POEMAS DE MIGUEL AGUILAR, JUAN CAMERON Y XAVIER OQUENDO

octubre 9, 2009 a las 3:16 am | Publicado en Artículos sobre Literatura, Documentos, Miscelánea | 2 comentarios
Poetas.en.Avila

POETAS EN ÁVILA: Xavier Oquendo, Sonia Luz Carrillo, Juan Cameron y Miguel Aguilar en Ávila, España 2008.

Queridos poetas, les debía esta nota. Vaya como homenaje a la amistad y la poesía que no sabe de  fronteras. Por los caminos recorridos!

MIGUEL AGUILAR CARRILLO. Nació en Ciudad de México y reside en Querétaro desde 1980. Coordina el Taller Literario “Luis Cernuda”. Es egresado de la Escuela de Escritores de Querétaro, de la que llegó a ser director. Ha publicado los poemarios: Oficios de la luz, 1996; Ocupación de la nada, 2000; Hilvanes, condición de la memoria, 2002; Asuntos personales, 2003; Prestigio de estar aquí, 2004; Laberinto del cuerpo, 2006 e Historias, 2006. Ha sido becario del Centro de estudios Cervantinos, Proyecto “Pasión por el Quijote” y del Fondo Estatal para la Cultura y las Artes de Querétaro con el Proyecto “Pensar el ensayo”. Representó a México en el XI Encuentro de Poetas  Iberoamericanos en Salamanca, España en el 2008.

Conversando con Vallejo

 Considerando en frío, imparcialmente

Vallejo

Prescindiendo quizás de todo ello

de sus partes biseladas y de sus partes bastas

de sus lunares/ recovecos / aristas / desmesuras

Dejando su germinación / su pulso

y estertores cuando los motivos abundan

Olvidando que tiene masa /peso

Volumen en el tiempo / tiempo

en el Volumen y un vaho cansado

Preguntando si acaso / si es que

o al fin de tanto esfuerzo

hay una salida sin color sin entusiasmo /Prescindiendo

mejor de tanta bulla / de la alharaca / Porque

también de vez en cundo

viene al caso y es un trabajo

respetable y entonces como siempre

entonces como nunca

(Éxtasis)

Está la niña frente al atril sentada

¿Qué nube entre sus ojos y el papel apuñeado?

Hay constancia del haz que surge

y del haz que llega sin que importe la espesura

Consistencia de lo veloz del signo

en su ruta contraria / Y sin embargo

la nota no acontece

Se adelgaza tu figura por las noches

se acomoda al cuenco de las manos

para poder guardarte en las horas oscuras.

Se adelgaza y se ensancha al primer desvío

de la luz celosa conformando superficies para el albor

que inicia el juego.

Se vuelve agua, brizna; se vuelve fuego

y se acomoda para surtir de claridad

lo que carece de nombre.

Se adelgaza. Se yergue alta ola, piedra ritual, escama

en el silencio, arco tensado en espera

del grito. Se vuelve paso, sombra, ceniza

al transcurrir siempre constante en el periplo.

Se convierte en espera, hastío, contemplación,

pátina de la epidermis, hasta la noche

plena, hasta el cuenco

sagrado de las manos. Y asirte,

desbrozarte, volverte flecha de luz,

horizontal, cegada.

JUAN CAMERON, poeta de Valparaíso,  es licenciado en Derecho por la Universidad de Chile y periodista colegiado en Suecia, donde vivió un largo exilio luego del golpe militar. Algunos de sus libros son: Perro de circo, 1079; Cámara oscura, 1985; Como un ave migratoria en la jaula de Fénix, 1992; If I go back/ Si regreso, 1993; Visión de los ciclistas y otros textos, 1998; Jugar con la palabra, 2000; Cincuenta poemas, 2007 y Treinta poemas para leer antes del próximo jueves, 2007. Ha recibido los premios “Gabriela Mistral, Municipalidad de Santiago, 1982; “Revista de libros” El Mercurio de Santiago, 1996; “Consejo Nacional del libro y la lectura”, 1999 y “Ciudad de Alajuela”, Costa Rica, 2004. Figura en importantes compilaciones de poesía chilena y continental y en el 2008 representó a Chile en el XI Encuentro de poetas iberoamericanos en Salamanca, España.

Balance e inventario, cifras
En la columna haber puedo anotar algunos amores clandestinos
aunque los oficiales fueron derrotas una que otra cornada
unos cuantos divorcios
De los libros leídos unos pocos huyeron de la biblioteca
y otros de escondidos -en la columna debe- no volverán a verme
Las pequeñas traiciones equivalen a las confidencias
aunque a veces olvidemos sumar los mejores momentos
que son muchos
¿Acaso hubo un exilio? Fueron lenguas sabidas
una fotografía bajo la Tour d’ Eiffel
Las pocas propiedades se esfumaron junto a las hipotecas y eso basta
El mar trae a la orilla los restos de un naufragio
como pequeñas reliquias a colgar del corazón
A cada incendio el bosque reverberó de  nuevo
y una mujer me ama     No es mala la partida:
Siempre queda una suma en mí favor
que pueden ser los días que me restan.

Cada vez que regreso a mi país

Cada vez que regreso a mi país

cada vez que de un corto viaje regreso a mi país

Los viajeros que regresan después de un largo viaje

aplauden en la losa

aplauden largamente al término del vuelo

y en el extenso aplauso logra posarse el ala

con un graznido sordo como rumor de plumas

Algunos lloran en silencio

aplastan su nariz así un niño en la vidriera

y pequeñas figuras agitan sus brazos a lo lejos

más allá de los ínfimos vehículos y de las escalerillas

y aplauden y aplauden hasta tomar los bolsos

y arrastrar las valijas como un ave enjaulada

/por los corredores

camino a las aduanas

¿Que aplauden los viajeros?

¿Aplauden su regreso la pericia del vuelo

la imagen de la casa después de tantos años?

Sepa Dios que aplauden los viajeros

al posarse en la losa

el ala que los guía

mas agitan sus brazos como una gaviota

sorprendida en el nido en medio de la noche.

El pródigo

He retornado al puerto la mirada

la casa sigue allí He caminado

después de treinta años con los mío

a revisar la historia

Poco a variado el sol

Aún tiene escalas

el claro ventanal tras la rejilla

La baranda es la misma & el espacio

Mas el tiempo no está (es un detalle

ajeno a todo anhelo del hablante)

En las piezas hay sastres oficinas

de contables de llaves en desuso

He retornado al puerto la mirada

a rescatar la silla del cumpleaños

(se incendiaba correos & mi padre

atravesó coarriendo a su despacho)

Un humo negro  negro ha oscurecido

los recuerdos las tías los parientes

Aquí nací les digo con orgullo

& mis hijos me observan en silencio

He retornado al sitio

Aún el aire

vibra lejos la última sirena

XAVIER OQUENDO TRONCOSO (Ambato, 1972) Premio Nacional de Poesía en 1993, doctor en Letras y Literatura, es profesor universitario, periodista y editor.  Reside en Quito y ha publicado: Guionizando poematográficamente, 1993; Detrás de la vereda de los autos, 1994; Calendariamente poesía, 1995); El (An)verso de las esquinas, 1996; Después de la caza, 1998; Desterrado de palabra, 2000; La Conquista del Agua, 2001; Ciudad en Verso, 2002; Antología de Nuevos poetas ecuatorianos, 2002); El mar se llama Julia, 2002 y  Salvados del naufragio, 2005. Recientemente,  ha publicado Esto fuimos en la felicidad. Integra diversas antologías del Ecuador y el extranjero. En 1999 el Municipio de su ciudad le concedió la condecoración Juan León Mera por  su obra literaria y de difusión. Es director  de la  editorial ELANGEL. Ha representado a el Ecuador en importantes encuentros poéticos y literarios en España, México, Colombia, Chile y Perú.

Cacería

Decidimos tener novias. Ir a cazar, de entre las fieras, la que más cercana se halle a nuestro barrio. La que logre aposentarse en nuestras ansias.

Pero la libertad del viento y unos tragos nos atrapan. Atrás quedan las muchachas vestidas de amarillo. El deseo se opaca.

Somos los feos que buscamos la flor en la orilla del charco.

Ya no a quien cazar en esta noche.

Y Quevedo es un montón de mentiras: solo es el polvo y ya no el enamorado.

Recuento de los hechos

Todos nos fuimos

Atrás se escucha el torpedo de la fiesta,

la corona  roja de los bares,

el aguardiente azul que nos amaba

y la marcha desigual de la jarana.

Después, la madrugada con olor a miel.

Los amigos dormidos, amontonados

como pozos de trinos,

como un manzano cargado.

Éramos todos, solo el viento era solo,

éramos uno en la soledad del nuevo día.

Nos dolíamos juntos y eso era la felicidad.

Las monedas

El dinero brillaba como petróleo.

Con él nos pusimos a vivir. Construimos una casa enorme que nos cayó encima.

Hacia él volvimos pero no dio duro. Nos rompió la cara con sus monedas prietas.

Nos quedamos los de siempre, solos, pero firmes. Robles tiernos que no quieren hacer de la leña carbón  de parrilla.

Quisimos visitar a la madre del dinero y pedir la mano de su vástago. Luego acostarnos con él y hacerle un hijo que grite en oro.  Pero siempre pudo más que nosotros. Un día se fuer y nos dejó unas cigarrillos para que los fumemos en las penas.

Cochasquí

En las montañas

los vientos corren diferentes

Se golpean en los pechos

como brisas adolescentes

que no saben lo que quieren.

Cerca de ellos

las pirámides hacen osamentas

y convocan la luna

para sus enredos.

El torbellino no sabe

a cuál de los vientos seguir.

Foto: Xavier Oquendo, Sonia Luz Carrillo, Juan Cameron y Miguel Aguilar en Ávila, España 2008.

A ESPAÑA, OTRA VEZ! XI ENCUENTRO DE POETAS IBEROAMERICANOS EN SALAMANCA

Tags: Encuentro+Poetas+Iberoamericanos , Poetas+Salamanca+2008  , Miguel+Aguilar , Juan+Cameron , Xavier+Oquendo , Poetas+Salamanca+2008

2 comentarios »

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

  1. Sonia Querida

    qué bello post, qué generoso, qué linda sorpresa. Siempre los recuerdo a los tres. En Salamanca fuimos los cuatro mosqueteros, que llevábamos la responsabilidad de la voz de América a la península del Castellano.
    Gracias por esta hermosa sospresa. En realidad, muy agradecido, espero que pronto nos veamos en algun lugar de América para seguiir compartiendo la poesía y la amistad

    un abrazo

    Xavier

  2. Querida Sonia, muchas gracias por la publicación en tu blog de nuestros poemas. Eres una gran amiga. No sé que más decirte.
    Un beso un abrazo muy, pero muy fuerte.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: