UCHURACCAY, 31 aniversario de la herida y homenaje conjunto del Colegio de Periodistas de Lima, ANP y FPP

enero 20, 2014 en 12:26 am | Publicado en Comentarios diversos, Comunicación y Cultura, Miscelánea, Noticias y demás... | Deja un comentario

Periodistas Uchuraccay

El 26 de enero de 1983 fueron asesinados  en la  localidad ayacuchana de Uchuraccay los periodistas peruanos Eduardo de la Piniella, Pedro Sánchez y Félix Gavilán de El Diario de Marka, Jorge Luis Mendívil y Willy Retto de El Observador, Jorge  Sedano de La República, Amador García de la revista Oiga y Octavio Infante del diario Noticias de Ayacucho. Con ellos también murieron el guía Juan Argumedo y el  comunero    Severino  Huáscar Morales. 

Han transcurrido 31 años y desde entonces  los  periodistas peruanos no han dejado de considerar  el caso como una herida abierta: Testigos e inculpados murieron sospechosamente a lo largo del proceso   y  las familias aterrorizadas huyeron a otras  localidades dejando despoblado  el  lugar.  Es por ello que  aspirando a  una auténtica democracia en la que la búsqueda de la verdad  no constituya   un riesgo de muerte para quien ejerce  la profesión,  un renovado Colegio de Periodistas de Lima, con la conducción del periodista Max Obregón  Rossi, la Asociación Nacional  de  Periodistas  y la federación de Periodistas del Perú realizarán un programa de actividades conjunto para recordar el 31 aniversario de la masacre de los Mártires  de  Uchuraccay. 

Según informa la nota de prensa, se trata de  una semana intensa de actividades a realizarse desde el  lunes 20 al domingo 26 de enero en  diferentes sedes institucionales y otros locales.

Programa

El  lunes 20 se inicia  el homenaje,  a partir de las 7 pm., con una muestra fotográfica, de diarios de la época y un conversatorio con los colegas Pablo Truel (Decano de Lima y director de El Observador cuando ocurrió la tragedia), Arturo Salazar Larraín (director de La Prensa entonces), Miguel Humberto Aguirre (integrante del staff de EFE en aquellos años) y Oswaldo Sánchez (presidente de la Asociación de Reporteros Gráficos en 1983).

Esta actividad se realizará en el local del Colegio de Periodistas, Avenida Canevaro 1474 en Lince. 

A lo largo de semana las actividades abordarán temas como el Derecho a la Información y la Pluralidad Informativa; el Caso Uchuraccay en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos; el  viernes 24  a las 11:00 am., se llevará a cabo el foro “Entre la Noticia y la vida”.Plan de protección para periodistas, en el Auditorio del Museo del Tribunal de la Santa Inquisición, organizado por la ANP;  el domingo 26, a las 9:00 am., una Romería al Cementerio El Ángel, cuadra 16 de Jr. Ancash, seguida de una Misa de Honras  a las 11:00, en la Iglesia de Santo Domingo, Jr. Camaná 170 en el Centro Histórico de Lima. Las actividades culminan con una Sesión Solemne  en el local del Colegio de Periodistas de Lima, Av. Canevaro 1474, Lince. 

Horas antes de la tragedia: de izquierda a derecha De la Pinela, Mendívil, Retto, Sedano  y Amador García.

Horas antes de la tragedia: de izquierda a derecha Eduardo de la  Piniella, Jorge Luis Mendívil, Wlly Retto,  Jorge Sedano y Amador García.

 

VER:  http://desdeeltecho.blogspot.com/2012_01_01_archive.html

También ver: Jorge Luis Mendívil, el crimen fue en Uchuraccay

http://hablasonialuz.wordpress.com/2008/01/29/jorge-luis-mendivil-el-crimen-fue-en-ucchurachay

Tags: Crimen+Uchuraccay ,  Homenaje+Mártires+Uchuraccay , Colegio+Periodistas+Lima ,  Asociación+Nacional+Periodistas ,  Federación+Periodistas+Perú

REPORTE ANUAL DE HABLA SONIA LUZ. GRACIAS AMIGOS!

enero 2, 2014 en 2:58 am | Publicado en Comentarios diversos, Comunicación y Cultura, Creación, Documentos, Miscelánea, Noticias y demás... | Deja un comentario
Etiquetas: ,

Reporte

Como cada año,  Wordpress me hace llegar  las cifras  de lectoría  y  preferencias producidas  a  lo largo del año.  En  esta  ocasión  y  pese  a  que  no he  dedicado  el tiempo  que en anteriores años  dedicaba  a la actualización del  blog,    las cifras  son  nada desdeñables  y eso  se lo debo  a ustedes  queridos lectores y lectoras.   Quedo  deudora  de  su gemtil compañía  a  lo largo  de 2013.  Feliz  Nuevo Año!
Aquí  las cifras.  Mil gracias!

BLOGBLOG

El  REPORTE ANUAL  se puede ver aquí
http://hablasonialuz.wordpress.com/2013/annual-report/  y  tiene  como Presentación  el  texto  que sigue
 

¡Números emocionantes!

El Museo del Louvre tiene 8.5 millones de visitantes por año. Este blog fue visto cerca de 130.000 veces en 2013. Si fuese una exposición en el Museo del Louvre, se precisarían alrededor de 6 días para que toda esa gente la visitase.

En 2013 hubo 47 artículos nuevos, aumentando el archivo completo de este blog a 838 artículos. Hubo169 imágenes subidas, ocupando un total de 46 MB. Eso es cerca de 3 imágenes por semana.

El día más movido del año fue abril 22   con 1.140     visitas.

El artículo más popular del día fue DÍA DEL IDIOMA, CERVANTES Y EL QUIJOTE A TIEMPO Y A DESTIEMPO. (Hasta el momento y desde  abril de 2008, este post ha sido visto  74,353 veces).

Tendría  que  agregar  que  hasta  el  momento de  escribir  estas líneas   las  visitas  totales al blog  suman  1.220.496!  (Un millón docientos veinte mil cuatrocientos  noventa y seis visitas).

Ente otros posts   muy   visitados  se encuentra, por ejemplo

LAS CAMPANAS DOBLAN POR TI. POEMA DE JOHN DONNE  que a la fecha registra  45,510 visitas.

Me  parece  muy  estimulante lo   que  el Informe  señala  en  torno  a la  procedencia de  los  visitantes:
” ¡Eso es un total de 119 países!
Países principales: Perú, México, y España”.

Es  muy grato  saber, por  ejemplo,  que  63   lectores  visitan  el blog  desde Australia,  32  lo  hacen desde  Rusia; de  EEUU, 6,814;  de Argentina,  9,489; de  Brasil 509; de  Alemania  436,  etc.

Tags: Habla Sonia Luz , Reporte anual del blog , Blog Sonia Luz Carrillo  ,  Actividad+blogs

ALEGRÍAS, ESPERANZAS Y AÑO NUEVO 2014

diciembre 31, 2013 en 4:11 pm | Publicado en Comentarios diversos, Comunicación y Cultura, Miscelánea, Noticias y demás... | Deja un comentario
Etiquetas: , ,

Francisco  y   jovenes

“Quisiera desear a todos, a las personas y a los pueblos, una vida llena de alegría y de esperanza”, ha publicado en su muro de Facebook el Papa Francisco, remarcando así las dimensiones individuales y sociales de nuestras alegrías y esperanzas. Recuerdo que hace algunos meses , en una muy difundida entrevista, se le preguntó si era optimista y respondió algo digno de repetirse: “Más que optimismo, tengo esperanza”.
Me gustó mucho esa precisión. Creo particularmente en la altura y profundidad de la esperanza. ¡Alegre y esperanzado Año Nuevo!

COUFFON: EL INTERMEDIARIO, EL POETA, EL INEFABLE, homenaje a Claude por el poeta peruano Jorge Nájar, al que adhiero agradecida por su vida y obra

diciembre 19, 2013 en 11:45 am | Publicado en Artículos sobre Literatura, Comentarios diversos, Comunicación y Cultura, Miscelánea, Noticias y demás... | Deja un comentario
Claude Coufon

Claude Couffon

COUFFON:

EL INTERMEDIARIO, EL POETA, EL INEFABLE

Un caso muy curioso dentro de la poesía francesa contemporánea acaba de apagarse. Claude Couffon ha muerto. Esta mañana, 18 de diciembre del 2013, me lo cumicó por teléfono la misma Elisa, su esposa. Ha fallecido en el Hospital de Caen, muy cerca de la localidad donde nació en 1926. Y al evocarlo se me viene a la memoria el primer poema con el que se abre Tarde o Temprano, su último libro: “Me hubiera gustado ser otro. / No aquél a quien se conoce / e incluso se reconoce. // Ser Bosquet o Sabatier. / Alberti o Neruda, / Louis Aragon o Paul Eluard. / O bien / tantos otros que ríen en sus barbas… // Pero yo sólo soy / -disculpen si me ufano- / aquél que todos llaman Couffon.”

EL INTERMEDIARIO

En 1976, a fines de noviembre, en los mingitorios de La Complutense descubrí una serie de garabatos con pretensiones de letrilla. Muchas de ellas estaban habitadas por la pretensión política, por el veneno de la envidia o simplemente por la más burda grosería. He aquí un ejemplo: “En París, cada bufón / tiene su Couffon.” Yo venía de Lima y estaba de paso hacia París. Antes de emprender el viaje había vendido toda mi biblioteca. Uno de los sectores más acariciados era la poesía de García Lorca y los documentos que lo acompañaban, entre ellos el mítico Granada y García Lorca de Couffon publicado por Losada, en Buenos Aires, en 1967. ¿Ven lo que quiero decir? ¿Calibran el volumen de la envidia? ¿Quiénes eran los bufones según el chistosito autor de esa canallada? Recordemos que hasta 1976 Couffon había traducido e introducido en el mundo del libro francés no sólo la poesía de García Lorca sino también la de Miguel Hernández, la de Rafael Alberti, la de Blas de Otero, la obra narrativa de Miguel Ángel Asturias, la ambición de Pablo Neruda y los cantos de Nicolás Guillén, entre otros. No vale pues la pena ocuparse de la naturaleza del autor del citado graffiti. Vale, sí, ocuparnos del intermediario, del passeur como dicen los franceses, una especie en vías de extinción dentro del universo literario, no sé si sólo francés, de nuestros días.

El otro chisme que se me viene a la memoria ocurrió en París, en el invierno de 1978. De vez en cuando me reunía con algunos amigos en el Café de la Ciudad Universitaria para hablar de nuestros afectos comunes: la política, el arte, la literatura y para intercambiar impresiones sobre la sociedad en la que nos encontrábamos. En esas sobremesas se me hizo familiar el nombre de Couffon. Las referencias lo presentaban como un profesor universitario, investigador y promotor de literatura en lengua castellana, tanto de éste como del otro lado del océano. Es la reencarnación de Midas, decían. Alguien, Dionisio o no sabían qué dios, le había otorgado el poder de convertir en oro todo cuanto tocaba en el mundo de las letras. Así decían. Pero más allá del aspecto externo de su trabajo, ¿quién era en realidad el personaje? La interrogación quedó sin respuesta durante algún tiempo hasta que llegué a conocerlo personalmente gracias a la mediación del poeta Armando Rojas. En las reuniones con Armando y Couffon saltó ante mis ojos la evidencia de que el personaje era dueño de un afilado sentido del humor, capaz de convertir en ángel al más pintado de los diablos. Desde entonces compartimos innumerables conversaciones, más de un Taller de Traducción en diferentes localidades de Francia, e incluso algunas aventuras de edición; por mi parte también he atizado el fuego de los comadreos de quienes encontraban inexplicable su obra de difusión de poesía, narrativa y ensayo en lengua castellana de los últimos cincuenta años.

En el mes de abril del 2002, después de haberlo hablado repetidas veces, en las pausas de los Talleres de Traducción dirigidos por Couffon, entre jóvenes aprendices de traducción, vinos blancos, ostras y bogavantes, llegamos a convenir fechas aproximadas para una serie de entrevistas sobre su aventura de intermediario en el mundo literario parisino. El domingo 21 de abril de ese año los electores franceses acababan de provocar un cataclismo en la primera vuelta de las elecciones presidenciales eliminando de la confrontación al candidato socialista Lionel Jospin, para poner al representante de la derecha tradicional, Jacques Chirac, frente al ultra derechista Jean Marie Le Pen. El lunes por la mañana cuando descolgué el teléfono para llamar a su casa de Nogent sur Marne, Couffon parecía apesadumbrado y me dijo que una de las explicaciones del cataclismo había que buscarlas en el crecimiento de la inseguridad y la violencia que los socialistas no habían podido controlar. Así un asunto de policía urbana pasaba a convertirse en tema decisorio de las opciones políticas en Francia. Sin entrar en mayores discusiones fijamos para el día siguiente, martes 23, la fecha de nuestro encuentro. Eran las once de la mañana cuando me presenté en su casa. Couffon estaba afanado en enviar un fax para confirmar unas conferencias sobre Neruda. Por fin, a las doce del día, arrancamos con una entrevista que duró por lo menos tres horas.

La traducción como búsqueda de felicidad

En la conversación salía en claro que Couffon había conocido a casi todos los poetas españoles que sobrevivieron a los estragos de la guerra; salvo a Pedro Salinas, me dijo. Eso me llevó a preguntarle cuáles habían sido los criterios que le incitaron a traducir a unos y no a otros. Había intentado traducir la poesía de Jorge Guillén, me confesó, pero para sus gustos el resultado terminaba pareciéndose demasiado a la poesía francesa. No es que fuesen copias o algo similar, matizaba; todo lo contrario, sus poemas eran profundamente suyos pero, traducidos, resultaban siendo algo semejantes a los de Valéry, con ese estilo tan puro y profundo. En cambio el efecto que le produjo la poesía de Rafael Alberti fue fulminante. Lo leía y enseguida le salía la traducción con una melodía autónoma, sin necesidad de recurrir a artilugios. Y eso, creía, se debía a que ambos, él y el traducido, tenían una sensibilidad muy cercana; esa cercanía era lo que le producía felicidad al traducir. En realidad estaba poniendo en práctica la norma superior de los traductores: traducir sólo lo que nos gusta. Naturalmente, reconocía Couffon, el poema traducido es como la interpretación de una partitura; puede haber numerosas traducciones de un mismo poema, como en música hay numerosas interpretaciones de una exclusiva partitura musical. Esa ha sido su norma: música y felicidad.

 

La traducción entendida al mismo tiempo como la búsqueda de una melodía esencial y la coincidencia de sensibilidades entre el autor y el traductor también se produjo en el caso de Nicolás Guillén y no así con José Lezama Lima. Con Nicolás las cosas se pusieron en marcha inmediatamente, me dijo. En cambio, con Lezama, pese al entusiasmo inicial, no fue así. Cuando apareció Paradiso, Lezama le pidió a Couffon que se ocupara de la traducción. Y el aceptó. Firmó incluso el contrato con la casa editorial Le Seuil. Tradujo el primer capítulo y lo publicó en la revista Lettres Nouvelles en un número consagrado a la literatura cubana. Pero después el buscador de felicidad se descolgó del texto. Me confesó incluso que no sabía qué hacer. Todo se le volvía difícil. Se pasaba horas en la traducción de 20 líneas. Y no veía ninguna salida. Dejó las cosas a un lado a la espera tal vez de alguna iluminación en otro momento. Pero la iluminación no llegaba. Entre tanto, como el tiempo pasaba, en la editorial comenzaron a preguntarse qué ocurría, por qué no recibían la traducción. Y Couffon siempre contestaba que la novela era larga, muy larga. En realidad él no había avanzado más allá del primer capítulo. Comenzaron entonces a formarse grupos de presión para que otra persona se ocupara de la traducción. Sin embargo, cuando se revisa recientes antologías de poesía cubana en francés preparadas por Couffon nos encontramos siempre con poemas de Lezama. Lezama está siempre bien servido. Es imposible no incluirlo, me dijo, si se quiere una antología equilibrada y en acorde con la realidad literaria.

 

El fenómeno de la empatía ocurrido con García Lorca, Alberti,  Nicolas Guillén se produjo también con Miguel Ángel Asturias. ¿Cómo ha hecho para identificarse con gente tan diferente?, le pregunté ese día. La respuesta fue fulminante: Todos los hombres somos dobles o triples y a veces más. Dentro de una persona cohabitan diferentes sensibilidades. Pero lo que de veras le movía era la fascinación. Con muchos de los que tradujo hubo inicialmente un encuentro intelectual muy fuerte que terminó creando eso. Se encontró por primera vez con Asturias en casa de Juan Liscano o quizá en la de Carrera Andrade, me dijo, y hacía brevísimos instantes que estaban saboreando unos vinos cuando Miguel Ángel sacó de su bolsillo unos papeles con poemas suyos. Los leyó y le dijo que le gustaría que él, Couffon, los tradujera. Lo curioso era que Asturias ya tenía traductores de primera línea como Francis de Miomandre y Georges Pilmahn que habían trabajado con libros tan importantes como Leyendas de Guatemala, Hombres de Maíz o El señor presidente. Pero el día en que él se sacó esos poemas del bolsillo y le los entregó, Couffon se quedó impresionado. Los leyó inmediatamente. Aunque eran poemas escritos en español, la esencia era profundamente india, Maya. Y eso, claro, fue lo que le impactó.

El caso de La ciudad y los perros.

Ante estas confesiones de parte, no sé cuáles sean las razones profundas por las que Couffon no haya traducido hasta ahora al escritor emblemático de los peruanos de estos días. Me refiero a Mario Vargas Llosa. Fue el primero que leyó el manuscrito de La ciudad y los perros  me dijo alguna vez. Vargas Llosa se lo había entregado en cuanto terminó de escribirla. Y él la leyó enseguida, de un tirón. Se quedó tan entusiasmado que inmediatamente habló con Nadeau diciéndole que había que publicarla, que era una maravilla. En “Les lettres nouvelles” él había publicado de Vargas Llosa un cuento de su primer libro cuando con Octavio Paz y Julio Cortazar prepararon un número especial sobre las nuevas literaturas de Latinoamérica. Cuando Nadeau recibió el manuscrito de La ciudad y los perros  le preguntó a Couffon si él estaba listo a traducirla. El caso era que Couffon, me dijo él mismo, estaba entonces muy ocupado en la traducción de dos libros de Miguel Ángel Asturias y materialmente no le quedaba tiempo. Nadeau cogió el manuscrito y dijo que lo pasaría a sus lectores. Al cabo de unos seis meses más tarde, llamó Mario a Couffon para informarse sobre el estado de las cosas. Era un jueves, día en que Nadeau recibía. Y por eso le dijo a Mario que fueran juntos a la oficina. Subieron hasta el sexto piso en que se hallaba su despacho, en uno de los cuartos para las criadas de esos que tanto había por entonces en el Barrio Latino. El despacho de Nadeau se hallaba al lado de la oficina de Sartre, en el mismo pasillo. En la entrada se encontraron con la secretaria. Mario que la conocía se quedó hablando con ella. Couffon avanzó hacia el fondo del despacho de Nadeau. Cuando le habló del manuscrito de Mario Vargas Llosa el tipo se quedó sorprendido. No se acordaba de nada. Couffon le recordó algunas características y Nadeau fue a buscarlo en el armario. Lo extrajo del fondo de una infinidad de papeles. Leyó el informe que lo acompañaba. Y mientras leía, su cara se fue convirtiendo en una máscara grave, seria, triste, hosca. Y al cabo dijo, oye Claude, este libro no vale nada. Y le mostró la nota redactada por uno de sus colaboradores. En cuatro líneas el lector del manuscrito declaraba que la novela estaba plagada por un realismo sin interés alguno. Y, claro, ante eso, todo se había paralizado. Y, por supuesto, no la iban a traducir. Couffon recuperó el manuscrito, puso el informe en el bolsillo, tomó a Mario por el brazo y salieron. Ya en la escalera Mario preguntó: ¿Qué pasa? ¿Por qué tienes esa cara? Couffon respondió sin ningún rodeo: Nadeau acababa de decir que no iban a publicar la novela. Mario empalideció. Pero en ese mismo instante Couffon pensó en otra alternativa. Bueno, le dijo, tengo muy buenos contactos con Carlos Barral. En este momento vas a tu casa y preparas un paquete con el manuscrito mientras tanto yo le escribo una carta. Y veremos. Media hora después vino Mario al café donde Couffon acababa de escribir la carta. Fueron al correo y la despacharon. Tres semanas más tarde, el mismo Mario le llamó por teléfono a Couffon para anunciarle que acababa de recibir un telegrama de Barral más o m enos con este tenor: libro magnífico. No venderlo a nadie. Te felicito. Abrazos. A partir de ese momento ya todos sabemos la suerte que ha tenido el libro entre sus millones de lectores.

El intermediario.

He citado el caso de Vargas Llosa sólo porque se trata de uno de los más conocidos. Muchos otros han pasado por su intermediación para conseguir editor. Ese ha sido también otro de sus papeles más importantes. ¿Cómo ha procedido para abrirse camino en medio de la selva oscura que siempre ha sido el mundo de la edición, ahí y donde sea? Para verlo con mayor claridad conviene recordar que después de la Segunda Guerra Mundial los hispanistas de mayor renombre en Francia eran Francis de Miomandre y Georges Pilman. Era una época en que la generación de Asturias, Neruda, Onetti y otros publicaban sus libros dentro del catálogo general de cualquier editorial y así el destino de cada libro traducido era una verdadera aventura puesto que todavía no existían las colecciones especializadas. Así se publicó por ejemplo El laberinto de la soledad de Octavio Paz. Lo había descubierto Max Poul Fouchet y lo publicó en una de las editoriales a las que él tenía acceso. En ese momento y en esa circunstancia apareció Roger Caillois a su regreso de Buenos Aires donde había establecido vínculos muy estrechos con Borges y todo su grupo. Caillois consiguió convencer a Gallimard de la necesidad de crear una colección de literatura latinoamericana. Y en La Croix du sud  aparecieron los primeros libros de Borges, las primeras novelas de Carpentier quien pronto daría en el clavo con su obra maestra El reino de este mundo, a la que siguieron luego todas sus grandes novelas. Dentro de ese contexto hay que ubicar al intermediario Couffon; un medio en el que las relaciones universitarias, políticas y periodísticas estaban interconectados.

Muchos han sostenido que entre Caillois y Couffon provocaron el lanzamiento de la literatura latinoamericana en Francia. Pero la verdad sea dicha: Caillois trabajó sólo para La Croix du Sud y prácticamente no tuvo relaciones privilegiadas con la prensa; en cambio, si bien es cierto que no llegó a dirigir una colección, Couffon tuvo la ventaja de su intensa relación con la prensa. Desde muy joven colaboró con Le Figaro Litteraire; con Lettres Françaises, una de las publicaciones de la resistencia francesa y que después de la liberación fue dirigida por Loius Aragón; también Couffon trabajó para Les Lettres nouvelles, la revista literaria creada en 1952 por François Nadeau; intensas fueron sus colaboraciones con Le temps modernes, la revista creada por Jean-Paul Sartre y Simone de Beauvoir; y, claro, Couffon también mantuvo lazos estrechos con la revista literaria Europe.

Esa es la razón por la que, según la tendencia política, el estilo o el mundo del escritor, Couffon ha podido orientar los libros de unos y otros hacia diferentes casas editoras.

COUFFON, EL POETA

Cuando se revisa la hoja de vida de Couffon uno se queda asombrado por la enormidad de los actos en los que ha participado para promover a la obra de sus amigos; es más, es peor diría yo, en ningún momento aparece alusión alguna a cualquiera de sus poemarios. Es como si deliberadamente para él sus propios poemas no tuvieses sitio en su recargada vida pública. Y claro, en alguna oportunidad, no pude dejar de preguntar sobre el por qué. Sí, ¿Por qué el poeta Couffon se oculta detrás del bosque de los autores que ha traducido y de los libros que ha escrito para difundir la obra de los otros? La respuesta fue hablarme de un jardín secreto que, para seguir cultivándolo, había que protegerlo de las alimañas, de los pesticidas y de los riesgos de la producción en serie. Tanto ha protegido su jardín secreto que en el Homenaje que le rindieron en Francia sus amigos escritores y editores, escuché algo que me llenó de asombro.

El viernes 18 de octubre del año 2002, en la noche de homenaje a la que aludo, le oí decir a André Velter, el director de la colección de poesía de Gallimard, que el poeta Couffon había sacrificado su propia obra para dedicarse a difundir el trabajo de los otros. ¿Pero de qué sacrificio hablaba Velter? ¿No recordaba acaso que la traducción es a la vez un ejemplo de práctica lingüística y el ejemplo mismo de toda operación lingüística posible, es decir pura poesía?

Una sombra, una imagen (1973).

Couffon no es un jovencillo lanzado a la aventura cuando aparece su primer poemario Le temps d’une ombre ou d’une image. Ya ha realizado gran parte del recorrido que he señalado. Tiene 47 años. El libro se abre con un proemio que él denomina Raison d’écrire  – Por qué escribo – en el que se puede leer: “Se encontrarán aquí con una experiencia onírica que se produjo durante el verano de 1971 cuando el autor se hallaba en una playa de Normandía. En el duermevela de una noche de julio, brotó un primer texto y se impuso con una intensidad extraña en mi memoria. Pronto surgieron otros textos habitados por imágenes obsesiónales…” Hay que subrayar en esta cita el entendimiento del acto poético como una experiencia onírica  que produce imágenes obsesiónales. Hay que subrayar también el escenario en el que ocurre. En seguida, cuando nos confrontamos con los poemas encontramos unos textos brevísimos, como tallados en la piedra pero habitados por una fina melodía. El primero lleva por titulo Rilke: “La rose était una lampe endormie / rêvant le jour rêvant la nuit / Un courant de mort l’a ternie” — “La rosa era una lámpara adormecida / soñadora de día soñadora de noche / Una corriente de muerte la empañó”. Tres versos le han sido suficientes a Couffon para condesar el universo rilkiano. Arranca con una imagen onírica, sin duda, pero extremadamente concreta en un primer momento: la rosa, la lámpara, el adormecimiento; para evolucionar luego hacia el extra-mundo de la muerte. En el siguiente poema, llamado Nerval, también nos encontramos de entrada con algo sumamente concreto: “Los nenúfares en el negro estanque / espían la ronda sibilina / del verde y del oro al trenzarse / en el aro plateado de la bruma / del parque infinito del recuerdo.

Si estuviéramos aquí para hacer un análisis prosódico de esta poesía nos detendríamos en los mecanismos de la rima interna; en los perfiles de un universo contrastado de luz y de noche, habitado por flores, vientos, agua y toda una paleta de colores; pero ese análisis lo vamos a dejar para otra oportunidad. Hoy quiero señalar que ese primer poemario se compone de 44 piezas. En su recorrido viajamos por el universo literario que lo obsesionaba por entonces; los ya citados Rilke y Nerval, más una plétora de poetas franceses, españoles, latinoamericanos, occidentales, y para mi gran placer, también el peruano Javier Heraud, poeta emblemático de mi generación. El poemario se cierra con una especie de remate o acotación firmada por Asturias. No sé por qué en su momento no se tradujo este poemario al español.

El cuaderno de la bahía (1974).

Un año más tarde nos entregó su Cahier de la baie du mont Sain Michel. Como en el anterior poemario ahora también estamos en Normandía, pero en esta oportunidad el escenario se ha vuelto más preciso pues nos hallamos en ese lugar emblemático que es la bahía del monte Saint Michel. El libro se compone de 43 objetos verbales y 6 aguafuertes. Si en el primer poemario nos proponía un viaje inmóvil, a la luz y el aire de una playa normanda, un recorrido por las melodías de sus poetas preferidos, por la evocación de sus lecturas, por el ensueño intelectual; en el Cuaderno de la bahía asistimos, en un primer momento, a un acercamiento a ese espacio sagrado de la cristiandad contorneándolo, disfrutando de la playa, del canto de las aves, del placer de la pereza, del júbilo de las miradas, del silencio, de la desnudez de los cuerpos, de los juegos prohibidos. He aquí una de sus piezas, Plage: “El día azulino me otorga sus barcas / La gaviota / sus sedosos caprichos / Para ser eternidad la playa se despliega / El instante / privilegiado /en la belleza del movimiento / se perenniza”  ¿Qué imagen más precisa del escenario de sus placeres esperamos? Todo está dicho sobre el lugar en el que asistiremos a sus gozos. Allí donde los devotos van a recogerse para implorar algún milagro, el poeta agnóstico sube al monte mostrándonos los jardines, las murallas, la gentuza, los amores clandestinos, los secretos del pirata. Couffon no está a la búsqueda de recogimientos ni de piedades sino, sólo, de una musiquilla muy íntima, de colores apacibles y de encendidos abrazos. De este hermoso libro yo me permití extraer numerosos poemas para integrarlos en la Antología de poesía contemporánea de expresión francesa que la UNESCO, en el año 2000, tuvo a bien lanzar una primera edición y la Pontificia Universidad Católica del Perú la segunda en el 2003.

1979: Celebrations.

El libro mayor de esta primera etapa de su producción poética, Celebrations,  fue publicado en 1979. Se compones de 83 poemas. En ellos retoma sus temas constantes, el aire, los colores del lar, la alegría de vivir, el placer de disfrutar de los cuerpos y de la naturaleza; pero al mismo tiempo rompe, expande y profundiza su universo poético, otorgándole así los matices propios de la epopeya del hombre contemporáneo en su devenir planetario. Oigamos lo que dicen en Teotihuacan: “Una piedra calla y otra se despierta / en la pasividad de la memoria / La oreja oye un silencio de pie desnudo en la arena / una música olvidada de argollas y brazaletes / Un ojo oblicuo insinúa el futuro de un sueño asesinado”  El poeta nos está induciendo a reflexionar no sólo sobre el “aquí” y el “lugar” de cada quien en el planeta sino también a rastrear en su obra la evolución de esos conceptos. Miembro de una generación contradictoria que padeció los efectos de la segunda guerra mundial y que soñó con la ruptura de los entrabes sociales, desde la aparición de su primer poemario, su voz ha estado marcada por una reflexión en torno al espacio natal, como ya lo hemos señalado, no por un afán de atrincheramiento sino más bien como expresión de la existencia. Más que cualquier otra preocupación ideológica, su poética se centra en interrogantes tales como: ¿Quiénes somos? ¿Dónde vivimos? ¿Para qué vivimos?

Una negrura intensa (1980).

Mas, de pronto, en la búsqueda de elementos de respuesta a esas grandes interrogantes, el lector asiste a un cataclismo. La casa poesía que hasta ahora había venido construyendo con materiales del gozo, con colores de felicidad, con melodías armoniosas, pierde la serenidad como si hubiera sido sacudida por los huracanes de la existencia; diría incluso que se disloca, el techo vuela, puertas y ventanas se descuajeringan, las paredes se desmoronan; sólo perduran los sólidos fundamentos y uno que otro pilar. El verso que había sido azulino con sonoridades de rondalla, se ha cargado de óxido para volverse negro, de un negro profundo. Tal es el caso de Aux frontières du silence (En las fronteras del silencio), aparecido en 1980 con tres impresionantes aguafuerte de Jacques Doucet. El libro en realidad es un oratorio fúnebre compuesto de 20 estancias. He aquí dos botones, porque para muestras, como decía mi abuela, no basta uno. Conformité: “A veces / adhiero mi cuerpo totalmente /contra la imagen de mi muerte / inserto / vida / en el vacío / y entonces / siento / la forma exacta de la ausencia” El verso, para quienes consigan verlo, carece de cesuras preestablecidas, el ritmo tiende a hacer coincidir sus tiempos fuertes con los tiempos fuertes del pensamiento; el verso es una sola palabra, y si así no fuera no sería un verso. He aquí el otro botón: “Cuando muera, enterradme / en el mar, dijo Alberti, / en mi guitarra, dijo Lorca. / Cuando yo muera, enterradme / en la rosa del corazón amigo.” El poemario se cierra con la siguiente nota de pie de página: Besnières-sur-mer, julio de 1978, Hospital Henri-Mondor, Créteil, 9 de febrero de 1979. Queda claro así que el poeta ha escrito esas 20 lápidas mortuorias durante los trances de la enfermedad.

En lo sucesivo aparecerían sus otros poemarios, tallados estos en la obsidiana negra de los sacrificios y las supervivencias. A lo largo de su lectura uno va sintiendo que el poeta se deja escribir por la poesía en el más profundo desasosiego; cada una de esas entregas son verdaderos exorcismos contra la muerte. Si bien el sentido de su poesía ha cambiado radicalmente, la factura ha permanecido. Todavía vivo -dice en Corps automnal (1981)- ¿pero acaso vivir / es arrancarle luz a la espuma del tiempo?

A lo largo de los más de 30 años que lo he frecuentado pude constatar sus exaltaciones y silencios. Couffon, como francés, es un bicho raro. Sólo una vez le escuché, brevemente, hablar de sí mismo. Ocurrió en Fougères, el pueblo en el que pasó algunos años de su infancia. El arroyo que se desliza al pie de la muralla, se envuelve en una rueda dentada antes de convertirse en chorros de piedra diamantina. Mirándolo atentamente le dije que creía descubrir algún verso suyo en esa realidad. Respondió con tres o cuatro palabras para confirmar mis impresiones y cambió de tema. Estábamos en los Talleres de Traducción que él animaba en la localidad con la complicidad del centro cultural del ayuntamiento y algunos profesores de los liceos locales. Sobre sus propias creaciones Couffon es el francés más discreto que he conocido. Y ese tipo de comportamientos en mí saben engendrar curiosidad. Allí encuentra raíz esta pesquisa sobre las huellas secretas del demiurgo y su yo, es decir sobre lo que este hombre aparentemente extravertido deja traslucir en su poesía. En 1983 nos entregó Absent / Present. Perdura el tono de la elegía mas, de pronto, brota un impromptus, tal el caso del Autorretrato pintado en esas páginas: “Esta representación es mi retrato jamás pintado / tiene los colores del día a orillas de la noche // mucho azul las manos los ojos cuando tocan / el paraíso secreto de la cómplice desconocida // mucho del verde de mi soledad / verde como el agua el árbol o la pradera / a la espera del canto para sublimar el silencio // un fino reflejo de oro para darle soleada alegría / un toque de carmín para el fuego de las heridas // y azul mucho azul verde mucho verde”. Un poco como el Dante al emerger de las profundidades del infierno, volvemos a entrever en su palabra luces, colores, alusiones a sus espacios privilegiados y a las amistades de la juventud.

Como algunos poetas de su generación, Couffon no quiere limitarse exclusivamente a la escritura de versos. Sus ambiciones de renovación también se orientan hacia una deliberada voluntad de prosa y hacia estructuras no sólo limitadas a tono y registro, sino hacia la construcción de un conjunto. Sin embargo, a diferencia de la mayoría de los poetas franceses de hoy, no le interesa la poesía como ejercicio retórico sino más bien como antena del alma. “Me aburren los profesionales de la poesía”, me confesó una tarde en Saint Malô en que saboreábamos unas copas de vino blanco y seco frente la inmensidad del mar. 

Sherlock Homes descubre un crimen de C. Vallejo.

En una de nuestras caminatas me dijo que había descubierto una bomba. Sí, una verdadera bomba. Se trataba del ejemplar de Escalas Melografiadas, el libro de relatos que César Vallejo había publicado poco antes de abandonar el Perú. No era un ejemplar cualquiera sino el mismo que César había dedicado a su padre y en el que el autor de Trilce había cometido un crimen. Sí, el crimen de corregir sus propios relatos años después de haberlos publicado. Incrédulo, le pedí que me los mostrara. Y llegando a París constaté el crimen. Y al mismo tiempo la prueba de que Vallejo consideraba que sus palabras, el tejido que ellas constituían, estaban vivas hasta cuando él pudiera seguir nutriéndolas o sometiéndolas a dieta para arrancarles toda la celulitis. Inmediatamente llamé a un amigo mío que trabajaba en el departamento de ediciones de una universidad peruana y le hablé del asunto. Arreglé una cita para presentarle a Sherlock Homes. Así apareció en Arequipa la nueva versión de Escalas que ahora los  vallejólogos denominan el Texto Couffon. Lo que yo supuse que provocaría una explosión atómica entre los vallejianos, que andan siempre con una retrocarga bajo el brazo para disparar contra los que se atrevan con el santo varón, cayó como un golpe de espada en el agua.

A la sombra de este cuerpo (1988).

Cuando en 1988 apareció A l’ombre de ce corps, constaté la persistencia de las ideas, los motivos, las imágenes y los colores oscuros en los que se movía. En cuanto a la forma, permanecía irreprochable en su precisión. Frío se llama el poema con el que se abre ese libro; de versos gélidos, volvemos a constatar sus espantos frente a la muerte, las separaciones, las rupturas. Así, directamente, nos instala en el territorio por el que nos conducirá, tenso, obsesionado, llegando incluso a los bordes de la neurosis. El camino por el que nos lleva va de un claroscuro a otro. Desde los atardeceres durante los que el ogro de la muerte lo persigue hasta los amaneceres de nuevos consentimientos. La noche, en todo caso, será el espacio de su voz. Y allí, en las oscuridades, asistiremos a las tribulaciones del demiurgo y su yo ante las futilidades que tienen ciertos libros que se le caen de las manos. El viaje se cierra con el poema Muelle. Se trata de un significativo adiós de aquellos en los que ya no se reconoce: cuerpos, palabras, afectos, vivos y aún bellos mientras el río pasa inmutable; mientras la vida sigue su curso hacia otros territorios. Fenêtre sur la nuit -Ventana a la noche- apareció en edición bilingüe en 1996. El libro venía acompañado por tres impactantes dibujos de Guayasamín. El terror de la noche, la añoranza de los cuerpos jóvenes, pero sobre todo un constante ir y venir sobre la importancia, la vacuidad, los colores o la opacidad de las palabras, son ahora las constantes. Entre los 27 poemas que lo componen hay cuatro en prosa. Trascribo uno de ellos, Amor: Y pensar que el amor no existiría sin las palabras. Pero incluso la palabra amor es una más. Vieja voz inmutable para los cuerpos siempre nuevos. Eternidad verbal de lo efímero. Tiene el perfume de las rosas de Ronsard, de Rilke o de Eluard, el azufre del Marqués, de Baudelaire, Apollinaire o Aragon, los huesos de miles de voces, el anonimato de un planeta desde aquella pulpa amarga de una manzana sospechosa. Mito. Árbol-mito con hojas de imágenes que hombres y mujeres alimentan con savia extraña y desconocida. Sin embargo, altos y claros susurros del ahora hay en las invisibles raíces del siempre.

El libro bomba.

El libro más potente de todo este largo período de inmersión en el oscuro cargado del rojo de los infiernos, es, sin duda, Tarde o Temprano, aparecido en México en 2002. El libro se compone de 37 poemas, separados en tres cuerpos, como los antiguos retablos. De yapa, como dicen las señoras de los mercados amazónicos cuando nos regalan unos granos después de haber adquirido algo en sus puestos de venta, vienen los testimonios de algunos de sus amigos, nada menos que los poetas Senghor, Sabatier, Asturias, Carrera Andrade, entre otros. El libro arranca con ese poema impresionante que ya he leído al iniciar esta conversa y que ahora vuelvo a repetir tan sólo por el gusto de afirmarme en mis convicciones, Nombre: “Me hubiera gustado ser otro. / No aquél a quien se conoce / e incluso a veces se reconoce. // Ser Bosquet o Sabatier. / Alberti o Neruda, / Louis Aragon o Paul Eluard. / O bien / tantos otros que ríen en sus barbas…// Pero yo sólo soy / -disculpen si me ufano- / aquél que todos llaman Couffon.”  Que duda cabe, cuando alguien plantea así, de entrada, el libro, el lector tiene que estar preparado para un arreglo de cuentas. ¿Pero arreglo de qué cuentas y con quiénes? Desde la resurrección que ha significado tanto para él como para sus lectores el contenido de En las fronteras del silencio hasta el que ahora deshojamos el poeta se ha confrontado con la muerte, con la enfermedad, con los amores perdidos, con el silencio, con la traición. Agotados los espejismos del destino salvador del genero humano –aquella lucha de clases a la que hacía alusión inicialmente– y agonizantes las ideas de la trascendencia, en ningún momento su palabra se ha extraviado en los señuelos teológicos. El infierno no son los otros, como sostuvo alguien; el infierno somos nosotros mismos parece decirnos Couffon.  Y acaso el paraíso también.  Se ha refugiado, sí, en la pura inmanencia de su palabra ceñida, sin una gota de grasa, sin autocomplacencias vulgares. Pero para verificarlo, caracho, como decimos en el Perú, tendrían que leerlo, incluyendo, claro, El cuaderno secreto, poemario del que he oído hablar pero que hasta ahora no he podido conseguir en ninguna parte. Tendrían que leerlo, caracho, porque además de lo que he señalado, su voz, su palabra está también habitada de un espíritu socarrón; pero no entraré en esos detalles para que quede eso de carnada. Así es Couffon, un poeta secreto incluso con sus más cercanos amigos. Y ahora para terminar me gustaría que escucharan su voz en la lectura del poema Ceremonia de adioses con el que cierra su libro bomba.

“Ya estoy muerto. Mi corazón ha dejado de latir mientras dormía, a las cinco y veintisiete minutos de la mañana. Sensación extraña. Sentí que mis huesos crujían como si se deshicieran. Quise gritar y un soplo salió de mi boca. Mi alma, como diría el cura de mi pueblo. Tengo los ojos abiertos pero ya no veo. Mis ojos se han vitrificado, envueltos por una nube blancuzca, compacta como las que a veces veía en el cielo al viajar en los aviones. He abierto mi boca igual a cuando hacía argollas de humo con el cigarrillo, pero no se cierra. Un chapoteo de olas o de aguacero se ha cristalizado en el hueco de mis orejas. Unas manos levantan mi cuerpo. Bajan por mi vientre. Abren mis piernas, levantan y empuñan mi sexo. Lo siento largo y fofo. No, no ocurre nada. Pero la caricia es agradable. Me han cruzado de manos. Tratan de que sostenga un manojo de boj. Yo siempre he detestado el boj, su acre olor después de la lluvia. Lo rechazo endureciendo los dedos. Y se ha quedado aquí, sobre mi barriga. Han puesto un crucifijo encima de mi pecho. Nunca he creído en Dios ni en Jesucristo. Pero algo sí en el diablo. Me parecía verlo cuando miraba a Picasso, a Charlot, a Dalí, a Stalin, a Hitler, a Brassens o a Gainsbourg. ¡Ah! ¡Esta cruz me oprime! Pareciera que quisiera hundirse en mi tórax. Aplastarlo. Imprimir ahí el hierro candente con que se marca a los novillos y a los toros. ¿Hace cuanto que estoy en este lecho? ¿Cuántas horas? ¿Cuántos días? Encima de la chimenea, el incansable San Jorge del viejo reloj de péndulo debe continuar aniquilando al dragón y marcando las horas. Ya debería descomponerme, incomodar a la gente que seguro me mira con tristeza o miedo o gozo. No, me he puesto tieso, pero no siento que mi carne se reblandezca, se distienda, se agriete para liberar de sus células la sangre que se impacienta por abandonarme. ¿Me voy a despertar?

¡Eh! Pero vean cómo me trasladan, me transportan, me depositan… y me hundo…”

Con ligeras variante este fue el texto leído en Madrid, el 21 de mayo del 2008, en el homanaje que le rendimos sus amigos en Casa de América, en Madrid.

Muchos años más tarde ha ocurrido lo que tenía que ocurrir.

El poeta, el intermediario, el traductor y el amigo ha fallecido.

10 POEMAS DE VENTANA A LA NOCHE

(FENETRE SUR LA NUIT)

 

VIAJE 

De niño viajaba en sueños

por encima de los azules verdes amarillos rojos

de planisferios y mapas

de mis libros escolares

luego atravesé por esos azules verdes amarillos y rojos

y conocía a su gente

descubrí sus paisajes ritos y magias

y a veces la embriaguez de sus cuerpos

 Ahora viajo loco de contento

alrededor de una maceta de geranios

 

SIGNOS 

¿Viví antaño la angustia que te invade? ¿Acaso la muerte se olvida de tu presencia en esta orilla? Bastaría que un roce de pétalos arañara el azogue de este espejo negro, que un nacer de asustadas alas dispersara la rabia inútil o que en la muda indiferencia un helecho enganchara sus zarcillos azules al cortinaje andrajoso de la noche…

 Nos une aún el hilo del aliento

Cuerda que raspa las paredes del silencio.

 

ROJA O NEGRA 

Viví largo tiempo

por y para y en

las palabras

las vi reunirse

en ramos mágicos

cada sílaba

pétalo escrito

corola ardiente roja o negra

flores de dicha o de infortunio

cogidas por mí por ti por nosotros

o más secretas

conservadas

entre dos páginas de la vida

donde las vuelvo a encontrar ajadas

como las palabras

que deshojo esta noche.

 

INVIERNO 

Ya nada

me llega

que no sea

el hielo equívoco de las palabras

sol vacío

noche larvada

pasos que anuncian a lo lejos la cómplice presencia

y deshacen camino

hojas susurrantes en el árbol desnudo

ceniza

           cenizas

incluso

el libro cae inútil de las manos. 

 

DUDA 

¿Y si acaso el poema fuera un embuste

mórbida maniobra

para burlarse del fastidio

de vivir sin saber por qué?

¿Y si acaso la imagen fuera

espejo sin azogue

para no verse

amar u odiar

el pozo de la nada?

                            ¿O si         acaso las palabras que dicen…

                               o tal vez las que callan…

                                         sólo fueran… ? 

 

RELOJ DE ARENA 

Vacías quedan mis manos

la arena se deslizó hasta el fondo del negro envase

Sólo permanecen

algunos granos de nostálgica soledad

bajo el frío sol

incierto y brumoso

del recuerdo 

 

CANCIÓN TRISTE

A Marie-Claude

No hablo de la desolación

de caminar solitario 

por las calles de la urbe

 

De sentir en el brazo

el vacío

de otro brazo

 

De ver y no ver

lo que fue

y ya no es. 

 

INTERROGACIÓN 

Si nada permanece

¿por qué entonces este cuerpo se agota

de tanto amar 

de tanto cantar

de tanto soñar

de tanto odiar

para acabar en el olvido de una fosa? 

 

FINAL 

Cuando el amor se aleja

cuando la vida se niega a la esperanza

y las palabras del poema

ya no son más que cenizas de muerte

tú bajas hacia las fronteras del silencio

aguas glaucas donde esperan

el negro fantasma de la quimera

el hórrido rictus de la nada.

BALCÓN 

Cuando la sonrisa tiene más fuerza que el reír

En los labios siempre sedosos

cuando la canción ya asciende a estos labios

sólo con el sonido de un disco gastado

cuando el ojo aún en celo no es más que un mendigo

                que se aburre

olvidado del juvenil aroma de hoy

cuando para amarte aún y abrazarte

sólo quedan tus recuerdos 

te acercas indiferente a esta ventana que da a la noche.

 

 

Jorge Nájar

Hasta aquí  el homenaje  del poeta y narrador peruano.  Por mi parte  solo me queda añadir  ¡GRACIAS POR SU VIDA, MAESTRO!
Cuando mi amigo Jorge Nájar me anunció ayer la noticia quedé  consternada.  Ha muerto Claude Coufon, el escritor, el traductor francés amante de nuestra lengua castellana y cultura iberoamericana a quien tanto debemos  los  escritores  iberoamericanos.    En lo personal, su traducción y la incorporación de dos de mis poemas en su Poésie péruvienne du XX siecle d’expression espagnole. Geneve, Switzerland: Editions Patiño (2000).  Más adelante,  le envié  los poemas que solicitaba  para una antología de poesía creada por mujeres. Trabajo que debe haber quedado entre las tareas inconclusas  de este fecundo maestro constructor de puentes.

Antologia.Couffon

En Poésie Péruvienne du XXe Siècle, Claude Couffon, luego de un extenso y magnífico  estudio “”Petite historire de la poésie péruvivenne”,  reúne  la versión bilingüe  la obra poética de 77 poetas  agrupados por  etapas tales como : Les précurseurs; Les forgeurs;  Inquiétude sociales et politiqu- quete de l’identité;  La Generaction de 1950; La genration de 1960;  La Generation de 1970 y Avant le Nouveau  siécle.

Como se ha señalado, Federico García Lorca, Miguel Hernández, Juan Ramón Jiménez, César Vallejo, Gabriel García Márquez, Gabriela Mistral, Pablo Neruda, Rafael Alberti y Nicolás Guillén son solo algunos de los muchos nombres de escritores que llevó al francés a través de su impecable obra . Pero Claude el gentil caballero que me escribiera en su momento una amable nota acompañando la antología, también es un delicado, excelente poeta.   Descanse en paz, Maestro,   ahora   en el dominio de la serenidad.
Sonia Luz Carrillo

También  ver:

Homenaje a Claude Couffon en Casa de América de Madrid

http://hablasonialuz.wordpress.com/2008/05/20/homenaje-a-claude-couffon-en-casa-de-america-de-madrid/

Tags:   Claude+Couffon , Claude+Couffon+poemas ,  Couffon+por+Jorge+Nájar ,  Couffon+traductor  ,  Ha+muerto+Couffon

EL ALUCINADO DE JORGE NÁJAR Y LOS NUEVOS MISERABLES EN PARÍS

diciembre 14, 2013 en 12:55 am | Publicado en Algunas fotos, Artículos sobre Literatura, Comentarios diversos, Comunicación y Cultura, Miscelánea | 2 comentarios
Etiquetas:

Libro El alucinado

 Nadie escucha el canto, El árbol de Sodoma, Vallejo y la célula Non plus ultra, Penúltima odisea y otras ficciones, constituyen el corpus narrativo del  poeta, narrador y amigo, Jorge Nájar,  que ahora se incrementa con  El alucinado, su más reciente novela,  publicada  en Lima  por  Editorial Summa   y que fue presentada el 25 de octubre. A esta tarea  me convocó, una vez  más, el querido autor.  Tarea que  compartí  con el editor y también poeta, Harold Alva.

Jorge Nájar, Harold Alva  y Sonia Luz Carrillo

Sonia Luz Carrillo, Jorge Nájar y  Harold Alva. Lima, octubre 2013

Reproduzco aquí el texto de mi exposición a la que titulé  “EL ALUCINADO DE JORGE NÁJAR Y LOS NUEVOS MISERABLES DE PARÍS”.

Al interior de toda   obra literaria una voluntad enunciadora, el autor, “reúne el mundo disperso en el sentido y lo condensa en una imagen terminada y autosuficiente (en la que) lo perecedero del mundo cobra el valor de un acontecer”. (Bajtin 1982:171)  La producción literaria, parte de una tradición específica, se da en un ámbito de realizaciones culturales marcado por categorías pre- existentes  (lengua literaria, géneros, etc.). El autor de ficción lleva a cabo operaciones de selección y combinación preferentes y desarrolla un proyecto discursivo, un programa individual de escritura. En las siguientes líneas  abordaré algunos aspectos  del programa narrativo expuesto en El alucinado, la tercera novela de Jorge Nájar.

El título nos coloca rápidamente frente al tipo de abordaje de los hechos relatados. La alucinación es trastorno de la mente y por eso el título sugiere que los acontecimientos se narran desde el interior, desde la subjetividad de los personajes. Veamos algunos otros elementos del discurso narrativo.

EL NARRADOR

Empecemos con la categoría  que constituye  el narrador,  al que tenemos que distinguir del autor real, puesto que es el “Agente narrativo que cuenta una historia” (Bal 1995:125) y de cuya “identidad,  grado y forma en que se indique en el texto”  dependerá el carácter específico del éste.

Como agente de la enunciación las funciones del narrador son múltiples: “Detenta la voz, observable a través de intrusiones  vestigios más o menos discretos de su subjetividad, que articulan una ideología o una simple apreciación particular sobre lo que se cuenta o sobre los personajes referidos… A la vez que configura el universo ficticio  por la utilización que hace de signos y códigos narrativos, como uso del tiempo o regímenes de focalización.” (Bal 1995:127). Así, de su ubicación en el relato surgirá su condición de narrador presente tanto como autor real, narrador y  protagonista (como ocurre en la autobiografía); narrador presente en la ficción pero no en calidad de protagonista y narrador ausente. Este tipo de narrador se le conoce como narrador omnisciente “una voz hablando de sucesos, personajes y escenario, mientras su propietario permanece oculto en las sombras discursivas.” (Chatman: 1990: 212) y es el tipo de narrador que domina la obra de Nájar.

En El alucinado un narrador omnisciente da cuenta de un conjunto de sucesos violentos de un tiempo de migración y crimen; registra las circunstancias intentando señalar  complejas causas  en medio de un clima de locura (alucinación)  y con un ritmo  vertiginoso. En ocasiones, se percibe la incursión de un narrador irónico  cuya intervención- como es típico- cumple la tarea de parodiar al discurso oficial, a la vez que sutiliza  momentos graves.

LA HISTORIA Y  LA TRAMA  O EL DISCURSO NARRATIVO

La historia  es el conjunto de acontecimientos vividos por uno o varios personajes, es la realidad evocada por un texto narrativo, mientras que la trama o discurso narrativo es la forma en la que los acontecimientos son presentados al interior del mundo de ficción. Los acontecimientos  narrados “ocurren durante un cierto periodo de tiempo y se suceden en un cierto orden”. (Bal  1995: 45)

En El Alucinado  la historia es simple y la podemos resumir así: Un migrante peruano amazónico en  París,  de características extravagantes, es víctima de un hecho violento al ser arrojado al río Sena. Dos policías inician una fugaz investigación sobre el inexplicable hecho contando fundamentalmente con el testimonio de un marginal que el día anterior había  conversado con la víctima.

La trama se inicia con una muerte  que antecede al atentado contra el protagonista: un joven francés de origen africano es asesinado  en la calle mientras colocaba unos carteles en defensa de los derechos humanos. Hecho que sirve de marco, brinda el contexto para  el ingreso a la historia. Veamos:

“No había terminado de cantar cuando recibió una ráfaga de rifle en la espalda y cayó al suelo. Durante brevísimo instantes pataleó como un conejo, como una liebre salvaje que al pasar de un matorral a otro es presa del rayo en medio del salto. Pero falleció en el acto. Inmediatamente la prensa local y nacional optó por armar un escándalo y denunciar a los activistas de un partido de extrema derecha. En respuesta el líder de la organización proclamó a voz en cuello en el viejo puerto de la misma ciudad que se trataba de un complot; sí, los hijos de la iguana, decía, querían cubrirlo de mierda y echarle la culpa  de todos los males habidos y por haber. Ya estaba harto de tanta conjura, porque según él todo el mundo gritaba ¡al lobo! ¡al lobo! Cada vez que los militantes de su partido, los verdaderos hijos de la patria, lo invitaban a debatir el tema de la inmigración”(p. 9)

En una suerte de introducción que es el primer largo párrafo de la novela, la irracionalidad del crimen se vincula de manera inmediata con el odio ante  la presencia de los otros, los migrantes que pueblan la ciudad luz, la cosmopolita y emblemática ciudad de la razón, París.  Ciudad en la que la encubierta ferocidad de lo cotidiano ve el deambular de seres migrantes, muchos de ellos arrojados a la marginalidad.

El relato principal toma forma con la mención de lo ocurrido el 1º de mayo, Día Internacional de los trabajadores, cuando de una parte los sindicalistas y de otro los “combatientes nacionalistas”, salen a las calles en manifestación. Todo se desarrolla con normalidad hasta que el estallido de unos petardos provocan el desbande de los  manifestantes.  La ruptura de la normalidad es registrada en el texto por las impresiones que causan en dos policías el anuncio de que un hombre no identificado ha sido arrojado al río.

“La orden se producía justo cuando  ambos creían que a más tardar dentro de dos horas estarían de regreso a casa, el mayor para ver el partido de fútbol en compañía de su mujer, y el otro, Martin Benoit, para dedicarse a su verdadera pasión, los instrumentos musicales más antiguos de la humanidad: el tan-tan, el bombo, las maracas…”

Lo que viene luego es el intento de dilucidar las motivaciones del atentado por parte de los policías Martin Benoit y Alexander Rubio interrogando a quien es señalado como “una persona que lo ha visto todo” y que quiso ayudar a los rescatistas que llegaron a auxiliar a la víctima. Este personaje, Thomas Benavent, será el eje del relato. Aparentemente es a partir de lo que él conoce que el lector se informará de la realidad de   lo sucedido. Se trata de un argelino, marginal habitante en París, que en un principio se niega a hablar “Abría y cerraba los ojos como resistiéndose a creer lo que de pronto brotaba de su memoria”.  Afirmación clave pues todo lo que se conocerá proviene precisamente de su memoria.  Y lo que luego relata es fruto de lo que, a su vez,  el protagonista, Pedro Toledano, el hombre arrojado al Sena, le ha contado.

LOS PERSONAJES

Como se ha mencionado, el protagonista es Pedro Toledano, poeta de origen amazónico; Thomas Benavent, el argelino; Judith Ferrada, limeña pareja de Toledano, los integrantes del “Núcleo invisible”, organización de extrema izquierda, que aparecen en distintos momentos de la novela y entre los que destaca Platón, seudónimo de un dirigente luego traidor y que es asesinado por sus ex compañeros. Además, de lo ya citados policías. 

Sin embargo creo que París, no es solo el espacio en el que se desarrollan los hechos, sino que adquiere categoría de personaje  al ser retratada  a través de múltiples aspectos en toda su magnificencia y   miserias. Así, El alucinado es una ocasión para registrar las causas y los efectos de la confluencia de diversos ríos (habitantes) en la ciudad del iluminismo; en la existencia de  sus delimitadas riberas. París es mostrada desde la conciencia alterada del alucinado. 

Por lo que cuenta Thomas Benavent, pero sobre todo por  las incursiones del narrador omnisciente, el lector conocerá las acciones de Pedro Toledano desde el día anterior al atentado que sufre, y también su origen y la forma alterada en la que percibe la complejidad de su existencia y la de los otros personajes. De su condición de peruano amazónico  en París, por ejemplo, tendremos estas noticias:

“En el fondo de la calle Pedro Toledano divisó la estación del metro que cruza París…Tomó las gradas del subterráneo y como de costumbre a esas horas distinguió a la muchedumbre avanzar si mirar a los lados, tropezando unos con otros, empujándose y codeando al mundo entero…”

Su observación del control social se encarna en la visión de los vigilantes y policías:

“¡Carajo! Estos hijos de la granputa están  por todas partes; policías y más policías para frenar la rebeldía de los jóvenes sin futuro, represión y más represión para contener la avalancha de los pobres venidos del sur, del este, del oeste, de todos los rincones de la tierra.”

Estas observaciones son matizadas por paráfrasis, citas intertextuales que se constituyen en un guiño a los lectores. Por ejemplo una  alusión al poema de Javier Heraud “El río”: “Evocando y confundiendo lecturas juveniles se oyó decir: Yo también soy un río dibujado por el viento. Uno que baja furiosamente cada vez que u puente me refleja en sus arcos.”

Un peruano amazónico  en  París

La condición de Pedro Toledano de peruano amazónico y viajero que ha adquirido referentes diversos es expresada por el narrador omnisciente que habla desde la subjetividad del personaje, por ejemplo, mientras viaja en el Metro de París:

“El mismo ya había constatado años atrás que siempre comenzaba a delirar al tiempo que las imágenes del río, de cualquier río, penetraban en su memoria. “Yo soy también  un río” escribió con el índice en el vidrio de la ventanilla cuando el vehículo volvió a hundirse en las entrañas de la tierra. Y mientras la huella de su escritura se esfumaba recordó los ríos por cuyas márgenes había caminado descalzo con todo el diablo en la sangre: el Amazonas, el Ucayali, el Ganges, el Duero, el Ródano, así como también todo lo vivido en los paisajes de esas arterias del planeta”

 Y todavía de manera más explícita en un pasaje en el que el fenómeno de la migración interna es enlazado con los orígenes del personaje, cuando el narrador da cuenta de los días previos  a la salida de Toledano del Perú, a causa de su participación en actos políticos y delictivos:

“…había regresado a la casa paterna para hablar con sus mayores sobre quiénes eran y de dónde venían. En la oscuridad de la noche, caminando bajo los árboles del trópico, bajo la lluvia y el aletear de los pájaros, en Requena, la Atenas de la Amazonia, surgió una historia familiar que había sido  guardada en secreto hasta entonces. Durante los años de esplendor de la explotación del caucho, el oro negro, le había dicho su padre, en muchas embarcaciones amazónicas viajaban tahúres que saqueaban en los juegos de cartas a los caucheros, comerciantes, y ribereños que con sus magros ahorros iban a la búsqueda de la maravilla en los emergentes centros urbanos; con sus triquiñuelas esos individuos estafaban a los militares y empleaditos de las transnacionales que ya por entonces se perfilaban en la línea del horizonte. Una de esas víctimas fue Isaac Toledano, su abuelo, descendiente a su vez de un sargento de los primeros soldados españoles que llegaron a Moyobamba, la ciudad incaica por donde la soldadesca conquistadora, en el siglo XVI, había penetrado en el bosque amazónico. Isaac Toledano era el agente comercial de una empresa maderera norteamericana, llevaba una pequeña fortuna en su maleta y la misión de establecerse con su familia en Manaos. Pero durante ese viaje había jugado y perdido todo lo que sus patrones le habían confiando…En la desesperación el tipo no vaciló en poner en juego a su mujer y sus hijos.”

Líneas más adelante, el texto registra el recuerdo de la abuela del personaje, mujer amazónica, fruto también del encuentro de los mundos, su resolución  para enfrentar  los momentos difíciles y la característica matrilineal de la descendencia:

“Ella, Domitila de la Cruz, hija de una india quechua y de un aventurero, al enterarse de  lo sucedido pretendió arrojarse del barco en u banco de pirañas. Pero algo más fuerte que la minúscula moral, la supervivencia de su progenie, la contuvo. Se aguantó hasta llegar a Manaos, por aquel entonces capital mundial del caucho. Y una vez ahí trenzó pactos y anudó complicidades con quien fuese para escapar y recuperar su libertad. Solo así pudo emprender el retorno a Iquitos, sola y abandonada, con sus tres párvulos. De ella descendemos todos sus hijos y poco importa ahora quién los engendró, concluyó su padre afirmando que los hombres eran hijos de quienes los criaban o de la comunidad que los acogía”

De Pedro Toledano sabemos que tiene vocación poética nunca concretada en una obra; que en su vida juvenil y diletante  ha integrado un grupo político extremista; que ha participado en hechos violentos como el crimen a un traidor a “la causa” por lo que luego ha debido huir del país pasando por varios territorios hasta recalar en París al igual que muchos otros migrantes.  En esta ciudad se reencuentra con su mujer peruana, con la que había compartido su pertenencia al “Núcleo invisible”.

A lo largo del relato nos informamos del deterioro mental del protagonista;  es evidente que tiene una visión alterada de la realidad: se ha marcado el rostro con señales coloridas; ha buscado serenidad en ritos de distintas religiones y por diferentes países y culturas a los que ha acudido en búsqueda de lo que llama el “Río de la iluminación”. Recuerdos e imágenes nacidas de su imaginación se mezclan en este hombre, sudamericano marginal que intenta sembrar  tallos de coca en las orillas del Sena:

“En algún lugar de ese espacio tenía que plantar el primer retoño de la planta sagrada. Se arrodilló ante el río y se puso a orar pidiéndole a su Dios la purificación de su alma, limpiarle de los tormentos que le asediaban… Sabía que yendo hacia los dominios de  sus dioses, antiguamente, los más necesitados de divinidad, recorrían centenas, millares de kilómetros descalzos, solitarios, en el más sublime de los silencios; avanzaban hacia parajes en los que se inclinaban para hacerles partícipes de sus glorias o sufrimientos. Delfos, Roma, La Meca, Jerusalén, Cusco, Haridwar, Santiago de Compostela; un templo, un punto preciso en cada urbe, un brote de agua en lo profundo de las montañas, eran los lugares propicios para humillarse y reconocer la pequeñez humana ante lo divino”.

 En estas circunstancias, serán azarosos los encuentros y desencuentros con Judith, personaje femenino que oscila entre lo concreto y lo onírico. “La idea que los había hecho vivir estaba en crisis y ellos o estaban presos o muertos o escondidos, o metamorfoseados en porquería en cualquier rincón del planeta, cagándose de miedo ante la amenaza de ser recuperados y sancionados por el violento pasado”. Expresiones crudas que exponen el desenlace de las opciones personales y políticas que transitan por el delito y el crimen.

EL TIEMPO DEL RELATO

En  este punto, distinguiremos el tiempo de la historia del tiempo del discurso. Al final de la obra constatamos que el tiempo de la historia ha sido muy breve. Se inicia cuando los policías llegan al lugar y dura mientras los rescatistas brindan atención a Toledano para salvarle la vida: “El socorrista que había practicado el boca a boca miró automáticamente su reloj. Cuatro minutos, quince segundos, ni uno más, ojalá no haya lesiones graves en el cerebro”. En un sagaz uso del tiempo discursivo este se ha extendido para narrarnos buena parte de la vida del hombre a partir de lo que cuenta el argelino que fue el último que conversó con él. Vale decir que ha durado cuatro minutos y quince segundos.

COSMOPOLITISMO Y MARGINALIDAD EN UN MUNDO DESENCANTADO

En  El Alucinado  Jorge Nájar, con una prosa que por momentos se muestra claramente poética, expone temas y problemas contemporáneos, alejado de una visión localista. Cumple un eficiente programa narrativo que deja abierto el desenlace, no hay moraleja. Fiel a su propósito literario, ha construido un objeto artístico recreando un mundo sombrío de antihéroes:  los migrantes con el peso de su memoria y los nativos de una gran capital, casi siempre en sorda o declarada confrontación.

Un mundo desbocado en el que todas las batallas carecen de grandeza y los sujetos actúan en medio de la alucinación; un mundo en el que la única salida parece ser el refugio en las pequeñas comodidades cotidianas: Al final de la novela, un policía piensa en lo que falta para el partido  de fútbol y el otro tamborilea el tablero de control mientras escucha una canción. Atrás queda el viejo Thomas Benavent, el marginal argelino con los demonios de su propia memoria.

Gracias, Jorge, por tu invitación a ingresar en este mundo de ficción para escudriñar entre sus pliegues la condición humana  en este tiempo de peregrinos. Una vez más, y así como, en anteriores ocasiones,  me invitaste a transitar -minuciosa-  entre tus versos.

 

Lima, 25 de octubre, 2013

Bibliografía

Bal, Mieke. (1995) Teoría de la narrativa. Una introducción a la narratología. Madrid: Cátedra, p. 121

Bajtin, M. (1982) Estética de la creación verbal. México: Siglo XXI editores 

Chatman, Seymour. (1990) Historia y discurso. Madrid: Altea, Taurus, Alfaguara,

Nájar, Jorge (2013) El alucinado. Lima, Editorial Summa

Reis, Carlos y Lopes, Ana Cristina. (1995) “Autor implicado” En: Diccionario de narratología. Salamanca: Ediciones Colegio de España. 

IMÁGENES  DE  LA  PRESENTACIÓN

La presentación de libro fue ocasión para el reencuentro y  celebración. Quedan como testimonio algunas vistas.   


conversa jorge

Ricardo Falla Barreda, Miguel ángel Guzmán Dávila, Jorge Pimentel, Tulio Mora, Tatiana Berger, Jorge Nájar  y Sonia Luz Carrillo. Presentación de El Alucinado, Lima, 25 de octubre 2013-12-13

Ricardo Falla Barreda, Miguel ángel Guzmán Dávila, Jorge Pimentel, Tulio Mora, Tatiana Berger, Jorge Nájar y Sonia Luz Carrillo. Presentación de El Alucinado, Lima, 25 de octubre 2013

Presento

TAMBIÉN  VER:

TAPIZ DE LA ERRANCIA O UNA POÉTICA DEL DESTIERRO. FORMAS DEL DELIRIO DE JORGE NÁJAR
http://hablasonialuz.wordpress.com/2006/09/13/tapiz-de-la-errancia-o-una-poetica-del-destierroformas-del-delirio-de-jorge-najar/

EL ÁRBOL  DE SODOMA NUEVO LIBRO DE JORGE NÁJAR

http://hablasonialuz.wordpress.com/2007/07/03/el-arbol-de-sodoma-nuevo-libro-de-jorge-najar/

JORGE NÁJAR  Y LA POÉTICA DE LA AMISTAD

http://hablasonialuz.wordpress.com/2007/05/03/jorge-najar-y-la-poetica-de-la-amistad/

TAGS:
Jorge+Nájar+narrativa ,  El+alucinado+novela   ,  Nájar+novelista ,  Novela+París+Amazonia ,  Marginalidad+novela , Nájar+narrador+peruano

TESIS Y DIALÉCTICA, DOS REVISTAS PRESENTADAS EN EL POSGRADO DE LA FACULTAD DE LETRAS DE SAN MARCOS

noviembre 15, 2013 en 11:58 pm | Publicado en Comentarios diversos, Comunicación y Cultura, Documentos, Noticias y demás... | Deja un comentario
Doctores Roberto Takayama, Bernardino Ramírez, Raimundo Prado  Rendondez y Oscar García Zárate. Presentación de las Revistas  del Posgrado de Letras:  Tesis  y Dialéctica.

Doctores Roberto Takayama, Bernardino Ramírez, Raimundo Prado Rendondez y Oscar García Zárate. Presentación de las Revistas del Posgrado de Letras: Tesis y  la Revista Dialéctica de la EAP  de Filosofía.

La Unidad de Posgrado de  la Facultad de Letras y Ciencias Humanas de la UNMSM ha publicado recientemente  y presentado el 28 de octubre último dos revistas de investigación.

Tesis

REVISTA  TESIS

Tesis es la revista de investigación de la Unidad de Posgrado de la Facultad de Letras y Ciencias Humanas de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.  Y como señala su director, Dr. Oscar García  Zárate,  en la Presentación, “Desde su nacimiento propósito fundamental de este medio académico fue constituirse en un canal de expresión  de todos aquellos estudiantes y docentes de posgrado que busquen dar  conocer a la comunidad académica el producto de sus investigaciones, y con ello, contribuir  a que el ejercicio del debate, concebido como un tolerante y enriquecedor intercambio de ideas,  continúe siendo , como lo ha sido siempre en nuestra universidad, uno de los núcleos  más importantes de creación y estímulo de la conciencia crítica de nuestra comunidad académica.”

Al igual que en anteriores ocasiones,  la edición está integrada por artículos de los profesores invitados  de la Unidad de  Posgrado  así como  trabajaos qie constirtuyen  Avances de Tesis   de  los alumnos  de las Maestrías  y los Doctorados

EL CONTENIDO DE TESIS

En esta edición, Nº  5, Volumen 5,  el contenido se abre con un artículo de mi autoría, “Sociedad de la comunicación y crisis de sentido”, fruto de una investigación que realicé  para el  Instituto de Investigaciones Humanísticas;  el  profesor Javier Molina, tambikén de la Facultad  de  Letras,  publica  “Kant  y sus críticos”; “La posmodernidad y el abandono de los ideales de la Ilustración, a propósito de algunas ideas de Isaiah Berlin y Richard Rorty”  es el tema tratado  por el profesor  José Antonio Tejada de la Universidad Científica del Sur.

“La ‘soberanía popular’  y el ‘pueblo soberano’ en el virreinato del Perú”  es el articulo del  profesor  UNMSM , Roberto Juan Katayama Omura; el profesor de la Universidad Federico Villarreal, Víctor Samuel Rivera, publica “Un misterio en tres personas: Riva Aguero, Unamuno y Menéndez  y Pelayo.   Completan  la edición los trabajos de los  aspirantes a magísteres y doctores: Miguel León Untuveros  “La aplicación de la lógica deóntica en la formalización de  las reglas jurídica”;   Miguel Salinas Molina  “Qué  significa  Información”; Marco Antonio Inca, ” Tópicos del amor cortez en el cuento La Pastora Marcela”;  Dina Patricia Rodrígez ” Invasión de la privacidad en la comunicación a través de Facebook  en Lima y las garantía de la protección de datos Ley 29733″;  Miguel Martínez La Rosa ” Jesús ante la muerte. Arquetipo metafísico- antrológico en Luios Felipe Alarco”;  Wilson Ortiz Treviño, “Perú hacia la configuración de la sociedad emergente. La dualidad de los discursos”;  Ulrike Sallandt “El pensamiento complejo. Un acercamiento al planteamiento de Edgard Morin”;  Jorge Mendoza Vidal , “Descartes y la pasión en las relaciones de dependencia  personal”;  Enrique Sarango, “La imaginación como base para sostener los juicios sintéticos a priori”;  Nelson Paucca Gonzales, ” La cosmovisión de la sociedad incaica”; Abelardo Macedo  “Cuatro pecdos capitales en la comunicación social”;  María Brunner-Sciatta, ” El pensamiento crítico: dimensiones flexibles en la lírica de José Watanabe y cierra el número  el trabaji  “El conflicto entre ciencia y religión en el pragmatismo de William James”  de  Juan Carlso  Huamancayo Pino.

PRESENTACIÓN DE DIALÉCTICA

Para  información acerca de  la Revista  Dialéctica, órganode la EAP  de Filosofía, cedo la palabra  a su director, doctor Oscar García Zárate, reproduciendo  el  texto que gentilmente  me ha hecho llegar.

DIALÉCTICA, Revista de la EAP de Filosofía

 Una feliz idea del Dr. Jorge Valenzuela Garcés, entonces Director del Instituto de Investigaciones Humanísticas, se concretó en el  I Encuentro de Jóvenes Investigadores en Filosofía, desarrollado el 14 de noviembre de 2009, evento promovido por la EAP de Filosofía y que contó con el auspicio del Vicerrectorado de Investigación de la Universidad. Se dieron cita en este evento una docena de jóvenes que presentaron trabajos, los mismos que abarcaron una gran gama temática expresada en cuatro líneas de discusión: filosofía de la existencia y de la religión; filosofía antigua y pensamiento peruano; lógica y filosofía de la ciencia; y filosofía política, ética y axiología. Tanto por la cantidad como por la calidad de los trabajos propuestos, se trató de un auspicioso inicio en nuestra facultad de estos eventos dirigidos a nuestros investigadores jóvenes.

Esta primera experiencia halló continuidad en el II y el III Encuentro de Jóvenes Investigadores en Filosofía, realizados en setiembre de 2010 y en junio de 2012, respectivamente, promovidos, igualmente,  por la EAP de Filosofía en coordinación con el Instituto de Investigaciones Humanísticas y con el auspicio del Vicerrectorado de Investigación de la Universidad, con una concurrencia  de jóvenes investigadores empeñados en la investigación filosófica en un medio sin duda difícil para el trabajo académico e intelectual, pero pleno de posibilidades y necesidades que reclaman el máximo de sus esfuerzos. Se mantuvo para estos eventos las líneas temáticas propuestas para el primero y sirvió tanto para conocer los avances en sus trabajos de nuestros jóvenes investigadores, como para que reciban el estímulo y el pertinente apoyo de nuestros docentes investigadores. Formulamos votos por que eventos de esta naturaleza se reediten año tras año.

Dialéctica es el órgano de difusión de la EAP de Filosofía, que cuenta con el auspicio de la Facultad de Letras y el Vicerrectorado de Investigación de la Universidad,  a través del cual sus estudiantes, egresados y docentes buscan dar a conocer el producto de sus investigaciones, y cuyo objetivo es estimular la reflexión  filosófica entre las nuevas generaciones que entran en contacto con ella, así como contribuir a profundizar su temática presentando trabajos de personas dedicadas por completo al quehacer filosófico. En el primero y segundo número de Dialéctica se han publicado, además de resúmenes de tesis de licenciatura que han merecido la más alta calificación y artículos de nuestros profesores invitados, un conjunto de trabajos provenientes de los tres Encuentros de Jóvenes Investigadores en Filosofía a los cuales nos hemos referido. Se tratan todos ellos, de trabajos que, lo damos por hecho, concentrarán el interés de los lectores y mantendrán viva esta empresa editorial.

En este segundo número de la revista se han publicado cuatro trabajos de profesores de filosofía, diez artículos de estudiantes de pregrado y egresados de filosofía, además de notas, entre las que figura aquella que trata acerca de la fundación de la EAP de Filosofía, el discurso de agradecimiento del Dr. Alberto Cordero-Lecca, pronunciado con ocasión de su nombramiento como Doctor Honoris Causa de San Marcos, y el informe académico de la Jornada Curricular Universitaria 2012, así como noticias, tales como la del Seminario de Verano  2013,y la relativa a la realización del XIV Congreso Nacional de Filosofía en agosto de 2013. Finalmente, se da cuenta de tres reseñas realizadas por el profesor Fernando Muñoz.

El primer artículo pertenece al profesor  Fernando Muñoz y se titula: “Augusto Salazar Bondy: el esplendor, ocaso y fracaso del filosofar marxista”. En él, su autor explicita el marxismo como la fuente de inspiración ideológica del pensador peruano, lo cual habría permitido entender la creación de su proyecto ideológico-político, así como su compromiso con los acontecimientos que se vivieron en el país a fines de la década de los sesenta y que terminaron en un rotundo fracaso, mostrando, de este modo, las debilidades y deficiencias de la doctrina marxista.

El segundo artículo es del profesor  Jaime Villanueva y lleva por título: “El otro tiempo: la irrupción del ahora en nuestra constitución del tiempo histórico”. El autor busca explicar la problemática del tiempo como parte de la cosmovisión de las sociedades. La antigüedad fijó su atención en el pasado, mientras que la modernidad lo hace en el futuro. En este sentido, según el autor, resulta revelador la  exploración del ahora como alternativa para entender la situación actual de nuestra sociedad.

El tercer artículo, “Pánico en la Corte de Lima. José Ignacio Moreno, un teólogo político en la era de las Independencias (1822)”, pertenece al profesor Víctor Samuel Rivera y busca rescatar del olvido a un pensador que se involucró con la crítica a la emancipación del Perú trazando las líneas de una visión histórica catastrofista.

El cuarto lleva por título “Foucault y el método: una imagen de lo político” y cuyo autor es el profesor Fernando Beresñak. Este trabajo versa sobre las problemáticas metodológicas de Foucault en relación con las técnicas de interpretación del sentido oculto y la existencia de un afuera del lenguaje.

Entre los trabajos tanto de estudiantes cuanto de egresados de filosofía que en esta ocasión se han publicado figuran los siguientes. “Falsabilidad, contrastabilidad y corroboración” de José Eduardo Rosales Trabuco, en el que analiza los conceptos de contrastabilidad y de corroboración de teorías científicas, así como su relación con la elección de las teorías científicas, en el marco de la obra de Popper.

“Ciencia moderna y crisis ambiental: alternativas desde la cosmogonía andino-amazónica” de Fabio Anselmo Sánchez Flores. Este trabajo pone de manifiesto que la ciencia moderna ha devenido en técnica,  la que ha conducido a la desvinculación de la humanidad con la tierra. Frente a ello, el autor propone retomar las formas de concepción de la naturaleza  semejantes a la de los  pueblos andino-amazónicos para volver a establecer con ella lazos de unión e identidad en  el marco de una nueva ciencia que conduzca a una era de convivencia armónica entre los pueblos, los hombres y la naturaleza.

“De Aristóteles a Heidegger: un recorrido del lugar a la espacialidad del Dasein” de Carlos Eduardo Quenaya Mendoza, en él propone investigar la relación entre las nociones de lugar en Aristóteles y espacialidad delDasein en Heidegger.

En “La lógica y la teoría epistémica: dos vías para abordar el problema de la vaguedad”, artículo de Frank Rodríguez Cárdenas, se examina el problema de la vaguedad, a partir de un análisis lógico y epistémico, teniendo en cuenta sus puntos a favor y en contra.

“Autonomía y reconocimiento en Nancy Fraser” de William Hernández Hurtado, examina la postura de  Fraser, según la cual las actuales luchas por la justicia social requieren de una síntesis entre las demandas por redistribución y las demandas por reconocimiento integrando tanto la dimensión económica como la cultural en la sociedad.

“La religiosidad de Mariátegui”, de Juan Pablo Rojas Misari, se propone refutar las interpretaciones que muestran a un Mariátegui que linda con posturas místicas e irracionalistas y  mostrar su ortodoxia marxista. El autor sostiene que Mariátegui,  como todo materialista, le imprime a los términos religiosos un contenido material en la medida en que  la religión es una encarnación de la ideología en las masas, convirtiéndose en fuerza material transformadora y reafirmándose también en lo que todo marxista ortodoxo reconoce como espíritu de Partido.

En “Las constantes lógicas y las descripciones definidas: un examen crítico”, Rafael Mora intenta definir el concepto de constante lógica y examina las propuestas de Carnap, Quine, Tarski, Belnap y Gómez Torrente con el propósito de determinar si las descripciones definidas son o no son constantes lógicas.

“El debate moral de los transgénicos. Consideraciones bioéticas”, de Jesús Rodomiro Casquier Ortiz, aborda la polémica sobre el uso de los alimentos transgénicos;  evalúa las posturas a favor y en contra para después considerar que haciendo uso de los principios básicos de la bioética se puede determinar qué es lo más conveniente para el desarrollo del ser humano.

“Tiempo y Juego (Heráclito, B 52 DK)”, de Werther Gonzales León, analiza un aforismo de Heráclito en relación con el concepto de juego, inquiriendo por el significado de “jugar”, así como por el de los otros elementos involucrados.

“El estatuto epistemológico del psicoanálisis”, de Cristian Santos Barturén Castilla, pretende debilitar el falsacionismo del racionalismo crítico mediante el uso de hipótesis auxiliares para así debilitar la crítica al estatus epistemológico del psicoanálisis.

Como se podrá ver, son todos ellos trabajos que da cuenta del notable nivel alcanzado por los estudiantes y egresados de nuestra Escuela, y constituyen razón más que suficiente para perseverar en el empeño de hacer de este espacio impreso una tribuna para la expresión y la expansión académica de los miembros de nuestra comunidad.

Finalmente, expresamos nuestro agradecimiento a la Facultad de Letras y el Vicerrectorado de Investigación por su generoso auspicio, pues su inestimable apoyo ha permitido sortear obstáculos que, de otro modo, habrían impedido la edición de este apreciable material, y con esto, casi con total certidumbre, también habrían postergado, quizá por tiempo indefinido, la oportunidad de dar a conocer  el importante trabajo  de  nuestros investigadores.

Gracias

Ciudad Universitaria, octubre de 2013

TAGS  Revistas+Posgrado+Letras  , UNMSM+Investigaciones  ,  UNMSM+Revistas+Posgrado , Revista+Tesis , Revista+dialéctica

‘La revelación del poema’ MI POESÍA SEGÚN OTILIA NAVARRETE

noviembre 5, 2013 en 5:38 pm | Publicado en Artículos sobre Literatura, Comentarios diversos, Comunicación y Cultura, Documentos, MI POESÍA SEGÚN ... | Deja un comentario
Etiquetas:
Otilia Navarrete

Otilia Navarrete

 

LA REVELACIÓN DEL POEMA

La poesía de Sonia Luz Carrillo 

Pasé varios días preguntándome cómo hacer para conseguir expresar en pocos minutos todo aquello que suscita la poesía de Sonia Luz Carrillo. Cómo llegar a aquel nivel de síntesis que ella maneja de manera tan diestra. Me convencí que no lo lograría, de manera que decidí afrontar este reto en un desorden obligado, como si tuviera entre mis manos, sin fechas ni circunstancias, los negativos de sus poemas, e ingresando con ellos en el cuarto oscuro de un estudio fotográfico-poético iniciara el revelado de ellos, intentando descubrir aquello velado que se oculta detrás de los espacios en blanco.

Y en la oscuridad de aquel cuarto, con la magia que Sonia Luz exige a su poesía, comenzaron a retumbar sus palabras de mujer, madre y poeta como “instantáneas” que ella hubiese tomado al vuelo, la vida con sus pequeñeces y sus grandezas, su historia personal que trasciende hasta hacerse historia de todos los seres humanos; por eso ella, ya desde su primer poemario  Sin nombre propio , niega adrede la voz del yo poético, ella es una mujer pero su voz es la de todas las mujeres, como cuando dice:

         “Ella no sabe nada / de arte /  ni política.

Ella cada año / pare un nuevo hijo.

Ella no saca para nada / las delicadas narices / de su hogar.

Ella no tiene voz / usa poco los ojos / los oídos los tiene atrofiados.

En mi país / ella es la esposa ideal”.

¿Reproche?, ¿resignación?, ¿acatamiento del orden establecido de las cosas?  Todo lo contrario, la fina ironía y el humor a contraluz de la autora, plasman un retrato de nosotras las mujeres, simple y cotidiano, un retrato doloroso tallado en carne viva y que ella nos lo muestra, sobreponiéndose a su propio dolor, como algo innegable: “así se dan las cosas”, ¿qué les parece?, nos pregunta en aquel silencio que asoma al pie de la página.

En el poema citado, y en casi toda la poética de Sonia Luz, encontramos en los primeros versos, una exposición clara, punzante, de la realidad que ella mira, pero es al final de cada poema que, como un dardo, clausura la mirada, detiene el oído, para lanzarnos, en contadas palabras aquello que lastima y sobrecoge, un dardo que a la vez es un haz de luz que nos permite, en sus palabras “aprender la audacia de soñar lo posible”.

Y es que Sonia Luz, no se contenta con señalar la herida. Ella desea restañarla, y en el poemario “… y el corazón ardiendo”, sin estridencias, sin falsas posturas, nos incita a cantar con ella, a elevar nuestras voces.

Decir a contraluz / centrar el objetivo / modular el volumen / PERO NO CALLAR / NO CALLAR” .

Este “no callar”, con mayúsculas es la voz que alerta contra todo aquello que nos negamos a ver, es la herida que permanece abierta, congelada en el silencio de los que no quieren oír, de los que rodean el abismo para no enterarse de lo que ocurre más allá de sus propias conveniencias.

Como un moderno Orfeo, Sonia Luz canta y es su canto un intento de salvar al mundo pero ella sabe que no puede, esa es su impotencia, su íntimo y desgarrado dolor. Pero insiste:

Permaneceré / solo a parecida / porque los días enseñaron / que amor / no es construíble / sobre íntimas / propias traiciones”.

Y la tenaz y lacerante búsqueda de sí misma, el desencanto y la rabia ante la indiferencia humana, el deslumbramiento ante la vida y el inminente transcurrir del tiempo, el amor, “su bella y triste Patria tan urgida” y la inevitable muerte que no logra destruir sus más hondos sentimientos y que le permite erguirse valientemente y pronunciar palabras como solo una madre y poeta podría expresar:

Vuelvo / con mis brazos vacíos / pero no el corazón / te amé / te amo / no en vano te di la irreversible vida / Y estás allí tierra o astro lejano / tú ya eres / recuerdo o aroma / o materia transformable / tú existes de un modo irreversible”. (“Homenaje a Rodrigo, el fugaz)

 Todo lo expresa la poeta en  estrictas y controladas palabras, tensándolas hasta parecer que se quiebran, pero no, ellas permanecen fieles, intactas a su creadora, ellas son sólo signos que rompen la incomunicación, que salen de su encierro para ponerse frente a nuestros ojos, desnudas de retórica, ocultando su complejidad, despojándose de suntuosos ropajes, para decir sólo aquello que es trascendentalmente simple y cotidiano.

Y a propósito de su poemario  La realidad en cámara oscura  no podemos sustraernos al hechizo de ingresar nuevamente en ella, esa cámara en la que Sonia Luz revela sus poemas pero que al decir de Julio Ortega: “esta cámara oscura ya no es una metáfora del ojo invirtiendo las imágenes sin saberlo, aquí la cámara oscura es la realidad misma…”

El trastoque de la inocencia y la pureza, entendidas éstas en su más legítima acepción, la calidad de ser hombres y mujeres sobre la tierra, la realidad metamorfoseada al infinito por las máquinas y la tecnología, la voracidad del tiempo que se multiplica insaciable en el mundo actual y que recorta a su más mínima expresión la posibilidad del amor, de las cosas menudas que han perdido, casi, su razón de existir. Y a pesar de la contradicción entre el hecho innegable de “aquello real” y el sentir del yo poético, la autora sale indemne pues ella es parte del engranaje social en el que está inmersa pero a la vez defiende con vigor su ser individual, aquel que ella sabe es inviolable.

Contrariamente al poemario  Sin nombre propio  (1973) en el que Sonia Luz niega la voz en primera persona al yo poético transformando el discurso en voces universales, en 1989 aparece el poemario  Tierra de todos  y aquí el hablante poético asume una posición personal, declara, anuncia y denuncia con voz firme su propio sentir, se ausculta intentando encontrar respuestas en el misterio de la existencia, en su ser de mujer, en su extravío de poeta que trata de encontrar la palabra que configure las “señales” que ella ve;

“…Entonces / para qué / signo oscuro / forma inútil / para qué.” O cuando dice: “Te acercas / a dejarte atrapar por mis sueños / sin esfuerzos / vienes a posarte entre mis párpados / una voz quieta / eres / y me agito”

Los versos se enajenan, buscan una salida hacia aquel horizonte donde la poesía recobre su tersura, hacia aquel espacio mínimo, casi silencioso donde la poeta encuentre respuestas, pero ella sabe que la poesía no ha de dárselas, quedarán sólo las preguntas y el desconcertado sentimiento de pertenecer a un universo, donde el ruido de máquinas y bombas tratan de aniquilar el silencio, el sosegado espacio de donde brota la poesía y la vida misma. Ella, atrapada por el misterio de lo indefinible nos dice:

“…la madera que cruje / la ventana cerrada por el viento / los pasos desconocidos / llegada la medianoche / para el alma cargada de presagios / todos los ruidos son terribles “. O también: “… Las bajas / son ahora / un número en el teletipo / repetido en diversos idiomas / constatado y puesto en titulares”.

Existe un brevísimo poema: “Gozoso misterio” que es, a mi juicio, el eje y el develamiento de lo que dice y no dice Sonia Luz,

“Este es el misterio que me acoge / gozo / de dibujar lo inasible / abrir puertas / abrir ventanas /Y salir.

Este gozo y este misterio configuran su paso y su mirada, la poeta se sobresalta pero a la vez goza. ¿Desconcierto?, quizá, pero un desconcierto lúcido y terco que remonta la necedad y la indiferencia para dar paso a la mujer dueña de visiones y emociones que, adrede constriñe su hablar para decir sólo aquello que es sustancial. Claramente nos lo dice en otro escueto poema:

“Mi cuerpo de mujer / mi pensativo cuerpo / suave y firme / sostiene / el peso de mi cabeza”.

Y en el poema “Tierra de todos”, que da título al libro, aunque está construido en primera persona, nos involucra a todos los seres humanos, se remonta al asombro primigenio de aquellos hombres y mujeres que entre sombras y luces, ecos y más ecos descubrieron la inmensa maravilla de ser poseedores de la tierra.

Sonia Luz se extasía ante esta magia y nos lleva de la mano por senderos que muchos hemos casi olvidado, pero ella nos lo recuerda removiendo la tierra ya reseca por el tiempo, entre pieles de animales y crujido de anchas hojas, regresamos hasta el tiempo aquel sin espacio ni tiempo. Ella nos dice:

“… Vengo de los primeros monosílabos / roncos estallidos del horror / o la ternura / de las pieles primeras / que se abrieron / se estrecharon / y se maravillaron / por el fuego”.

Las frutasSegún propias palabras de Sonia Luz, en una entrevista realizada por Enrique Planas en el desaparecido diario El Sol, Las frutas sobre la mesa, su poemario aparecido en 1998,  “crea una imagen, una canasta de frutas, una especie de bodegón, en medio de una bulliciosa avenida”, y es que la poeta distingue muy bien lo que es el ruido informe, el tumulto desaforado de risas y palabras y gestos sin sentido, de aquellos otros que elevan nuestros niveles de entendimiento y fraternidad.

“Distancia – nos dice- / para no sucumbir al ojo / de las tormentas / para no perderse en el minuto / ni caer en las hendiduras de la superficie”.

El ruido parece ser una nota constante en esta sucesión de poemas, el ruido y la prisa que atolondra, que roba certeza a lo vivido y aún más, a lo soñado. ¡Qué mejor entonces que una fuente con frutas descansando plácidamente sobre una mesa, para darnos esa sensación tan buscada?”. Pero ésta es sólo una fina alegoría encontrada por la poeta, ella desea expandir esa placidez en las calles y avenidas, en las palabras y los gestos de la gente, búsqueda que se torna por momentos infructuosa hasta hacerla decir
“… nada puede poesía / por eso nada proclama / ni reclama…”

He aquí la síntesis del trabajo de Sonia Luz, he aquí su empecinamiento, su voz individual que se torna colectiva, he aquí su ternura y su fiereza. La voz de una mujer que logra traducir la tumultuosa vida que nos ha tocado vivir y que cae como una cascada que refresca y fascina pero que a la vez nos señala el abismal fondo que en su voracidad parece arrastrarnos.

Otilia Navarrete

Exposición de Otilia Navarrete  en el Conversatorio “La ausencia y la multitud”. Lima, Centro Cultural  de España,  llevada a cabo el 03 de noviembre del  2003.

Otilia Navarrete es poeta, narradora y promotora cultural. Fundadora  de los Talleres de creación literaria (narrativa y poesía) en el Museo de Arte de Lima, desde 1986-1992. También de la Asociación del libro abierto. Durante largo tiempo  dirigió la Revista Imaginario del Arte, dedicada a la difusión de los valores nacionales en los diversos campos de de la actividad artística. Es autora de los poemarios  Oscuro cause del agua (1992) y  El ojo de la lluvia (1998). En el 2005 publicó su novela Retrato de mujer en blanco y negro.

TAGS: Sonia+Luz+Carrillo , poesía+Sonia+Luz+Carrillo , Otilia+Navarrete ,  Sin+nombre+propio +  Sonia+Luz+Carrillo+poeta , La+realidad+en+cámara+oscura , Las+frutas+sobre+la+mesa  , Poemas+Sonia+Luz+Carrillo

MI (CASI) ENCUENTRO CON GEORGETTE DE VALLEJO

octubre 23, 2013 en 4:55 pm | Publicado en Artículos sobre Literatura, Comentarios diversos, Comunicación y Cultura, JARDIN DE DELICIAS, Miscelánea | 6 comentarios
Etiquetas: ,
Georgette de Vallejo en la  redacción de la revista Vistazo. Lima, junio de 1972. No registra el crédito del autor de la foto.

Georgette de Vallejo en la redacción de la revista Vistazo. Lima, junio de 1972. No registra el crédito del autor de la foto.

“Animada por una irremediable simpatía a la viuda del poeta, y al comprobar que su solo nombre atraía una avalancha de denuestos, fue ya un propósito irrenunciable el de ofrecer a Georgette la oportunidad de responder a algunas interrogantes  para nuestros lectores… tropecé con su delicado estado de salud y su explicable desconfianza. Fueron horas de búsqueda, llamadas telefónicas y todo un alarde de paciencia de parte nuestra. Pero he aquí que hemos logrado poder entregar a ustedes en declaraciones exclusivas, las razones de esta mujer profundamente dolorida y singular”

Estas frases acompañaron  la entrevista que logré  y que fue publicada  en la Revista Vistazo el  30 de junio de 1972,  Nº 16, en las páginas 32 y 33.  Como es fácil entender, ni el titular “La amargura de Georgette…”  ni  la “Nota de redacción: La dirección de nuestra revista no se solidariza necesariamente con las respuestas de la Sra.  De Vallejo”,  fueron  mi responsabilidad. Ni mi sentir. Así son las cosas en el periodismo.

De lo que sí quiero dejar testimonio es que  en el año 1972  yo trabajaba para  Vistazo, revista de actualidad dirigida  por Domingo Tamariz Lúcar, quien me solicitó  que entrevistara a Georgette a propósito de un frustrado recital  de la poesía de César Vallejo que el actor Hudson Valdivia había querido realizar en la Sala Alcedo de Lima y al que acudió indignada su viuda, Georggette de Vallejo, para tratar de impedirlo. 

Para ese entonces Georgette ya se había ganado fama de irascible e incluso intolerante  con muchos de aquellos que difundían la obra de Vallejo. Y razones, como ahora ya se conoce,  no le faltaban.  Ediciones plagadas de erratas, publicaciones sin reconocimiento de sus derechos sobre la autoría, etc. etc.

Me costó trabajo encontrar a alguien que me ayudara a contactarla. Cuando lo logré, debí recurrir a toda mi paciencia en múltiples llamadas en las que invariablemente yo rogaba y ella se resistía a concederme la entrevista. Hasta que cedió con la condición inapelable de responder un cuestionario por escrito.  

El lugar al que debí llevarlo era el antiguo edificio  “Jorge Chávez”, entre las avenidas Garcilazo de la Vega  y 28 de julio, en Lima, impresionante por sus dimensiones, y – en su interior-  por  su oscuridad y un ascensor que gemía en cada piso.   

 Al llegar al departamento indicado, ella no me recibió – ni a  mí  ni al cuestionario- sino que envió a una vieja amiga para que lo hiciera, luego de una espera sofocante por el olor y la presencia de incontables gatos en una sala casi en penumbras.   Con esta persona fijamos la fecha de mi regreso por  las respuestas.

La promesa de la entrega del material me llenaba de ilusión, yo soñaba con poder cruzar algunas frases personalmente con ella.  Necesitaba  poner en mi memoria  el rostro de quien me  había hablado tantas  veces en el teléfono en perfecto castellano  y con una leve brisa de  francés. Pero el día señalado para recabar sus respuestas –habíamos  fijado una tarde para mi visita-  recibí al mediodía  una llamada de la revista. Se había presentado en el local sin previo aviso preguntando por mí. Con las justas un fotógrafo alcanzó a hacerle una foto.  La misma que comparto ahora con ustedes.

Llegué  lo más pronto que pude a la redacción en Jr. Caylloma 426 oficina  4 en Lima  y por fin tuve  en mis manos su larguísimo texto que publicamos sin editar y que se anunció en la portada de la revista.

Demás está mencionar la enorme frustración que me  dejó  no haber podido verla y conversar con ella. A  la vez que la  crecida e  irremediable simpatía  que me producía y produce su valiente protección y defensa de la obra de nuestro máximo poeta.  Respeto y admiración que dejé expresados  en el “gorro” de un inolvidable N° 16  de la revista del año- repito- 1972.

Texto  que ahora  tengo a la  vista. En él  releo las razones de sus iras que, a la luz de lo vivido, encuentro cada día más atendibles.  Honor a la apasionada guerrera. A ella debemos el poder conocer la dimensión planetaria de la obra de César Vallejo. 

Entrev.g.1

 Entrev. G 2

Vistazo por1

 Vis-por 2

Georgette, viuda de César Vallejo “desde hace 34 veces 365 interminables días”

Tags: Entrevista+Georgette+Vallejo , Georgette+Vallejo , Georgette+Sonia+Luz+Carrillo , Revista+Vistazo+Vallejo

CUANDO REGRESE, SI ALGUNA VEZ OCURRE … ‘POESÍA REUNIDA’ Y LA NOVELA ‘EL ALUCINADO’ DE JORGE NÁJAR, presentaciones en Lima

octubre 16, 2013 en 1:27 am | Publicado en Algunas fotos, Artículos sobre Literatura, Comentarios diversos, JARDIN DE DELICIAS, Miscelánea, Noticias y demás... | 9 comentarios
Etiquetas:
Jorge Nájar. Lima, octubre 2013. Foto: Sonia Luz Carrillo

Jorge Nájar. Lima, octubre 2013. Foto: Sonia Luz Carrillo

Una vez más  se encuentra  en Lima  Jorge Nájar, poeta, narrador y traductor  peruano que reside en París desde hace más de tres décadas.  Ha venido para celebrar al calor de la amistad  y  de sus nuevos y antiguos lectores la publicación de dos títulos con los que  incrementa  su  fecunda obra.  Jorge nació en Pucallpa, en 1946. Estudió en Lima – compartimos .las aulas universitarias-  y en 1973 publicó su primer poemario Malas Maneras, que fue presentado conjuntamente con el poemario  Contra viento y Marea  de Ricardo Falla Barreda   en el Instituto Nacional de Cultura, precisamente en octubre de aquel año – menciono este hecho  como testimonio  de invariable cariño y amistad.   A este título se sumarían luego  Mate Burilado, Temblando en las arenas de Lutecia,  Finibus Terrae  y Lienzo escrito. En 1999, bajo el título de Formas del delirio, reunió su trabajo poético desde 1969 y en esa ocasión  me invitó a que compartiera la mesa con el  poeta y maestro  Washington  Delgado como presentadora. En narrativa ha publicado Nadie escucha el canto, Allí donde brota la luz (Bogotá, 2007) y, en el  2010,  Vallejo y la célula non plus ultra. Ha obtenido distinciones tales como el Primer Premio de la Bienal de Poesía del Perú (1984), Premio Copé de Oro; y el Premio Juan Rulfo de Poesía (Radio Francia Internacional, 2001). Gran parte de su obra ha sido traducida al francés.

El sábado 19  a las 7 de la noche, en el  local de la Derrama Magisterial (Gregorio Escobedo 598  - Jesús María ), se presenta  su Poesía Reunida  publicada por la Editorial Universitaria Villarreal  con motivo de celebrar el  50 Aniversario de la UNFV.  Los comentarios estarán a cargo de Dimas Arrieta Espinoza y Harold Alva Viale.  La música la pone  Ensamble Perú y el ingreso es libre.  Aquí dos poemas: Uno  perteneciente a  “Espíritus”   y otro a  “Piedra angular”,  las dos últimas secciones de Poesía reunida y que contienen  textos  que habían permanecido  inéditos.

INVISIBLE

Cuando regrese, si alguna vez ocurre, 

estaré muy lejos de cuanto pude haber sido. 

Un hombre que abre los brazos y vuela.

Árbol florido, gota de rocío.

Avanzaré más allá de todo lo que me ha unido a la raíz.

Me hundiré en lo más hondo de todo que me ata a qué.

Más cerca de donde nunca estuve  

cuando me toque volver con los brazos abiertos. 

En el instante en que ya no sea ni roca, ni árbol; 

sólo una gota de rocío. 

Cada vez más lejos 

del dónde,

del cuándo, 

del qué,

permaneceré grabado en el aire 

como un trazo invisible, 

lleno de colores, manchas, 

rasgaduras, cuellos, ojos.

Y nadie podrá descifrarlo.

EL VIENTO

Ya no cuento el tiempo del amor que espera   

En realidad ya no cuento ni los días ni las horas ni nada 

Canto solamente con un diablo en la garganta  

Canto al dulce amor ardiendo en su propio fuego 

Viento intenso viento que nos arrastra   

Doy un paso a la izquierda y otro no sé dónde 

Me detengo y miro los farallones de oriente 

Miro los rayos las estrellas que se precipitan 

Hacia ese océano avanzamos quemando distancias   

En esa irradiación de colores quién sabe el infinito 

A la izquierda en el sentido contrario de marcha  

Sé que alguna vez el instante y su eternidad 

Serán materia entre mis manos  

A la sombra del árbol que devora luz por todos sus poros

Mientras arremete el viento el ancho viento  

Y yo trino y de cara al horizonte.

LibroPoesis

EL ALUCINADO
El alucinado  es una novela   editada por Editorial Summa que se presenta   el  viernes 25, a la 7  de la noche, en el Auditorio del Colegio de Abogados de Lima (Av. Santa Cruz 255 – Miraflores).    Una  vez más, Jorge  ha tenido a bien  invitarme a  presentar su obra. Imposible negarse.

Portada alucinado

Más  adelante  daré  más datos. Por ahora, comparto  con mucho gusto algunas vistas  de tres caminantes empedernidos en nuestro recorrido por las calles de Lima.  Como siempre, en Lima o  en París, eso somos: Caminantes:

Ricardo Falla Barreda, Sonia Luz Carrillo y Jorge Nájar. Parque de la Exposición, Lima 2013

Ricardo Falla Barreda, Sonia Luz Carrillo y Jorge Nájar. Parque de la Exposición, Lima 2013

Miren qué hallazgo!  El aviso publicado por el INC  en El Comercio, hace cuarenta años, anunciando la presentación de los libros de Ricardo y Jorge.

Miren qué hallazgo! El aviso publicado por el INC en El Comercio, hace cuarenta años, anunciando la presentación de los libros de Ricardo y Jorge.

Larga  amistad: Ricardo Falla Barreda y Jorge Nájar. Plazuela de San Agustín. Lima, octubre 2013.

En noche limeña, frente al Teatro Municipal.
En noche limeña, frente al Teatro Municipal.
Jorge Nájar y Sonia Luz Carrillo. Plaza  Mayor. Lima.

Jorge Nájar y Sonia Luz Carrillo. Plaza Mayor. Lima.

En Pueblo Libre. Lima, octubre 2013, Jorge Nájar y Sonia Luz Carrillo.

En Pueblo Libre. Lima, octubre 2013, Jorge Nájar y Sonia Luz Carrillo.

TAMBIÉN  VER:

TAPIZ DE LA  ERRANCIA  O UNA POÉTICA DEL DESTIERRO, LA POESÍA DE JORGE NÁJAR

http://hablasonialuz.wordpress.com/2006/09/13/tapiz-de-la-errancia-o-una-poetica-del-destierroformas-del-delirio-de-jorge-najar/

Tags: Jorge+Nájar ,  Poesía+reunida+Nájar ,  El+alucinado+Nájar  ,  Presentación+Nájar+Lima , Nájar+poeta+narrador , Ricardo+Falla+Barreda , Sonia+Luz+Carrillo  , Editorial+Summa , Universidad+Villarreal

TODO IRÁ DESVANECIÉNDOSE… ÁLVARO MUTIS, POEMA.

septiembre 24, 2013 en 1:41 am | Publicado en Artículos sobre Literatura, Comentarios diversos, Comunicación y Cultura, Miscelánea, Noticias y demás... | 1 Comentario

MUTIS

Un bel morir

De pie en una barca detenida en medio del río
cuyas aguas pasan en lento remolino
de lodos y raíces,
el misionero bendice la familia del cacique.
Los frutos, las joyas de cristal, los animales, la selva,
reciben los breves signos de la bienaventuranza.
Cuando descienda la mano
habré muerto en mi alcoba
cuyas ventanas vibran al paso del tranvía
y el lechero acudirá en vano por sus botellas vacías.
Para entonces quedará bien poco de nuestra historia,
algunos retratos en desorden,
unas cartas guardadas no sé dónde,
lo dicho aquel día al desnudarte en el campo.
Todo irá desvaneciéndose en el olvido
y el grito de un mono,
el manar blancuzco de la savia
por la herida corteza del caucho,
el chapoteo de las aguas contra la quilla en viaje,
serán asunto más memorable que nuestros largos abrazos.

ALVARO MUTIS

Poeta, novelista y periodista colombiano, nació en Bogotá, 25 de agosto de 1923 y falleció el pasado domingo en México a los 90 años.  El año 2001  recibió el Premio Cervantes,  Anteriormente, en 1997  le había sido otorgado el Premio Príncipe de Asturias de  las Letras  y el Premio  Reina Sofía de Poesía.   Entre otros galardones,  recibió también el Premio Médicis a la mejor novela extranjera en Francia  por  La nieve del almirante,  en 1988) y el Grinzane-Cavour de Italia  en 1997.

http://www.elcultural.es/noticias/LETRAS/5341/Antologia_a_Alvaro_Mutis/

Tags: Álvaro+Mutis ,  Mutis+poeta , Un+bel+morir+Mutis  , Fallece+Álvaro+Mutis , Poesía+Álvaro+Mutis

« Página anteriorPágina siguiente »

Blog de WordPress.com. | El tema Pool.
Entradas y comentarios feeds.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 61 seguidores