DOS POEMAS DE FRANCISCO BENDEZÚ, DOS CUADROS DE GIORGIO DE CHIRICO, espejos insondables, lentos naufragios a distancia

julio 5, 2009 en 1:13 am | Publicado en Artículos sobre Literatura, JARDIN DE DELICIAS | 1 comentario

Misterio y melancolía de una calle. Giorgio de Chirico, 1914

Misterio y melancolía de una calle. Giorgio de Chirico, 1914

MISTERIO Y MELANCOLÍA DE UNA CALLE

 ¡Detente niña-sombra, niña-araña.

 trashumante negativo, colegiala

fabricada de láminas de mica y nubarrones!

En tu melena de eclipse

transflora sordamente

la soledad sonora de Ferrara.

¡Deja que tu arco, prosternándose,

sesgadamente ruede

por la silente explanada

hasta caer, como ofrenda,

al pie de la maléfica estatua amenazante!

¡No avences! ¡No prosigas!

La violación en su telar de escamas

te acecha alevemente por las tablas

del carromato vacío.

O tal vez a la sombra de los arcos,

con mantas o toneles o mordazas,

te secuestren lo gitanos.

No sé a qué brazos te empujará

la pendiente irresistible de tu sino.

No a los míos.

El tiempo es una mano

con rayas de humo congelado.

Yo quiero iluminarte con mi fiebre

y desatar cascadas de glicinas por tu talle.

Yo quiero esclarecer tu faz borrosa,

y levantar en vilo las impostas y los claustros

y cancelar los signos de los muros

y extirpar la desventura

y con nitrato de luna, inmerso en el silencio, revelarte.

Yo absorbo tu misterio sin saciarme. 

  

Máscaras. Giorgio de Chirico, 1917, Colección Riccardo Jucker, Milán

Máscaras. Giorgio de Chirico, 1917, Colección Riccardo Jucker, Milán

 

MÁSCARAS

 ¿Qué baila detrás de nuestras frentes?

¿Quién vela al otro lado? ¿Qué nos espera?

Nadie. Nada.

 

Solamente una luz fuliginosa.

O nuestros brazos como remos de inmóviles mareas.

 Ni punto ni círculo ni línea

ni la barca del tiempo.

 

(Yo no sé si la voz no es más que un sueño

ni si el amor es un casto paroxismo de amapolas.)

Yo sé que las estatuas sorben llanto en la arboleda.

Yo sé que el otoño acumula silencio en las botellas.

Yo sé que en la estación los guardagujas duermen.

 Solamente un solsticio de sordas mariposas,

o inútiles carruajes con teas de tinieblas,

o esqueletos de gallos

cantando eternamente por albas que no rayan.

 Mujeres sin sombra, apariciones,

espejos insondables con lentos naufragios a distancia,

y fuegos fatuos, y en las landas

el tierno gemido de las mandrágoras recién arrancadas,

y el siempre y el jamás ardiendo juntos.

Ni torres ni molinos

ni el tórax misterioso de las tardes.

 ¿Para qué las cabelleras desplegadas

como estelas sobre el mundo?

 ¿Para qué los púlpitos, las bazas,

los óvulos, los cascos, los marbetes?

 (¿Y las águilas inmunes de alta mar?

¿Y los granos –óleo y luz – de los sarcófagos?)

 ¿Para qué los mástiles, los cables,

las epístolas, las gafas, las briznas de los nidos,

el agua magnetizada, los muñones,

las escuadras de cuencas vacías, los gramiles,

las sinuosas membranas briscadas de los armarios,

las filacterias, la sal, los meteoros?

 ¿Es, acaso, inútil la esperanza?

¡Embestid contra las rodillas doradas de la muerte!

¡Combatidla cuerpo a cuerpo!

¡Ella corta con su espada el alambre que nos ata al fuego puro!

 ¡Nuestra insomne navaja de alaridos

contra su hilo indestructible de silencio!

 

En: Cantos, Lima, Ediciones La Rama florida, 1971, pp. 75-76 y 83-84

FRANCISCO BENDEZÚ (1928-2004)

Gran poeta peruano, Premio Nacional de Poesía  en 1957 y 1966, uno de los más importantes representantes de la poesía lírica del siglo XX, nació en Lima, realizó estudios en la Facultad de Letras de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos donde se doctoró en Letras y ejerció la docencia durante muchos años. Su estancia en Italia, a inicios de los años 50’ le brindó la ocasión de conocer y ser discípulo de uno de los mayores poetas italianos: Giusseppe Ungaretti. Bendezú, admirador de Stéphane Mallarmé, así como del surrealismo francés, publicó en 1961 la plaqueta Arte Menor. Su breve obra la componen Los años (1960), Cantos (1971) y El piano del deseo (1983). Murió en Lima en 2004.

Del poemario Cantos, del que reproduzco estos dos poemas que rinden homenaje al pintor italiano Giorgio de Chirico (1888 – 1978) y que traducen con tanta eficacia la inquietante atmósfera de los lienzos, el maestro Alberto Escobar dijo: “Cantos es un espléndido y riguroso conjunto de poemas en los que la poética de Bendezú cristaliza con su acento inconfundible, depurada y precisa, ceñida al equilibrio plástico que la distingue como poesía de la más alta jerarquía en nuestras letras”. Alberto Escobar, Antología de la poesía peruana, Tomo I, Lima, Peisa, 1973, p. 167

Por su parte, Marcos Martos, propone la poesía de Francisco Bendezú, gran conocedor tanto de las formas de la poesía medida tradicional como del verso libre, como un camino para la poesía del futuro. “Oficialmente no escribió nunca un verso medido, pero quienes conocen esa disciplina y leen los versos de Cantos, de 1971, su libro más famoso, están en condiciones de paladear doblemente esos textos tan hermosos, que siendo de versos libres, se vinculan de manera secreta con el verso medido. A algunos nos parece que esa vía es la mejor posibilidad para insuflar nuevo aliento a la poesía del futuro”. Marco Martos, Revista Libros y Artes, Lima, Biblioteca Nacional del Perú, 2004.

Versión electrónica, aquí.

Sirva este post de homenaje al poeta y maestro.

 Tags: Poeta+Francisco+Bendezú , Giorgio+de+Chirico , Poesía+Peruana , Poetas+peruanos , Chirico+Pintura+Metafísica , Día+del+Maestro , Maestros 

Anuncios

1 comentario »

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

  1. Muchas veces los ojos se humedecen al pensar en nuestro fugáz paso por la vida ..vacio a veces …tan pleno otras . Un vate se ha ido, El grande Antonio Cisneros y le seguirán , los seguiremos ; como al mágnifico poeta Francisco Bendezú de quien conservo un libro; Georges Simenon El inspector Maigret , que fue concedido a cambio de Federico Barreto el Poeta olvidado de Nestor Corzano ; ünico libro que faltaba en la inmensa biblioteca de Paquito Bendezú , al menos el decía eso cuando buscaba en medio del llanto el título para su obra “la larga visita del dolor ” o quién sabe… en honor a su madre quien había partido …eso fue tantos años y aún lo llevo en la retina. El llanto del poeta fluía como perlas en medio de la congoja y cada gota de lágrima me ayudaba a comprender lo apabullante que era la larga visita del dolor que nó mitiga, no cede hasta encontrar otra musa inspiradora quién tal vez llevará un nuevo título para la próxima obra .


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: