Edgar Morin: EL DESARROLLO y LA ESTRECHEZ TECNOLÓGICA

junio 27, 2007 a las 2:16 am | Publicado en Comentarios diversos, Comunicación y Cultura, Documentos, Miscelánea | 6 comentarios

Edgar Morin estaba entre nosotros y el enorme auditorio Ella Dumbar Temple de la Ciudad Universitaria de San Marcos resultó pequeño colmado de profesores y alumnos la tarde del lunes 25. La entrega del Doctorado Honoris Causa al ilustre pensador fue la ocasión de escucharlo.   

morin1

Que la sencillez es la marca de los grandes se puso de manifiesto durante su apasionante disertación  que empezó advirtiendo que de lo que iba a hablar era de “Educación al Desarrollo” teniendo como ejes los conceptos de Desarrollo, Mundialización y Pobreza.  Y entonces sonó  con gran coherencia su mención a la ambivalencia del término Desarrollo, su preocupación por los riesgos de lo que llamó “la estrechez tecnológica” y la hegemonía de la economía por sobre el destino humano. Un desarrollo basado en lo cuantificable que deja fuera todo lo que no se puede calcular: el sufrimiento, la alegría, la vida en toda su complejidad.   Desarrollo o cambio de vida  El desarrollo que impele a la extrema especialización y compartimentación lleva a la “desagregación” e implica la degradación ética. Por ello expresó su inquietud ante el individualismo egocéntrico que – dijo- destruye antiguas solidaridades y obstaculiza el surgimiento de las nuevas.  En sus palabras la ética no es otra cosa que la solidaridad y la responsabilidad.  El desarrollo  entendido solo como crecimiento material, económico, genera nuevos problemas y citó el caso de sociedades llamadas desarrolladas en las que se percibe el subdesarrollo humano. En ellas, dijo, el bienestar económico tiene la contrapartida del malestar psíquico.   Fue enfático al remarcar que hoy que se escucha hablar de desarrollo sostenible no puede olvidarse que la degradación no es un problema solo de la naturaleza sino también del ser humano. Por tanto, más allá, por ejemplo, del cambio de combustibles, lo que se necesita es un cambio de vida.   Mundialización  y éxito económico sin democracia   Al igual que el concepto de desarrollo también el de Mundialización presenta ambivalencia. Mencionó la ausencia de regulación en lo económico y la competencia feroz que impide los sistemas de protección de los trabajadores citando con preocupación que pueden haber éxitos económicos sin democracia, poniendo como ejemplo a la China, paraíso capitalista sin huelgas y sin derechos sindicales. Como ejemplos de males contemporáneos citó el aumento de los flujos financieros y también de la criminalidad sin fronteras así como el desvío de las ayudas sociales, sanitarias y cualquier otro tipo.   Los estados nacionales han devenido en demasiado pequeños y para ir resolviendo sus problemas es necesario que se formen bloques regionales como ha sucedido con la Unión Europea, dijo en otro momento de su exposición.    Las nuevas miserias En torno al tercer eje, la Pobreza, empezó distinguiéndola de la miseria en tanto esta última no ofrece la más mínima posibilidad de autonomía a los individuos que la padecen.  Y habló de las nuevas miserias. Como la de los campesinos desplazados por los monocultivos industrializados y de la migración y sus hondas consecuencias, así como de la existencia de los eternos desplazados del conocimiento y de “la suerte”. Existen nuevos sectores de miseria cuando ya no se puede hablar de un Tercer Mundo  porque en todos los países del mundo existen sectores condenados a la pobreza y a la miseria.   Reformar el pensamiento, salvar la vida   Frente a estos desafíos propuso la necesidad de un nuevo pensamiento en torno a la vida porque junto a las tradiciones en crisis se suman los nuevos problemas. La aceleración del crecimiento es un proceso se cumple hacia la autodestrucción. Urge, por tanto,  crear distintos referentes y es necesario dotar de ética a la economía. El pensamiento desagregado es incapaz de enfrentar la hondura de los problemas planteados. Es imprescindible reformar el sistema planetario porque tal como está no puede tratar los problemas vitales. Y aquí presentó la disyuntiva: O la catástrofe o la metamorfosis.   La exposición terminó con una vibrante invocación a la esperanza y la participación porque dijo “Ahí donde crece el peligro, crece la salvación” y vale la pena reformar el pensamiento. Por eso llamó especialmente a los cientos de jóvenes que colmaban el auditorio y a todos aquellos que seguían sus palabras  desde un auditorio alterno, a cumplir con la tarea de “Salvar la Tierra y salvar la Humanidad”.     Ver: Los problemas de la educación. Morin en San Marcos 

También  ver:

Ernesto Sábato   acerca  del arte, la tecnolatría  y el futuro  de  la  humanidad
https://hablasonialuz.wordpress.com/2015/05/05/ernesto-sabato-acerca-del-arte-la-tecnolatria-y-el-futuro-de-la-humanidad/

6 comentarios »

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

  1. Felicito su iniciativa de publicar un post acerca de la disertación de Morin en San Marcos, pues de esta manera, el conocimiento que este pensador irradió aquel día podrá llegar a muchas más personas quienes no pudieron escuchar aquella relucida disertación.

    Ojala que lo que expuso Edgar Morin nos lleve a tomar consciencia de la complejidad humana y la educación del siglo XXI. Reflexionar y pensar que nosotros debemos hacer que el desarrollo no sea sólo tecnológico, sino humanístico, que detengamos la degradación ética, y dejemos de lado el individualismo egocéntrico, recapacitando un poco acerca de la verdadera naturaleza “humana”, como dice Morin: queda en nosotros, “salvar la Tierra y salvar la humanidad”.

  2. El reto está planteado. O nos educamos para el mejoramiento de la vida en toda su maravillosa complejidad o nos degradamos al mismo tiempo que el planeta.

  3. Distinguida Profesora, indudablemente, el ser humano y principalmente quienes deciden sobre la mayoría, en los planos económico, sociales y políticos se han materializado al extremom y creo yo, hasta olvidadndo su condición de seres humanos.
    Pero, el mensaje de Morin, es pertinente y solo la juventud conciente y comprometida en la práctica de valores permitirá la salvación de la humanidad por la humanidad.

  4. En eso estamos.

    Gracias, Víctor Javier, por la lectura y el comentario.

  5. Edgar Morin, hombre como este no mueren jamás, nos dejan legados de conocimientos; felicitaciones por publicar artículo tan excelente como este

  6. Hoy más que nunca resuena su clamor:

    Reformar el pensamiento y salvar la Vida … o la catástrofe!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: