COLOMBIA, LIBERACIÓN DE REHENES Y LÍOS PERIODÍSTICOS

febrero 4, 2009 en 2:25 pm | Publicado en Comentarios diversos, Comunicación y Cultura | Deja un comentario

periodistasipg

Signo de los tiempos, en la reciente liberación de rehenes de parte del grupo terrorista FARC en Colombia, dos periodistas han hecho noticia: Jorge Enrique Botero, vinculado a TeleSur y que aparecía originalmente como garante y Holman Morris corresponsal de Radio Francia Internacional.

 

Las interpretaciones y posturas frente al accionar de los periodistas en momentos delicados en los que se jugaba la vida de los rehenes son diversas y creo que algunas informaciones al respecto pueden ayudar a formarse una idea de lo ocurrido

 

Las liberaciones y la ética periodística

 

“El gobierno acusó al periodista Hollman Morris de prestarse a la manipulación de las Farc. El reportero respondió que se le obstaculizó su libertad de informar. ¿Hasta dónde cada parte tiene la razón?

 

En la primera noche de libertad, el subintendente de la Policía Juan Fernando Galicia dijo que las Farc lo habían obligado a él, a los otros dos policías y al soldado que estaban cautivos a dar declaraciones basadas en un libreto. Comentó que los chantajearon con que si no decían lo que los guerrilleros pedían, no serían liberados.

 

Con base en esa declaración, el gobierno ató cabos cuando se enteró de la presencia del periodista Hollman Morris en la zona y concluyó que él era el encargado de difundir las premeditadas declaraciones de los recién liberados.”

 

Ver: Revista Semana de Colombia

 

 

Periodista de RFI cuestionado por ir a entrega de rehenes regresó a Bogotá

 

 

“El corresponsal de Radio France Internacional (RFI) en Colombia y otros dos periodistas que denunciaron hostigamiento del Ejército tras asistir a la entrega de cuatro rehenes de las FARC, regresaron el martes a Bogotá, después de recibir protección de la Defensoría del Pueblo.

 

El corresponsal de RFI, el colombiano Hollman Morris, dijo a la AFP que estaba de regreso en la capital y en contacto con organismos internacionales, entre ellos la organizacion de defensa de derechos humanos Human Rights Watch.

 

El gobierno declaró su sorpresa por la presencia de Morris acompañando al comando de la guerrilla que realizó la liberación y lo acusó de actuar en forma “contraria a la objetividad e imparcialidad”.

 

Incluso el ministro de Defensa Juan Manuel Santos, lo señaló de ser “afín” a la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).”

 

En: El Nacional  de Venezuela

 

 

Ex rehenes colombianos de FARC piden a RFI no divulgar entrevista.

 

 

“Cuatro uniformados colombianos liberados el pasado domingo por las FARC, pidieron este martes a Radio Francia Internacional (RFI) no divulgar una entrevista que su corresponsal en este país les hizo, porque según afirman hablaron bajo amenaza de esa guerrilla.

 

La solicitud está contenida en una carta que remitieron al presidente de RFI, Antoine Schwarz, y que fue divulgada a la prensa por el Ministerio de Defensa.

 

“Momentos antes de que nos fuera devuelta la libertad tras pasar varios años secuestrados por el grupo narcoterrorista de las FARC, fuimos obligados por nuestros captores a brindarle una entrevista a un reportero perteneciente a Radio Francia Internacional, manifestándole estrictamente lo que los guerrilleros querían que expresáramos, obedeciendo a sus motivaciones oscuras”, indican en la misiva, informó AFP.

 

Agregan que “los miembros de la organización terrorista, que aún nos tenían sometidos a su voluntad, nos amenazaron con no devolvernos la libertad e incluso con asesinarnos, si no contestábamos a las preguntas de los periodistas en la forma que ellos querían”.

 

El Universal de Caracas

 

 

¿Por qué los liberan?

 

La Revista Semana de Colombia  en un interesante análisis  trata de responder a la  interrogante de qué busca la FARC con las recientes liberaciones:

 

“Durante varias décadas, las Farc estuvieron ebrias de sangre y pólvora. Atacaron pueblos, asesinaron políticos, secuestraron civiles y optaron por el camino de las organizaciones clandestinas. En fin, hicieron de la dialéctica del plomo su único lenguaje para ser oídos por la sociedad, mientras a su vez, eran sordas a los clamores de tregua que les hacían los gobiernos y el país.

Pero, ante la vertiginosa pérdida de terreno militar -quizá irreversible-, los jefes guerrilleros buscan un oxígeno urgente. Y el único instrumento que tienen hoy para ello son los secuestrados. Por eso es muy probable que vengan más liberaciones unilaterales como ésta. Es posible que insistan en un intercambio, pero sin las condiciones que han puesto en el pasado, como el despeje de territorio. Incluso, lo que habría detrás de estas liberaciones es el camino hacia el abandono del secuestro como arma de guerra, como ya se lo han hecho saber a varias de las personas que han tenido comunicación con miembros del Secretariado.

A pesar de la explicable desconfianza de la mayoría de los colombianos, hay varias razones que llevarían a las Farc a dejar ese delito de lesa humanidad. La primera es que el balance del secuestro ha sido nefasto para su lucha armada. Ante los ojos de la comunidad internacional son vistos hoy como viles criminales, salvo expresiones aisladas de caudillos neopopulistas estilo Chávez. Y ante los ojos de los colombianos aparecen como un grupo terrorista que sólo ha logrado un baño de sangre que los ha dejado con el terror como única fuente de poder.

Pero también hay razones prácticas. El secuestro requiere control de territorios, algo que la guerrilla ha perdido fuertemente, y un gran esfuerzo logístico. En una balanza de costo-beneficio, hoy para ellos es muy difícil secuestrar. De hecho, los secuestros de las Farc hoy no representan más del 20 por ciento del total de los que ocurren en el país, y eso que, según el gobierno, este delito ha disminuido en 89 por ciento. En cifras reales, mientras hace una década las guerrillas podían secuestrar a 1.500 personas al año, ahora esa cifra llega a 70, aproximadamente.

En cambio, la guerrilla ha encontrado en la extorsión a grandes empresas nacionales y extranjeras, una nueva fórmula de financiación. Necesitan menos logística, es rápida, y el castigo a quienes no cumplen con sus imposiciones es el sabotaje terrorista, como quedó demostrado la semana pasada cuando pusieron un petardo en la sede de Blockbuster, en el norte de Bogotá, que mató a dos personas.”

 

 

Tags: Colombia , rehenes+liberados , periodismo , periodismo+guerra , ética+periodística , periodistas , terrorismo , FARC

Anuncios

Dejar un comentario »

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: