación científica, Diseño de Investigación, Seminario de tesis, Seminario sobre realidad nacional, Legislación universitaria Latinoamericana. En esta línea de actividad, se desempeñó como Profesor Visitante en Universidades españolas como la de Salamanca, Complutense, Sevilla, Extremadura, Granada; de Alemania, como la de Westfalia; de América Latina, como la de Buenos Aires, Tucumán, Autónoma de México, Federal de Río Grande del sur del Brasil, extenso etcétera. 

En todas esta actividades académicas, el Dr. Wilson Reátegui Chávez supo dejar en claro el porqué San Marcos es la Universidad Decana de América, tanto, que en su condición de Rector, nuestra institución fue reconocida como Vice Presidenta Perpetua de la Unión de Universidades de América Latina; asimismo, al constituirse en Madrid, a iniciativa de la Universidad Complutense, el Congreso Mundial Universitario, entidad que agrupaba a las más antiguas universidades del mundo, San Marcos fue ungida como la representante perpetua de América, obteniendo el cargo de Vice Presidenta. Del mismo modo se puede decir, que en 1992, en el contexto de oscuridad política que vivía el Perú por la violación a su orden constitucional, se formó la Comisión de reconocimiento institucional conformada por el Dr. Andrés Aramburú Menchaca, Dr. Francisco Miro Quesada Cantuarias, Dr. Alberto Ruiz Eldredge Rivera, Dr. P. Gustavo Gutiérrez, y el suscrito, para que se encargue de proponer a la UNESCO la inscripción de San Marcos en el índex de Patrimonio Cultural de la Humanidad. 

En septiembre de 1993, el embajador del Perú en Francia comunicaba que nuestra querida San Marcos se encontraba, ya, inscrita en el índex de la UNESCO. Para este logro, se contó con el respaldo de Juan Carlos I, Rey de España; SS. Juan Pablo II; Dr. Rafael Caldera, Presidente de Venezuela; Dr. Fidel Castro Ruz, Presidente del Consejo de Estado de Cuba; Dr. Javier Pérez de Cuellar, ex Secretario General de la ONU. Además, se logró el apoyo del Ministerio de Relaciones Exteriores, del Congreso Nacional, de la Asamblea Nacional de Rectores, de la Conferencia Episcopal Peruana, del Consejo Metropolitano de Lima. Todas estas personalidades e instituciones, nacionales y extranjeras, valoraron el aporte de San Marcos a la formación de la personalidad histórica y cultural de América Latina. 

Wilson Reátegui Chávez, como rector, además de lo expuesto, firmó el convenio de reconstrucción de la llamada Casona de San Marcos con la Agencia Española de Cooperación Internacional. Los trabajos se iniciaron en 1991 y en 1994 se inauguraba el primer ambiente totalmente reconstruido, el histórico Salón General. Este honrar en forma permanente a San Marcos, producto de su firme identidad institucional, lo condujo a celebrar la vida de distinguidos sanmarquinos. Ahí está el Doctorado Honoris Causa concedido al Dr. P. Gustavo Gutiérrez en 1992, el primero que recibía del Perú el fundador de la Teología de Liberación y que en el 2003 fuera distinguido con el Premio Príncipe de Asturias; ahí está el Doctorado Honoris Causa concedido el eminentísimo Augusto Cardenal Vargas Alzamora, Arzobispo de Lima; y sobre todo, destaca el reconocimiento como Rector Emérito al Dr. Luís Alberto Sánchez en mayo del 1993, quien en esa oportunidad, y en memorable discurso, dijo, entre otros conceptos algo que dibuja de cuerpo entero la gestión de Wilson Reátegui como rector de San Marcos: 

 “Lo digo que no puedo casi hablar, no estoy fingiendo, no es recurso literario ni retórico; estoy francamente muy conmovido por muchas razones. Una de ellas es que otorgarme este título en estos momentos del Perú es un acto de coraje, de independencia, de libertad que debemos estimar como una presea y un ejemplo para todos (…) fuimos realmente gente que nos dedicamos al Perú y que no le pedimos nada y le dimos todo. Nadie puede acusar de riqueza a Mariátegui, Haya de la Torre, Porras, Basadre, a Bastos, a todos los que fueron de mi generación. Trabajamos por el trabajo mismo, porque era necesario hacer estas cosas (….) Rector Reátegui, este galardón no lo esperaba porque hace 25 años que me aparté de la Universidad trabajando porque la situación ya entonces no era ventajosa ni poderosa; porque soy un ciudadano no solamente corriente sino menos que corriente y que en esta ocasión San Marcos con su prestigio de 442 años de fundada, con todo lo que ella significa para el Perú y el mundo, se acuerde de éste humilde trabajador de algunos años, no es solamente un honor para mí,  es un honor para la Universidad que demuestra que tiene un espíritu no digamos caritativo (…)palabras no puedo, solo puedo estrechar la mano y digerir, sollozar silenciosamente con lágrimas que no se ven pero que abren las puertas de mi ser como un manantial inagotable y sincero”, finalizó el maestro Sánchez, cuyas palabras, cargadas de enjundia, señalan el derrotero para enjuiciar las gestión de Wilson Reátegui y explican las razones del porqué San Marcos fue intervenida por el régimen cleptocrático que dominó dolorosamente a nuestra patria.  

Aquí, permítanme una pequeña apostilla: Luis Alberto Sánchez, tres veces Rector de San Marcos, eminentísimo intelectual, quien durante su existencia había recibido un sinnúmero de condecoraciones de todo tipo y de lugar, sólo se llevó a la tumba – por indicaciones de él – su medalla de Rector Emérito de San Marcos, su “novia” como él la llamaba. 

A lo expuesto, pues, es conveniente reiterar algunos aspectos fundamentales del Rector Reátegui, como fue el logro de las Becas Intercampus gestionadas por él ante el Ministerio de Asuntos Exteriores de España, que permitió que muchos profesores y alumnos desarrollaran actividad académica en diversas universidades hispanas. La proyección internacional de San Marcos, tal como se ha dicho,  fue una constante. Ahí queda la reunión de Rectores de las Universidades de la Comunidad Andina; ahí queda el proyecto de escribir la historia de las universidades latinoamericanas como iniciativa de San Marcos, que la UDUAL, con asistencia financiera del BID, se preparaba a ejecutar; ahí queda el proyecto de lograr una alianza estratégica entre las universidades emblemáticas de América Latina. 

Son muchos los aspectos a tratar sobre la gestión del Rector Reátegui. Pero, para finalizar, permítanme recordar un hecho anecdótico. A inicios de los noventa, en la zona de la Ciudad Universitaria comprendida entre la Av. Venezuela y el pabellón de la Facultad de Derecho, existía un inmenso terral con un muro enigmático conocido como el “muro de la vergüenza”. Se iniciaron trabajos de jardinería y arborización de tal magnitud, que el Consejo Provincial de Lima la premió a  en 1994, y el muro se transformó en el memorial de la universidad donde propios y foráneos  posan para una fotografía, o ha servido y sirve como rótulo de diversas publicaciones. Se puede decir, que el “muro de la vergüenza”, gracias a la gestión de Reátegui, se transformó en el “muro del orgullo”. 

El Quijote le dice a Sancho Panza en la segunda parte de la inmortal obra de Cervantes: “Sancho la infamia siempre trabaja en la oscuridad”. El 25 de mayo de 1995, la cleptocracia dispuso en forma sorpresiva la intervención de San Marcos. La ley aprobada aquel día a las cuatro de la madrugada y publicada en el diario oficial a las ocho de la mañana, carece de considerandos. Hasta el día de hoy desconocemos jurídicamente las razones de la intervención. Solo podemos decir, que el Rector Reátegui – al igual que en su época sucediera con el eminente José Antonio Encinas – terminó enjuiciado y vilipendiado. Durante cinco años soportó 42 juicios. Todos los ganó. Su gestión económica fue revisada por la Controlaría General de la República y por una auditoria privada contratada por los interventores. Las conclusiones de ambas, señalaron que la gestión económica era impecable y se ajustaba a ley. 

Hoy la Universidad Nacional Mayor de San Marcos lo reconoce como Profesor Emérito a propuesta de la Facultad de Ciencias Sociales. Este reconocimiento al Dr. Wilson Reátegui Chávez no hace otra cosa, que desagraviar a quien fue injustamente maltratado. Se trata, de la reparación del honor; se trata de honrar a quien supo honrar como pocos a su alma mater

En el párrafo final de La guerra y la paz, el genial Tolstoi le hace decir al narrador omnisciente: “la victoria no consiste en imponerse en los campos de batalla, sino en quien sabe resistir”.  Y San Marcos, resistió, en el 2001 venció y recuperó su continuidad institucional y hoy, en el 2010 Wilson Reátegui Chávez recupera su majestad sanmarquina. Y como dice el evangelista San Juan “solo la verdad nos dará la libertad”; y ésta imposición de Profesor Emérito al Dr. Wilson Reátegui Chávez, es un acto de verdad de su Universidad y un acto de libertad que enaltece una vez más, a la Decana de América, porque, según reza el verso de Martí, honrar la honra. Es todo, lo que tengo que decir, Señor Rector Magnífico. Gracias por prestarme su atención. ”    

Imágenes:  Salón de Grados. Casona de San Marcos, actualmente Centro Cultural de San Marcos , Lima

Fotos: Sonia Luz Carrillo

Tags: Wilson+Reátegui+Chávez , Reátegui+Profesor+Emérito+UNMSMRector+Wilson+Reátegui , Ricardo+Falla+Barreda

8 comentarios »

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

  1. se hace justicia, tremenda justicia!

  2. Tarda pero llega.

    Ya sabemos todos dónde está aquel que mandó y comandó muchos atropellos. Aquel que en una ocasión declaró “no admirar a ningún peruano”; el mismo que cuando quería señalar que algo era inútil o falto de importancia exclamaba en tono despectivo “Eso es poesía”.

    Gracias, por el comentario

  3. Un justo reconocimiento al ex rector sanmarquino, doctor Wilson Reátegui. Y aprovecho esta ocasión para preguntar: ¿Cuándo tendremos un Profesor Emérito en la EAP de Comunicación Social?

    Saludos, mi estimada profesora.

    • Estimado Sandro, gracias por la lectura y el comentario. La condición de Profesor Emérito se otorga por los méritos del académicos y nuestra Facultad exhibe una lista muy extensa de la que nos sentimos orgullosos.

  4. TODOS LOS QUE FUIMOS SEPARADOS TEMPORALMENTE DE LA UNMSM HEMOS SIDO REIVINDICADOS,PUES FUIMOS SEPARADOS POR LOS MISMOS MOTIVOS¨ACALLAR UNA VOZ OPOSiTORA AL FUJIMONTESINISMO´,BIEN POR WILSON Y POR LA UNMSM

    • Por eso es importante enfrentar, con la fuerza de las ideas, TODO proyecto autoritario y sectario.

  5. BUENO HE LEÌDO EL MENSAJE AL SR RECTOR WILSON REÀTEGUI CHÀVEZ, QUIEN ME NOMBRÒ COORDINADOR PERMANETE ANTE EL CONVENIO PERU-ESPAÑA Y COMO SU REPRENTANTE PARA SU RESTAURACIÒN, Y LO ÙNICO QUE PIDO ES QUE NUNCA SE DIGA “CASONA”, YA QUE EN LOS REGISTROS PÙBLICOS ESTA COMO “CONVICTORIO DE SAN CARLOS” LO OTRO LE RESTA IMPORTANCIA Y VALOR HISTÒRICO A LAS NUEVAS GENERACIONES, ES UNA MANERA DE HACER OLVIDAR NUESTROS VALORES HISTÒRICOS.
    LO QUE LE FALTARÌA A SU BLOGSPOT ES PUBLICAR LA CARTA INFAME QUE UN GRUPO DE DOCENTES FIRMARÒN APOYANDO AL FALSO RECTOR MANUEL PAREDES MANRIQUE Y PUBLICADA EN “EL COMERCIO EL AÑO 2000, CREO EN NOVIEMBRE U OCTUBRE
    ESTO DEBEMOS PEGARLO EN LA CIUDAD UNIERSITARIA, LOS SALONES DE TODAS LAS FACULTADES, Y QUE NUNCA MÀS PISEN NUESTRA UNIVERSIDAD.

  6. CONOZCO PERSONALMENTE AL DR WILSON REATEGUI CHAVEZ UNA PENA QUE NO TUVO TIEMPO DE CONOCERME AL DETALLE, SU PRESTIGIO ES INDISCUTIBLE, LAMENTABLEMENTE ES MUY PEGADO A LA ESCRITURA Y SEGURAMENTE NO CUENTA CON TIEMPO SUFICIENTE PARA CERTIFICAR LO QUE LEE VE Y OYE.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: