EL REVÉS DE UNA SOMBRA: POESÍA DE SARINA HELFGOTT

enero 3, 2008 a las 11:51 pm | Publicado en Artículos sobre Literatura, JARDIN DE DELICIAS | 5 comentarios

casisombra.jpg

ALGUIEN 

Alguien tiene un tenedor mientras agoniza su vecino.

Alguien se ha puesto más verde que el color.

Alguien, a gatas, busca un recuerdo que se ha perdido.

Alguien se olvidó de tomar su caldo: muerto está.

Alguien le da cuerda a la noche, impaciente

Alguien, si pudiera, volvería a nacer y llamarse  Isaías. 

Alguien no quiere saber nada con sus manos.

Acurrucado en un rincón, no quiere. 

Alguien canta un salmo en la boca del cadáver. 

Alguien que dibujara un día fantásticas ecuaciones sobre la luz del día, está, contando ahora, uno a uno todos sus piojos.

Alguien ora en silencio, vomita. Vuelve a orar

sobre su vómito (pero el ave ha dejado su ala en el exilio). 

Alguien acaba de nacer y ya espera

en el banquillo de los acusados. Vinagre. 

Alguien quiere venderle su alma a Dios.

Pero Dios ni siente ni padece. 

Alguien pudo ser pianista

en una gran ciudad sobre una gota de agua

aúlla sus bemoles más oscuros, pierde los molares.

Alguien que tuvo un maestro, una guitarra

frente al mar;una enamorada de muslos lánguidos

se ha perdido, irremediablemente. 

Alguien traiciona; muérdese el alma

en el dorso de la mano: acecha

entre dos latidos. Tiene frío.

Alguien, en el jergón del tifus, ha vivido

los tres días difuntos de su madre. 

Alguien vio entrar  el cordero en la boca

del lobo: Tiene hambre. Sácase los ojos. 

Alguien, en cambio, no puede sacarse el clavo;

tararea en la oreja del tísico el “Actus trágicus”

(Recuerda tantas cosas)

Alguien cava una fosa, la suya, honda,

honda para enterrar todas sus palabras. 

Alguien se ha quedado sin hermana mayor

arrodillada. Alguien no sabe qué sucede. Querría escribir

una carta, una larga carta a través del mar,

pero esto tampoco se puede. 

Alguien necesita – urgentemente- un arma

en defensa propia. 

Alguien quiere vivir a pesar de todo,

a pesar de la poesía que nada, nada hizo:

que se lavó las manos. 

 ¡Alguien ya no puede más!

(Libro de los muertos, Lima, 1962)

 

ESTA LUZ ES UN NAUFRAGIO DE ALAS

y relojes abiertos, de rotos deseos

a la derivaen territorios sonoros, vivos

como ombligos y signos sorprendidos,

como campanas y holocaustos.

A veces, es el amor

o el revés de una sombra.

(Ese vasto resplandor, Lima, 1973)

 

A DURAS PENAS

tercamente

camino en soledad

entre sombas y vientos

rapaces

en La Colmena los mendigos

me ofrecen sus huesudas flores

astutamente

sus cinco pétalos podridos

(a duras penas

es posible pensar en la esperanza) 

y continúo sonámbula

hacia la cita

y la claudicación 

ya no tengo sed   soy

la sed 

perdí ni nombre otra vez 

más huérfana de mí

exiliada

aborreciéndome

mi boca es un grito para adentro 

y sin embargo 

no sé por qué sigo entregándome

en oscuros lechos

como un deslumbramiento 

(esto también es el amor).

(Ese vasto resplandor, Lima, 1973)

helfgott-ese-vasto-resplandor

SARINA HELFGOTT

(Chiclayo, 1928)  

Poeta excepcional y una de las dramaturgas más importantes del Perú. Su obra poética breve y de gran intensidad empezó a ser publicada con La luz pródiga (1956) y continuó con El libro de los muertos (1962) y Ese vasto resplandor (1973). 

Como señala Augusto Tamayo Vargas “El libro de los muertos representa un angustiado lamento por la muerte masiva del pueblo judío en Europa, bajo el imperio nazi”.

Sin embargo, por la calidad de la construcción estética (en la que resuenan ecos vallejianos y textos sagrados del antiguo Egipto) se constituye en un intemporal alegato por la vida y en contra del asesinato político y la muerte en general. 

En  Ese vasto resplandor la poesía de Sarina Helfgott transita con solvencia del canto general a la exposición de la subjetividad de mujer.  

Dramaturga desde 1953, en que escribe La Red, es autora también de La Jaula (Premio de Teatro 1961 de la Univ. de San Marcos), Intermedio, Carta de Pierrot (1961), La Señorita Canario (mención honrosa del Centro Peruano de Teatro en 1965), Antígona  y   La Sentencia (1964).

La Jaula fue estrenada en Lima, Buenos Aires y Cambridge y traducida al inglés y al neerlandés.  Luego fue publicada junto con La sentencia y La señorita Canario por la Universidad Católica del Perú (1967) y en la Colección de Teatro Peruano Homero, Teatro de Grillos (1974). Antígona también fue publicada en 1967 y Carta de Pierrot en 1975.

Fuentes: El libro de los muertos, Lima, Ediciones Linterna de papel, 1962 con prólogo de juan Ríos, p. 33

Ese vasto resplandor, Lima, Ediciones Linterna de papel, 1973, pp. 10 y 39

Augusto Tamayo Vargas.  Literatura Peruana. T. III, Lima Peisa, 1992, p. 967.

Tags: Sarina HelfgottLiteratura peruana , poesía+Perú poetas peruanos

5 comentarios »

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

  1. Qisiera hablar personalmente con Sarina Helfgott, la grande dama del arte Peruano. Donde la encuentro?

    • No puedo ayudarte pero confiemos que algún lector(a) sí pueda hacerlo

  2. Ya la encontre, por suerte. Sarina Helfgott, la aminga mas recordada de mi mama, Carmen zur Strassen Seguin, sigue viviendo en Lima. Llegue a darle todos los abrazos que mi mama me pidio darle, y me siento muy feliz de haber viajado al Peru.

    • Carina, puedes darme el dato de cómo puedo contactarme con ella por favor? Me interesa mucho esta poeta.

  3. Mi correo : lux2008@gmail.com


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: