QUÉ AZUL ME QUEDA? Poemas de JUANA DE IBARBOUROU

agosto 12, 2008 a las 2:42 pm | Publicado en Artículos sobre Literatura, JARDIN DE DELICIAS | 2 comentarios

MUJER

 

Si yo fuera hombre ¡qué hartazgo de luna

de sombra y silencio me había de dar!

¡Cómo, noche a noche, solo ambularía

por los campos quietos  y por frente al mar!

Si yo fuera hombre ¡Qué extraño, qué loco,

tenaz vagabundo había de ser!

Amigo de todos los largos caminos

que invitan a lejos para no volver!

Cuando así me acosan ansias andariegas

¡Qué pena tan honda me da ser mujer!

 

SILENCIO

 

Mi casa tan lejos del mar

Mi vida tan lenta y cansada

¡Quién me diera tenderme a soñar

una noche de luna en la playa!

Morder musgos rojizos y ácidos

Y tener por fresquísima almohada

un montón de esos curvos guijarros

que ha pulido la sal de las aguas

Dar el cuerpo a los vientos sin nombre

bajo el arco del cielo profundo

Y ser toda una noche silencio

en el hueco ruidoso del mundo.

 

HORA MORADA

 

¿Qué azul me queda?

¿En qué oro y en qué rosa me detengo?

¿Qué dicha se hace miel entre mi boca

o qué río me canta frente al pecho?

 

Es la hora de hiel, la hora morada

en que el pasado, como fruto acedo,

sólo me da su raso deslucido

y una confusa sensación de miedo

 

Se me acerca la tierra del descanso

final, bajo los árboles erectos,

los cipreses aquellos que he cantado

y veo ahora en guardia de los muertos.

 

Amé, ay Dios, amé a hombres y bestias

y solo tengo la lealtad del perro

que aún vigila a mi lado mis insomnios

con sus ojos tan dulces y tan buenos.

 

 

VIDA – GARFIO

 

Amante: no me lleves, si muero al camposanto
A flor de tierra abre mi fosa, junto al riente
alboroto divino de alguna pajarera
o junto a la encantada charla de alguna fuente

 

A flor de tierra, amante. Casi sobre la tierra,
donde el sol me caliente los huesos, y mis ojos,
alargados en tallos, suban a ver de nuevo
la lámpara salvaje de los ocasos rojos.

 

A flor de tierra, amante. Que el tránsito así sea
más breve. Yo presiento
la lucha de mi carne por volver hacia arriba,
por sentir en sus átomos la frescura del viento.

 

Yo sé que acaso nunca allá abajo mis manos
podrán estarse quietas.
Que siempre como topos arañarán la tierra
en medio de las sombras estrujadas y prietas.

 

Arrójame semillas. Yo quiero que se enraícen
en la greda amarilla de mis huesos menguados.
¡Por la parda escalera de las raíces vivas
Yo subiré a mirarte en los lirios morados.

 

 

Juana de Ibarbourou 

Montevideo 1985- 1979

La publicación de una nueva biografía da la ocasión de volver a la poesía  de Juana de Ibarbourou, quien en 1959 obtuvo el Primer  Premio Nacional de Literatura del Uruguay. Acerca de su obra, María Inés Allo ha dicho “En ella no prima la búsqueda de novedades expresivas, no hay discusión por lo formal sino una confianza en los impulsos creadores, en la expresión de una sensualidad sana: su poesía es fuente de alegrías y de tristezas. En el aspecto formal se muestra apegada a formas más bien tradicionales y los elementos modernistas que aparecen en su obra se ven transformados y recreados en un mundo poético propio lleno de luz y sensibilidad.” 

Tags: juana+ibarbourou ,  mujer+poesia , poesia+uruguay , mujeres+poesia

2 comentarios »

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

  1. deverian poner los analissis de cada poema

  2. MAGUSTA SUS POEMAS SON MACNIFICOS


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: