MARTÍN ADÁN…una luz adentro que no veo y me pesa

mayo 18, 2008 en 2:10 am | Publicado en Artículos sobre Literatura, JARDIN DE DELICIAS | 1 comentario

 

REALIDAD, EL ÁNGEL QUE ME GUÍA

Sobre la soledad estuve, nunca en ella.

Bajo la soledad estuve, y se concibe,

Soledad es esquiva, como aquel que la vive

Y acompaña, tenaz, en estrecho y sin huella.

 

Soledad es persona real como la estrella,

o el aire, como quieras, adonde el tú, Yo, arriba,

siempre arriba o debajo: soledad no se escribe.

Soledad es la costa donde brota la estrella.

 

No lo expliques. Tú dilo, Yo Mismo, simplemente,

gutural y preciso como el agua de fuente.

Que de la soledad nunca se sabe nada.

 

Es un vieja dura, y es la flor como rosa.

No lo expliques; Mi Amor, el Amor que se goza…

Soledad es real…una hora acabada…

 

Porque la Poesía es como el Ser: de instante.

Es un vivo sin cuerpo y una mano colgada.

El Ángel, que si es, nunca se sabe nada,

Porque nada es sin tacto, y, si lo es, no es bastante.

 

Y tú miras las cosas sin duda…de adelante…

Las durezas sin ti, sin tu eterno y tu nada

Y tú quieres se dios con el codo y el cada,

distinguiendo, Yo Mío, este yo de mi estante!

 

Pero la poesía es como la mañana,

Y no sabes si es real o no sabes si es gana

de no sé qué, Amor Mío, ti, mi naturaleza!

 

Pero la poesía es como mi pañuelo,

adjuntado a los párpados inmensos del desvelo

con una luz adentro, que no veo y me pesa…

 

¡Peligro, hermano mío!…Nacidos de natura

los dos, como este uno que es el fantasma

humano!

 

¡Peligro…mi peligro, empiñado en mi mano

Mi puño…y todo es porque Dios dura y dura…

 

Nunca es mi peligro como fruta madura

que cae y se corrompe, como es tan simple y llano.

Mi peligro está verde cada vez…el hermano

que nunca nacerá, que la Vida es futura…

 

¡Cuánta muerte viví, que no lo sé de veras!

¿Qué peligro no estuvo como si no estuvieras

O fueras…este yo que no sé cómo atrapo!

 

¿Sí, con trapo de sastre y otra muerte cosida

Y una rosa a lo alto, fea y desconocida

Y Chopin, que digita, o como brinca el sapo…

 

MARTÍN ADÁN  (Lima, 1908-1985)

 

 

 

En Obra poética (1927 – 1971) prólogo de Edmundo Bendezú. Lima, Instituto Nacional de Cultura, 1976 (Primera edición, 1971) Portada: Octavio Santa Cruz, pp. 228-230

 En este sitio:

 
 Y en algunos otros: Obra poética de Martín Adán por A. Ferrari

La soledad de la página en blanco , Club de la serpiente , 

 

Prometeo , El blog del buffón , Triste, solitario y final , SegundoChinguel  

Tags: martin+adan , centenario+nacimiento+martin+adan poemas+martin+adan , poeta+peruano+martin+adan 

 

 

 

 

Anuncios

1 comentario »

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

  1. grande Martin Adan

    BUEN APORTE


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: