IV ELOGIO A LA PERSISTENTE LOCURA. Poemas de Fernando Obregón y Roy Chávez

octubre 29, 2008 a las 11:35 pm | Publicado en Artículos sobre Literatura, JARDIN DE DELICIAS | 3 comentarios

A Fernando y a Roy los conocí a inicios de los años ochenta en el Taller de Poesía que conducía la irrepetible amiga y poeta Carmen Luz Bejarano en el local de la ANEA.  Ellos, jovencísimos, acudían algunas tardes a la vieja casona de patio tranquilo llegara o no el verano.

 

Luego, a Fernando lo encontré en el Instituto de periodismo Jaime Bausate y Mesa y después en algunas redacciones de diarios combinando, al igual que tantos y tantas, el periodismo y la literatura. Años después coincidimos con Roy en la presentación de un libro de poemas en la que, precisamente,  participaba Carmen Luz.  Así supe que desde hacía años había emigrado a los Estados Unidos donde, a la vez que se dedica a su profesión, ha continuado su trabajo poético  y ha obtenido una serie de importantes reconocimientos (Ganador del Nevada Arts Fellowship, del Sierra Arts en Reno y del concurso de poesía Reflections in Motions en Las Vegas).

 

Fernando, a quien  leo a diario en su exitoso postpost, publicó en 1999 su poemario Sorpresa de una bala ante la belleza del suicida (Hardvard, ediciones Asalto al cielo).

 

Con el afecto madurado por el tiempo ahora celebro reunirlos y me regocijo compartiendo sus poemas, claros ejemplos que el rayo que no cesa los sigue imantando, como en aquellas tardes, en el patio de la vieja casona, llegara o no el verano.

 

 

NUEVO y todo

 

Nueva la palabra nuevo el ahogo

Nueva la pereza el desenfado nuevo

También el día que amanece gris

Es nuevo ese gris y es nueva además

La mirada cansada de la mañana

Nueva mañana de tu huida nueva

Del dolor nuevo de tu herida nueva

Y nuevo el asombro en su boca nueva

Y negra y nueva por su sombra que asombra

Y nuevo el ay! el otro ay! y el tercero

Y el ser miserable

Como si acudiera a un estreno

Nuevo y todo

Nuevo el mono sílabo

Caído de ramas desde al árbol nuevo

Vuelto a la gota del chorro

Al susto que precede al llanto

A la sombra de la risa

Al gaseoso paso de la nube

Solitario como un cartel de

carretera nuevo y recién puesto

Y nuevo el paisaje del desierto

Estrenado para el primer tropiezo

Nuevo el camino la piedra que estorba

El zapato y el blue jean y tu morral

Nuevo y nueva la visa y el pasaporte

El cuaderno blanco de tu diario nuevo

Y el bus que te lleva

Hacia el primer vuelo

Y el avión que se eleva sobre los aires

Y nueva la ventana de donde observas

Mi vieja ciudad

Y su nueva tristeza

 

 

QUEMAR EL ÚLTIMO ODIO desde el fósforo

Quemar pateando latas quemar vagabundeando

Incendiar la casaca negra con el oro de los ojos

La negra cabeza negra quemar la gris lengua

En la punta del cigarro incinerar al delirio

La noche interminable ¡al fin y al cabo! quemar

El vómito azulado encenderlo tripa puerta a calle

Recontraquemar un tragamonedas a puñete puro

La última ficha conseguida en extremaunción

 

 

YO ENREDO DE HOMBRE el cual de otro

El cual de una diosa forzada

Total miedo aflicción y terror

Destrozado abatido (caigo) con un dolor abierto

Mísero desventuro en el andar del tiempo y el cuerpo

Debí sobrevivir las decepciones explicar

La vida en catástrofes etapas improvisar

Discursos que calmen a los desesperados:

Mentí en el inútil esfuerzo de los días

¿Qué podrá contentarme? ¿Acaso

Otra patada al cielo? ¿El naufragio

Cuándo de madrugada golpea la luz?

Soy la debilidad de una lágrima

Y voy desperdiciado entre la hierba

¿Para eso estoy? ¿Para eso permanecí?

Mi corazón se aflige espero lo irremediable

El despojo existir aturde y tajo su rostro

Descerebrado cogido de un hilo

Junto a su cuerpo todo desgarro un poco

Pequeño

¿Es esto cierto?

¿Para eso la condena de palabras

O la herencia de una diosa violada?

¿Es el eco un hombre

En la ruina del silencio?

 

 

NUNCA COMO HOY se extendió la bruma

De tu cuerpo abrazado por la ira cayendo

Cual cascada de bosque marino y

Trotas como un ciego que sueña y

Puedes ser salvaje el último de tu

Oculta especie en la punta del abismo

Observo la herida de tu tiempo

 

Caballo que cabal cabalga cual cabalgata extendida

 

Cualquiera lloraría tu sacra existencia breve

La palidez de tu semblante tu animal esencia

Caballo que bordea el pastizal de los suburbios

Extendido sobre el generoso vientre de la tierra

Tus cabellos arden con música de fuego

Tu mano piel erizada y el pecho que flema

 

Con esos gestos que nacen de viejas edades

El temblor de un rostro al acercarse una cuerda

Que anuda a tu presencia / los dedos entretejiendo

Con la inquietud de quien espera un relincho

O un encabrite al pie de un lago

Y ambos alrededor trotando saltando cantando

Y en círculos marcando con las patas

Los límites del auto destierro

 

Caballo de cabello negro bella cábala bellaca

 

La violencia es una lanza de aire sobre tus crines

Anuda la furia al viento de tu cuerpo deseado

Casi agónico no sabe si el silencio

Jaqueará tu casilla

En el incendio del mundo eres una isla de nieve

Y veo alejarte del tablero abatido cabalgando

A los confines de la tierra imperturbable

Casi secreto

 

 

CADA ATARDECER ALGUIEN comete un crimen de sol retorcida es la muerte y el último suspiro reventando en la tierra la ira animal de la demencia el dolo que viste los días la paloma negra en el oído inocente la daga atravesando los más purísimos planetas un beso de amor de la masmédula y retorcida también la risa con su difícil estancia la piedra que golpea en seco el herrumbre de la alta condena la soga ahorcándose al tormento el silbido bajo el fuego un ojo de frente al improperio la farsa de los huracanes el canto preso en la voz el ácido amo el iracundo frente al grillete un coro de ángeles caídos cantando ven a mi perdición ven a mi infierno azul la espada propia ven a mi huella turbia al terrible viaje ven a mis cabellos de raza vieja a mi escondida y esquiva suerte

 

 

FERNANDO OBREGÓN ROSSI, Lima, 1961

 

 

PASAMAYO

 

La montaña es arena

fina como un menguante

hiriendo al mar

Las olas son un volar de gaviotas

Gris claro y verde azulino veo

besarse desde lo alto de la carretera

Cicatriz de nuevo mundo culebreando

el abismo entre el arenal y el Pacifico

 

El Perú viaja

cargando su riqueza por la inmensa duna

comerciantes y foráneos

camiones y buses

alegrías y llantos

flores  frutas metales y pescado

Pasa la vida con su bandera

Roja y Blanca

 

La muerte también vive

aquí es la duna deslizándose

al precipicio    Allá la niebla densa

que te ciega y te arroja al mar

Pasamayo

serpentín de  esperanzas

El canto de las olas y del viento

me cuentan tus historias

Por la ventana veo como vas brotando

a la luz de los faroles de este viejo

y cansado bus

 

(Perú, 11 de Enero de 2008)

 

 VERANO BUSCA LICOR DE OTOÑO

 Dice ella:

Tú eres tan joven.

Ella no comprende

su sed de historia

y el vino añejo de sus labios.

 

(Carson City, 8 de mayo de 2008)

  

 LA LUNA

cuantas veces

ha pasado por mi ventana

alegre o taciturna

llevándose mis palabras

en su rumbo de plata

Pero esta noche pasa

lenta y brillante

y se detiene a oír mis palabras

 

Creo que está enamorada

 

(Carson City, Junio 19, 2008)

 

TELARAÑA EN LA NOCHE

es la esencia de mujer. Génesis. Luz rompiendo el brillo perpetuo de neón. Fuego en busca del río de frescor. Piel terciopelo para manos benditas. Risa exótica invadiendo las calles por formas incendiarias, dibujadas contra el humo de los cigarrillos. Hembra, salvaje y libre, caminando hacia el beso del amanecer. Salud por Venus y la libertad que viene con la tarde. Piernas largas y ágiles como dagas cortan las calles, haciendo llorar de envidia a las estrellas.Los hombres, algunos se atreven algunos dudan otros tienen miedo, pero todos saben: Nadie conquista a la rosa sin haber abrazado las espinas.

 

(Carson City, 30 de Marzo de 2008)

 

ROY A. CHÁVEZ, Puente Piedra, Lima

 

Tags: poesia+peruana , fernando+obregon , roy+chavez  , poetas+peruanos ,

poesia+peru+siglo+XXI

Ver:

Primer elogio

II Elogio

III Elogio

3 comentarios »

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

  1. Poeta, infinitas gracias por la publicación de los poemas. Me emocionó reencontrarme virtualmente con Roy, a quien perdí el rastro hace un par de años. Un abrazo

  2. Sonia Luz, Gracias por la oportunidad de presentar mis trabajos y espero que tu trabajo de difusion del arte sea bienvenido por todos aquellos amantes de la lectura. Fernando, espero verte. Alli puse mi correo para qe me escribas. Es bueno leerte.
    Saludos

  3. SONIA LUZ agradezco tu amabilidad por publicar sobre esta página, poetas que deben ser escuchados, aun que conozco muchos que andan sueltos como esa luz que se defiende de las tieblas. ya los maestros como uds deben alentarnos a seguir adelante.. la historia es la que jusgará a estas líridas
    trashumantes….

    atte………. carlos adan bayona mejia…..BUSCARME EN…. GOOGLE


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: