JUICIO A FUJIMORI. Pichilingüe no existe, Martin Rivas es un invento… y algunas encuestadoras sonríen.

febrero 27, 2008 en 2:39 am | Publicado en Comentarios diversos | 2 comentarios

irreal2.jpg 

Seguir las audiencias del juicio a Fujimori con frecuencia significa ingresar a un mundo marcado por la irrealidad. El lunes 25 la ficción llegó al clímax. 

En una atmósfera gris y en tono monocorde, el narrador relató un cuento que trata de un  personaje de ficción al que se le graba algunos parlamentos mientras se le adiestra en cómo fingirse culpable para intentar demostrar su inocencia.

Inexpresivo, el dueño de la voz narrativa detalla los  ensayos realizados frente a la cámara de video. 

Luego insiste en la inexistencia de un grupo cuyos miembros han declarado  con pelos y señales, la manera como fueron convocados, sus rutinas, sus salarios y su participación en los crímenes. Y la celeridad en que fueron amnistiados tal como se les había prometido. Algunos han pedido perdón ante la sobria tristeza de los deudos. Visibles, concretos han estado sentados en el mismo lugar que ahora ocupa el narrador. Pero para él no existen, son – en su cuento- construcciones de la imaginación.

La verdad y la mentira no tienen bordes. La ficción exagerada adquiere vida propia y un narrador implicado (ver narratología)  participa en la trama para construir la verosimilitud de la historia.  

Afortunadamente, el Perú existe más allá  de este juicio. Y también más allá de los provocados espejismos. El Perú observa, sopesa, madura.

Nada existió. Todo es mentira.

 

Mentira los cuerpos seccionados y luego incinerados; mentira los cuerpos acribillados convertidos en surtidores. Mentira la muerte, Mentira las órdenes dadas en la sombra, las directivas dadas a media voz, los matadores saliendo  en la noche entre la niebla. Mentira la seguridad de impunidad en sus ágiles movimientos. Mentira las silenciadas  detonaciones, las silenciadas  conciencias.

 Frente al narrador, un ciudadano japonés-peruano sigue el relato- ya adormilado, ya garabateando papeles- y  existe, concreto, visible, con  ojillos brillantes en la faz rugosa y acartonada. Fue extraditado en mérito a los indicios que lo incriminan.  El narrador omite este detalle de la historia.

Y los muertos existieron. La larga secuencia que la muerte provocó está en la memoria, en multitud de videos y en miles de documentos. La irrealidad pretende el olvido.

 

 irreal.jpg

 La atmósfera de irrealidad parece expandirse fuera de la sala. En los alrededores algunos seguidores del personaje ahora sentado frente al juez, bailan y corean su nombre. Es explicable. Mientras, las empresas encuestadoras, solícitas, siguen colocando ese mismo  nombre en la lista de “respuestas asistidas”. 

Etiquetas: La justicia en sus manos /   Difícil olvidar  /Nakasaki, la verdad y sus laberintos / 

 Tags:  Fujimori / juicio fujimori  /  juicio a fujimori / martin+rivas

 

Anuncios

2 comentarios »

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

  1. MUY BUEN ARTÍCULO.
    LA INVITO A LEER: http://WWW.CHAUJAIME.BLOGSPOT.COM
    SALUDOS CORDIALES

  2. Cuentos, fantasías y realismo mágico, ahora todos quieren gritar “Soy inocente”…
    Un saludo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: