JULIO RAMÓN RIBEYRO Y LOS LIBROS, TODOS… en el mes de las letras

abril 7, 2008 en 2:08 am | Publicado en JARDIN DE DELICIAS | 1 comentario
Etiquetas:

 

 

 

 

Libros viscosos como pantanos en los cuales uno se hunde y clama en vano para que lo rescaten; libros secos, filudos, riscosos, que nos llenan de cicatrices; libros acolchados, donde damos botes y rebotes; libros meteoro que nos transportan a regiones ignotas  y nos permiten escuchar la música de las esferas; libros chatos y resbalosos donde patinamos y nos rompemos la crisma; libros inexpugnables  en los que no podemos entrar ni por el centro, ni por delante, ni por detrás; libros tan claros que penetramos en ellos como en el aire y cuando volvemos la cara ya no existen; libros-larva que dejan escuchar su voz años después de haberlos leído; libros velludos y cojonudos que nos cuentan historias velludas y cojonudas; libros orquestales, sinfónicos, corales, pero que parecen dirigidos por el tambor mayor de la banda del pueblo; libros, libros, libros…

 

Prosa 171

En: Prosas apátridas completas. 3era. edición. Barcelona, Tusquets editores, 1986

 

 

Ver:   Un equívoco  /   Julio Ramón y su público  /  Lima en tres cuentos de Julio Ramón Ribeyro

 

  

 

 

 

Anuncios

1 comentario »

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

  1. Ahora que tengo unos días de libertad, procuraré revolcarme con mis libros, o contra mis libros, como fuere.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: